PROGRAMA UTOPIA CONDUCIDO POR HUGO CASTILLO ENTREVISTANDO A LA ESCRITORA VIRGINIA MARTINEZ.

Hugo Castillo: Estamos recibiendo con mucho gusto a nuestra invitada de hoy, Virginia Martínez quien acaba de editar en Ediciones del Caballo Perdido un libro que sin dudas va a ser polémico, va a interesar mucho, se llama "Los fusilados de abril, quién mató a los comunistas de la 20".

Virginia Martínez procede del campo de la imagen audiovisual, dirigió películas como Acatas y Por esos Ojos.

Estuvo vinculada a TV Ciudad como directora y ahora publica este libro.

Ante todo bienvenida y gracias por estar en Utopía. Hubo un director de teatro que trabajó mucho con la Comedia Nacional Armando Discepolo del que se cuenta entre otras cosas una anécdota que siempre me quedó marcada.

Era muy buen director de actores, en una escena donde dialogaban dos actores interrumpió el ensayo para decirle a uno de los actores con mucha vehemencia que escuchara el silencio.

Aquel recuerdo y este libro me vino a la memoria también porque la historia está llena de silencios.

Libros como este permiten hacernos escuchar ese silencio.

Es un trabajo sobre la memoria de nuestra historia y sobre cosas que pasaron hace muy poco tiempo.

30 años en la vida de un país no es nada...

Martínez: La imagen que tu pones sobre escuchar el silencio creo que se parece o se emparenta con el trabajo.

Yo siento que Los fusilados de Abril es un trabajo equivalente a recoger los restos del naufragio, esos fragmentos donde hay imágenes todavía opacas, zonas oscuras y donde hay puntos que se iluminan.

Sobre esos puntos oscuros es que y intenté y compuse este trabajo de investigación sobre un hecho que como decís en algunos casos es lejano y en algunos otros muy cercano porque  parte de los protagonistas existen, tienen responsabilidades, viven y por otro lado hay cosas que parece que se han perdido para la memoria, para la historia.

Es un intento para rescatar.

Castillo: Al comienzo del libro reproduce una reflexión del entonces senador Blanco Wilson Ferreira Aldunate  que dijo al día siguiente de los hechos "No creo que la historia del país registre tragedia mayor", entre otras palabras.

Uno se pregunta y después de leer el libro encuentra ventanas abiertas.

Porqué una de las tragedias tan grandes del país permaneció durante tanto tiempo y sobre todo desde la recuperación de la democracia en una zona de nieblas, oscura, porqué...

Martínez: Yo respuestas ciertas y contundentes del porqué, hubo una débil memoria o no hubo justicia sobre el asesinato terrible de 8 hombres comunes y corrientes no tengo, pero en aquel momento parte de ese silencio tuvo que ver con la furia, con el enfrentamiento, con la violencia que vivía el país y después porque creo que algunos de los que debían haber planteado las cosas, según los testimonios que yo he recogido, en particular el Partido Comunista tuvo otras prioridades políticas de reconstrucción de su organización y después vino su crisis interna, pero ese tema creo que no estuvo a la altura de la magnitud de lo que había sido.

Castillo: Si nos remontamos a abril de 1972 previamente habían habido avisos, el acto de intromisión de fuerzas para militares en la sede central del Partido Comunista en la calle Sierra con 500 personas dentro, fueron 2 o 3 días antes...

Martínez: Fue un viernes, y el hecho del 17 fue de la madrugada del domingo al lunes.

Castillo: Además haces un relato en este libro breve pero completo de cada uno de estos 8 integrantes que fueron fusilados por las fuerzas que actuaron aquel día.

Gente de barrio, gente sencilla y humilde que vivía ahí cerca y donde se armó una parafernalia para justificar cosas que después en realidad no sucedieron...

Martínez: Si, cuando yo me puse a trabajar para la investigación me sorprendía el nivel de violencia que hubo que para el Uruguay de hoy sería intolerable.

Si uno piensa que se fin de semana hubieron 20 muertos empieza el 14 de abril y termina el lunes, en ese fin de semana hubo 12 o 13 atentados.

Creo que para la sociedad uruguaya de hoy ese nivel de enfrentamiento sería intolerable.

Esto es lo que trato de reconstruir  en el libro, ese clima del año 72, lo que es el Montevideo de abril del 72 que visto a la distancia fue algo que a mi me chocó cuando comencé con los testimonios, con la lectura de las actas del parlamento, con la investigación en sí.

Castillo: En la página 110 podemos leer: "El partido Comunista coincidió en la hipótesis de que la acción tuvo origen en fuerzas, grupos o personas con interés en crear un gran provocación contra nosotros, contra el momento político del país e inclusive contra los sectores responsables de las fuerzas armadas. Esto lo dijo Rodney Arismendi según el diario de sesiones de la Asamblea General el 13, 14, 15 de mayo de 1972.

Arismendi intentó que la responsabilidad de todos los fusilamientos no cayera sobre la institución Fuerzas Armadas.

No creo que cada oficial o cada soldado que estuvo allí tuviera el ánimo de concluir el crimen monstruoso de disparar por la nuca y ultimar en el suelo a los obreros.

Hubo sin embargo fuerzas que quisieron que esto sucediera".

Alguien quiso que esto sucediera y ahí es donde la investigacion debe ir a fondo.

Más adelante también Jaime Pérez coincide con estas apreciaciones, así también como la afirmación de Turianski de esos hechos que dice "hubo un período en el que confiamos en la existencia dentro de las Fuerzas Armadas de sectores no golpistas, progresistas.

Tuvimos un exceso de ingenuidad, dice Turianski, creímos que existía la posibilidad de que ese grupo tuviera algún peso.

Por eso éramos muy cuidadosos en el manejo público de la información para no debilitar a esos sectores.

Esto es clave para explicar algunas actitudes, primero el tratamiento inmediato de los hechos, luego el tratamiento de los hechos al cabo de los años con la recuperación democrática.

Cómo el Partido Comunista como tal no hizo una denuncia en la Justicia Civil que la podía hacer en aquel momento y si recién después de 30 años familiares de aquellos fusilados están haciendo la declaración ante la justicia...

Martínez: Creo que lo que se planteó tanto Arismendi como el Partido Comunista y no solamente ellos sino los demás legisladores del Frente Amplio también tiene que ver que refleja lo que era la acción en ese momento del Escuadrón de la Muerte.

No hay una intención de quitar una responsabilidad a las Fuerzas Armadas por un mero cálculo político sino porque efectivamente el escuadrón de la Muerte estaba en el centro del debate.

Respecto a los hechos yo no pude probar en la investigación si no hay una orden escrita, lo que es evidente es que hubo una intención y si no la hubo al otro día de los asesinatos igual las Fuerzas Armadas cerraron filas y explicaron el hecho con un comunicado militar y nunca más se movió una letra de ese comunicado.

Así quedó congelada, cristalizada la versión de que un disparo que nunca se supo de donde había salido, de qué arma ni de qué responsable, había ocasionado la muerte de 8 personas.

Castillo: De 8 personas y también del Capitán Busconi cuya muerte tampoco quedó muy clara...

Martínez: En la explicación de las Fuerzas Armadas el disparo que uno de estos comunistas hizo contra Busconi es el que originó la respuesta armada y provocó la muerte de los 8.

En cualquier caso que eso no está probado era de una desproporción absoluta y la familia del capitán Busconi tampoco tiene una versión cierta de los hechos.

También fue muy trágico no, Busconi estuvo agonizando dos años en el Hospital Militar con 30 y pocos años.

Castillo: El hecho es como tu señalas en el libro y lo documentas porque hiciste una investigación que debe haberte llevado mucho tiempo supongo, leyendo los diarios de la época, las sesiones de la Cámara de Representantes y del Senado de la época, sino también investigando con los vecinos, con la gente que estaba cercana al lugar de los hechos allí en la calle Agraciada.

Hay conclusiones que son determinantes, el hecho de que fueron fusilados, muchos de ellos muertos por la espalda...

Martínez: La autopsia de los 7 puesto que al último de ellos, a Serveli no se le practicó la autopsia, muestran de que algunos murieron desangrándose en la calle durante horas y en cualquier caso muestran disparos hechos a corta distancia, en la nuca, típicos de los remates.

Los documentos objetivos como son las autopsias muestran  asesinatos.

Por otro lado hubo 3 sobrevivientes y ninguno de los 3 fue procesado por la responsabilidad sobre la muerte de Busconi puesto que nunca apareció el arma.

Desborde es una palabra liviana para los hechos.

Después, el estado uruguayo nunca modificó esa versión y es ahí donde yo entiendo la omisión del Partido Comunista pero no solo, creo que hay una deuda general de la izquierda, incluso de miembros del Parlamento Nacional.

Castillo: Por ejemplo cuando el senador Terra plantea la necesidad de crear una comisión investigadora acerca del Escuadrón de la Muerte que lo platea en el mes de marzo, abril o mayo, se llega al mes de diciembre del 72 sin haberse creado esa comisión.

Ahí tienen responsabilidad otros integrantes de las fuerzas políticas que estaban integradas  en el Parlamento...

Martínez: En ese momento los legisladores Blancos y Colorados se alternaban permanentemente para faltar, nunca había cuorum.

El partido Comunista y los legisladores del Frente piden una investigación por los hechos de la 20, se forma una comisión sobre el escuadrón, pero nunca hay cuorum.

Otras muertes vienen a sumarse a esto, otros desbordes y creo que hay una editorial de Quijano que a mí me tocó mucho porque me pareció una visión muy reveladora que anuncia exactamente qué es lo que pierde el Uruguay en ese momento.

Castillo: "Carlos Quijano escribirá en el semanario Marcha una página sombría, valiente y ejemplar que anuncia el Uruguay que vendrá el 21 de abril de 1972:

Otra vez los cortejos fúnebres transidos y tensos, vivimos para enterrar a nuestros muertos y en el desolado acecho de los que puedan caer.

Montevideo es ahora la ciudad de la angustia incierta, angustia que es cifra de todas las angustias, como en territorio ocupado se está atento al golpe despiadado, sigiloso o aleve.

Pero sobre este fondo vi tanto de persecución, tortura y asesinato, nada puede construirse, la muerte nos ha ganado.

Hay que vencer a la muerte que ha llegado a ser dueña y señora de nuestro quehacer porque el país se nos ha ido de las manos y el tiempo de reconquistarlo no admite espera.

Mientras enterramos a nuestros muertos con ellos vamos enterrando al Uruguay.

Abril de 1972".

Las palabras son fuertes, reveladoras y anticipadoras...

Martínez: Creo que la imagen de que en ese entierro también se estaba enterrando un países amarga pero muy cierta.

Castillo: El hecho de que las fuerzas militares, del escuadrón de la muerte o ambas eligieron, es difícil de poder determinarlo, porqué eligieron la seccional 20...

Martínez: Aparentemente si es cierto que el operativo que se monta el viernes 14 contra el local central del Partido Comunista tiene o tuvo la misma intención, los  hechos de la 20 no habrían sucedido puesto que  hubiera ocurrido en el propio local central en la calle Sierra.

Creo que simbólicamente la 20 no por los fusilamientos sino ya que en ese momento realmente era un lugar de mucha trayectoria, de concentración obrera, de prestigio, de arraigo clasista y comunista, ya había sufrido muchos atentados.

Desde ese punto de vista era un lugar de fuerte valor como símbolo, como lugar de reunión de los comunistas.

También pienso que muchas de estas cosas ocurren no al azar puesto que estoy convencida de que hubo una intervención política, eso es evidente pero si en la desprolijidad y en la locura de ese fin de semana.

Castillo: Lo que está claro es que hubo no solo para el caso de estos fusilados de la seccional 20 el 17 de abril sino que hubo toda una preparación para lo de la calle Sierra, la sede central del Partido Comunista.

Hubo una preparación que no llegó a más por algunas razones que tu explicas, la presencia de los legisladores más la cantidad de gente que había que eran 500 personas...

Martínez: Sí, habían 500 personas adentro del local.

No es un libro de historia, es un libro de memoria, es un libro de investigación donde yo también me esforcé en recuperar el clima de ese momento en una narración ajustada de los hechos pero hay algunos puntos sobre los cuales y tengo dudas o que hay que seguir investigando.

Esto es un primer aporte, creo que falta la versión del estado, no hay.

Bueno, la versión del estado es el comunicado 77, nunca produjo el estado uruguayo otra versión que esa.

Sigue siendo este comunicado de las 8 de la noche de las Fuerzas Conjuntas.

Castillo: Hay posibilidades para que la situación se revea independientemente de la gestión que van a hacer ante la justicia civil algunos familiares de los fusilados...

Martínez: Primero las gestiones ante la justicia penal, creo que no es tan independiente, ahora acaba de reabrise la causa, todos los días han ido a declarar los sobrevivientes, los familiares, evidentemente que si hay una sentencia habrá algunas versión que será distinta a esta congelada y militar.

Castillo: Estas 8 víctimas absolutamente inocentes en cuanto a lo que venían realizando, gente de barrio, gente sencilla, gente que no estaba involucrada en algo de lucha armada lo que quedó absolutamente demostrado.

Ahora este  trabajo y espero que esto sirva además para abrir otras investigaciones porque queda mucho por delante, por saber, por no quedarnos únicamente en el comunicado 77 que emitió en su momento, hablamos de antes del golpe de estado, hay que ver lo que dijeron las autoridades en aquel lunes a la tarde. a las 15 y 30.

Un comunicado del Ministro del Interior hace llegar a todas las dependencias policiales de la capital e interior del país su más profundo y emocionado reconocimiento por la ímprobo labor que juntamente con las Fuerzas Armadas vienen cumpliendo los funcionarios de todas las jerarquías en el desempeño de su cometido de garantir el mantenimiento del orden y la seguridad públicos  y los exhorta a redoblar ese esfuerzo en salvaguarda de la imperecedera vigencia de las instituciones que rigen  los destinos de la República.

Eso fue a las 15:30, a las 16 hs el Ministro de Defensa Nacional  reúne a la prensa y hace un balance provisorio de las primeras 24 horas del estado de guerra interno...

Martínez: Es que los asesinatos ocurren el primer día de vigencia del estado de guerra interno.

Castillo: Las operaciones se están conduciendo dice el comunicado, el enfrentamiento se está realizando, as posiciones se están radicalizando como se dice ahora.

En cuanto al éxito de las mismas no se puede vaticinar ni adelantar.

Las operaciones deben continuar, es todo.

Son las 16 hs. el Ministerio de Defensa emite un comunicado que reafirma la necesidad de continuar las operaciones pero no dice una palabra sobre los asesinatos de la seccional 20 en Agraciada y Valentín Gómez todavía hay rastros de la sangre de los caídos y aún está tirada en la calle la boina de Elman Fernández, el sereno del local.

Me gustaría, tu conociste muy bien a través de relatos  a algunos de los protagonistas sobrevivientes y a los vecinos y familiares, un pantallaso de estos 8 integrantes del Partido Comunista que fueron fusilados aquel 17 de abril...

Martínez: Yo en el libro intento hacer un breve retrato que les devuelva la memoria y que los muestre como hombres vivos y no solamente como asesinados.

No conseguí la información de todos, es evidente que en toda la gente que entrevisté hay una gran admiración por Luis Alberto Mendiola.

Ellos tenían todas una característica común, eran gente obrera, gente de La Teja, de Paso Molino, algunos eran militantes de muchos años de trayectoria como es el caso de Mendiola y otros como el caso de Ricardo González que se había afiliado hacía 3 meses al Partido Comunista.

Todos eran hombres de compromiso, algunos más del sindicato que del partido.

fueron esa noche allí como podrían haber ido otras.

Yo la conclusión que saqué a partir de todos los testimonios es que no tenían nada en especial ellos, no los mataron por sus cualidades o defectos, el crimen fue un pretexto para desencadenar una situación política.

Es terrible porque podrían haber sido ellos u otros, a mí la idea a partir de los testimonios es de hombres comunes, pero hombres comprometidos por supuesto, con su partido, con su tiempo.

Gente de fábrica, gente de trabajo y de compromiso político.

Castillo: Creo que está perfectamente resumida la actividad de estos 8 militantes caídos en aquel 17 de abril de 1972.

Yo recojo las últimas palabras de este libro. Es un tema muy delicado este y Virginia Martínez ha sabido hacerlo con una finesa muy especial en el sentido de tomar distancia y de apreciar los hechos y sobre todo de investigar.

Investigar a través de leerse los diarios de sesiones, de entrevistas con vecinos, de algún superviviente, de gente de ahora que milita en el Partido Comunista recoge esas opiniones, siempre tratando de llegar a acercarse a los hechos tal cual sucedieron.

La historia, termina diciendo este libro de Virginia Martínez, "la historia de la lucha contra la dictadura fue política, sindical, ideológica, cultural, pero también estuvo hecha de historias menores cuyos protagonistas ni siquiera se asignan la cuota de sacrificio y heroísmo que en justicia le corresponde.

Gente de trabajo que siempre fue pobre, que sigue siendo pobre, que sigue viviendo en las mismas casas sin terminar y que pese a las amenazas y al miedo no claudicó.

Si algo me hubiera gustado rescatar en este libro es que la memoria del país es también más que otras estos hombres y mujeres comunes.

Este libro no está dedicado a nadie, pero si debiera dedicarlo a alguien sería a las mujeres y a los hombres que con su memoria y con sus relatos mínimos no nos dejan olvidar que existieron Abreu, Fernández, Mendiola, Gansio, Sena, Servelli, González, López".

Estas son las últimas palabras, las de "Los fusilados de Abril, quien mató a los Comunistas de la 20" de Virginia Martínez, ya está en todas las librerías.

Recordemos que Virginia Martínez es profesora de historia y en el campo del audiovisual.

Lo primero que hice cuando terminé de leer este libro fue decir que era un guión cinematográfico...

Martínez: Estoy trabajando para eso también.

Castillo: Es cantado para una persona que trabaja y domina el medio del audiovisual, del cine.

Quieres agregar algo más acerca de este libro...

Martínez: Hacer una invitación a la presentación de este libro que va a ser el próximo martes 18 de junio en la sala Atahualpa de Teatro El Galpón a las 19:30.

Castillo: Allí va a participar nuestra invitada, la autora de este libro, va a participar también Hugo Cores, el senador Rafael Michelini y va a participar Lile Caruso quien es militante del Partido Comunista, integrante del Grupo de Familiares de Asesinados por razones políticas.

Allí estaremos en la presentación de este libro, esperamos que la Sala Atahualpa quede pequeña para escuchar las cosas que la autora  y los invitados van a realizar el martes 18 de junio.