Cerró el Cine Metro una sala con más de 80 años de actividad, en su momento una de las salas más bonitas de Montevideo. Definitivamente cierra sus puertas mandando a la plantilla de sus trabajadores al seguro de paro.
Entrevistamos a Martín y Ricardo, trabajadores sindicalizados del Cine Metro.


José Luis Vázquez: Nos están acompañando los trabajadores de los cines, trabajadores del Cine Metro, 7 trabajadores han quedado en la calle, con una sala cerrada y ayer había una instancia de negociación, estamos recibiendo a Ricardo y a Martín que nos van a contar qué es lo que ha sucedido en las últimas horas y para hablar del clima general que hay en los cines y de la historia del Cine Metro, bienvenidos...


Martín: Buenos días, muchas gracias por brindarnos este espacio.
Lamentablemente cada vez que venimos a esta casa estamos trayendo alguna problemática que surge de una instancia difícil de negociación en un sector que se ha planteado desde la patronal muy reacio a la negociación de la actividad sindical y que definitivamente hoy traemos la noticia del cierre de uno de los cines emblemáticos para el país como es el Cine Metro.
Un cine con más de 80 años de actividad, en su momento una de las salas más bonitas de Montevideo que definitivamente cierra sus puertas mandando a la plantilla de sus trabajadores al seguro de paro.


Vázquez: ¿Qué fue lo que pasó en la instancia que tenían ayer?, ¿no hubo ningún tipo de solución?...


Martín: La empresa plantea la inviabilidad económica.
Nosotros quedamos realmente sorprendidos del planteo ya que esta es una empresa que a pesar de que tiene solo dos salas en Montevideo tiene cinco salas en Punta del Este, es el segundo complejo más importante de Punta del Este y estando a las puertas de una temporada que se plantea como particularmente muy interesante ya que bien antecedida por un año 2004 de recuperación, se plantea un verano que nosotros pensamos que va a ser muy fructífero para esta empresa.
Pero bien, ellos en la instancia de ayer en el Ministerio de Trabajo plantean que la empresa es inviable económicamente, a lo cual nosotros con un montón de números sobre la mesa tratamos de dejar en claro que para el sindicato no es así y ante nuestra triste sorpresa el Ministerio de Trabajo llevó el planteo del empresario sin cuestionar en ningún momento la fiabilidad y veracidad de la información que los empresarios estaban poniendo encima de la mesa.


Vázquez: ¿Es inviable toda la empresa o solo esta sala?...


Martín: Eso es lo gracioso, el empresario hace una división de las salas de Montevideo y de las de Punta del Este como si fueran dos cosas distintas cuando en realidad responden a la misma razón social.
Entonces, uno de los argumentos que nosotros presentábamos para hacer la defensa de esos puestos de trabajo era justamente eso, la posibilidad inclusive de ver una extensión, de mantener abierta la sala hasta el período de marzo, para ver si las cuentas se podían equilibrar con el ingreso de Punta del Este.
Nosotros estimamos que en la peor de las situaciones la empresa va a sacar para sí más de 30.000 dólares de ganancia, en la peor de las temporadas.
Entendíamos que remitido a los bajos salarios que esta empresa paga porque es una empresa que venía pagando salarios de hambre.


Ricardo: Desde hace 8 años nunca aumentó los salarios, siempre fueron salarios de hambre y planteó el descuelgue a mitad de los consejos de salarios levantándose de la mesa y a la semana volviendo, actitudes lamentables de la empresa.


Vázquez: Eso implicó que no se cumpliera con los acuerdos generales...


Ricardo: Es una de las empresas que no ha respetado la categorización, que ha pagado sueldos básicos con parte en tiquets de alimentación.


Vázquez: ¿Pero no respetó en Punta del Este tampoco?...


Martín: No, para nada, la situación de Punta del Este es todavía peor, ellos insisten en mantener con los trabajadores un tipo de negociación por fuera de los consejos salariales.


Vázquez: La actitud del Ministerio de Trabajo frente a esto ¿cuál es?...


Ricardo: Bueno, nosotros una de las expectativas que teníamos y que entendíamos razonables era que si nosotros íbamos a hablar de un cierre de una empresa que los números de la misma estuvieran encima de la mesa y en nuestra idea estaba que la exigencia debería pasar por el Ministerio de Trabajo, más si el sindicato estaba planteando números que se oponían totalmente a los de la empresa.
El Ministerio no talló en ese tema, por el contrario, sugirió una alternativa que fue en definitiva la que se terminó aceptando que es el hecho de que los trabajadores van al seguro de paro y la empresa se compromete a pagar el diferencial salarial para cada caso.
A nosotros esa solución no nos satisface para nada, acá no hay una seguridad de que estos trabajadores puedan regresar a sus puestos en el cine y tampoco le plantea a la empresa la necesidad de poner sobre la mesa un proyecto al cual nosotros desde la instancia del consejo salarial de julio le venimos planteando la necesidad de que para que haya una negociación seria tiene que estar clara la negociación de la empresa.


Vázquez: ¿Va a cerrar esta sala, las otras van a seguir?...



Ricardo: Si, es exacto.


Vázquez: Estamos hablando de 6 trabajadores sindicalizados, ¿no se pueden redistribuir en las otras salas que tiene la empresa?...


Ricardo: La empresa no plantea esa opción en ningún momento y nosotros creemos que justamente en ese trato diferencial que hacen con los trabajadores, como si Punta del Este fuera otro país, ellos plantean un no aceptar el convenio que se hizo en Montevideo que a parte el convenio específicamente suma la Costa Este del país como parte de lo firmado y obviamente el trasladar a los trabajadores de Montevideo a Punta del Este implicaría para la empresa el tener que reconocer las condiciones de trabajo que han sido aceptadas para Montevideo.
De cualquier manera es lícito decir que las condiciones salariales que se plantearían para Montevideo, trasladadas a Punta del Este harían inviable que los trabajadores pudieran ir a trabajar allá, habría que tener en cuenta todo el tema del alojamiento, la comida, los viáticos y estamos hablando de una empresa que está retaseando hasta los centésimos.


Vázquez: Es decir que en ningún momento se habló de números allí, es un confiar en lo que dice la empresa...


Ricardo: Y confiar digamos de parte del Ministerio porque el Sindicato siempre puso los números encima de la mesa, por ejemplo presentábamos los números de los salarios de julio, lo recaudado en las vacaciones, restando lo que la empresa le debe pagar a la distribuidora, permitía pagar 3 veces y media los sueldos de los trabajadores.
Solo estamos hablando de 18 días de trabajo, el cine permaneció abierto dando películas de estreno y continuó trabajando hasta el último día del mes pasado.
Nosotros también planteábamos la posibilidad de generar a través de lo recaudado en Punta del Este un equilibrio de las cuentas y a partir del cierre de la temporada discutir con una visión más clara de las posibilidades el resto del año.
La empresa se negó en todo momento a eso.
La empresa lo que planteó fue la inviabilidad de Montevideo, que los números no daban y en función de eso que había que sacarla.


Vázquez: El seguro de paro va a ser una miseria además...


Martín: Una miseria, hubo un acuerdo firmado ayer por la empresa de que va a aportar una plata a parte del BPS, un complemento en plata, que es el acuerdo que se hizo ayer.


Vázquez: Con este acuerdo, ¿el seguro de paro quedaría como un sueldo?...


Martín: Si, más o menos.


Vázquez: Cuántos trabajadores cumplen actividad allí en Cine Metro...


Ricardo: 11 en total, contando a administrativos que en primera instancia quedarían trabajando, nosotros pensamos que incluso esa gente, que no está sindializada, que particularmente se dan casos de que todo este personal administrativo es gente que no se ha sindicalizado.


Vázquez: No es para nada casual...


Ricardo: Uno de nuestros planteos venía también por ese lado, cuál era la diferencia que se hacía, porqué esta gente sí y el resto del personal no.


Vázquez: ¿Quién es el propietario del cine?...


Martín: Beatriz Hermida, hija del dueño que murió, que era un importante empresario en aquella época, Angel Hermida.


Vázquez: La semana que viene tienen una instancia de consejo de salarios porque hay incumplimientos y los trabajadores cinematográficos se han declarado en preconflicto.
¿Cómo sigue la cosa a partir del lunes?...


Ricardo: Nosotros a partir del 15 de noviembre ante situaciones realmente graves en el sector como claras actitudes de represión sindical por parte de las empresas, una incorrecta reliquidación salarial a partir de la definición de los convenios firmados, el no respeto a las cargas horarias de los trabajadores que derivan del mismo convenio.
Habiendo los empresarios, a pesar de que por escrito quedaron mecanismos para seguir negociando cualquier dificultad que se presentara a partir de la firma del convenio las empresas toman decisiones sin tener presentes al sindicato, que el sindicato para ellos es solo un nombre y nada más. No han dado lugar en la gran mayoría de las empresas a instancias reales de negociación, de sentarse a charlar los problemas y a buscar soluciones en conjunto.
A raíz de eso nosotros planteamos el preconflicto, apercibiendo los empresarios de que si la actitud no cambia es disposición del sindicato trabar los cines, las distribuidoras acá en Montevideo y a lo largo de la costa este en la temporada.
La respuesta ha sido muy desalentadora, en instancias primarias, una reunión que tuvimos en la semana pasada, el primer paso fue la aceptación por escrito de parte de las empresas de negociar con una delegación sindical que incluya trabajadores que no solo estén dentro de la empresa sino la representación sindical, algo que nosotros dábamos por descontado y como natural.
Los trabajadores nos sindicalizamos y elegimos como es nuestro derecho a quienes queremos que nos representen.
Tuvimos que llegar a hacerlo por escrito para que ellos aceptaran a fin de cuentas los negociadores que nosotros entendemos que deben estar en cada instancia.
Pero esa es una situación que no termina de solucionar lo que hay de fondo, lo que hay de fondo es el incumplimiento de lo acordado.
Nosotros estamos tratando de hacerle entender al empresariado que lo que se logró a nivel salarial en el convenio es ínfimo en relación a la pérdida salarial que ha tenido el sector en los últimos 10 años.
Para darte un ejemplo, nosotros comenzamos la negociación con el sueldo de un portero de cine en 2.500 pesos.
El sueldo de ese mismo portero en el 97 era de 5.431 pesos.
Hoy hemos llegado a 3.850 pesos.
Ni siquiera hemos logrado recuperar el sueldo del 97, ni que hablar de lo que ha representado la caída del pueblo uruguayo en todo este tiempo.
El trabajador hizo un esfuerzo muy grande en relación a ceder parte de la posibilidad de una recuperación hoy, a instancias de asentar un piso a partir del cual negociar.
Pero lamentablemente el empresariado plantea que es por esa suba de 2..500 a 3..850 implica que ellos tengan problemas económicos y eso deviene en algo que nosotros hacía años que no veíamos en el sector, de empresas que ya no contratan más personal y dejan el mínimo personal en la sala lo que claramente afecta el servicio.
Vos llegas a un cine con la expectativa de disfrutar de un espectáculo, te encontrás con que te cortan la entrada pero tenés que entrar a la sala solo, ubicarte en la penumbra comiéndote los escalones porque no hay personal suficiente como para que con una linterna alguien te acompañe a tu asiento.
También se plantean cuestiones referidas a las categorías que hasta parecen de chiste, como el operador multisala, es un disparate, como lo que está pasando en Movi Center hoy en día, hay un operador para 10 salas.
A parte con sueldos que no contemplan la realidad de la empresa con el obrero.


Martín: La empresa gana fortunas, como la empresa Movi Center y el obrero gana dos pesos.


Vázquez: ¿Eso pasa solo con el operador?, cuando ustedes estaban en plena negociación recuerdo que plantearon que de repente había un trabajador vendiendo los boletos, de repente tenía que ir a vender por y refrescos. ¿eso se ha podido solucionar?...


Ricardo: No, lamentablemente no.
Nosotros una de las discusiones que estamos dando y que pretendemos que se defina el día de mañana es justamente en relación a la persona que se encarga de vender los alimentos y las bebidas.
Las empresas en un principio habían hecho una consideración de una diferencia salarial entre ese trabajador y el portero, en monedas, pero lo hacía.
Hoy pretende homologar a ese trabajador como caramelero.
Aquel personal de cine de la década del 70 que entraba con la bandejita.
Ellos pretenden que hoy, personas que trabajan haciendo por en máquinas semi industriales que manejan cajas de más de 30.000 pesos en sus horarios, que tienen a su cargo el stok de mercadería, que venden al menos un mínimo de 7 u 8 productos diferentes, pretenden que ese personal cobre igual que un portero, y sin desmerecer la actividad del portero, como si esa actividad tuviera la misma responsabilidad.
Nosotros planteamos que es una actividad que requiere una diferenciación salarial por la misma responsabilidad de la actividad.
Ellos no quieren reconocer algo que en otras empresas ya era habitual, pero estaba el manejo de premiar al trabajador, “ascendiéndolo” al puesto de vendedor, lo que le generaba un plus de 100 pesos en el mes.
Nosotros pretendimos desde el inicio de los consejos salariales una homologación de ese cargo hasta la creación de una nueva categoría que no figura pero que nosotros entendemos que no se puede desconocer y que por supuesto nunca se puede comparar a la actividad del caramelero.


Vázquez: Ricardo, para mañana qué es lo que tienen planteado, nos contabas en la pausa de que estaban dispuestos a tomar medidas si no se soluciona, hasta ahora no tienen respuesta de nada, solo por escrito el conversar con la delegación sindical...


Ricardo: Ahí está, la negociación se ha trabado mucho, nuestra expectativa para el día de mañana es la respuesta por parte de los empresarios de un ultimátum que nosotros planteamos en relación a respetar el convenio, sobre todo lo que tiene que ver al rol del operador y la definición de la categoría de un vendedor de alimentos.
Nosotros hemos puesto sobre la mesa el deseo de llegar a un acuerdo, pero los empresarios se muestran muy reacios, sobre todo en lo que tiene que ver a lo salarial.
No quería desaprovechar esta oportunidad, así que quería poner encima de la mesa la situación de muchos trabajadores, sobre todo en las empresas más grandes que dentro del sector están como jornaleros.
Nosotros estamos denunciando en el Ministerio una actitud de represión sindical velada a través de retasearle a esos trabajadores las horas de trabajo.
Estos jornaleros, lo cual es algo que no tiene precedentes en la cinematografía ya que siempre el trabajador cinematográfico fue mensual hoy están en condiciones en las cuales si ellos le caen mal al encargado sufren ese sentimiento en contra.


Vázquez: ¿Qué tipo de trabajadores son?, ¿qué hacen?...


Ricardo: Todos, en el caso del Movi Center el 80% de la planilla de trabajadores están en condiciones de jornaleros, algo que no tiene antecedentes en la historia del cine donde siempre se caracterizó por ser un trabajador del mes.


Vázquez: Eso qué quiere decir ¿qué hacen menos jornales?...


Ricardo: Si, si. Sin duda algunas.


Vázquez: ¿Muchos menos jornales?...


Ricardo: Nosotros tenemos casos denunciados de trabajadores que han llegado a tener hasta 16 jornales en el mes y después de esta diferenciación que hacen pasan a fluctuar, lo gracioso es que vos Tomás cualquier recibo de sueldo en el correlato de un año y vas de sueldos de 2.500 pesos a 1.800, después saltás a 3.000, la empresa, dependiendo de la productividad le da el espacio al trabajador.


Vázquez: Vos me decís si les caen bien o mal, pero creo que debe de ser peor si están sindicalizados...


Ricardo: Nosotros hemos denunciado en el Ministerio de Trabajo que no podemos llevar delegados del Movi Center por el hecho de que ellos tienen temor a que a partir de que ellos den la cara la empresa empiece a jugar con su salario y a presionarlos.
Tenemos dos compañeros en Movi Center que permanecen como clandestinos, no pueden mostrarse, algo que es demencial, estamos en plena democracia y parece que estamos viviendo situaciones de la dictadura.
Nosotros vamos a dar la pelea, tenemos claro que esto puede llegar a implicar pasar de una situación de preconflicto a una de conflicto y el sindicato está en condición de hacerlo.
Nosotros somos un sindicato en formación, como tal nos cuesta poder organizarnos, pero hay voluntad en el trabajador sindicalizado de ponerse de pie y dar la pelea.
Entendemos que han sido muchos años de pagar con nuestro trabajo el enriquecimiento de los empresarios y creemos firmemente que el escenario político ha cambiado y que nosotros somos agentes de ese cambio.
Los trabajadores con nuestros reclamos queremos ser parte de ese cambio y queremos plantearle al empresario que ese cambio puede ser hecho en paz, a través de una negociación que dignifique la tarea.


Vázquez: Si, pero tiene que haber alguien que le haga cumplir al empresario porque si se compromete a una cosa y no la cumple, si estamos hablando de democracia y de fueros sindicales, de convenios colectivos que no se cumplen, los sindicatos están clandestinos dentro de los cines, esa labor es del Ministerio de Trabajo, si el Ministerio de Trabajo no actúa, le dicen que cierran una sala, los trabajadores muestran números y ven que la sala no merece cerrar y la empresa dice que va a cerrar y el Ministerio no le exige nada, dejando trabajadores en la calle, bueno, acá ustedes dicen que son agentes de ese cambio y estamos de acuerdo, pero nos parece que el que no quiere cambiar es el Ministerio de Trabajo.

Entiendo que han mejorado mucho con el tema Consejo de Salario, evidentemente tienen mayores afiliados, han logrado un cambio sustancial en el dinero que perciben pero es una situación que ¿cuánto puede durar si los empresarios se resisten tanto?...


Ricardo: Es que sin lugar a dudas y como vos decís la actitud del Ministerio debería ser en gran medida la que ayudara a definir este tipo de situaciones, sin la participación del Ministerio los trabajadores cinematográficos estamos al descampado teniendo que pelear con las pocas herramientas que tenemos, que realmente para trabajadores que recién se inician en la actividad sindical son muy pocas.


Vázquez: Ricardo y Martín, muchas gracias por haber venido...


Ricardo: Gracias a ustedes.