“SE ESTÁ DANDO LA SEGUNDA COLONIZACIÓN DE LAS AMÉRICAS, PERO AHORA INVITADOS POR LOS GOBERNANTES PROGRESISTAS”
El análisis de James Petras en CX36, lunes 25 de agosto de 2014.

“Últimamente comencé un estudio sobre la recolonización de Latinoamérica por parte de las grandes empresas imperialistas. En los últimos diez años, los grandes capitales extranjeros han conseguido millones y millones de hectáreas de tierra, para monocultivos y explotación de minerales. Esta es una forma de colonización. Casi la mitad de México está en manos de extranjeros; en Brasil, en Uruguay y Bolivia pasa lo mismo”, comentó el sociólogo norteamericano James Petras en su espacio de los lunes en CX36 (*). “Son gobiernos supuestamente progresistas, antiimperialistas, que denuncian  la intromisión imperial, pero no hablan de la trasferencia de millones de hectáreas, de los minerales, del procesamiento y exportación de materias primas por parte de estos grandes sectores de capitalistas”, afirmó. En la oportunidad también analizó la coyuntura en Ucrania, detalló los ejes de poder en que se sostiene el sionismo pese al creciente repudio internacional por la masacre contra Gaza, y habló de la crisis en Francia. Transcribimos este análisis que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/james-petras-cx36-25ago14-audios-mp3_rf_3429166_1.html

 

 

Efraín Chury Iribarne: Buenos días, James Petras. ¿Cómo estás?

James Petras: Estamos muy bien,  disfrutando un muy buen  día de verano, con 23º y sol. Buenos tiempos y buena cosecha, muchas calabazas, tomates, lechugas, espinacas. Todo para la mesa y sano.

 

EChI: Es una campaña por la soberanía alimentaria.

JP: Exactamente. Sin tóxicos, sin pesticidas.

 

EChI: Bien, comencemos.
¿Cómo está la situación en Ucrania?

JP: Lo que está claro es que el gobierno de Ucrania, es un gobierno creado por los países de Europa y Estados Unidos. Los orígenes del régimen en Kiev, son producto de un golpe organizado por los Estados Unidos y financiado tanto por Washington como por Bruselas.
Este gobierno autoritario y represivo, trata de imponer un tipo de gobierno subordinado a los poderes de OTAN, enemigo de Rusia, provocando conflictos con los ruso parlantes. Y trata de crear una situación muy conflictiva con Rusia, en las fronteras con Rusia, poniendo en cuestión toda la Seguridad del Estado en Rusia.
Como consecuencia de los, hay un problema clave en el centro del gobierno de Kiev. Por un lado reclama que es un gobierno nacional, por otro lado, está canalizando todas las energías principalmente militares, para destruir cualquier pluralidad étnica, política, social, en el país. E imponer un gobierno central directamente subordinado a Bruselas, el Fondo Monetario y los gobernantes de Occidente.
Eso ha generado contradicciones internas y más que nada, los más agudos con los sectores más avanzados del país en el Este, donde está la industria pesada y los sectores más desarrollados social y económicamente.
Y como consecuencia de esto, al gobierno le falta capacidad. Depende totalmente del financiamiento exterior, está recibiendo armas y asesores del exterior. Es un gobierno neocolonial en el mejor de los casos y directamente un vasallo de los países del Oeste.
En este momento tienen un arma fuerte en nuestros países, porque la propaganda, los medios de comunicación, actúan como un brazo político de la OTAN. Dicen que es un gobierno que actúa por su cuenta, hablan de la oposición demócrata como 'pro rusos', hablan de 'intervención rusa' cuando la única intervención son los miles de efectivos, tropas y asesores, de la OTAN. Han recibido armas por más de mil millones de dólares.
La intervención es de Occidente, la defensa es interna de parte de los sectores obreros que se han formado en Milicias. Hoy en día recibimos noticias que todos los mineros del carbón están tomando las armas y sumándose a las milicias de defensa de Lugansk y Donestk.
Creo que a situación en Ucrania es peligrosa, porque los países occidentales están poniendo sobre la mesa todo tipo de armas, preparando una  guerra contra Rusia. Y cualquier cosa, cualquier chispa, por ejemplo si los gobernantes de Kiev atacan las caravanas de ayuda humanitaria directamente podría verse involucrada Rusia en defensa de esas caravanas. Y esa podría ser la chispa para iniciar un conflicto más generalizado.
Creo que estamos en situación muy precaria y es muy difícil que siga así, porque el gobierno títere de Kiev no tiene recursos propios, la Economía está en banca rota y más importante desde el ángulo estratégico es que 300.000 ucranianos han emigrado a Rusia, entre profesionales, obreros calificados, ingenieros. Una gran masa de ucranianos, frente a la devastación, las bombas y los ataques aéreos, se van a Rusia. Esta pérdida de lo que llaman capital humano, va a ser una enorme daño a lo que queda como Ucrania y más allá de eso, las fábricas, las industrias, el sector tecnológicamente avanzado, está directamente afectado.  En Kiev no hay nada comparable para sostener la Economía. Si es que en algún caso conquistan, conquistarán la destrucción auto afectada. Creo en el hecho que Rusia se va a beneficiar con esta inmigración y Ucrania se va a quedar con los mediocres, la politiquería, los neonazis, los que sólo saben destruir y no saben construir.
El gobierno de Kiev va a gastar 2.2 mil millones de dólares para imponerse a partir de las armas, no tiene ningún proyecto económico para la recuperación ni el desarrollo, y encima no tendrán la mano de obra calificada para una reconstrucción. Una vez que los ucranianos salen a Rusia, viven mejor, encuentran empleo, vivienda, mejoran su calidad de vida, no vuelven. Va a ser una pérdida total.

 

EChI: ¿Es posible que ante el fracaso en Siria occidente tome a Ucrania?

JP: No, creo que están funcionando en muchos frentes al mismo tiempo.
Es decir, están en Libia, destruyen Libia, hoy es un país totalmente destruido a partir de la intervención de OTAN. Lo mismo en Irak, han destruido una cultura secular, el país más avanzado en todo el Medio Oriente. Ahora están destruyendo Siria y al mismo tiempo están destruyendo Ucrania, las dos cosas marchan juntas. Han destruido a Afganistán.
Han dejado a los países en cenizas.
Creo que la política imperial en este momento no tiene nada que ver con conquistas económicas, son proyecciones del poder militar que no tienen proyectos de construcción, no tienen idea de quién son sus aliados y quién son sus enemigos. En caso de Siria, se juntaron con todos los más extremistas, los yihadistas, para atacar a Bashar Al Assad, mientras tanto los yihadistas tienen su propia agenda y aprovechan las armas y el dinero, para atacar ahora a los títeres en Irak. Esto ha multiplicado la guerra, porque lo que consiguieron son miles de millones de dólares en armas, las más modernas armas, juntando seguidores, y ahora que Estados Unidos está entrando en combate en Irak, los yihadistas han cambiado la naturaleza del conflicto. Antes era una lucha sectaria, religiosa, y ahora lo convierten en una lucha antiimperialista porque los Estados Unidos están involucrados, y según ellos, están en una lucha de liberación nacional. Eso multiplica los conflictos, ahora transfiriendo las armas que consiguieron en Siria hacia Irak.
Y Estados Unidos no tiene una política, tira bombas en Irak y hablan de tirar bombas en Siria, pero no saben donde tirarlas porque en cualquier lado tienen a los yihadistas que los rechazan, y tienen un gobierno independiente nacionalista en Siria. Entonces no saben a donde ir, en ambos lados tienen  problemas y problemas graves, que ponen en cuestión la hegemonía norteamericana en el medio Oriente.

 

EChI: A esta situación de Estados Unidos, se suma (François) Hollande que aceptó enviar refuerzos a los terroristas en Siria.

JP: Bueno, es confuso. ¿A quién van a mandar las armas? Los supuestos 'pro occidentales' han desaparecido del mapa, tanto el gobierno de Bashar Al Assad los han derrotado como también los yihadistas los han destruido; los kurdos los han desplazado, lo que queda son pocas cosas para canalizar el dinero.
Ahora la polarización es ISIS (Estado Islámico en Irak y en Levante, EIIL; ISIS en inglés) o Bashar Al Assad, no hay tercero en discordia en este caso.
¿Y Hollande dónde va a mandar las armas? ¿Quién las va a recibir? Los pro occidentales han desaparecido como factor político en el poder. Creo que es una política que ha perdido sus papeles, han perdido el norte, no tienen un punto de referencia que pudiera montar un ataque, están atacados por dos lados y han perdido relevancia.

 

EChI: ¿Los estadounidenses cómo ven esta realidad?

JP: En general, lo primero que están mirando es si  hay una salida política sin entrar en guerra. La última cosa que el pueblo norteamericano quiere es otro Irak, otro Afganistán, otra intervención norteamericana. Ese es un límite absoluto. Por eso, Obama no se atreve a entrar en Siria e Irak, y sólo utiliza aviones, porque son sin pilotos que pudieran sufrir heridas o muertes; eso en primer lugar.
En segundo lugar, el pueblo norteamericano sigue estando preocupado por el estancamiento de la economía, el mal empleo, el mal pago.
Y en tercer lugar, está preocupado por lo que está pasando en relación con lo que podría ser la crisis en Ferguson, done los negros están enfrentando a la Policía y hay miedo de que pudiera generalizarse. Ya el fin de semana pasado hemos visto varias movilizaciones en solidaridad, las presiones han crecido mucho, a tal punto que el gobierno trata de intervenir, peor no para solucionar el problema  sino simplemente para desmovilizar y pacificar. Y eso no va a servir a largo plazo, porque las condiciones policíacas las ha montado el gobierno mismo, con el aumento de la militarización de la Policía, ya es difícil revertir eso; pero además la militarización de la Policía garantiza más asesinatos de civiles inocentes.
Ese es el tercer punto importante.
Ahora, entre los sectores más politizados hay otra preocupación que son las masacres en Gaza.
Aquí en varios medios, hemos encontrado importantes expresiones de rechazo a Israel. Primero tuvimos el aviso firmado por 350 sobrevivientes del holocausto, son judíos que pasaron sufrimientos bajo los nazis, que firmaron un documento atacando a Israel y llamando a un boicot total de Israel, de todos sus bienes, de todas las relaciones sociales, académicas, económicas. Son 350 firmantes, que firmaron esa declaración, publicada en el NET York Times, diciendo No a Israel, 'nosotros judíos que sufrimos a los nazis condenamos  a Israel porque están actuando como los nazis'. Y ese es un gran golpe a la comunidad sionista.
Pero los sionistas siguen fuertes en tres lugares.
Primero, en el Centro de Tecnología en Silicon Valley, en California, donde los grandes multimillonarios dueños de las telecomunicaciones canalizan más de mil millones de dólares a Israel, para construir su industria tecnológica.
Segundo, tenemos todavía la mayoría de los dueños de medios en Hollywood y Nueva York, que dan  publicidad favorable a Israel en la masacre contra Gaza, en los principales medios de comunicación.
Tenemos también en tercer lugar, en Washington y Nueva York, los grandes banqueros y los ricos que están influyendo sobre la venta de armas y transferencia de armas a Israel, para continuar esta agresión.
Estos tres ejes del poder israelí en Estados Unidos -Silicon Valley, Hollywood y Washington-Nueva York- son los que enfrentan la comunidad disidente judíos y progresistas americanos aquí en Estados Unidos.
Hoy en día los israelitas, el Ministro de Comunicación, dicen que Israel está preparando la invasión terrestre para masacrar a todos los líderes de Hamas y a todos los que estén involucrados. Creen que con el bombardeo han debilitado a Hamas y a la resistencia, por lo que se proponen tomar las casas y masacrar lo que quede de la resistencia. Esto lo dijo el Ministro de Comunicación de Israel hoy. Dijo 'estamos preparando el campo para una invasión'.
Ahora, habrá que ver si pueden conseguirlo porque eso puede costarle a Israel más daño que hasta ahora.
 

EChI: Muy bien. Los minutos finales son -como siempre- para que nos comentes sobre otros temas que ocupan tu atención.

JP: Hay dos cosas.
Una que creo que es muy importante sobre América Latina.
Últimamente comencé un estudio sobre la recolonización de Latinoamérica por parte de las grandes empresas imperialistas. En los últimos diez años, incluyendo en Uruguay, los grandes capitales extranjeros han conseguido millones y millones de hectáreas de tierra, para monocultivos y explotación de minerales.
Esta es una forma de colonización. Casi la mitad de México está en manos de extranjeros; en Brasil hay millones y millones de hectáreas que han pasado a manos de capitales extranjeros; Uruguay lo mismo. Lo mismo pasa en Bolivia.
Creo que hay que pensar en eso. No simplemente como la incorporación de otro inversionista, porque esto es la transferencia de la autoridad, del control, del manejo, de grandes terrenos. Si eso no es colonización, yo no se como llamarlo.
Son gobiernos supuestamente progresistas, antiimperialistas, que denuncian  la intromisión imperial, pero no hablan de la trasferencia de millones de hectáreas, de los minerales, del procesamiento y exportación de materias primas por parte de estos grandes sectores de capitalistas.
Creo que debemos repensar en esto como la segunda colonización de las Américas, con invitación. No es una entrada y conquista violenta. Los gobernantes mismos los invitan. Incluso gobiernos autotitulados progresistas, han invitado a la toma de posesión por parte del capital extranjero y lo más problemático que los únicos sectores en resistencia son los afectados en el campo y los sectores contaminados. Pero el gran sector popular, sindical, en las ciudades no ha tomado en cuenta que viven en islas nacionales, encerrados por un mar de capital extranjero.
El último punto que quiero anotar antes de terminar, es lo que está pasando en Francia con la renuncia del Primer Ministro, Manuel Valls. Es un gran golpe contra el sector más ultra neoliberal. El ala de Hollande más vendido al gran capital nacional e internacional.
El Primer Ministro más pro alemán, pro austeridad y anti obrero en la reciente historia francesa.
Ahora, este señor -Manuel Valls se llama- fracasó; renunció porque fracasó su programa. Hace más de seis meses que está aplicando el plan de austeridad, o sea recortes sociales, recortes en los impuestos para el gran capital y no ha conseguido nada, ni un milímetro de crecimiento o de mejoramiento de la desocupación.
Hay un reconocimiento de que esta política está deprimiendo la Economía y no está estimulando el consumo porque los beneficios a los bajos impuestos van a los ricos y no a los grandes consumidores populares. Y la austeridad ha bajado la presencia del Estado y el estímulo al empleo que da la inversión pública.
Como resultado de eso, no es simplemente una crisis del gabinete ministerial, sino que es una crisis de todo un programa económico que piensa que con austeridad y concesiones al capital se puede salir de la crisis. Y obviamente eso no funciona.
Los sectores de base del Partido Socialista han denunciado a Valls, que tiene que irse porque ya ni tiene apoyo en su propio partido.

 

EChI: Petras muchas gracias por todo este análisis. Un abrazo en nombre de la audiencia.

JP: El lunes próximo nos reencontramos. Muchas gracias.
Ojala pudiera compartir la sopa de calabaza deliciosa que hemos preparado.
Chau.