“LA HISTORIA DEL GOLPE ES MÁS RETÓRICA QUE REAL, EL PT YA SE ACOMODÓ EN LA OPOSICIÓN Y SIMPLEMENTE HUBO UN CAMBIO DE SILLAS”
Contacto con el profesor
Plínio de Arruda Sampaio Jr., 19 de enero de 2017.

“El sistema penitenciario brasileño es controlado por facciones criminales ligadas al narcotráfico que hacen una guerra entre ellos para ver quién tiene la mano fuerte y el gobierno está completamente perdido en esto” y “ahora involucró al Ejército para ver si por lo menos cercando los presidios impide las fugas, que son en masa”, dijo el Economista y Analista Político brasileño, profesor Plínio de Arruda Sampaio Jr., en su columna semanal por CX36. Otro tema que abordó fue “la necesidad de mantener el control de la Cámara de Diputados, que es hoy en día uno de los centros principales de poder” y “hay otra disputa fuerte donde se pelean algunos candidatos. Lo interesante es que el PT está con dos de ellos, uno de los cuales fue el relator del proceso de impedimento de Dilma”, afirmó. Transcribimos la nota que Usted puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/plinio-arruda-19-1-2017-audios-mp3_rf_16539460_1.html



Diego Martínez: Estamos en contacto con el profesor Plínio de Arruda Sampaio Jr.
Buenos días.
Tenemos dos temas principales, uno es el tema de las cárceles que está generando una cifra cada vez más elevada de muertos y dentro del tema de las cárceles, el papel de las Fuerzas Armadas, que el gobierno puso a las Fuerzas Armadas al control de las cárceles. Y el otro tema es el control del Parlamento.

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Mira, el problema de la cárcel es básicamente el descontrol total del gobierno sobre el sistema penitenciario. El sistema penitenciario es controlado por facciones criminales ligadas al narcotráfico que hacen una guerra entre ellos para ver quién tiene la mano fuerte y el gobierno está completamente perdido en esto.
Ahora, involucró al Ejército en esto, para ver si por lo menos cercando los presidios impide las fugas que son en masa. Es una situación de completo descontrol.
El otro tema es la necesidad de mantener el control de la Cámara de Diputados, que es hoy en día uno de los centros principales de poder, incluso se sobrepone al Poder Judicial y muchas veces lo afronta.
Y aquí hay otra disputa fuerte donde se pelean algunos candidatos, lo interesante es que el PT está con dos de ellos, uno de los cuales fue el relator del proceso de impedimento de Dilma.
Entonces, esto es lo que está, así comenzamos el año de manera directa.


DM: ¿El PT apoya a uno de los que diagramó o se encargó de poner el el impeachment de Dilma Rousseff?

PASJ: Mira, el PT no tiene límites para la falta de vergüenza. El PT está desesperado porque tiene como estrategia estar en la mesa directiva de la Cámara de Diputados.
Entonces, entre los tres candidatos de la base de Temer, que se pelean abiertamente para ver quién va a ganar, el PT escogió dos, que son los dos más fuertes, y hay una pelea dentro del PT para ver si apoyan al candidato que va a ganar.
Los dos candidatos apoyados por el PT son, uno es el actual presidente que es Maia, hijo de un político tradicional brasileño, que es el hombre que comanda ahora y que comandó todas las reformas neoliberales muy agresivas que se están haciendo en Brasil.
El otro se llama (...) que fue el relator del proceso de impedimento de Dilma. Porque para el PT lo que importa es estar en la mesa directiva y con esto estar en el sistema de poder brasileño.


DM: Esto echa por tierra aquello que hablaban de golpe de Estado, el PT está apoyando al relator del golpe, llevándolo al lenguaje que se habló en aquel momento.
 
PASJ: Bueno, sí, los dos candidatos a apoyar fueron el golpe; siendo que uno de ellos fue una especie de maestro del golpe, maestro parlamentario del golpe junto con Cunha.
El PT apoya a los dos, lo que muestra que en realidad esa historia del golpe es más retórico que real, el PT ya se acomodó a la posición de oposición al gobierno Temer, de oposición dentro del orden, y las cosas pasan como que simplemente hubo un cambio de sillas. El PT deja de estar en la dirección y va para la oposición, pero se comporta de manera muy (...)


DM: El PT de alguna manera le soltó la mano a Dilma, cuando se estaba viendo que el final estaba prácticamente fijado, ¿esto puede tener que ver con que hoy se esté respaldando a dos candidatos que estuvieron atrás de la salida de Dilma?

PASJ: Mira Diego, lo que queda muy claro es cuál es la jugada del PT. El PT ahora mira hacia el 2018, piensa en la elección de Lula en 2018. Para esto tiene que tener de un lado a Lula fuera de la cárcel y por otro lado tiene que mantener la confianza en el capital.
Entonces, esta es la jugada que hace el PT, todo pasa por estos cálculos políticos.
Entonces, lo que al PT ahora le interesa es estar cercano al poder para negociar la situación de Lula, comportarse bien para que el capital no lo vete en 2018 y apostar en el desgaste fuerte del gobierno Temer, con las medidas neoliberales y con la profundización de la recesión.
Y con esto ellos se imaginan renacer de las cenizas en 2018. Es así como piensa el PT.


DM: ¿No hay otro candidato que no sea Lula en el PT?

PASJ: No, en el PT yo creo que es muy poco probable que surja algún otro candidato. Lo que hay sí es la posibilidad de un candidato de otro partido en el caso extremo que Lula quede legalmente imposibilitado de concurrir a la Presidencia.
En este caso el más probable sería un ex gobernador de Ceará que se llama Ciro Gomes, que es un demagogo tradicional sin mayor "punch".


DM: Pero en definitiva, si Lula no está, no hay candidato del PT.

PASJ: Mira, en el momento no se vislumbra ningún candidato del PT que pueda estar en el lugar de Lula. Hay varios nombres que se podrían inventar, pero en el momento no. Y la noticia de hoy o de ayer del presidente del PT es que Lula será siempre nuestro candidato.


DM: Lula crece él y no deja crecer a nadie, o sea, no hay posibilidad de que otro le haga sombra a su candidatura.

PASJ: Eso sin duda alguna, eso no es ninguna novedad en el PT. Desde el inicio del PT, y eso queda cada vez más claro, Lula nunca dejó que nadie con alguna estatura política e independencia propia, saliera candidato. Y es exactamente por eso que escogió a Dilma, que es un cero a la izquierda, o sea, no tiene ninguna relevancia.


DM: Bien, sobre el tema cárceles hemos dado algún detalle sobre la configuración del problema, ¿pero cuál sería la herramienta que hoy tiene el Estado con las cárceles en su mayoría privatizadas, con esta militarización, con este control casi absoluto que tienen los grupos narcotraficantes dentro de las cárceles?

PASJ: Mira, Diego, no son solamente internos porque también se pelean fuera. Y cuanto más pelean adentro de las cárceles, más queda cerrada la lucha fuera de las cárceles.
Este es un problema gravísimo, Brasil tiene casi 700.000 presos, es la cuarta mayor población carcelaria del mundo, y es un problema muy complejo, que no se resuelve sin cambios estructurales en la justicia punitiva, en la política de drogas, en la organización del Estado.
Entonces, eso yo creo sinceramente que no lo van a lograr resolver.
Pero lo que sí van a intentar, y es lo que se hace en Brasil cuando hay esas crisis, es algún tipo de negociación con las facciones criminales. Y mientras no se logre esto la pelea, la guerra entre ellos va a continuar.
Para que tengan una idea de la gravedad de la situación y de la degeneración del Estado en que estamos, el ministro de la Justicia, que yo a veces bromeo, digo que es el ministro de la injusticia, fue un ex abogado de una de las facciones criminales, de la gente del PCC, porque él es de San Pablo. Por ahí ves cómo está todo muy involucrado, todo muy promiscuo en la relación del Estado con los bandidos


DM: Sí, llama la atención tanta policía militarizada, millones y millones de dólares que Brasil gasta para la supuesta represión de los grupos traficantes en las favelas y en diferentes partes del país. Y que por otro lado la única salida que encuentra el Estado sea la de negociar con ellos y darles beneficios para que corten con esta guerra que tienen.

PASJ: Sabes Diego, Darcy Ribeiro, que fue un intelectual importante muy ligado a Leonel Brizola que pasó el exilio ahí en Uruguay, él decía unos 20 o 30 años atrás, o invertimos mucha plata en Educación o tendremos mucha gente en las cárceles.
Fue profético, no se puso plata en la Educación, como no se pone ahora, y no hay plata que llegue para resolver el problema carcelario.
Para que tengas un dato, para ver la gravedad de lo que está pasando, más o menos el 40% de los presos son presos que no tienen todavía la condena. Porque la justicia brasileña funciona en dos niveles, para los ricos ella es tolerante y lenta, pero para los pobres ella es punitiva y rapidísima. Entonces, los chicos quedan presos, los pequeños traficantes, pequeños delincuentes, aún antes de la condena.
Y en el otro extremo, los políticos, la gente que trabaja con los altos ejecutivos, las penas demoran 10, 2 décadas y por ahí va, se va arrastrando


DM: Y con los acuerdos de que si dan datos sobre alguien, pueden incluso hasta quedar en su casa.

PASJ: Exactamente.
Entonces es, para los de arriba, la impunidad, y para los de abajo, el sistema punitivo totalmente injusto, y en la mayoría de las veces con engaños fuertes.


DM: Muy bien Plínio, te agradecemos como siempre estos minutos muy importantes para nosotros.
Te mandamos un fuerte abrazo, estamos en contacto, la próxima semana volvemos a llamarte para tener unos minutos más sobre la realidad de Brasil.

PASJ: Muy bien, Diego, estoy a las órdenes para la semana que viene.
No es ningún consuelo saber que la misma enfermedad nuestra está en estado un poco inicial ahí en Uruguay, pero sí es un consuelo saber que nuestros pueblos tienen los mismos problemas en lo esencial y que no tendrán solución sino en soluciones comunes de toda nuestra América.
Un gran saludo a todos ustedes