ORGANIZACIONES SOCIALES, SINDICALES Y POLÍTICAS CONVOCAN A MOVILIZARSE POR EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA
Mesa redonda hacia el 8 de marzo, 1º de marzo de 2017.

Matilde Castillo, Graciela Baritussio, Laura Carrato –militantes de Asociación de Mujeres Uruguayas ‘Lourdes Pintos’-, Paula y Marcela Dabbadie –del Taller para la Liberación de la Mujer ‘Célica Gómez’- y  Mónica Riet –de la Coordinadora por el Retiro de las Tropas de Haití-, participaron en una Mesa Redonda en ‘Mañanas de Radio’ para convocar a la movilización que se realizará en el marco del “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”, el  martes 7 de marzo.  “Convocamos a todas las mujeres y a los hombres al 7 de marzo porque va a ser un día que nos reencontremos en la calle con la lucha por nuestras reivindicaciones”. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/marcha-7-marzo-1-3-2017-audios-mp3_rf_17296142_1.html

 

Diego Martínez: Bueno, el próximo 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, el 7 está planteada una movilización por parte de diferentes organizaciones sociales y por eso invitamos a cuatro mujeres para hablar del tema.
Están todas las edades representadas, todas las generaciones de esta movilización. Están Paula y Marcela Dabbadie de la organización de mujeres Célica Gómez, está Matilde Castillo de Trabajadoras Domésticas ‘Sin Fronteras’ y Graciela Baritussio jubilada del Hospital de Clínicas, bienvenidas a las cuatro.

Graciela Baritussio: Muchas gracias

 

DM: ¿Cómo viene la organización hacia esta marcha?

Marcela Dabbadie: Sí, nosotros nos hemos juntado como desde hace tiempo se viene convocando para el 8 de marzo desde AMULP, desde la Célica, de distintas organizaciones de las compañeras, y bueno, nos juntamos sí para organizar, vamos a salir este 7, la convocatoria va a ser desde la IMM hasta la plaza Libertad. Y bueno, sí, estamos ahora en la etapa de propaganda, de difusión, vamos a salir de pintada el jueves así que también quedan invitados para difundir ahí en los muros. Y bueno, por ahí más o menos venimos

 

DM: ¿Y las reuniones se van a seguir dando? Digo para aquellas organizaciones sociales o aquellas agrupaciones sindicales o quien quiera que participe, se van a seguir dando instancias de reunión.

MD: Sí, en realidad estamos ahí ya sobre el pucho pero el jueves la idea es juntarnos un ratito antes para afinar un poco los detalles de la marcha y después sí salir de pintada.

 

DM: ¿Cómo lo toman ustedes desde cada una de las organizaciones, las razones por las cuales es necesario que las mujeres estén en la calle ese día?

Matilde Castillo: Bueno, muchas gracias por la invitación, yo soy Matilde, soy del Sindicato de Trabajadoras Domésticas Sin Fronteras que convocamos primero que nada a esta movida del 7 justamente por la reivindicación de las mujeres en lucha que se dio un 8 de marzo allá por el 1800 y tanto. Las mujeres fueron masacradas, prácticamente bombardeadas dentro de la fábrica donde todo el mundo sabe hoy por hoy que fueron calcinadas en lucha justamente por las reivindicaciones, por un salario digno, por condiciones de trabajo, por lo mismo que seguimos en lucha nosotros.
Como decía acá el compañero, como que se quiere montar una cortina de humo para hablar de otras cosas que también están sucediendo, que son graves pero el origen del 8 de marzo es con las reivindicaciones de aquellas mujeres que fueron calcinadas dentro de las textiles. Cientos y cientos de trabajadoras en lucha por sus derechos.
Nosotras como trabajadoras domésticas apuntamos a la movilización del 7, creemos que esa historia no se puede tapar así nomás, que no fue una cosa que pasó y nada más, es historia, lamentable historia pero es historia y el pueblo sin historia no tiene futuro.
Cómo nosotros podemos reivindicar cosas ahora y hacer de cuenta que son separadas a la lucha de la mujer, por lo tanto repito, convocamos a la marcha del 7 y además una cosa, son reivindicaciones que son nuestras y que este poder gigante, económico, este pie, este patón que nos vive pisando día a día no nos va a hacer callar. La lucha por el salario, por condiciones de trabajo y también por las trabajadoras domésticas, sí. Porque a las trabajadoras domésticas no nos pasan cosas diferentes que a las demás.
Hace pocos días estuvimos haciendo una lectura del pasado de algunas trabajadoras domésticas que son también lamentables pero que son iguales a lo que nos pasa ahora. Salario miserables, condiciones infrahumanas de trabajo, salarios no pagos, en estas épocas todo el mundo se va de vacaciones y no pagan los salarios de la trabajadora doméstica, dicen que se olvidaron, o que se olvidaron de hacer el depósito porque ahora quieren que cobremos con tarjeta.
Es muy doloroso.
Además, esas mujeres también que suben al ómnibus por primera vez, que también fueron trabajadoras de textiles, que también fueron trabajadoras del cuero, suben al ómnibus vendiendo lo que pueden para llevar el pan a su casa.
Entonces, nosotros todo el tiempo de vida que nos queda, no nos vamos a resignar, no vamos a bajar los brazos y vamos a seguir luchando por un país que tenga un futuro para los niños, unas buenas jubilaciones para los jubilados y pensionistas que mal lo están pasando también. Porque las trabajadoras y trabajadores, las necesidades del pueblo es tema de todos, es un problema de todos, acá no tenemos género, acá no tenemos cosas separadas. Hoy pagué el boleto a $33 y la trabajadora doméstica gana un poco más de $100 por hora, precisan $66 para ir y venir al trabajo nada más, no tengas que ir al médico, no tengas que ir a hacer ninguna diligencia porque ya son $33 más.
Así que esto está planteado como seguir adelante, reivindicando todos los derechos y no borrando el pasado porque es fundamental, fundamental el pasado, porque sin pasado no podemos construir un futuro mejor para todas las trabajadoras.

 

María de los Ángeles Balparda: Claro, yo no sé si ha habido en la historia algún 8 de marzo al que lleguemos con tantos temas de las mujeres arriba de la mesa. No este, no el del trabajo, el del trabajo está totalmente silenciado, está todo el tema de las mujeres de Fripur y todo lo demás, e eso ni se habla.
Pero hay temas fuertes sobre la mesa de discusión en la tapa de los diarios, cosa que muchas veces no se daba. El caso de este aborto que no permite ahora la Justicia, una jueza de nombre muy simbólico además con la causa de la que se está hablando, y que está corriendo a contra reloj.
Ustedes sacaron, la Célica sacó un comunicado sobre el tema.

MD: Sí, nosotros en primer lugar, bueno, rechazar la sentencia de la jueza, la cual consideramos que representa la concepción ¿no? justamente valga el nombre.

 

MAB: Ella se llama Pura Concepción

MD: De los sectores más conservadores de la sociedad también en un lugar, digamos, que en Mercedes la mayoría tienen objeción de consciencia, no es casual que haya sucedido ahí

 

MAB: Que quiere decir que los médicos dicen que ellos por un tema de consciencia no hacen abortos

MD: Claro, que es lo que sucede también en muchos puntos del país, en Salto que el 100% son objetores de consciencia, objetores sin consciencia podríamos llamarle ¿no?
Y bueno, nosotras rechazamos la sentencia pero a su vez consideramos que no podemos, ante esta situación, ante que esté en la tapa de varios lugares el tema del aborto, o esté sobre la mesa, no podemos dejar de denunciar la realidad del aborto de nuestro país, lo que está sucediendo con las mujeres que hoy en día están teniendo obstáculos para abortar, cuando nos presentan o se presenta al Uruguay como el país donde se legalizó el aborto.
Cuando en realidad las mujeres a la hora de abortar presentan una serie de restricciones que las llevan a los 5 días de reflexión, el tribunal por el que tienen que pasar que es el equipo interdisciplinario, pila de cosas, bueno, esto que decíamos de la objeción de consciencia cuando. Cuando se objeta la consciencia la mujer tiene que venir a Montevideo a asesorarse y en realidad ni siquiera se le paga el boleto.
Entonces, todas estas cosas son obstáculos, trabas que se ponen a las mujeres que quieren abortar que en realidad es de lo que capaz que no se está hablando.
Ya leer la sentencia te (...) desde el derecho de la vida desde la concepción, cosas que en realidad desde el movimiento de mujeres ya se pensaban como saldadas porque ya se habían debatido y se estuvo discutiendo arduamente.
Pero bueno, es algo que hay que seguir discutiendo porque nosotras decimos que sí, que sigue en el Código Penal el aborto, no podemos olvidarnos de eso, no podemos olvidarnos de que mujeres fueron criminalizadas en Maldonado hace 2 años. Que en febrero del año pasado murió una mujer también por aborto clandestino.
Y estos son los casos que salen a la luz, porque hay pila de casos que no estamos conociendo.
Y no olvidarnos también que Tabaré Vázquez fue vetó la ley del aborto, el proyecto original que sí quitaba del Código Penal el aborto.
Entonces, todas esas cosas, bueno, ya que está el tema sobre la mesa, vamos a hablar de todo, vamos a hablar de cuáles son las restricciones que tiene la mujer y seguir defendiendo la auténtica legalización.

 

MAB:  Es muy interesante cómo el 8 de marzo, la fecha que se recuerda, la mujer trabajadora es el eje por lo que da nacimiento a esta fecha y por eso hay un día internacional  por el sacrificio de aquellas mujeres, pero no hay temas ajenos a las mujeres, las mujeres podemos opinar de lo que quiera. Las mujeres pueden opinar sobre todos los temas, no hay tema que digas no, de eso las mujeres no, todos los temas están sobre la mesa. Lo que hay es un eje pero se puede opinar sobre todos los temas.

MC: El volante está hermoso y muy clarito. Martes 7 de marzo a las 18:30 nos concentramos en la Explanada Municipal 18 y Ejido y marchamos hasta la plaza Libertad. Convocan Asociación de Mujeres Uruguayas Lourdes Pintos (AMULP), Taller por la Liberación de la Mujer Célica Gómez, Coordinadora por el Retiro de las Tropas de Haití, Sindicato de Trabajadoras Domésticas Sin Fronteras, Sindicato de Trabajadores Postales, Corriente de Estudiantes del Pueblo, Corriente Sindical Clasistas y los que se seguirán sumando sobre las discusiones que se vienen y las reuniones que se siguen dando con este motivo.

 

DM: Bueno, y los puntos los leo acá.
-Contra el ajuste fiscal y el tarifazo, que una vez más el gobierno hace recaer sobre los trabajadores y el pueblo.
-Por salarios y jubilaciones igual a media canasta familiar.
-Igual trabajo, igual salario, las mujeres seguimos siendo peor remuneradas que los hombres por la misma tarea.
-No al trabajo precario, condiciones dignas de trabajo.
-No más pérdidas de fuentes de trabajo, basta de discursos, queremos soluciones reales a los trabajadores que han quedado sin empleo por el constante cierre de empresas que golpea particularmente en las jefas de hogar.
Bueno, hoy leíamos entre las empresas cerradas una que es clave en el tema de las mujeres sin trabajo que es la de Fripur, que ha sido un ícono de las mujeres sin trabajo y que en ese momento nadie planteó como una cuestión de las trabajadoras también

MC: No hubo ninguna solidaridad convocante a esa movida con las trabajadoras de Fripur y tampoco hubo ninguna medida sobre la central de trabajadores, que hay que decirlo, lo que acaba de pasar con Fanapel.
Por eso yo insisto con que no tenemos que dejar que nos sigan metiendo humo y que nos tapen los oídos con las necesidades que tiene el pueblo, los trabajadores.
Y acá veo que dice: -Medidas serias contra la violencia del sistema.
-Soluciones reales a los feminicidios, van 8 mujeres asesinadas en el 2017, los feminicidios son evitables, el gobierno es responsable.
Sí que es responsable el gobierno porque este gobierno está más que claro que nunca ha puesto las líneas de trabajo que tiene que poner en este sistema. Entre la pobreza, los robos, los asesinatos, la gente que se muere de hambre, mujeres subiendo al ómnibus, niños buscando en las volquetas para comer, yo creo que esto ya ha pasado el límite

 

DM: Sí, y hay algunos temas de actualidad absoluta, uno puede ser la Educación por ejemplo que arrancan las clases con muchos problemas, y otro que está ligado también a la educación que es el Hospital de Clínicas, una bandera fundamental en cuanto a la formación, en cuanto a los trabajadores y a la asistencia.
Graciela, vos trabajaste muchos años en el hospital

GB: Sí, trabajé 27 años en el hospital, y el recuerdo que me ha quedado es la constante pelea desde el año que entré por las mismas reivindicaciones que tenemos hoy. O sea, hay cantidad de cosas que no se han solucionado, las que se solucionaron vinieron de afuera. Recuerdo, con el aporte millonario que hizo el presidente Chávez que se ha solucionado una cantidad de sectores que estaban venidos abajo y no se podía ni entrar allí para trabajar.
Y bueno, en este momento los compañeros están trabajando y están luchando, no por esas reivindicaciones sino para que no privaticen el hospital. O sea, la situación se ha ido agravando cada vez más y con nuevas finalidades ¿no? Esto de las PPP que es una privatización, por más que lo quieran disfrazar con una Participación Público-Privada, que de público no tiene nada porque en todos los casos de la PPP el sector público queda totalmente debajo. O sea, las decisiones y los beneficios son para la privada.

 

DM: Le damos la bienvenida a Mónica Riet que está por acá también de la Coordinadora de Lucha por la Salida de las Tropas en Haití. Después vamos a conversar, porque esto también tiene que ver, las mujeres están en esta lucha también, en la lucha acá en Uruguay y en la lucha en Haití también en contra de la ocupación.
Bienvenida Mónica.

Mónica Riet: Muchísimas gracias.
El agradecimiento a ustedes por habernos invitado, por poder compartir este espacio de información y un espacio de lucha.
Si hay algo que está claro a esta altura creo que es la necesidad de la unidad, de la unidad en la lucha que creo que nuestro pueblo ha retrocedido inmensamente en ese sentido y hay muchos grupos de resistencia pero muy segmentados, muy repartidos y eso nos debilita.
Entonces, la posibilidad de unificar las luchas de las mujeres y de los demás explotados y oprimidos es lo que nos va a abrir una puerta de esperanza y de luz.
En el caso nuestro, por supuesto, queríamos hablar un poco de lo que además Uruguay, no es que esté desvinculado el tema de lo que está pasando con la mujer haitiana, con los niños haitianos, con nuestra problemática uruguaya. Desgraciadamente sabemos que hace casi 13 años que hay tropas de ocupación en Haití, y tanto en Haití como en el Congo, tenemos testimonios directos de la población del lugar de que no han sido 4 manzanas podridas como una vez dijo un ministro de defensa en nuestro país, el tema de la violación, en ese caso era de un joven, ni siquiera era de una mujer. O sea que hay una herramienta que es la violación sexual, la agresión sexual que se está utilizando como herramienta de guerra por aquellos que dirigen la guerra. O sea, no es que el soldado raso vaya pensando en eso ni mucho menos, lo que tenemos que pensar es que también los soldados rasos que son reclutados entre la población más explotada del país, y que no necesariamente están pensando en agredir a nadie sino que van en principio sumados a un principio de ayuda humanitaria, o en el caso del Congo donde hay una guerra, de intervenir como protección de la población civil, cosa que después en la práctica no sucede, pero una vez que estás en el país y en la misión se encuentran sometidos a una cultura militar que tiene que ver con el abuso, que tiene que ver con el machismo, que tiene que ver con el racismo. Entonces aprovechémonos, y bueno, es gente que está también, la tropa, porque esto lo hemos levantado los propios testimonios de soldados hombre y mujeres uruguayos, ellos mismos están sometidos a explotación, a abuso, a maltrato. De manera que en el momento de salir de la base, porque viven en un confinamiento, también pueden adoptar actitudes hostiles o actitudes agresivas contra aquellos que pueden, contra aquellos que son más débiles que ellos.
Entonces, digo para ubicar también el tema de hacer una separación de qué es lo que pasa con los ejércitos y con la guerra.
Evidentemente la teoría o los que dirigen hoy la guerra que han diversificado, multiplicado de manera muy perversa las herramientas que utilizan contra la población. La violación de las mujeres como de niños, niñas y jóvenes, está utilizada para mancillar la dignidad. Nosotros sabemos que las mujeres violadas, como los jóvenes violados en Haití, tienen una doble criminalización porque su comunidad, su familia, su entorno tampoco pueden elaborar todo esto, y de alguna manera esa mujer también va a ser discriminada.
En el Congo un activista de derechos humanos me decía prácticamente con lágrimas en los ojos, bueno, allá en el Congo a los uruguayos todavía no los hemos agarrado con las manos en la masa porque todos los que van además hacen tráfico de todos los elementos naturales que se están extrayendo y que provocan la guerra, que hacen que las multinacionales, los Estados estén ahí.
Y los oficiales de los ejércitos también entran en negocios, eso es lo habitual. Y nos dijeron, no, a los uruguayos no los agarramos en eso, pero sí violan a nuestras mujeres y se le inundaron los ojos de lágrimas. Y me dijo, el que viola a una mujer está violando a una nación.

 

DM: Bueno, Matilde, sabemos que en estas cuestiones hay siempre un montón de cosas para hacer también afuera, así que te queríamos dar unos minutitos para hacer este llamado a las mujeres para que puedan estar participando y los trabajadores en general que puedan estar también respaldando esta movilización.

MC: Sí, por supuesto, a las mujeres y a los hombres, porque diciendo que el tema del pueblo es de todos. En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora solidaridad con las mujeres que luchan en el mundo y particularmente con las mujeres y todo el pueblo haitiano que luchan contra la ocupación de su tierra, fuera las tropas de Haití.
Y también hacer alusión a esta consigna que es la base de la lucha, que la crisis la paguen los que se enriquecieron. Las mujeres uruguayas nos movilizamos por nuestros derechos, comida, trabajo, salud, vivienda, educación. Digo, para mí esta es la consigna de base porque si no hay educación no puede haber un país que tenga futuro.
Y si queremos torcer esta realidad debemos tener salud y trabajo fundamentalmente, salarios dignos. Entonces, yo convoco a todas las mujeres y a los hombres al 7 de marzo porque va a ser un día que nos reencontremos en la calle con la lucha por nuestras reivindicaciones. Y además hay que hablar, como decía hoy el compañero, de las cosas que nos pasan, porque nos pasan cosas muy tristes.
Y como yo hoy decía, que una mujer trabajadora doméstica de toda la vida con más de 60 años se te cruce en el ómnibus vendiendo lo que puede porque no tiene futuro, porque no tiene jubilación, ni siquiera pensión, porque toda la vida fueron avasallados sus derechos. Por lo tanto, cambiemos la historia, torzámosle el puño a este sistema capitalista aplastante que nos quiere atosigar de cosas modernas de mucha tecnología, pero que nos mata de hambre también. Hay mucha hambre en este país.
Y hay que seguir luchando, no solamente en el día de la mujer sino también todos los días un granito de arena para cambiar esta historia.
Muchas gracias por estar acá y saludo a todas las compañeras de esta mesa redonda y a todos los integrantes de la Radio que siempre están con las puertas abiertas para nosotros los trabajadores y todas las organizaciones. Muchas gracias.

 

DM:  Bien, tenemos en contacto ahora también a Laura Carrato, trabajadora del INAU, integrante de Amulp. Laura, bienvenida. ¿Qué tal?

Laura Carrato: Hola, buenos días a la audiencia y a ustedes. ¿Cómo están, compañeros?

 

DM: Bueno, Laura es de la Amulp que también está convocando a esta movilización.

LC: Bueno, primero pedir disculpas porque al no estar presente y estar trabajando no estoy escuchando los temas que se están tocando en la entrevista donde hay varias compañeras. Lo que más o menos quería rescatar en cuanto a lo que Amulp piensa de esta conmemoración es reivindicar el 8 de marzo como el Día de la Mujer Trabajadora en primera instancia, que tiene sus reivindicaciones de clase, que reivindicamos la lucha de la mujer en contra del sistema, del sistema capitalista reivindicando derechos fundamentales al igual que el derecho de los trabajadores. Y que no debemos de desconocer, como lo hemos planteado en varias de las reuniones que se están haciendo para organizar esta movilización de conmemoración, es el plus que tiene la mujer en cuanto a su condición de género y las situaciones de violencia o de diferencia con la que batalla día a día.
Bueno, no sé si se ha tocado este tema en particular ya.

 

DM: Sí, en general básicamente hablamos de las diferentes problemáticas que involucran a la mujer y a las trabajadoras y a los trabajadores en general.

LC: Claro, porque justamente a esto es lo que me quería referir, nosotros estamos viviendo un momento de crisis económica muy grande, las mujeres como trabajadoras pasan por la misma problemática que pasa el resto de la sociedad, que el sueldo no le alcanza, que hay que criar a los hijos. En este momento en Uruguay hay muchísimos niños que las madres son jefas de hogar, o sea que el sostén económico son las mujeres y se encuentran con ese conflicto de trabajar largas jornadas laborales y quién se ocupa del cuidado de los niños, una tarea que históricamente ha sido destinada a las mujeres, el cuidado de los niños y de los ancianos en la familia. Y es una problemática, no sólo desde el punto de vista de la organización de un núcleo familiar, sino también desde el punto de vista de esto que yo te decía de la cuestión de género que muchas veces es una presión psicológica muy grande, un cuestionamiento social hacia la mujer de que ella debe ocuparse de los hijos, debe ocuparse de su trabajo. Y bueno, todo esto está discutido y puesto en números también, que una mujer, además de su jornada laboral trabaja dos o tres horas al día más que el resto de los integrantes del núcleo familiar en cuanto a ese trabajo invisible, que es el trabajo invisibilizado de la mujer que es el orden, el ocuparse de tareas domésticas, el ocuparse del cuidado de los niños, de los ancianos, de todo ese trabajo que no logra distribuir de otra forma dentro de la familia. Eso por un lado.
Y por otro lado, con el empobrecimiento tan grande que tenemos últimamente en la sociedad uruguaya, las condiciones de violencia no son solamente las simbólicas, la mujer está sufriendo en este momento por un proceso de radicalización de la violencia hacia ella, hay más maltrato, es más exacerbado. Que podemos decir, bueno, estamos atravesando una crisis económica, estamos atravesando una crisis de valores, entonces está pasando que es más visible, ya no se puede disimular tanto el tema de la violencia doméstica.
Lo que pasa que ahora directamente ya pasamos a un punto en que las mujeres mueren, y que la cifra de mujeres muertas es alarmante para lo chiquito que es este país.
Una compañera comentaba en una de las reuniones pasadas que tuvimos, donde estábamos discutiendo cuál iba a ser el enfoque este año, qué era lo que íbamos a denunciar, que nosotros tenemos la misma mortalidad que España, un país que tiene 45 millones de personas. Y en Uruguay que no llegamos a los 4 millones muere exactamente la misma cantidad de mujeres. Es alarmante.
Yo mencionaba que, bueno, que dentro del ámbito laboral que tengo manejo situaciones de violencia de género y de violencia doméstica en la que se incluyen a los hijos de estas mujeres, muy crudas, muy crueles y que salen de la estadística fría esta de datos. Uno lo ve cuando va a donde viven estas mujeres en las condiciones de precariedad total en las que se vive, y yo comentaba, hay cosas que uno cree que son perimidas, que son hasta del siglo XIX, que hay gente que no puede vivir en las condiciones en las que vive. Y sin embargo la realidad es que sí, que nosotros tenemos en algunos sectores de la sociedad, niveles paupérrimos tanto de condiciones de vida como de ingresos como culturales Entonces, es muy fácil que se sucedan estas situaciones que ya pasan a ser de dominación, de esclavitud o de trata directamente que se ha naturalizado en estos sectores de la población ese tipo de trato hacia las mujeres.
Y son cosas muy graves, son cosas a denunciar y son cosas que también tenemos que pensar para el futuro, qué tipo de futuro, estoy hablando del generacional ¿no?
¿Qué recambio generacional vamos a tener cuando los niños no crecen porque no tienen cómo alimentarse, porque nacen, se desarrollan en menor talla y el coeficiente intelectual se va deteriorando en función de que la gente pasa hambre? ¿Qué futuro como país tenemos, qué sociedad vamos a tener cuando se están perdiendo tantos valores? Que no es culpa ni de la mujer ni del hombre pobre, son condiciones de vida que nos están imponiendo a favor de sostener una clase social que se está enriqueciendo muchísimo y que no le importa que grandes sectores de la población vivan en la miseria y condenados. Es un poco como el libro de los paraguayos de "Los condenados de la tierra". Estamos viviendo así.
Y nosotras como mujeres tenemos que reivindicar y luchar porque nuestra sociedad sea mejor también, eso es inherente a la clase trabajadora y es inherente a la vida de la mujer, luchar por mejores condiciones de vida para nosotros como trabajadores y para nosotros como familia y cuidando el derecho de nuestros hijos que son lo que tenemos para adelante.
Creo que eso es lo que tratamos de reivindicar con esta movilización.

 

DM: Laura, te agradecemos mucho la comunicación, vamos a seguir conversando, de acá al 7 queda casi una semana así que vamos a tener oportunidades de seguir haciendo hincapié en alguno de los puntos que vos nos comentabas. Un fuerte abrazo.
Nos quedan unos minutos para hacer hincapié en las cosas que les interesa a ustedes resaltar.

MD: La compañera decía recién, justamente la denominación que tiene este día que es el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. No debemos olvidar que fueron los hechos que hoy comentaba la compañera los que dan origen a esta fecha, que bueno, que fue una fecha propuesta en 1910 por Clara Zetkin en la Segunda Conferencia de Mujeres Socialistas y desde allí tenemos que recordar esta lucha para también continuar luchando el día de hoy.
Entonces, muchas veces cuando se habla simplemente del Día Internacional de la Mujer se olvida ese origen que nos parece muy importante dejar en claro.
Y bueno, en ese sentido tenemos que decir, que como mencionaban hoy las compañeras, en este sistema capitalista, hoy en su fase imperialista, las mujeres somos doblemente explotadas porque pertenecemos a la clase trabajadora, porque formamos parte del pueblo y además por el hecho de ser mujeres con todo lo que eso implica, con las tareas que tenemos que hacer en el hogar, con las tareas de cuidados, con todas las problemáticas específicas que como mujeres llevamos sobre la espalda.
Uno de los puntos que aparece acá en nuestro volante y que está bueno profundizar un poco más, tiene que ver con la crisis que estamos viviendo hoy en día, en un país como el nuestro, como Uruguay, dependiente, sometido al imperialismo, tras la caída de los precios de las materias primas hoy estamos viviendo una crisis que el gobierno pro imperialista, oportunista está haciendo recaer sobre los trabajadores y el pueblo. Por ejemplo, con el tarifazo, estamos hablando de un 8% en el aumento de las tarifas de lo que son los servicios de las empresas públicas, la compañera mencionaba hoy el aumento del boleto de $U 3 ahora en el mes de marzo, un inflación tremenda. La carestía, estamos hablando de una canasta familiar de $U 70.355 en lo que es enero del 2017 y un  salario mínimo de $U 12.665.
Es decir, estamos viviendo una auténtica rebaja salarial y un ajuste que bueno, que está recayendo en todo el pueblo y que nos afecta muy especialmente a las mujeres. Por ejemplo, si nosotros tiramos algunas cifras de desempleo tenemos que en diciembre para los hombres fue del 6,5% mientras que para las mujeres fue de 9,2%. Es decir, estamos hablando de un mayor desempleo en el caso de las mujeres además de una brecha salarial importante de un 20% en el sector público y de un 30% en el sector privado.

 

DM: Que además el índice de desempleo se hace de acuerdo a la gente que busca trabajo y no encuentra. O sea que hay más mujeres que hombres buscando trabajo que no encuentran. Más allá de la cantidad en el porcentaje, es claramente más dificultoso hoy encontrar trabajo para la mujer que para el hombre, que me parece también un elemento interesante

MD: Exactamente, todos esos componentes de cómo se arman estas cifras también pesan.
Bueno, hoy mencionaban el caso de Fripur, un 90% de los trabajadores de Fripur eran mujeres, un 60% de los 150 de Green Frozen también mujeres, se le van sumando otras empresas que van cerrando como Fanapel, como el Molino de Dolores. Es decir, hay una crisis que está golpeando a todo nuestro pueblo y nosotras lo sufrimos especialmente, la sociedad nos asigna el rol de administradoras del hogar, y bueno, y bien que sabemos lo que es administrar el dinero que tenemos en nuestras casas cuando la carestía, la inflación, el tarifazo nos golpea a diario.

 

DM: Bueno, para cerrar Mónica, algún elemento más que te interese para que la gente esté este próximo 7 de marzo en esta movilización a las 18:30 hs. aquí desde la Explanada de la Intendencia.

MR: Nosotros creemos y constatamos que en el Uruguay, en América Latina y en el mundo, que hoy la lucha de la mujer es una lucha anti capitalista. O sea, la mujer ha sido incorporada masivamente como fuerza de trabajo explotada. Los salarios al ser el elemento variable en el mundo, obliga a que más miembros de la familia, las mujeres, los hijos empiecen a trabajar. Entonces es un nivel de explotación que además de someter a condiciones de vida indignas, influyen como acá se ha dicho en graves perjuicios para los niños en su formación, en su desarrollo, pero graves, graves que todos estamos padeciendo, lo que hace claramente ver que es una sociedad anti humana. Y por eso la lucha, hablando de las mujeres haitianas y todo lo demás, saber que hay empresas en donde hay trabajo asalariado es en zonas francas con multinacionales textileras. O sea, son mujeres que trabajan en maquilas que ganan U$S 3 por 12 horas de trabajo.
O sea que, tanto en Haití como acá la lucha por la mujer debe ser y es en su profundidad aun para aquel que todavía no lo haya descubierto, es una lucha anti capitalista, anti esclavista, anti racista. En el caso de Haití anti ocupación, no sólo de Haití, digamos que buena parte de África sigue siendo sometida a ocupaciones militares y con la mujer en ese punto, en ese centro donde hablábamos hoy.
También remarcar la capacidad de autogestión que tiene la mujer, que la mujer tiene en sí mismo también plantada una semilla del futuro en cuanto pensamos, bueno, no queremos sistema capitalista. ¿Pero y qué viene? -pregunta la gente. ¿Cuál es la otra salida?
Remarcar ahí que la mujer tiene una gran capacidad de autogestión para hacer sobrevivir a sus hijos, para hacer sobrevivir a su familia aún en las peores condiciones y aun estando sola en muchos casos.
Y cuando vemos organizaciones de mujeres funcionando, vemos también un alto grado de combatividad como lo estamos viendo hoy en Honduras, en tantos lados, que las mujeres están al frente de las luchas.
Así que convocar a la movilización del 7 por todo lo que hemos dicho, contra una cultura de la propiedad privada, también creemos que ese concepto está en el fondo de por qué el feminicidio, como que la mujer en mi relación amorosa es mi propiedad privada que también es una cultura capitalista y por eso tenemos que ir al fondo de la cuestión.