“LA EMANCIPACIÓN DE LA MUJER LLEGARÁ EL DÍA EN QUE LOS TRABAJADORES DEL MUNDO SE LIBEREN EN SU CONJUNTO”
Contacto con Eduardo Victoria Baeza, 8 de marzo de 2017

“A Uruguay y a México le sobran ejemplos de mujeres que han derramado su sangre por la lucha en busca de  un mundo más justo y equitativo, cuidemos su legado y desenmascaremos a las oportunistas y desvergonzadas, como por ejemplo, a las  legisladoras  uruguayas que, votaron la ocupación de tropas en Haití, con las consecuencias que para las mujeres haitianas eso significa”, dijo el organizador sindical Eduardo Victoria Baeza, en su contacto semanal con CX36. Transcribimos esta nota que Usted puede vovler a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/contacto-eduardo-victoria-baeza-08mar17-audios-mp3_rf_17433685_1.html

 

Hernán Salina: Estamos en contacto con Eduardo Victoria Baeza, nuestro corresponsal en México- Hoy en un día con programación especial en Radio Centenario por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. ¿Cómo se vive en México?

Eduardo Victoria Baeza: Pues en México la situación es similar y yo había escrito algo por el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora.
Urge reivindicar el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora imponiéndonos a la manipulación de los grandes medios de adoctrinamiento de masas que de manera planetaria buscan a toda costaconfundirnos con feminismos post modernos, alejándonos del análisis marxista. La emancipación de la mujer trabajadora llegara el día que los trabajadores del mundo se liberen en su conjunto, no podrá ser de otra manera, ni antes ni después.
En México, el país donde nací, hay una ciudad fronteriza con el Paso Texas que antes se llamaba Paso del Norte y hoy se llama Ciudad Juárez; y es amargamente famosa en el mundo entero por las miles de mujeres que han sido asesinadas en sus barrios y zonas periféricas.
A principios de los ‘90  Ciudad Juárez se convirtió en un paraíso para las maquiladoras. La mano de obra barata, calificada y desregulada, el férreo control de los narcotraficantes y la cercanía con los Estados Unidos la convirtieron en el modelo de ciudad neoliberal. Y es ahí precisamente donde la barbarie capitalista mostró su rostro más cruel pues el resultado del “progreso” para ellas se tradujo en jornadas laborales extenuantes a cambio de salarios miserables, acoso, secuestro, tortura, explotación sexual, violación y homicidios.
En Juárez las proletarias y sus hijas desparecen hasta que sus cuerpos mutilados y desmembrados son encontrados por sus dolientes.
Los asesinatos de mujeres pobres en Ciudad Juárez comenzaron a documentarse desde 1993 y en el 2007  con el operativo militar “Todos somos Juárez” –que encabezó Felipe Calderón- la violencia contra las mujeres por increíble que parezca rompió sus propias marcas.
Hoy, cuando de plano todas las mujeres trabajadoras y pobres de México viven en una  Ciudad Juárez del tamaño del país, el gobierno en todos sus niveles y en todas sus ramas ya ni las formas demagógicas guarda.
La introducción del neoliberalismo en México en 1982, reforzó las seculares estructuras mentales de sometimiento, consustanciales no sólo a la dominación de clase, sino al patriarcado, que encadenan la libertad de mujeres y hombres y que están enraizadas en lo simbólico y en el inconsciente con especial fuerza. El neoliberalismo también es responsable de la exacerbación de todas las abominables  formas de machismo que existen hoy en día en la sociedad mexicana.
La mayor cantidad de personas pobres en México son mujeres y de las pobres, las más pobres son indígenas que soportan el peso de toda la opresión, y la dominación cultural y simbólica.
El  paramilitarismo y el militarismo que hoy dominan México y que por cierto ha sido celebrado por legisladoras que deben su curul a la cuota de género, son la más clara expresión del patriarcado y el orden capitalista de exclusión y dominación.
A nosotras y a nosotros, los que estamos conscientes que el lío empieza a partir de que una mujer dice que el sexo es una categoría política (parafraseando a Roque Dalton), nos queda claro el tamaño de la lucha ideológica que tendremos que dar para arrancar las raíces de la alienación profundamente sembradas por el patriarcado y el capitalismo.
Las raíces de las desigualdades no se van a superar sino se cambian las condiciones que generaron la dominación y eso sólo será posible en México y en el mundo mediante una revolución socialista.
A Uruguay y a México le sobran ejemplos de mujeres que han derramado su sangre por la lucha en busca de  un mundo más justo y equitativo, cuidemos su legado y desenmascaremos a las oportunistas y desvergonzadas, como por ejemplo, a las  legisladoras  uruguayas que, votaron la ocupación de tropas en Haití, (como bien mencionaba la compañera Romy Silva) con las consecuencias que para las mujeres haitianas eso significa.
Un fraternal saludo a las compañeras trabajadoras y oprimidas en el Uruguay.
Este es mi comentario en el día de hoy.

 

HS: Nada para agregar, Eduardo, creo que ahí se concentra todo y alimenta la reflexión necesaria en estas horas.
Un abrazo grande. Hasta la semana próxima.

EVB: Un abrazo, saludos para todos y felicitaciones para Ángeles y todas las uruguayas trabajadoras.