“NO LE ATRIBUYAMOS AL DERECHO PENAL LAS SOLUCIONES DE TODOS LOS PROBLEMAS QUE TIENE LA SOCIEDAD”
Entrevista al Dr. Carlos Sommaruga, 7 de marzo de 2017

 

El Dr. Carlos Sommaruga , abogado penalista, dialogó en la mañanas de la 36 con Efraín Chury Iribarne sobre violencia de género y a la figura del femicidio o feminicidio.  Al respecto Sommaruga dijo que es un tema manido en la sociedad, desarrollado y salvo algunos especialistas que han ahondado en el tema, otros se han manejado con informaciones muy genéricas. El abogado explicó dónde comienza el tratamiento del tema de la violencia de género, y señaló que en España se ha desarrollado mucho el tema y han llegado a la conclusión dando una visión que podría ser distinta en un momento en que parece urgente sacar la ley. El Derecho Penal surge como última consecuencia, “no le atribuyamos al Derecho Penal las soluciones de todos los problemas que tienen la sociedad y menos en este. La ley que se pretende sacar ahora de apuro, lleva un año de estudio, muchos colegas entienden que no debe existir como figura autónoma, otros que sí y el grupo de mujeres que trata de llevarla adelante este situación, viendo que se puede hacer más visible. Habló del origen que es la misoginia y explicó el proceso español, donde se analizó y estudió y los resultados fueron “más que magros”. “La primer premisa es que cuando queremos sacar una ley, que hay un grupo de social que intenta plasmar en una ley esa inquietud es positivo, pero tenemos que ver que queremos, el tema se habla, pero no pensemos que esa es la solución y van a bajar las muertes y que al hombre lo puede disuadir de que pueda continuar con esto”.
A continuación transcribimos la entrevista al Dr. Carlos Sommaruga que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/dr-carlos-sommaruga-7-3-2017-audios-mp3_rf_17395063_1.html

 

Efraín Chury Iribarne: Estamos recibiendo con mucho gusto al doctor Carlos Sommaruga, bienvenido.

Carlos Sommaruga: Muchas gracias, Efraín.

 

EChI: Para arrancar yo diría una simpleza de terminología: ¿femicidio o feminicidio?

CS: Eso nos va a llevar a un análisis  en lo que va hacer todo un itinerario para tratar de comprender este fenómeno que hoy está al rojo vivo en la sociedad, yo creo que para arrancar y darte esa respuesta, antes de llegar a esa respuesta concreta tenemos que hacer todo un análisis no solamente legal porque para llegar al tema legal y particularmente al derecho penal tenemos que transitar por ámbitos sicológicos, sociológicos, incluso económicos y por qué no filosófico. Yo creo que este es un tema que está sumamente manido en la sociedad, sumamente desarrollado, y con toda franqueza lo debo decir que salvo  algunos especialistas que han ahondado en el tema, otros se han manejado por informaciones que son muy genéricas y me parece que viene a cuenta traer la relación de cómo surge toda esta situación hasta llegar a los días de hoy y hasta llegar a los días de hoy aquí en Uruguay.
Obviamente merece todo asunto y sobre todo aquel en el cual vamos a tratar de explicar ese tema de femicidio o feminicidio que ya vamos a llegar a él, cómo arranca el tema de la violencia de género, si esto es de ayer, del siglo pasado, de hace 20 años.
No, esto viene de larga data pero vamos a precisar un poquitito todo este último hecho de femicidio o feminicidio, existen excelentes trabajos hechos a nivel internacional, en España un lugar donde se ha particularmente luchado por este asunto incluso los catedráticos y catedráticas mujeres de la Universidad de Málaga por ejemplo han llegado a la conclusión, con esto no estoy adelantándome a lo que voy a decir al final pero sí dando por lo menos una visión que quizás podría ser distinta o podría acompañar en términos generales, otras en un momento donde parece que hoy es urgente ya el tema de sacar la ley.
Vamos a empezar por el principio, el Derecho Penal es un Derecho que surge ya como última consecuencia, no le atribuyamos al derecho penal las soluciones de todos los problemas que tiene la sociedad y menos en este. La ley que se pretende sacar ahora de apuro, lleva  1 año o casi 1 año de enviado el proyecto que ha atraído discusiones, muchos colegas entienden que no debe existir como figura autónoma dentro del Código Penal el feminicidio o femicidio, otros que sí y naturalmente el grupo de mujeres que está tratando de llevar adelante toda esta situación, viendo que de alguna manera se puede hacer mucho más visible un fenómeno que hoy independientemente de la espectacularidad de los medios, no sé si realmente es conocido a fondo. Pero la realidad es que esto surge en el año 1976 donde una feminista, Diana Russell, con motivo de una celebración en Bruselas, fíjese que es interesante apelar a esto porque vamos a tratar de hablar del derecho internacional de los latinoamericanos y el Uruguay para saber en qué estamos inmersos y por qué se está luchando a favor o en contra de esto, en Bruselas hubo un encuentro internacional sobre crímenes contra la mujer y ahí nace este primer concepto de femicidio y después lo vuelca en conjunto con otro autor en 1992. Y ahí se apela fundamentalmente como se dice a descorrer un velo en la sociedad para que esto sea sabido, pero también se busquen los mecanismos o las herramientas idóneas para combatirlas.
En principio todo esto arranca directamente con un movimiento feminista y dentro de los movimientos feministas un movimiento muy importante que tuvo varias vertientes, que era el movimiento anglo sajón y que hacía referencia en aquel momento casi exclusiva y puramente a lo que era lo que después podría llamarse el femicidio íntimo, aquél que tenía que ver con la violencia doméstica dentro del ámbito intrafamiliar. Hoy no nos olvidemos que estamos mucho más adelantados en eso y es así que ese feminismo o femicidio anglo sajón intentó basarse en temas muy especiales, incluso manejaba un término, vamos a decir cuál es el origen porque creo que tenemos que hablar de los orígenes, no se habla de los orígenes, es un tema de misoginia, el hombre atacaba a la mujer por un tema de misoginia y por la razón de ser mujer la atacaba, al violaba, la vituperaba y la mataba. Este es un concepto como podemos entender hoy bastante perimido pero que por lo menos de lo que era un balbucear de intento de femicidio que después se transformaría en feminicidio, porque después vamos a ir analizando varios aspectos de estos, vamos hablar cuales son las clases de femicidio, cuál es la diferencia entre femicidio y feminicidio lo cual hacías alusión al principio, para qué sirve la categoría de feminicidio, la finalidad de esto y si realmente hace falta, entonces fíjense que son cantidad de ítems antes de llegar a hoy a enarbolar una bandera y decir que cada cual defienda lo que corresponde y sobretodo en algo tan sentido como esto que ha sido tan dramático, pero yo hoy había hablado de España y en España se luchó y se hizo seriamente esto, porque hay países que lo han mirado de costado, otros han resuelto a mitad de camino y otros no han resuelto nada, bueno España se ocupó de  esto. Debo decirle lo siguiente, en España más allá de todos los esfuerzos legales, doctrinarios, de movimientos feministas, de organizaciones que querían ayudar en este sentido a la mujer los resultados fueron más que magros, esto me hace acordar a la pena de muerte, se dice vamos a poner la pena de muerte y con ésta no bajan los delitos tampoco van a bajar con la de feminicidio, yo creo que la primera premisa que tiene que quedar clara, hoy desde el punto de vista ahora es ilegal, cuando nosotros queremos sacar adelante una ley que me parece excelente cuando hay un grupo social que intenta plasmar en una norma jurídica toda esa inquietud, me parece absolutamente vigente, razonable pero tenemos que ver dónde vamos con esto y qué queremos.
Las aguas se han movido, todo esto ha tenido como consecuencia que el tema se abre más que abundante, pero tampoco pensemos que esa va hacer la solución y que van a bajar las muertes por esto porque tengamos una ley preventiva y que de alguna manera al hombre lo pueda disuadir que pueda continuar con este hecho; en España cuando se instauró esto que estuvo en un auge brutal, estamos hablando de unos años atrás, no tantos, se tuvo la esperanza que se tiene hoy acá, dijeron con esto vamos a tratar de resolver y lo hicieron seriamente realmente, se trabajó a full en ese asunto, en ese año hubo 70 muertes cosa que a nosotros por las cifras que tenemos parecería que España ellos están muy asustados de eso, se siguió en ese promedio porque no pensemos que pasa en Uruguay esto, pasa en muchos lados y particularmente en Latinoamérica, entonces se luchó por la norma jurídica, se luchó por el femicidio, por los derechos para un ser vulnerable que necesitaba tener principios que la protegieran y nos encontramos que existe una nombra muy bien, a sus efectos disuasiva y que es algo realmente punitivo en grado sumo como para asustar, como para alejar pero las muertes no bajan, me parece que ese es el gran titular de hoy mientras vamos desarrollando este tema, después analizaremos estrictamente lo legal y así llegamos a lo que se llaman las clases de femicidio porque hay dos tipo, vamos a tratar de ir desglosando con la audiencia el camino para que de alguna manera aprendamos como lo he hecho yo, tratando de bucear en un tema que es mucho más profundo de lo que aparece en la superficie
Hay clases de femicidio que están establecidos, estas muertes violentas por conductas directamente rituales y aquí sí está el ámbito privado donde está la famosa violencia doméstica y está lo que se llama en España que hoy adelantamos el femicidio íntimo que está relacionado a los esposos o a los que tienen un régimen de convivencia en pareja, pero también hay un femicidio o feminicidio -ahora vamos hablar de feminicidio todavía no llegamos- en el ámbito público porque también pasa, hay violaciones,  hay agresiones y crímenes en serie, ya estamos haciendo una distinción que no es menos importante, porque muchas veces creo que se está hablando en general del tema que vive la mujer, pero fundamental y esencialmente por lo que vive dentro del seno familiar con su pareja porque son los números que nos están mandando, pero no nos olvidemos que también fuera hay agresiones sexuales, hay agresiones de otro tipo y además de lo que estábamos diciendo de esa categorización de muertes violentas por concepto de conductas delictivas también hay otras muertes evitables no criminalizadas, fíjese que interesante, porque cuando vamos analizando, cuando vamos profundizando nos vamos enterando que también hay otras cosas que ingresan a este tema y muchas veces van quedando al costado por las urgencias, por las necesidades y por el drama que se vive. Pero también hay otras muertes que derivan de situaciones no criminalizadas  y que son también en la zona de género en extrema pobreza, en situaciones sanitarias indebidas, ya nos metemos en temas directamente políticos pero son muy interesantes y también acercan los países, entonces visualicemos todo el fenómeno de la clases de femicidio que tenemos, seguimos todavía en el femicidio.
Y ahora llegamos a la pregunta inicial, del femicidio al feminicidio, como decíamos el concepto original era el anglosajón de ese femicidio y seguíamos con el término de femicidio ¿verdad? Y sin restar importancia y preocupación a esto, también estamos adelantando que esto se va extendiendo y entonces se mira que hay que observar no solamente el ataque al agresor sino que también hay que ver cuáles son las conductas desarrolladas por los Estados y por los Poderes que de alguna manera pueden hacer algo por esto y lo hacen o no. Entonces las leyes tratan de visualizar, de ver o de acentuar no sólo el guarismo punitorio que puede tener la conducta del agresor, sino también tener en cuenta qué puede hacer el Estado en esto que muchas veces es omiso a este tipo de situaciones.
O situaciones de órganos de distintos poderes que podrían hacer y que quedan en el tema absolutamente enunciativo y que no resuelven nada.
Se llega entonces con este somero análisis que estoy tratando de hacer al concepto de feminicidio.
Quiero aclarar que la primera vez, hoy nos referíamos al femicidio, recuerdan en 1976 Diana Russell. Bueno, el feminicidio arranca en el Consejo Centroamericano de Procuradores de Derechos Humanos que después el volcado por una Dra. Marcela Lagarde donde dice que es el conjunto de delitos que contiene crímenes, secuestros, discapacidades de mujeres en el medio de un colapso institucional. Fíjense, lo estamos adelantando que no era solamente agresor y agredida sino que también ahí hay un contexto en el cual debemos hablar para ingresar el término feminicidio que es el que en definitiva se impone en la fecha de hoy.
Luego tenemos ejemplos que no podemos olvidar en distintos países, porque esto arrancó en el tema europeo, los países de preocuparon pero después todo el mundo posó sus ojos en Latinoamérica, particularmente en México donde la mujer era no solamente un objeto, secuestrada, violada, descuartizada e incluso la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó al Estado mexicano por este tipo de situaciones. Fíjense lo que estamos hablando.
Recordamos algunos ejemplos muy dolorosos, el de la Ciudad de Juárez que también tiene otros tristes recuerdos pero que en esto también marcó una época muy especial. Y entonces empieza a funcionar lenta y desperezándose el concepto de feminicidio y categorizándose el feminicidio en distintos códigos latinoamericanos. Muchos lo han tomado con una fuerza bárbara, otros prácticamente lo han circunscripto al tema de lo que nosotros entendemos violencia doméstica y otros han tratado de ser un poquito más amplios.
En ese sentido hay también un desarrollo en distintos lugares porque ha sido muy distinta también la actitud que ha tenido, por ejemplo, el empleo en Costa Rica. Costa Rica tiene una forma restringida, más bien limitada del concepto que decíamos de pareja y de convivientes, en México es más amplio y en Guatemala también.
Y entonces es muy importante, ya que estamos hablando del tema, lo que se llama el esfuerzo colectivo, por eso a veces cuando se hacen estos movimientos me da la sensación que también no es solamente salir adelante con lo que realmente se está tratando de luchar y tratar de consagrar sino que tenemos que saber en forma concreta de qué hablamos y para qué hablamos.
¿Porque cuáles serían en definitiva, además, las finalidades de la tipificación de un delito de feminicidio? Porque lleguemos a esa conclusión, ya estamos legalmente, para qué nos sirve. Porque hoy sería un homicidio agravado o había otras figuras que realmente tendrían mucha importancia, pero se quiere revelar, resaltar que la víctima es la mujer por su condición de mujer. Solamente eso para que se sepa de alguna manera que ese es el tema.
Yo acá me permito decir con toda humildad, y por favor que aquellos que llevan adelante no me vean como un enemigo, estoy tratando hoy de hacer como quien está disecando el fenómeno, a favor y en contra.
Pero tenemos figuras también que quizás son mucho menos usuales en el Código Penal como el parricidio si matan al padre, parece una medida bastante grave. No obstante eso no merece una figura autónoma, figuras agravantes.
En este caso no quiero descartarlo a esto pero sí tener verdaderamente el cuidado necesario para ver a dónde queremos llegar con el tema del feminicidio. Queremos llegar a que se plasmen todas estas ideas que dijimos de defensa de la mujer como sujeto vulnerable, como que se sepa en la sociedad que todos esos ataques son exclusivamente por la situación de ser mujer, porque queremos soluciones efectivas y que no haya ni una menos, ahora voy a hablar de eso.
"Ni una menos" lo voy a hablar ahora, y lo voy a hablar en un ámbito que voy a ahondar y que no es de mi especialidad pero que viene de la psicología y es muy interesante hablarlo.
Pero en esto que estamos hablando, la finalidad además de lo que estamos diciendo es el endurecimiento de la pena, es decir, bueno, señor usted no haga más esto porque es muy grave, usted no ataca a las mujeres, le vamos a dar tanto y más por ser la condición mujer. Y me parece sensacional en lo abstracto, pero después, cuando entramos a ahondar el tema creo que tenemos que tener el particular cuidado de saber a qué vamos, a dónde vamos y cuál es la finalidad.
No hablo por esto, si viéramos la cantidad enorme de intentos que hay siempre, no hablo de este caso, ahora me sustraigo un poco porque sino parece que estoy hablando pero es importante decirlo. ¿Hay que decir que la solución de lo que hay en un entramado en el tejido social descompuesto o roto lo va a resolver el derecho penal? Yo creo que por ahí no camina la cosa.

 

EChI: No es por ahí.

CS: Entonces, es muy importante esa serie de categorizaciones que hicimos, los tipos, la evolución que ha tenido en el tiempo, el concepto de feminicidio, el concepto de femicidio, lo que hoy se está apuntando en el Uruguay y entonces se llega directamente a lo que es la pregunta de la tapa del libro, si es que realmente hace falta un delito de feminicidio, si es necesario que esta sea fijada en la legislación penal. Y entonces apelo a lo que he dicho anteriormente y se ha hecho particularmente en España que lo tomó muy seriamente al tema y que lo trabajó realmente en forma muy seria y ha tratado de llevar adelante no solamente en lo social, en lo programático, en lo estrictamente legal sino buscando que también los órganos comprometidos con esa defensa (...) al derecho de la mujer pueden sustentarlo y no que quede en una letra fría. Le doy más tiempo, lo hago un agravante, lo tipifico en forma independiente. Caramba, me parece muy bueno pero también que vaya acompañado de otros fenómenos.
Entonces, quiero ahora detenerme en algo que quizás para ustedes vaya a ser un poco distinto a lo que hemos hablado, pero quizás pude haber empezado por esto pero creo que a esta altura de los acontecimientos me parece también decirlo para ilustrar. Y como decía, entro en un ámbito que no es el mío pero que de alguna manera puede ilustrar todo lo que estamos diciendo.
Me parece interesante porque tiene algún aspecto, no digo humorístico porque es muy trágico siempre el tema pero que de alguna manera nos permite reflexionar y sobre todo en el ámbito rioplatense. Quiero circunscribir esto a una parte porque siempre se trató de dejar de lado cuando se habla de esto de los temas de cuestiones de honor y el tema de la celopatía. Vamos a desglosarle el camino como dije, no es tan sencillo decir muerte a mujer por muerte a mujer por distintas circunstancias como adelantábamos. Y que violencias y agresiones, pero este tipo de cosas cómo vamos a hacer, las dejamos aparte, las metemos acá, bueno.
Pero hay algo que quiero compartir con ustedes como un lector más y como alguien que también le gusta la música rioplatense, que de alguna manera también refleja este estado de cosas en un antes y en un después. Y quiero apelar, antes de empezar a todo este análisis que se hace a través del número 458 de la revista argentina "Actualidad psicológica" donde hay un señor llamado Leonardo Pesquin que hace un estudio muy interesante, es un clínico, sobre todo esto, se habla de Otelo, se habla de la celopatía pero voy a tratar para no traicionar el contexto de leer tal cual viene, para que cada cual le ponga en este rubro que nosotros creo que ya, por lo menos en forma genérica en la primera vuelta dijimos, y esto que no llame a confusiones de lo que dije al principio, pero que también tiene una tónica de lo que estamos viviendo en forma más que cotidiana en el Uruguay, y en Argentina ni hablar que es donde habla el autor.
Entonces, él dice así, tal como acontece en ciertas predisposiciones a adquirir enfermedades graves de lo que se trata es de prevenirlas con drasticidad. Para no llegar al lema de "ni una menos" debemos plantear ni una aceptación de maltrato.
Esto no es sencillo por lo que se ve en la clínica -dice el autor- ya que el mal entendido que vemos en nuestra sociedad es que el hombre recio es más macho. Y eso es aceptado por las mismas mujeres que no perciben que en la reciedumbre y los celos se esconde una debilidad insoportable dese la cultura y la endeble estructura de estos sujetos.
Esa condición endeble es confundida con una apertura amorosa por ciertas mujeres que buscan tener un acceso al hombre. Luego las palizas no logran modificar fácilmente esta vivencia, el carácter castigador seguido por el aparente arrepentimiento y las actitudes amorosas seductoras, van moldeando un encierro alienante.
Es así cómo se termina cerrando un círculo de goce desenfrenado pero que es modulado de tal manera que se disimula. Se traduciría en una feminicidad que busca resolver en un hombre que a su vez está condicionado por la propia feminidad psicótica insoportable, al final en su delirio que lleva al femicidio cree que matando a la mujer resuelve su propio tormento.
En interesante que el asesinato termine siendo brutal, un modo absolutamente brutal, incendiando a la pareja y en algunos casos extendiendo el ataque a varias otras mujeres, por ejemplo, madre y abuela de la víctima.
Fíjense todo lo que hemos hablado y que se acompasa a muchas realidades. En Argentina hemos visto esas muertes horribles que matan a toda la familia.

 

EChI: Sí a un colectivo

CS: Y aquí viene lo que decía sobre este tema Edmundo Rivero, autor y Julio Díaz en un tango milonga que realmente con subtitulo parece que es todo lo contrario pero lo vamos a seguir porque muchas veces el lunfardo nos ayuda a comprender muchos hechos que vienen de esas épocas y que en el día de hoy lo estamos viviendo en carne propia. Y ese tango milonga es Amablemente.
Y Amablemente dice así:
"La encontró en el bulín y en otros brazos...
Sin embargo, canchero y sin cabrearse,
le dijo al gavilán: "Puede rajarse;
el hombre no es culpable en estos casos."

Y al encontrarse solo con la mina,
pidió las zapatillas y ya listo,
le dijo cual si nada hubiera visto:
"Cebame un par de mates, Catalina."

La mina, jaboneada, le hizo caso
y el varón, saboreándose un buen faso,
la siguió chamuyando de pavadas...

Y luego, besuqueándole la frente,
con gran tranquilidad, amablemente,
le fajó treinta y cuatro puñaladas".
Bueno, esto Otelo y mucha de la literatura nos ayuda a comprender todo este tema de celos del hombre, de la enfermedad que encierra muchas veces los temas de pareja recíproco y que lleva a estos finales absolutamente dentro de lo que se entiende como "sociedad patriarcal" a este tipo de fenómenos.
Lo quise traer para decir que este tipo de cosas, aparentemente no debe ingresar en esto, porque esto es un capítulo aparte, porque se dice una muerte por pasión. ¿Existe la muerte por pasión? La pasión provocada por el adulterio que además tiene un ítem específico dentro del Código Penal.
Como también están las causas de honor, muerte de jovencitas por causa de honor, y esto no es solamente de aquella época, también de esta. Todavía existen conceptos de clanes dentro de las familias.
Y entonces hoy, con toda franqueza Efraín, es sumamente difícil por, esto quizás ha creado una dicotomía en relación a lo que dije antes pero quería ilustrar todo el fenómeno, primero en lo genérico, en lo que es doctrinario, en lo que está pasando y en el concepto de femicidio y feminicidio, y también lo que pasa en las situaciones de violencia en el ambiente anterior del femicidio íntimo o el feminicidio íntimo en el cual se desarrollan la mayor cantidad de muertes de mujeres en forma violenta.
Y ya vemos que en aquella época donde era otro el lenguaje, donde se hace un lenguaje de tango, el lenguaje de tango no está tan alejado de la realidad. Y si bien es exagerado en el título y en la secuencia de todo lo que vimos en el amablemente y en las 34 puñaladas, está reflejando también un estado de cosas que muchas veces el hombre lleva adelante en forma enceguecida.
Yo creo que hoy con esto lo que quiero decir es lo siguiente, feminicidio y homicidio. ¿Lo ponemos en el Código Penal? ¿Vale la pena? ¿Estamos en condiciones de hacerlo? ¿La finalidad para lo cual ha sido propuesto realmente cumple con los objetivos trazados?
Yo veo que hoy, no sé, lo vemos todos, hay verdaderos congresos donde se reúnen gobernantes, se reúnen especialistas, se hable del tema, no todos hablan del tema, muchos hablan de los titulares nada más, de lo que está pasando. Tantas muertes a la mujer, vamos a tratar de bajarlo, pena, delito y punto. Y de esto nada, del recorrido por qué y de los resultados en otros países tampoco.
Y yo creo que hoy en Uruguay muchas veces que pecamos de lentos, después queremos sacar de apuro las leyes, ahora se quiere sacar de apuro esto, esto hay que sacarlo de apuro. Entonces, yo creo que hay que tener cuidado cuando se establezca y que es merecedor, el tema es muy merecedor  de una discusión a fondo. De una discusión a fondo para saber si esa norma que queremos imponer y que queremos disponer vale la pena para ser disuasiva de lo que es unja conducta absolutamente enquistada en nuestra sociedad, que no es poca cosa porque en definitiva sí la mujer va a tener plasmada, no solamente en la teoría sino en la práctica y en el derecho positivo vigente la muerte por condición de género y por su condición de mujer. Lo cual me parece que puede ser un adelanto.
Pero también queda en una especie de simbología.
Entonces, yo creo que cuando hablamos del Derecho Penal, yo no sé si está para estas cosas, con toda franqueza lo digo. O sea, cuando hablamos de todas estas muertes violentas, de todas estas muertes por violencia doméstica, de todas estas agresiones que puede vivir o maltrato a la mujer en la sociedad, realmente con penas más graves, con tipificar un nuevo delito, con tratar de que de alguna manera se consagre un castigo que permita que el hombre pueda, a ver, sentir cierto temor para eso. Yo sinceramente no abrigo grandes esperanzas por eso, capaz que me equivoco y ojalá se tenga suerte con este tipo de cosas, pero hoy hablaba y no quiero recurrir porque ya hablé de España varias veces, pero en España que se trabajó muy en serio en esto, y se trabajó con conocimiento, con causa y ustedes saben en España independientemente de los errores que se puedan cometer hay gente muy preparada, hay gente muy inteligente, tanto en el derecho como en los temas sociales y se trató de sacar adelante esto porque era un verdadero flagelo para España. Y la ley salió, pero las muertes siguieron.
Entonces hoy, no es una advertencia, es una reflexión. Saquémosla, pero saquémosla pensando en que no es la solución de todos los problemas. Y saquémosla si es que realmente sacamos la conclusión de que vale la pena.
Y creo que eso es merecedor de una gran discusión no solamente a nivel legislativo sino a nivel de sociedad.
Y creo que cuando alguien lleva adelante esto tiene que hacerlo con la mesura que corresponde y con la objetividad que corresponde, aunque reconozco que a veces no se puede ser objetivo cuando se ha sido dañado. Y dañado severamente como lo ha sido la mujer en nuestra sociedad.
Y hoy que nos hemos asomado a un tema que para el Uruguay ha significado y está significando aun hoy una situación absolutamente desconcertante. ¿Y por qué desconcertante? Porque soluciones no hay, porque tampoco pensemos que esto va a ser una solución integral a lo que hoy vive el Uruguay como lo vive Latinoamérica.
Tendríamos que preguntarnos desde el punto de vista como decíamos de la estructura social y de la cultura, por qué es que hemos llegado a esto y cómo podemos salir de esto. ¿Es a través de una ley o es a través de otros mecanismos que hagan apto de alguna manera el hombre que muchas veces es un agresor infame recambie, cambie su visión y diga, bueno, hay una paridad en esto y esto no puede ser así tan natural. Por eso traje ese ejemplo que era una máxima de machismo.
No lo traje en forma absurda sino que lo traje para tenerlo en cuenta.
Y hoy que hablamos del feminismo nos permitimos decir con absoluto respeto que cualquier tipo de situación que vivamos de aquí para adelante sean positivas no en la norma. Nosotros estamos y ya no sólo en el tema este que estamos abordando hoy sino en una cantidad de otros que se reflejan en la ley.
Tenemos leyes muertas, leyes absolutamente muertas que han sido discutidas, estamos en la 19.000 y pico en el Uruguay, yo quiero saber cuántas están vigentes y cuántas apuntan doblemente a lo mismo porque todavía muchas veces nos encontramos con eso, con la perplejidad de que ponemos una ley nueva cuando tenemos disposiciones que ya están regulando la situación que se quiere regular presumiblemente nueva. Eso es lo que hoy queríamos por lo menos adelantar.

 

Hernán Salina: Apenas un par de mensajes de los oyentes queríamos sumar en este tramo final de la entrevista.
"Hola, según creo hubo un asesinato de una mujer a manos de su hija la semana pasada y debe considerarse un femicidio", dice alguien que no firma que manda saludos para todos.
Y la Dra. Milano opina que la ley de femicidio debe ir a consulta popular.

CS: Muy interesante lo que aportan los oyentes, porque es una visión que uno en el decurso, aparte del tema que es lo que lo genera y no nosotros, nosotros simplemente somos una especie de aguijón en el asunto, muy interesante.
Hoy hablábamos de que hay temas por cuestiones de honor, está de hija y padre, de padre e hija y estaría en el seno de la violencia doméstica porque están bajo el mismo techo y todo eso. Pero de alguna manera la respuesta que corresponde es que primero vamos a tener que tener cuál va a ser la ley en el Uruguay, porque estamos en un proyecto, todavía no tenemos ninguna norma en Uruguay, vamos a aclararlo. Es un proyecto de ley que está ahí dando vueltas pero es importante porque hoy es tan grande el empuje social que hay que de algún modo nos hace reflexionar y nos hace pensar en eso.
Y yo creo que aparte de estas dos preguntas que vienen muchos van a quedar pendientes, no tengo ninguna duda que van a quedar pendientes. Y que la gente se va a quedar.
Y ojalá, de alguna manera, esto haya servido como propósito para despertar el interés que ya naturalmente lo tienen por un tema tan importante en nuestra sociedad, pero que de alguna manera podamos ver algún otro enfoque. De no solamente el enfoque que muchas veces tiene antiojeras, pero no lo digo por mal, lo digo porque en realidad alguien que lucha muchas veces le pasa, no en este tema, estoy hablando en temas generales.
Y hoy casi no nos ha dado el tiempo y habría mucho más para hablar de esto, también había otro tema que nos preocupaba al principio y que no sé si lo vamos a dejar establecido aunque sea en términos muy generales que aún en el día de hoy está en el decurso del estudio de los tribunales y que es el famoso asunto de Mercedes con el tema de la interrupción voluntaria del embarazo.
Esto da lugar para otro análisis mucho más profundo, es más, en este momento pasó lo siguiente, a esta altura del campeonato, llegó el aborto dentro de las 12 semanas. ¿Se acuerdan que era qué es lo que iba a hacer el padre en relación a este tipo de situaciones? Y por ahí se habla de que iba a hacer una denuncia penal.
Hay una ley en esto de la interrupción voluntaria del embarazo que la mujer si la cumple estaría en condiciones de llegar a esa interrupción voluntaria, es la ley 18.987.
Pero veo, Efraín, que sigue incesantemente la audiencia participando o tratando de asomarse a un tema que realmente le preocupa.

 

EChI: Llega otro mensaje aquí que dice: "Buen día. Agradecer al Dr. Sommaruga todo lo que nos enseña con tanta sabiduría, con fineza y sensibilidad. Saludos para él y la Radio" -dice Cecilia

CS: Muchas gracias Cecilia.
Con toda franqueza, lo hacemos con el único fin de que de alguna manera sirva para esclarecer, para que de algún modo todo esto nos permita una óptica lo más  (...) posible, no sea unilateralizado el tema. Además no lo quise hacer solamente desde el punto de vista estrictamente legal y de la norma, si corresponde, por eso me permití traer otra serie de ejemplos que me parece que ilustran.
Y esto, la interrupción voluntaria del embarazo, acá nos va a quedar planteada otra gran pregunta, porque la mujer luchó mucho por esto, lo reconocemos, el tema es que esto fue objeto también de discusiones bizantinas y entonces dejaríamos planteado: ¿El hombre tiene derecho en esto o no tiene derecho? ¿O ya como está consagrada la ley quedó afuera?
Acá queda otra interrogante brutal pero claro, se interrumpió, porque si hubiera continuado con el embarazo creo que la discusión todavía iba a ser mayor, ahora tiene otros ribetes esto, me parece, porque abortó antes de llegar a las 12 semanas.

 

EChI: Carlos Sommaruga, muchísimas gracias por haber venido como siempre a despejarnos las inquietudes y las dudas de las cuales hablábamos.

CS: El agradecido soy yo, el saludo para ti Efraín, para todos los compañeros de la Radio y para la audiencia que sabemos siempre está allí atenta a todo este tipo de manifestaciones. Ojalá haya servido para pensar más a fondo en un tema que nos preocupa a todos.