EN LA ENSEÑANZA PÚBLICA SE DAN SITUACIONES QUE NADA TIENEN QUE VER CON EL PANORAMA CASI IDÍLICO QUE PROPAGANDEAN LAS AUTORIDADES DE LA EDUCACIÓN
Intervención del diputado Eduardo Rubio (26 de Marzo-UP) en la Media Hora Previa, 14 de marzo de 2017

 

El diputado Eduardo Rubio (26 de Marzo-Unidad Popular), habló el martes en la media Hora Previa en la Cámara de Diputados, para denunciar  la situación al inicio de un nuevo año lectivo en varios centros de estudios por inoperancia oficial. Según explicó el legislador de la izquierda, la grave situación que se da en Florida y Rivera viene siendo denunciada desde hace más de un año sin obtener ningún tipo de respuesta oficial; y el caso de la Escuela N° 200 se debe a una decisión de Primaria que provoca que la mayoría de los niños no concurran a clase lo que significa que “esta situación es insostenible y exige una pronta respuesta”, dijo Eduardo Rubio. Compartimos la versión taquigráfica de sus palabras que recibimos en Radio Centenario.

 

“Señor presidente: vamos a referirnos a tres situaciones que se dan en la enseñanza pública, que nada tienen que ver con el panorama casi idílico que las autoridades de la educación nos informan que parecería existir.
En primer lugar, quiero mencionar la situación que se está dando en el liceo que se encuentra en el kilómetro 181 de la Ruta N° 6, en la localidad de Capilla del Sauce, departamento de Florida, antes de llegar a Sarandí del Yí, casi en el límite con Durazno. A este liceo concurren ciento treinta alumnos. De mañana funciona el bachillerato y en la tarde, el ciclo básico. El año pasado, las autoridades de la enseñanza decidieron cambiar el techo de dolmenit de este edificio ‑que fue una construcción de Mevir‑ por uno de chapas de isopanel, lo que nos pareció adecuado. La obra se realizaría entre julio y noviembre de 2016, por lo que este año las clases deberían haber comenzado normalmente. Mientras tanto, el liceo se trasladó a un salón parroquial en el que se daban clases en espacios que estaban separados por una cortina. Se trabajó, con dificultades, pero igualmente profesores, padres y alumnos hicieron el esfuerzo y trasladaron los muebles. Así transcurrió el resto del año pasado.
Este año no pudieron empezar las clases, porque la obra no se terminó. Más de la mitad del liceo ‑la parte de adelante‑ no tiene techo y es imposible dar las clases allí, porque se trata de un edificio en construcción. La propia inspección departamental entendió que no podían empezar las clases.
Los docentes han hecho jornadas para mantener el contacto con los jóvenes y han cumplido el horario como pueden.
Docentes y padres han realizado el trabajo en conjunto, trasladando equipamiento y tratando de salvar de la lluvia el material de la biblioteca y los artefactos, incluyendo los aires acondicionados, que fueron colocados en el liceo por el esfuerzo económico de los propios padres.
Quiero decir también que los padres son los que pagan un transporte para trasladar a alumnos que vienen de zonas cercanas a Capilla del Sauce, porque es el único centro educativo secundario de la zona.
Es más: el gasto de luz y de agua que tuvo la casa parroquial mientras funcionó el liceo se abonó gracias a una colecta de los padres, porque hasta ahora las autoridades de la enseñanza no asumieron la responsabilidad del pago de insumos básicos a la capilla.
Ayer hubo una movilización importante de docentes y de padres. Nosotros reclamamos que las autoridades de la enseñanza den una respuesta rápida a estos ciento treinta alumnos de un pueblo del interior profundo ‑como gustan decir en la Cámara‑, porque en Capilla del Sauce no tienen otra alternativa para la educación y los liceales siguen sin empezar el ciclo lectivo de este año.
Otro tema que queremos abordar, vinculado con la enseñanza, es un gravísimo problema que padece la Escuela N° 200, "Doctor Ricardo Caritat", para niños con problemas de motricidad y parálisis cerebral infantil severa, que funciona para Montevideo y el área metropolitana. Tiene cien alumnos, la mayoría de los cuales necesita traslado. Hasta el año pasado, Primaria contrataba cuatro ómnibus que efectuaban el traslado de los alumnos de las distintas zonas hacia la escuela. Este año, Primaria no renovó el contrato con las unidades de transporte. Hay un solo ómnibus funcionando, por lo cual la mayor parte de estos niños con severas dificultades no puede concurrir a la escuela. Nos parece que esta situación es insostenible y exige una pronta respuesta.
También queremos referirnos a una situación de la que ya hablamos el año pasado, la relativa al Liceo N° 8 de Rivera, en el barrio La Pedrera, que funcionaba provisoriamente en una capilla, porque no tenía edificio adecuado. La capilla se incendió el año pasado. Los padres se movilizaron y hubo un gran reclamo.
Nosotros también hicimos el reclamo y recibieron la visita de las autoridades de la educación, encabezada por el presidente del Codicén, profesor Netto, quien se comprometió a mandar el dinero para la refacción y a tener locales en condiciones para iniciar las clases este año. Nada de esto ha pasado. Los alumnos del Liceo N° 8 de La Pedrera, Rivera, y sus padres, siguen esperando una respuesta.
Solicito que la versión taquigráfica de mis palabras sea enviada al Ministerio de Educación y Cultura, al Codicén, al Consejo de Educación Inicial y Primaria, al Consejo de Educación Secundaria y a la prensa nacional.
Muchas gracias.”