“NO NOS VAMOS A RECONCILIAR CON NADIE PORQUE NO ESTAMOS PELEADOS CON NADIE, ESTAMOS BUSCANDO A NUESTROS NIETOS Y LOS ESTAMOS ENCONTRANDO”
Contacto con Rosa Roisinblit, jueves 4 de mayo de 2017.

 

La Suprema Corte de Justicia resolvió otorgarles un beneficio a los torturadores del dos por uno y eso podría generar la libertad para varios de los genocidas de Argentina, esto motivó que Radio Centenario establezca contacto con la vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit. Es desesperante, es una cosa que no tiene ningún asidero eso. Nosotros hemos luchado tantos años y ahora después de 40 años, 40 años que se solucionaba el problema que nosotros creíamos que estaba ya superado todo eso, salen con un domingo siete”, dijo. También se refirió a la posición de la iglesia que pide reconciliación “nosotras no nos vamos a reconciliar con nadie porque no estamos peleando, estamos solamente buscando nuestros nietos y los estamos encontramos. Y si los estamos encontrando es porque estamos en buen camino”, subrayó. Transcribimos el diálogo con esta veterana luchadora argentina y que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/rosa-roisinblit-abuela-plaza-mayo-4-5-2017-audios-mp3_rf_18499885_1.html

 

Diego Martínez: Bueno, el contacto es telefónico con Buenos Aires, con Rosa Roisinblit quien tiene, además de muchos años de vida, muchos años de lucha, ha recuperado, la organización que ella integra, Abuelas de Plaza de Mayo, ella es la vicepresidenta, a 122 nietos entre los que está Guillermo Rodolfo Pérez Roisinblit su nieto también.
Le damos la bienvenida y los buenos días. ¿Rosa, cómo está?

Rosa Roisinblit: Buen día. Bien, gracias. ¿Cómo están ustedes?

 

DM: Muy bien, por suerte. Y un poco preocupados también con las informaciones que surgen desde Argentina.

RR: Realmente son preocupantes.

 

DM: En las últimas horas, aprovechamos a decirle a la audiencia, la Suprema Corte de Justicia resolvió otorgarles un beneficio a los torturadores del dos por uno y eso podría generar la libertad para varios de los genocidas de Argentina.
Cuéntenos un poco cómo han visto todo esto.

RR: Es así, es desesperante, es una cosa que no tiene ningún asidero eso. Nosotros hemos luchado tantos años y ahora después de 40 años, 40 años que se solucionaba el problema que nosotros creíamos que estaba ya superado todo eso, salen con un domingo siete -como decimos acá en Argentina. Es eso, nada más.
Yo en general quiero hablar sobre la cuestión de la iglesia que pide que haya reconciliación. Nosotros no nos vamos a reconciliar con nadie porque no estamos peleados con nadie, no estamos peleando, estamos solamente buscando a nuestros nietos y los estamos encontrando, quiere decir que no estamos por mal camino. Si encontramos a los nietos es porque hubo gente que se los robó, que los anotó como hijos propios y que los tuvo secuestrados durante 40 años. Ahora ya no buscamos más bebés, buscamos hombres y mujeres maduros, mayores de edad porque tienen alrededor de 40 a 45 años.
Muchos argentinos, y alguno no argentinos, vienen a nuestra casa por el hecho de que creen que son hijos de desaparecidos. Tantos que hemos tenido que imponer un departamento especial, un departamento nuevo que no recuerdo cómo se llama pero es eso, tenemos un departamento especial para atender a esa gente.
Y les quiero decir que yo soy una persona de edad muy avanzada y que a veces se me olvidan algunas palabras.

 

DM: Rosa, no hay ningún problema.

RR: Es una cuestión momentánea, dentro de 2 o 3 minutos estoy de vuelta con la palabra.

 

María de los Ángeles Balparda: No hay problema
Nos interesa mucho que nos puedan comentar, ustedes que han dedicado toda su vida a la lucha, incluso después de encontrar a sus nietos que era una de las búsquedas que tenían, seguir luchando.

RR: Así es, sigo, hasta hoy estoy preparándome para ir a la Casa de las Abuelas porque hay que trabajar, hay que buscar qué más tenemos para poder encontrar a los nietos. ¿Qué más? Siempre hay lucha, hasta que logramos el asunto de la inmuno-genética, nosotros creíamos que ya no había más pero ya hay más, hay más, hemos encontrado otras cosas. Y cada vez buscamos más y tenemos la ayuda de algunos genetistas que también tratan de encontrar algo más.

 

María de los Ángeles Balparda: Claro.
Rosa, ustedes mantienen esta pelea con toda la altura y reciben la colaboración de mucha gente joven como decías que van a las casas a preguntarles, que quieren saber.

RR: La gente va, viene gente con la edad aproximada de nuestros nietos y la gente va porque piensa que pueden ser hijos de desaparecidos.
Algunos son y otros no son, pero aquellos que no son ya nosotros mismos tratamos de orientarlos para otros lugares donde sí pueden encontrar solución a su problema.
Y bueno, pero por suerte, con este asunto de la creación del nuevo departamento, hemos encontrado unos cuantos nietos últimamente. Estamos muy conformes de cómo nosotros encontramos a los nietos, pero esto que apareció ahora del dos por uno para los represores, para los asesinos, para todos los seres que estaban detenidos porque les ganamos un juicio y tuvieron que ir a la cárcel común. Ellos ahora van a tener la pretensión de salir todos, hay como 750 militares que están en esas condiciones, condiciones que le dieron a este último señor militar.
Así que bueno, estamos muy preocupadas, hemos hecho ayer una conferencia de prensa con las quejas entre todos los organismos de derechos humanos, porque no somos solamente nosotras, hay varios organismos de derechos humanos, están las Madres de Plaza de Mayo, están los Familiares de Detenidos y Desaparecidos que también han tenido juicios y los han ganado. Están los nietos, los hijos, los hermanos, hay de todo acá, toda la gente que se ha reunido para reclamar y que ahora quedan sin esa satisfacción de haber ganado el juicio.

 

MAB: Rosa, la lucha de ustedes ha tenido un crecimiento muy grande a lo largo de los años, y hoy las banderas las han tomado los jóvenes, lo toman como tema propio, de la forma en que ustedes lo hacen, que ustedes no buscan a su nieto sino a todos los nietos. Es una lucha que está garantizada en su permanencia para adelante, para el futuro

RR: Nosotras seguimos adelante, seguimos buscando y por suerte encontramos además. Buscamos y encontramos, hace pocos días hemos encontrado a un nieto

 

DM: El 122.

RR: No todo es sencillo, no hay dos casos que sean iguales, cada uno tiene sus pros y sus contras, pero para eso tenemos todo tipo de profesionales que nos ayudan, nos apoyan y nos acompañan en toda esa situación y podemos salir adelante.
Porque antes, lo que en la sociedad argentina era prohibido, ahora está reconocido que nosotras tenemos razón porque cómo no vamos a tener razón si los estamos encontrando a los nietos.
Así que esa es una cosa aparte, pero lo que pasa hoy en Argentina y que le van el dos por uno, no es solamente cuestión de Abuelas de Plaza de Mayo, es cuestión de todo el país, el país entero está enojado, el país entero va a reclamar. Además, todos los organismos de derechos humanos.
Esa conferencia de prensa que hicimos, que dimos ayer, era una conferencia de prensa de todos los organismos de derechos humanos. Madres, familiares, hermanos, hijos, todos los organismos. La Liga Argentina por los Derechos del Hombre que es una institución que tiene más de 100 años también estaba presente en esa conferencia de prensa. El país entero está indignado.

 

MAB: ¿La iglesia les pidió a ustedes que se reconciliaran?

RR: Bueno, de repente aparece la iglesia después de 40 años, aparece con que hay que reconciliarse. ¿Con quién nos vamos a reconciliar?
Y él viene a pedir perdón, además no queremos que nos pidan perdón, ya está, basta, terminó todo, nosotros no tenemos que reconciliarnos con nadie, no estamos para reconciliarnos, no queremos reconciliarnos. Si hay algo que tenemos que conceder es la no reconciliación porque hace años que se habló de esa reconciliación, y hace años que nosotros nos hemos negado.
Otros países como Chile y Perú, yo justamente estuve hace años con eso, no se olviden que hace 40 años que estamos trabajando. Por eso digo, hace años estuve en Perú en un congreso de derechos humanos, y tanto en Perú como los delegados que vinieron a ese congreso que vinieron de Chile, aceptaban la reconciliación.
Yo tuve que defenderme lo mejor que pude contra ellos porque mi opinión era desde entonces no a la reconciliación, no queremos reconciliarnos con nadie. Además ellos no han mostrado ningún gesto como para querer reconciliarse.
Tampoco eso, así que a qué viene eso de reconciliarnos.

 

DM: Rosa, nosotros la queremos saludar, agradecerle por estos minutos y por todos estos años que usted ha dado en favor de la búsqueda de la justicia, también del derecho a reivindicar la lucha de sus hijos, de sus nietos así que le agradecemos muchísimo desde acá. Obviamente que vamos a seguir de cerca todo este tema porque lo que pasa en Argentina claramente repercute en todos nosotros que sentimos a sus hijos.

RR: Ya lo creo que sí porque somos un país hermano.

 

DM: Sí, y porque sentimos a sus hijos como compañeros también.
Así que le mandamos un fuerte abrazo y vamos a seguir de cerca todo esto

RR: Muchas gracias, muchas gracias

MAB: Un abrazo.
Allí estaba la vicepresidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Rosa Roisinblit a la que le agradecemos mucho que haya salido al aire.
Nosotros decimos que tiene mucha edad, yo creo que hay que decir que tiene 97 años. 97 años y peleando de esta manera ¿no?

DM: Ella hablaba de una conferencia de prensa de derechos humanos donde estuvieron ayer, ayer se realizó una conferencia de prensa repudiando la decisión de la Corte donde participaron Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Hijos Capital, Centros de Estudios Legales y Sociales, Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Asociación Buena Memoria, Comisión Memoria verdad y Justicia Zona Norte, Familiares y Compañeros de los 12 de Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Liga Argentina por los Derechos del Hombre estuvieron presentes ayer repudiando la decisión de la Corte de Justicia; tres a dos fue el fallo.