“LA ÚNICA POSICIÓN COHERENTE QUE DEBERÍAMOS TENER COMO PAÍS ES UNA POSICIÓN DE PRINCIPIOS” Intervención el diputado Eduardo Rubio en la interpelación al canciller Nin Novoa, 10 de mayo de 2017

 

18423852_1367563940007122_7435552895526682556_n.jpg

De final previsto y desarrollo de "guante blanco", la interpelación al ministro de Relaciones Exteriores Rodolfo Nin Novoa concluyó en los primeros minutos del jueves 11 de mayo con la aprobación por 50 votos (todos los diputados del Frente Amplio) en 89, de la moción acordada el martes por la bancada oficialista, donde respalda las acciones del gobierno nacional  en la búsqueda de no "aislar a Venezuela" y rechazando "todo tipo de violencia". Rechaza además la actitud de la OEA y en particular de su Secretario General, el excanciller de José Mujica, Luis Almagro. Las mociones presentadas por blancos, colorados e independientes no obtuvieron los votos necesarios, y el diputado de Unidad Popular Eduardo Rubio no votó ninguna de las tres por entender que todas respaldaban el accionar del gobierno hasta el presente respecto a Venezuela. En su intervención durante la interpelación al canciller Nin Novoa, el diputado Eduardo Rubio (26 de Marzo-Unidad Popular) recordó que Venezuela es un país en guerra, donde hay violencia desde que asumió Chávez. Por eso destacó que el problema es si nos ponemos del lado del imperialismo o de los pueblos. Sobre la postura del gobierno uruguayo sostuvo que al Canciller, Rodolfo Nin Novoa, “no le podemos reclamar una política de izquierda, nunca fue de izquierda” y detalló algunos ejemplos de la política exterior del Frente Amplio en la que no se mide con la misma vara las distintas situaciones que se están dando. Recordó la violencia en Palestina provocada por el sionismo israelí, así como en México, en Siria y en Haití y subrayó que “a Haití fuimos a hacerle los mandados al imperio”. Más adelante felicitó al gobierno de Venezuela por haberse ido de la OEA, “en la OEA no se defiende a los países de América Latina”, afirmó y destacó la diferencia con el gobierno uruguayo porque “este gobierno tiene una coordinación de política internacional con el Departamento de Estado”.
Transcribimos la intervención del diputado Eduardo Rubio que puede volver a escuchar aquí:
http://mx.ivoox.com/es/intervencion-del-dip-eduardo-rubio-sesion-de-audios-mp3_rf_18616410_1.html

 

“Gracias presidente, el agradecimiento también al Ministro y a sus asesores e integrantes del equipo, que concurrieron a Sala.
Y queremos empezar con una aclaración  ante una afirmación del señor Ministro de cinco o seis reuniones con todos los partidos políticos para fijar puna política de Estado en materia internacional, nuestro partido no ha participado. No hemos sido parte de esas reuniones. Y realmente si hubiéramos estado en esas reuniones hubiéramos tenido una posición claramente discrepante porque la política internacional de este gobierno  no nos representa, no es la política que nosotros definimos como una política de principios, artiguista, antiimperialista.
Una primera aclaración porque se habló en general de todos los partidos, no sé si todos los otros partidos estuvieron, pero la Unidad Popular no ha estado.
Y quería decir, porque al pensar como armar una exposición pensando que iba a haber tres posiciones y en nuestra visión del mundo no caben tres posiciones, normalmente decimos hay dos polos contrapuestos y puede haber entre uno y otro algunos matices, pero en el desarrollo del debate va quedando claro que no hay tres posiciones. Porque las mismas fuerzas que han llamado a la interpelación no se oponen a la política del Canciller, la respaldan. Han dicho que la comparten. Y es claro que comparten las declaraciones, la orientación de esta política. Y la línea divisoria está en quienes respaldan esta política y quienes respaldamos al proceso revolucionario en Venezuela.
Y es obvio que en esta posición de respaldar la política de aislar a Venezuela, de buscar el derrocamiento de un gobierno legítimo y de seguir la política marcada por el imperio, no engloba a todas las fuerzas políticas del gobierno pero si digo que esa es la política del gobierno.
Porque nosotros debemos ver qué estamos analizando, no se puede hablar de Venezuela en abstracto. ¿Es Venezuela un país en paz? ¿Hay paz en Venezuela?
No. Venezuela es un país en guerra. Hay violencia en Venezuela. No es de ahora, es desde el mismo momento en que (el ex presidente Hugo) Chávez ganó la elección.
Antes también había violencia y podría hacer casi la misma división, la violencia del pueblo para derrocar a los vendidos opresores, caracazo de por medio. Y desde que ganó Chávez, la violencia de la derecha para desalojar un gobierno popular y antiimperialista.
Nos guste o no nos guste. Yo no estoy acá para hacer juicio sobre Venezuela. ¿Está todo bien en Venezuela? No.
El problema es de qué lado nos ponemos: del lado del imperialismo o del lado de los pueblos.
Y si hablamos de algún sentido histórico o para tener una referencia, la nuestra es Artigas.
¿Cuál es el problema de Venezuela desde que está Chávez?
Uno se ha dicho acá, porque tiene la reserva petrolera más grande del mundo, porque además tiene coltán. Y los países que tienen petróleo y riquezas,  lo decía Galeano, es casi una maldición bíblica si no son aliados del imperio, por supuesto. Y el otro elemento fue el mal ejemplo que Chávez era para el mundo y para América Latina.
A partir de ahí hay violencia en Venezuela, una permanente subversión, una oposición de derecha fascista, violenta, se habló acá de “los opositores López y Capriles”… Vayan al prontuario, no al currículo, al prontuario. Hay filmaciones, yo lo vi a Capriles saltando los muros de la Embajada Cubana para echar a los cubanos de Venezuela cuando el golpe del 2002. Golpistas. Violentos. Una oposición en la que no confía ni el Papa, yo no soy católico ni muy hincha de los Papas pero el otro día el Papa decía ‘el diálogo es la salida, pero una parte  de la oposición no quiere diálogo’.
Entonces, nosotros pensamos que aquí no se puede separar la política del Canciller de la política del gobierno. Entiendo a quienes hagan un esfuerzo para tratar de buscar una salida, pero no. Lo ha dicho el presidente (Tabaré) Vázquez, el respaldo total al Canciller.
Al Canciller en particular como persona, no le podemos reclamar una política de izquierda. Lo conocemos hace mucho tiempo, no es un hombre de izquierda.  Pero él no hace su política, él hace la política del gobierno. La Cancillería representa la política de todo el gobierno. Y acá hay un equipo que juega con (el Secretario General de la OEA, el uruguayo Luis) Almagro, de puntero derecho – derecho, pero con el respaldo del gobierno. Tengo acá declaraciones del Canciller  respaldando a Almagro. ¿Y Almagro de dónde salió? ¿De un repollo? No, era el Canciller del gobierno anterior. Lo ha dicho el ex presidente (José) Mujica, por su influencia está donde está.
Entonces acá no hay una política diferenciada entre la Cancillería y el gobierno. No. Acá hay una política de gobierno. Coherente. En donde el objetivo alineándose con la política del imperio es aislar al gobierno de Venezuela.
Nosotros rechazamos cada una de las declaraciones que ha hecho la Cancillería. ¿Con quiénes ha estado declarando la Cancillería? Pongo de ejemplo la del 24 de marzo, reclamando democracia en Venezuela. Miren quién, Donald Trump, un dechado de virtudes democráticas. Muro en México, cárcel de Guantánamo, persecución a los inmigrantes, el preso político más viejo de la humanidad en Puerto Rico. Donald Trump.
Peña Nieto, dicen los obispos mexicanos que en los últimos 20 años hay 57.861 desaparecidos en México. Derechos humanos en México, el otro día los padres de los desaparecidos en Ayotzinapa hicieron un acto frente al Ministerio del Interior mexicano, los mataron a palos, los gasearon. ¿Dónde está la declaración de Cancillería reclamando democracia y las libertades y los derechos humanos en México?
Hay una sensibilidad democrática con respecto a Venezuela que es impresionante, está el foco puesto allí. ¿Hay violencia? Sí, hay manifestaciones violentas. Que se nos diga que los manifestantes están desarmados... No, señores, no, hay que hablar en serio.
Y se puede apoyar una parte u otra parte, yo le conozco la legitimidad a las distintas posiciones políticas, pero hay que decir la verdad.
¿Se reprime? Sí. ¿Pero del otro lado qué hay?
Miren, acá en Uruguay, cuando vino Bush, que bueno, es la definición de la política internacional de este gobierno. Bush 3 días de invitado oficial en Anchorena con corderitos de exportación, definiendo una línea política.
Nosotros marchamos contra Bush acá. Hubieron 2 marchas, las 2 grandes. De la que participamos nosotros era de miles de personas. Un muchacho rompió un vidrio, no está bien, lo rompió ahí en 18 de Julio, se comió un año y pico en cana. ¿Quién reclamó por las libertades públicas y la violación de los derechos humanos? ¡Nadie!
Acá hay una política internacional de respaldo permanente al gobierno sionista de Israel, y nosotros no tenemos nada contra el pueblo palestino, tenemos mucho, mucho lío con el sionismo.
Tenemos 1.500 presos palestinos en huelga de hambre reclamando por libertad, por soberanía, por poder vivir en su patria. ¿Dónde están los reclamos? ¿Dónde está la declaración de Cancillería con otros países reclamando por esos presos en huelga de hambre? No están.
Los derechos humanos en México, en Haití. ¿Qué hacíamos en Haití? ¿Derechos humanos en Haití? Yo estuve en Haití, ustedes saben, dos veces. Ah, les puedo asegurar que las fuerzas de ocupación no fueron a respetar los derechos humanos. Cité Soleil deshecha por la metralla brasileña, nuestros compañeros de misión.
Fuimos a hacerle los mandados al imperio, hasta ahora que dijeron que teníamos que irnos y nos fuimos, buscando otro destino.
Entonces, esto es parte de una política internacional que nosotros, obviamente, rechazamos.
Y acá se habla de la carta democrática de la OEA, se habla de la OEA. Y saben qué, Almagro en realidad es un consecuente heredero de lo que ha sido Uruguay en la OEA. La OEA que estará en el basurero de la historia, cuando se haga la historia en serio. La OEA es de las que echaron a Cuba aquí en el 61, y a mí me llama la atención que el canciller diga que no hay que echar a Venezuela porque echar a Cuba no dio resultado.
¿Cuál era el resultado que quería el canciller echando a Cuba? ¿Que se rindiera la revolución? No, la revolución le ganó al bloqueo.
No es que esté buscando una salida ahora Cuba, los gringos entendieron, 50 años de bloqueo no derrotaron a la revolución.
En la OEA hace unos días se hizo una autocrítica en la OEA por haber apoyado la invasión a República Dominicana. Tarde piaste ¿no? más de 40 años después. Donde la OEA avaló la invasión yanqui, mandó una fuerza interamericana, en ese momento el secretario general de la OEA era un uruguayo, que fue a Santo Domingo a justificar la invasión, era el Dr. Mora Otero, uruguayo, buen antecesor de Almagro.
Entonces, nosotros felicitamos a Venezuela por haberse ido de la OEA, porque en la OEA realmente no se defienden los intereses de los países de América Latina, ha sido históricamente el instrumento de dominación de los EE.UU. sobre América Latina. Lamentable instrumento.
Que miren, en cuanto a lo de Santo Domingo, la reunión de cancilleres saben dónde se hizo en el 65, en Río de Janeiro. ¿Saben quién gobernaba en el 65 en Brasil? Si no me falla la memoria era o Garrastazu Médici o alguno de los asesinos de la dictadura brasileña. Ahí estaba la OEA, invadiendo Santo Domingo para defender la democracia y la reunión la hacían en Brasil, en el Brasil de los gorilas.
Entonces, acá se ha hablado de respeto y del necesario respeto entre el canciller y... Yo digo que en realidad sí este gobierno tiene una coordinación de política internacional con el Departamento de Estado. ¿Qué hacemos en el Consejo de Seguridad? ¿Qué intereses defendemos? ¿De qué lado nos ponemos? ¿Qué pasó cuando Trump mandó 59 tomahawk sobre Siria? ¿De qué lado estamos en Siria, o es que podemos ser imparciales en Siria, o es que podemos ser imparciales en Venezuela? Hay que estar de un lado o del otro.
Y eso no es ir contra la paz, es que la única verdadera paz se consigue con la justicia y con el respeto a la soberanía de los pueblos.
Y yo quiero decirle al señor canciller que me pareció muy, muy malo, una tremenda falta de respeto cuando en Brasil riéndose mostraba un teléfono y decía: "me está llamando la canciller venezolana, yo soy el único que la atiendo", burlándose del aislamiento al que los otros países que son parte de la política del imperio, someten a Venezuela. Y no la atendió.
Entonces, nosotros, presidente, en estas circunstancias, y seguramente, yo pensé que iba a haber una crítica o una condena a la Cancillería desde el ámbito de la oposición de la derecha y una crítica nuestra y una condena, pero en realidad no hubo una condena, y lo entiendo, y en coherente, hay un respaldo. Y lo que se pide es más en el mismo camino, en el camino de la política que el imperio aplica contra Venezuela, de aislamiento, de cerco, de revocamiento.
Hay escasez en Venezuela dicen, debe haber sí, yo no he estado nunca en Venezuela, nunca estuve. Pero saben que en las favelas de Brasil hay mucha más escasez. Saben que los mapuches en Chile están presos por ser mapuches y porque les sacan las tierras. Saben que en los barrios pobres, estuve en Buenos Aires el otro día recorriendo algunas villas miseria, qué escasez que hay, en esta Argentina de Macri y seguramente en la de Cristina también. Y no preocupa la escasez en otros países.
El hambre de Haití no preocupa, ahora están todos preocupadísimos porque en Venezuela no hay papel higiénico dicen, faltan medicamentos, también aquí en algunas policlínicas faltan medicamentos.
Entonces, la única posición coherente que nosotros entendemos que deberíamos tener como país es una posición de principios, porque la política internacional no puede ser una política mercachifle. La defensa del interés nacional no tiene que ver solamente con que vendamos nuestros productos, tiene que ver con una política de principios, una política artiguista y por tanto antiimperialista. Que en estas circunstancias debería ser la condena absoluta a la ofensiva imperialista contra Venezuela y la solidaridad incondicional con un pueblo y un gobierno que han sido extremadamente solidarios con nuestro pueblo.
Recuerdo solamente que aquí, ante la quiebra de un banco, apareció Venezuela para evitar una corrida bancaria. Que hay cooperativas que funcionan porque Venezuela les compra su producción. Que el Clínicas lo único que ha tenido para repararse son U$S 15 millones que puso Venezuela.
Y alguien dijo acá que la solidaridad no se negocia, se devuelve, y tiene que ser así.
Y yo terminaría recomendando a algunos diputados, creo que el diputado Radío dijo que no se podía mirar Telesur porque hacía mal, le voy a pedir que mire un poquito menos de la CNN y capaz que si mira un ratito más Telesur puede hacerse una visión un poquito más equilibrada de la realidad.
Muchas gracias presidente.”