EL JUEVES 27 DE JULIO SE REALIZARÁ EL VELATORIO DE
ANDRÉS PEREIRA EN LA SEDE DE AFCASMU
La causa judicial avanza, la próxima audiencia será el 3 de agosto

ANDRES PEREIRA.jpg

En un comunicado remitido a CX36 se informa que el jueves 27 de julio se realizará el velatorio de Andrés Pereira, en el horario de 9:00 a 16:00 horas, en la sede de AFCASMU (Avda. Garibaldi 2819).

Andrés Pereira nació el 5 de mayo de 1997 en el seno de una familia trabajadora, estudiaba en UTU y soñaba con dedicarse a la gastronomía. Eduardo, el padre de Andrés, trabajador de la industria de la alimentación, pertenece al Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay (SUGHU) y Adriana, la madre de Andrés, trabajadora de la Salud, pertenece al sindicato de AFCASMU.
En el verano del 2014 un compañero de AFCASMU de Adriana, que conocía a Andrés lo invita a un campamento organizado por el FADA - Nuevo Partido Comunista (ex UJC) agrupación que si bien no han ingresado al Frente Amplio son frenteamplistas y apoyaron a Javier Miranda a la candidatura a la presidencia del FA. El 16 de febrero de 2014 Adriana lo acompañó al ómnibus que lo llevaba al campamento.
Esa es la última vez que ve a Andrés ya que cuando debía regresar no lo hizo. Llamó a los responsables y le dijeron que “hubo problemas con Andrés” porque “robó un dinero”; le dijeron que se había “ido solo” por su cuenta”. A partir de ese momento, los padres recorrieron un largo camino en busca de Andrés, tratando de saber qué le pasó y superando las maliciosas versiones que venían de los responsables del campamento que días después les avisaron que “lo vieron en una boca de pasta base”, que “lo vieron caminando por el Cerro”, que “lo vieron y que no quería volver a su casa”…

La odisea de los padres

El 31 de marzo de 2014 la agrupación política emitió un comunicado donde da su versión de los hechos. Menciona que Andrés participó de distintas actividades y que un integrante de la dirección le cedió un lugar en su carpa porque el joven no tenía dónde dormir. En el comunicado se indica que el dirigente notó el faltante de una suma de dinero. A continuación procedieron a revisar los bolsos de los campamentistas. Según el grupo, el joven se puso agresivo y salió corriendo. "A la altura de la zona de pic-nic se lo alcanzó. Hubo forcejeo, sí, pero nunca una golpiza. Se encontró en su poder una bolsita conteniendo parte de la plata", dice la versión oficial de FADA. "Frente a la opción de llamar a la policía y hacerle una denuncia, retenerlo por la fuerza, optamos por dejarlo ir pensando que volvería a la casa", afirma el comunicado. Más adelante la organización política dice tener información de que el joven fue visto en el barrio, dentro de "una boca" y que se lo hicieron saber a la Policía.
En varias oportunidades, Adriana y Eduardo relataron en CX36 la odisea que estaban viviendo ya que no sólo se enfrentaban al muro de silencio y de falsas versiones impuesto por los dirigentes de ese grupo político, FADA, sino también a la omertá del propio Frente Amplio y hasta del gobierno. En esa lucha contra la impunidad se movilizaron estos largos tres años. Ni un solo día dejaron de buscarlo.

Por Verdad y Justicia

El 13 de junio de 2017 aparecieron los restos que días después se corroboró gracias a las pericias forenses que pertenecían a Andrés Pereira. Los mismos fueron hallados en Punta Espinillo, a metros de donde se lo vio por última vez en febrero de 2014. El forense reconoció fracturas en el cuerpo que delatan violencia. También pudo probar que el deceso se produjo en una fecha aproximada al campamento.
Con esta evidencia, la causa judicial se agilizó. Volvieron a declarar varios testigos muchos de los cuales admitieron haber mentido en su primera declaración. El sábado 22 de julio, el Diario La Juventud publicó una nota que da cuenta de los avances en la causa. “Ayer fue una jornada clave en el caso de Andrés Pereira. Declararon varios testigos y señalaron a algunos de los que agredieron a Andrés antes de su muerte.
Esto acelera la causa en busca de la verdad sobre lo que ocurrió en ese campamento de febrero del 2014 con Andrés Pereira, que nunca regresó a su hogar y que fuera encontrado muerto 3 años después a pocos metros de donde fue agredido.
Si bien algunos de los señalados niegan haber participado en la golpiza, fuentes del caso señalaron que existen contradicciones en sus defensas.
La próxima audiencia se realizará el 3 de agosto y la Fiscal es quien prepara la indagatoria y citaciones.”
Los padres, los familiares, los amigos de Andrés, esperan que finalmente se haga justicia y los responsables vayan a la cárcel.