HONOR Y GLORIA ANTIIMPERIALISTA PARA RONALD ROJAS HA MUERTO ESTE LUNES 7 DE AGOSTO ROLAND ROJAS.

Su nombre resulta desconocido para muchos en estos tiempos. En radio Centenario tuvimos el honor de recibirlo en nuestros estudios en 2007, días antes de que participara en la multitudinaria marcha en el centro montevideano con la que se rechazó la presencia del entonces presidente de EEUU George W. Bush, invitado por Tabaré Vázquez, en el primer gobierno del Frente Amplio. Siendo un joven militante de la Unión de Juventudes Comunistas, Rojas protagonizó en la Plaza Independencia el 16 de noviembre de 1965 una expresión inédita de antiimperialismo ante una de las más altas figuras del gobierno yanky de entonces, y sufrió las consecuencias inmediatas de la represión.
Para conocer su historia los invitamos a repasar un resumen de la entrevista –primera que concediera Rojas- que le realizara Efrain Chury Iribarne, y en la que participara como invitado el hoy diputado Eduardo Rubio, recibiendo al entrevistado como integrante de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Marzo.

Roland  le propina un escupitajo al Secretario de Estado de EE.UU Dean Rusk
Chury: En el año 1965 visita Uruguay un secretario de Estado de una proyección muy fuerte no sólo en Estados Unidos, secretario de Estado del gobierno de Johnson que había sucedido a Kennedy después del atentado de Dallas y llega al Uruguay inmerso en invasiones. Eran los tiempos de Vietnam, eran los tiempos de una presencia imperialista brutal en América Central, eran días de gloria del patio trasero. Ustedes dirán que en estos lados no hemos cambiado mucho, pero era uno de los hombres más identificados con el Pentágono y la CIA para instrumentar lo que fue la invasión a Bahía de Cochinos, a Playa Girón también.
Hoy leyendo tramos de historia de los Estados Unidos es uno de los grandes personajes del imperio y también para acentuar la invasión potencial y después de hecho, contra Vietnam.
Estamos ubicándonos entonces en la mitad misma de esa década tan fuerte que fue la década de los ´60.
Visita de Dean Rusk a Uruguay y se iba a producir un hecho que recorrería el mundo como noticia y como fotografía, de una actitud asumida por un joven que entonces tenía 18 años, que era de la vieja UJC del Partido Comunista y a quien hoy tenemos aquí en el estudio. Roland Rojas  bienvenido ¿cómo andás?
Roland Rojas: Bien Chury. Es un gusto y un honor estar con ustedes acá. Y bueno, me siento emocionado porque yo nunca antes hice una entrevista de radio y con la experiencia que tenés tú, siento una profunda admiración por tí, por todo lo que has luchado precisamente contra el imperialismo y esta radio también que es pionera porque es una radio que ha estado siempre en primera línea y en este sentido es un ejemplo. En una tarea difícil, no es fácil estar contra el imperialismo, contra las potencias más poderosas del planeta y luchar aquí ... son una especie de quijotes acá. Estoy muy emocionado, estoy a las órdenes y vine acá a apoyarlos a ustedes en esta cruzada que hay con motivo de la venida del presidente de Estados Unidos y bueno, a apoyarlos en lo que quieran conversando un poco sobre aquellos hechos.
Chury: Sobre aquellos hechos. Tenemos que decirle a los oyentes que precisamente Roland Rojas es aquel joven del escupitajo contra Dean Rusk en plena Plaza Independencia. Esa era la foto que decíamos que recorrió el mundo y está en las páginas de la historia de la resistencia de nuestro país, como un símbolo de la dignidad.
Me llama la atención que Roland, yo sé que es hombre de perfil bajo, no de exhibicionismo, pero es la primera entrevista radial...
Eduardo Rubio: Yo no lo puedo creer. Un hombre que tuvo una actitud tan digna y tan valiente que decía estar emocionado de estar acá en el estudio y estamos emocionados nosotros de tenerlo acá.
Chury: Forma parte de la historia norteamericana en este caso
R. Rojas: Sí, desgraciadamente para ellos. Bueno, es un honor. Y estamos acá.
Adentrándome un poco en esa historia lo que yo quiero recalcar es que hay que ver el entorno que eran los años ´60 para el Uruguay. Sabés muy bien cómo vivió el mundo inclusive después vino el mayo del 68 en Francia. Había una conmoción muy grande en el mundo y estaba la lucha del pueblo vietnamita que fue una lucha heroica que le llevó más de un millón de vidas y que fue una cosa espantosa. Y bueno, nosotros nos vimos conmovidos por eso y por Cuba porque eran los primeros años de su revolución que tuvo una influencia notable en la juventud de los años ´60. La tiene hasta ahora, pero en aquellos años era mucho más,
Chury: Se estaba trazando un rumbo
R. Rojas: Un rumbo definido. Y una lucha encarnizada y este hombre que era un secretario de Estado venía a organizar una fuerza militar conjunta entre todos los ejércitos de
América y que tenía el poder de intervenir en países que pudieran tener una orientación futura pero aparte era para armar especialmente contra Cuba. Entonces con todos los gobiernos cómplices que había democráticos y seudo democráticos querían armar eso.
Pero el hombre salió de allá y América Latina se prendió fuego por la resistencia en todos los países y Cuba fue el ejemplo siempre de lucha antiimperialista.
Chury: Nos trae Angeles esto: el antiimperialismo de fiesta, los pueblos del mundo, de fiesta. Ronald Rojas en la 36, tres días antes de la llegada de Bush. Qué bueno.
Tengo aquí escaneada la foto. Está clarita ¿no? Ahora, la pregunta es esta: ¿cómo pudiste llegar tan cerca de Dean Rusk? porque le pegaste justito.
R. Rojas: Sí, en el momento justo. Hasta ahora me pregunto cómo llegué pero bueno, fue un acto que no fue pensado antes ni nadie me dijo "andá a hacer aquello".
Chury: No fue pensado, fue una cosa repentina
R. Rojas: Yo pasé por ahí y vi que estaba él porque había sido promocionado por la prensa, en los diarios y las radios y él estaba allí. Había gente curiosa mirando y justo venía él con su guardia personal, no sé si eran agentes del FBI o su guardia y en el momento yo digo yo tengo que hacerle algo a este, no puede ser que se la lleve así. Porque estaban muy conmovidos por la guerra de Vietnam, esa guerra espantosa que el imperialismo había llevado a esas tierras y un pueblo maravillosos. Y también por Cuba porque siempre fue el ejemplo y esa fuerza interamericana apuntaba hacia Cuba donde ellos habían fracasado en su intervención y querían crear un ejército y este era el organizador de esa máquina de intervención.
Yo dije que no se la iba a llevar de arriba  y en aquella Plaza Independencia que ya no es la misma porque hay un mausoleo, pero el monumento estaba en el centro y estaba rodeado de policías. Yo atravesé la primera fila...
Chury: ¿Nadie trató de detenerte?
R. Rojas: No pudieron porque yo empujé a los milicos. Había un semicírculo y él estaba adentro del semicírculo con los agentes del FBI, la guardia personal de él. Y no le dio tiempo a la policía porque se sorprendieron. Estaban uno junto a otro como una herradura. La policía de acá y adentro estaba la guardia personal y los agentes del FBI que se sorprendieron. Hasta ahí fue bárbaro y yo le dije en nombre de Vietnam y Cuba y le iba a decir de Artigas pero no me dieron tiempo porque se me tiraron todos arriba y se peleaban entre ellos a ver quien me pegaba más. Después ahí no sé, perdí el conocimiento y toda una historia que viene de deambular por las Comisarías
Chury: ¿Estuviste mucho tiempo en ese deambular por Comisarías?
R. Rojas: Sí, estuve deambulando un tiempo pero no mucho. En aquel tiempo yo era militante del partido Comunista, la UJC y quiero agregar que en aquellos tiempos la UJC era muy antiimperialista. Esto hay que reconocerlo. Y otras fuerzas también lo fueron pero la UJC tenía un gran componente ideológico y de sentimiento antiimperialista, era una de las organizaciones más avanzadas de la juventud, por no decir la más avanzada desde el punto de vista estructural y eso lo tengo que reconocer. Tengo amigos de esa época que los sigo queriendo a pesar que ya no estoy más en el Partido Comunista.
Chury: vos tenías 18 años ¿estabas estudiando en ese tiempo?
R. Rojas: Sí, en la Escuela Industrial. Después me echaron de todos lados.
Chury: Te echaron de todos lados
R. Rojas: Sí seguro, porque fue una cosa... Después inclusive estaba en el hospital recuperándome y vino el Jefe de policía de Montevideo y me dice "usted no sabe en el lío que me metió". Porque después arrancaron cabezas y se armó un lío bárbaro en la policía.
Chury:  Esto naturalmente que tuvo un significado mayor que al de 10 mil bombas molotov.

E. Rubio: Yo no sabía eso que usted contó ahora de que antes le había dicho en nombre de Vietnam y Cuba, eso da todavía una fuerza impresionante. Pero cómo se ha borrado esto de la historia, porque ayer hablando con jóvenes militantes les contábamos este hecho histórico pero está borrado de la historia de la izquierda porque claro, es un acto fuertemente antiimperialista de una gran enseñanza para las juventudes nuestras, entonces qué importante que hoy esté con nosotros el compañero además reafirmando toda una concepción ideológica y un compromiso militante. La verdad es que aporta mucho al esfuerzo que estamos haciendo de recuperar el aliento antiimperialista que este pueblo tuvo y que vive en la conciencia de este pueblo y que es imprescindible para poder cambiar esta sociedad. Realmente lo escuchamos con muchísimo gusto y reaprendiendo estas cosas que nunca tenemos que dejar de recordar y de enseñar a las generaciones que se están incorporando a la lucha.
Chury: Y rescatando tiempo adentro esa riqueza de la firmeza ideológica y de la lucha contra el imperialismo que caracterizó históricamente al Uruguay ¿no?
R. Rojas: Ah sí, totalmente. Uruguay, y lo digo con todo respeto a los demás países y pueblos de América Latina porque todos luchan, pero después de Cuba Uruguay fue uno de los abanderados más grandes que tuvo la lucha antiimperialista. Y este hecho es un hecho individual, pero no hay que despojarlo del contexto porque no hubiera sido posible sin la lucha del pueblo uruguayo antes. Hay que ubicarlo así, sino no tiene sentido. Y Rubio, te agradezco las elogiosas palabras pero es así como tenemos que pensar estas cosas.
E. Rubio: Acá le llega un saludo de Daniel Borges
R. Rojas: Daniel Borges es un compañero del 26 de Marzo. Yo no soy del 26 de Marzo pero le tengo un gran respeto a ustedes y a todo el 26 de Marzo. Y él es un militante del 26 fanático, que tomamos vino, comemos asado, nos peleamos pero estamos juntos.
Era un militante de ustedes, de su fuerza política que ustedes tienen siempre gente trabajadora. Lo que yo veo que ustedes tienen mucha gente humilde, gente trabajadora. Es un constructor, gente buenísima los hermanos Borges, está Joselo también anda en Guichón matando mulitas y capinchos. Me va a visitar porque vivo en un trailler en Punta Espinillo a orillas de un río entonces ellos me van a ver y comemos asado, pescamos, nos peleamos un poco y después nos amigamos.
Chury: Esto conlleva el gran entorno de lucha antiimperialista de su tiempo como él dice al señalar que fue una actitud personal pero en el entorno y con ese respaldo del espíritu de lucha contra el imperialismo que justamente caracterizó esa década muy fuerte y que después siguió siendo la lucha contra la dictadura. Pero también la repercusión que tuvo en el mundo, internacionalmente. Esa foto recorrió el mundo, fue registrada por la revista Life de los Estados Unidos.
Pero Héctor Morales de la Coordinadora de jubilados está por allí ¿cómo te va Héctor?

H. Morales: Efraín, muy bien, muy emocionado por tener la oportunidad de poder saludar a Roland que recuerdo en forma patente ese acontecimiento que sacudió no sólo al Uruguay sino al mundo. Un joven uruguayo de humilde condición se atrevía a lanzar un escupitajo a la cara de uno de los hombres más poderosos de la tierra en aquel momento.
Yo lo conocí a Roland porque militaba en la zona por donde yo vivía y más allá de que yo no era afiliado al Partido Comunista sentí una profunda admiración por ese muchacho que tuvo la valentía, la osadía de realizar un acto político más que nada, tan contundente, tan expresivo de los sentimientos antiimperialistas de nuestro pueblo.
R. Rojas: Es un gusto escucharte y saber que estás bien y estoy muy emocionado por tus palabras. Tengo una profunda admiración por tí por la lucha que llevás en defensa de los jubilados y estoy muy contento por lo que tú decís.

Chury: Nos vamos otra vez a 1965. La visita de Dean Rusk, la preparación de un ejército latinoamericano comandado por los Estados Unidos, unas fuerzas armadas de intervención que pudieran actuar precisamente cuando EE.UU. lo necesitara. En chico se está operando esto en Haití ¿no?
R. Rojas: Sí, es una materialización de aquello. Pero nosotros nos opusimos. Todo lo que pudimos lo hicimos.
Chury: ¿Cómo fue tu militancia a partir justamente de este hecho?
R. Rojas: Seguí en la UJC pero cambió mi vida porque la juventud hacía de eso una bandera de lucha y los jóvenes de aquella época me apreciaban mucho. Pero siempre tuve un perfil muy bajo, era una persona que siempre me rehusé a todo lo que era hacer de eso ... Trataba en todo lo posible de seguir mi vida normal, de quitarle entidad personal, siempre soñé que sirviera de ejemplo para otros. Y bueno, seguí luchando y participando, yo fui miembro del Comité Central de la UJC y me nominaron también después miembro del Comité Central del Partido Comunista, en la época de Rodney Arismendi, que es una persona que es un gran olvidado también por esta sociedad, porque es un hombre que ideológicamente podemos cuestionar o no pero fue una persona de gran capacidad ideológica y que impulsó a la izquierda junto a otros. Porque en aquel tiempo todas las fuerzas de izquierda, todos los que intervenía, eran grandes conocedores de la ideología, entonces había una gran lucha ideológica dentro de la izquierda que ahora ni sueño de eso porque sólo ustedes están encauzando eso un poco pero solos.
Chury: Ciertamente. El otro día cuando estábamos con las grabaciones del primer acto de masas del Frente Amplio fundacionales, estábamos irradiando los discursos y hay un final en el discurso que decía Arismendi justamente, que marca una profundidad antiimperialista muy fuerte y una afirmación ideológica muy fuerte, que se nota en los discursos de la época, por lo tanto es interesante Ronald lo que estabas diciendo. Polidoro nos llamó y dice que Dean Rusk fue también presidente del Banco Mundial. Antes los escupíamos, ahora la izquierda brinda con champaña con el Banco Mundial.
Otro mensaje: Ustedes los de la 36 ni se imaginan el capital que atesoran dentro de su audiencia. No me quiero identificar por no pecar de protagonismo, pero soy comunista y me siento orgulloso de serlo y de tener camaradas como Roland. El mundo será de los trabajadores. Será.
Muy bien, nos pregunta América si Ronald mejoró de la vista después de la golpiza que le dieron en aquella época. Porque vos aparecés con lentes allí...
Ronald: Sí, sí. No, bueno ahora estoy bastante bien dentro de lo que puedo estar con la edad que tengo. Ya tengo 60 años y entonces ando con un poco de cosas pero bien...
Chury: La está viendo clara...
Ronald: Sí, sí y bueno, ahí está el tema...
Chury: Por lo menos en el lugar donde estar. Bueno, estuviste hablando con “Piringuín” ¿no?
Ronald: Sí, sí, con uno de los muchachos que...Yo nací en La Teja y militaba con la UJC con el grupo de juveniles ahí y seguro, me mandaban a todos los lugares donde había algún problema, que no funcionaba algo, algún círculo (como se lo llamaba antes) yo iba y trabajaba con la gente. Entonces me daban para dormir y yo dormía en la pieza que me daba la gente.
Él es uno de los que me recibió, estuve 3 días ahí, me acuerdo perfectamente de eso.
Chury: Ronald, te quería preguntar porque lo bueno es irnos un poco a todo ese tiempo. ¿Cómo era ese tiempo? ¿Cómo era la lucha? ¿Cómo era la lucha antiimperialista de la izquierda en ese tiempo?
Ronald: Claro, era profunda por lo que estábamos hablando anteriormente. Era porque tenía una base ideológica, un componente ideológico muy grande. Y estratégico porque también era parte de la estrategia de los grupos revolucionarios, estaba incorporada a las plataformas de lucha de esos tiempos ¿no? Y como vía al mundo y como vía en todos los sentidos.
Vuelvo a reiterar, Vietnam y Cuba para mí fueron los referentes más importantes, los componentes más importantes de esa lucha.
Y bueno, tenía una base científica también ¿no? Tenía una base científica, un componente social muy grande porque aparte EE.UU. era como ahora, o es peor ahora porque en algunas cosas es peor y en otras no. Pero la lucha era enconada, era una lucha a muerte...
Chury: Era enconada, yo creo que es el término perfecto. Es decir, se tenía claro que allá estaba el imperio y que contra el imperio había que luchar...
Ronald: Sí, no había otra lucha. O sea, inclusive confluía en gente que no era marxista-leninista, era un campo amplio de la lucha. No era solo y exclusivo de los comunistas, si bien ellos estaban con otras fuerzas, con otras fuerzas políticas de la izquierda eran abanderados. Es decir, para mí era el componente fundamental de esa estrategia de cosas.
Y era parte integrante hasta de los programas nacionales económicos, sociales y en las banderas de lucha nacional se incorporaba el imperialismo como un elemento imprescindible...
Chury: Sí, sí, sí, como el factor desencadenante de las crisis vernáculas y locales y sus cipayos de turno...
Ronald: Sí porque era el causante principal de esas miserias, como sigue siendo ahora.
E. Rubio: Uno de los oyentes que llamó, entre todas las llamadas que hubo apoyando a la marcha, queriendo ser irónico hablaba de la marcha de la división, de los que querían romper la unidad.
Yo lo escucho al compañero acá con esta claridad con que expone, con la convicción con que expone, con la historia que nos pone sobre la mesa y yo me pregunto: ¿Ustedes serían todos oportunistas de izquierda en aquel momento? ¿Serían divisionistas en aquel momento porque enfrentaban así al imperialismo?
Ronald: Sí, sí, eso es viejo ya. No es así, yo creo que ustedes están luchando, al contrario, todo lo que están haciendo es para unir a la izquierda y sobre bases sólidas de principios. Y lo hacen realmente, no son personas que mandan a decir las cosas. Se exponen y se exponen bastante porque hay que estar en este camino que no es fácil.
Pero yo les digo a todos los comunistas viejos, a todos los socialistas viejos, a todos los militantes de a pie del MPP, a los que pasaron por la lucha, toda esa generación del 60 y a los jóvenes también, que no importa lo que hagan los gobiernos. Los gobiernos vamos a aceptar que capaz que tienen razón o decir bueno, mantener un protocolo. Pero los pueblos no tenemos protocolo, los pueblos no tenemos compromiso con ningún presidente, nosotros vamos a seguir luchando contra el imperialismo, por la libertad y por la felicidad de nuestros pueblos. Nosotros no tenemos compromiso con nadie entonces los dirigentes de los partidos de izquierda está bien, que ellos vayan, le den la mano a Bush, le den un abrazo, tomen un té, sean amables. Como dicen que lo cortés no quita lo valiente. Hasta ahora vimos lo cortés, lo valiente no lo vemos, no sé dónde está lo valiente. Con todo respeto yo quisiera ver del Presidente de la República qué es lo valiente de él, dónde está, cuáles son las palabras que puedan decirse que el pueblo pueda escuchar que demuestren una valentía, no hay, o sea todo es amabilidad, abrazos, coincidencias y besos y ahora parece que las contradicciones no se hacen con lucha, se hacen conversando. Y no es así porque precisamente si una cosa hace el imperialismo es que no conversa, actúa y actúa de manera terrible para los pueblos.
Entonces que los militantes vengan. No van a perder nada. Y bueno, si los dirigentes dicen que no, que hay que apoyar al gobierno, yo me solidarizo mucho con este compañero del partido Comunista que lo han expulsado. Es una cosa triste, tristísima que sea por eso porque si lo hubieran echado por cualquier otra cosa, pero ...
Chury: Sí. Aprovecho para leer algo que hemos recibido hoy. Con el logo del partido Comunista del Uruguay. Dice: Partido Comunista del Uruguay, Comité Central, 25 de febrero de 2007. Y el texto señala: "El Comité Central, en función de las declaraciones realizadas por el compañero Héctor Morales desde la radio cx 36 en la audición de la Coordinadora de Jubilados y Pensionistas, agraviantes contra miembros de la dirección del Partido entiende que el compañero Héctor Morales tomó la decisión de auto excluirse de filas del Partido, en función de ello resuelve:
1° separar en su condición de miembro afiliado al Partido Comunista al compañero Héctor Morales por militar en contra de la unidad del Partido y de las organizaciones sociales;
2° elevar a la Comisión de Control todos los antecedentes y sus dichos como faltas graves.
3° en función del informe que emane de dicha comisión, resolver en el próximo Comité Central".
Esto es lo que se venía hablando.
R. Rojas: Si, yo lamento mucho. Respeto mucho los otros sectores, yo soy un ex- comunista y le debo mucho a esa historia y a esa organización de esos tiempos, lo reconozco. Y me da un poco de lástima. Pero que vaya el pueblo, que la gente diga "que ellos hagan los compromisos que quieran, nosotros no tenemos compromisos" Y no es un presidente cualquiera que viene de una potencia imperialista. Es un asesino que le mintió al pueblo norteamericano, que inventó una agresión. El pueblo de Irak se está desangrando, un pueblo maravilloso que está luchando contra el ejército más poderoso de la tierra y a veces es hasta más difícil porque antes cuando Vietnam estaba la URSS que le daba herramientas, le daba armas, le daba comida y el pueblo estaba respaldado. Irak no tiene a nadie, está solo en el medio de esto, solo con la solidaridad de los pueblos del mundo. Bush es un asesino, es un criminal. Pienso que políticamente es un error garrafal. Ya que están mucho para las frases de Artigas, también por unos dólares no vamos a empeñar nuestra dignidad.
No hay un sólo vínculo del pueblo iraquí que Estados Unidos pueda decir que le hizo algo, ni una bomba atómica ni una bomba de alquitrán, nada. Mintieron todo, todo por el petróleo.
Chury: Y ese es el hombre que estamos recibiendo.
R. Rojas: No es un hombre cualquiera, no es un estadista.
Chury: Vázquez dijo que era como un presidente cualquiera. No lo es, no hay que confundirse.
R. Rojas: No es no. Eso es algo que nosotros podemos ver. Ojalá nunca estuvieran en esa situación pero el pueblo está luchando bastante bien porque el pueblo iraquí le está dando una paliza bastante buena y se van a tener que retirar de ahí tarde o temprano y va a ser la caída política de Bush, eso es obvio.
Por esas razones hay que ir a la marcha, por todo eso y me gusta mucho lo que dijo un hombre: voy a llevar a mi hija. Bueno, lleven los hijos y vayan a la marcha y enséñenle para que vaya quedando en las generaciones que vienen esa capacidad que tiene nuestro pueblo y ese sentimiento antiimperialista que no se puede perder.
Chury: Ese es un buen mensaje para los jóvenes.

Chury: Roland, no sabés lo que nos alegra que hayas venido. Y para aquellos que se hayan olvidado lo que dijimos al principio, volvamos a 1965. Llega el hombre del imperio a conformar una fuerza militar colectiva de los países satélites de América Latina y para cuando Estados Unidos tuviere que invadir a alguien, contará con una fuerza mucho más grande y además quiero decir, hasta con la inversión de los propios países pobres del patio trasero, como llama EE.UU. a esta parte de América.
Bueno, quien habló con nosotros, Roland Rojas, es el hombre -como dice la foto- de la escupida a Dean Rusk, secretario todopoderoso de Estado, hombre de Bahía de Cochinos, de Playa Girón, hombre de acentuar la invasión y el genocidio en Vietnam.
Roland Rojas ha estado con nosotros esta mañana. No será la última
R. Rojas: Bueno. Gracias a ustedes, gracias a esta radio maravillosa que yo admiro mucho y me despido de todos, estoy a disposición y los invito a todos al viernes. Yo voy a estar en la primera fila.
Chury: Te leo un correo electrónico que acaba de llegar. "Quiero hacerle llegar al compañero Rojas un fuerte abrazo y mi mayor reconocimiento por la reivindicación de su gesto que hoy, junto a él con legítimo orgullo, reivindicamos. Los Huidobro, los Mujica y tantos y tantos otros, deberían recoger el guante y acompañar este tipo de reivindicaciones, de lucha antiimperialista, recordando aquellas acciones contra la General Motors, la Coca Cola, el City Bank y tantas demostraciones contra el imperialismo incluyendo el recuerdo al gallego Más Más y el ajusticiamiento de Dan Mitrione. Me pregunto ¿se animarán? Fraternalmente, Mejías Collazo es quien te lo envía.
R. Rojas: Ah bueno, muchas gracias. Muchas gracias.