CON 50 VOTOS A FAVOR Y 49 EN CONTRA, SE APROBÓ LA INICIATIVA DEL DIPUTADO DE LA UNIDAD POPULAR, EDUARDO RUBIO, LA COMISIÓN INVESTIGADORA SOBRE LA SITUACIÓN EN ASSE Y LA ESTAFA AL FONASA.
Jueves 10 de agosto de 2017.

 

Rubio.jpgDiputado Silvio Ríos.jpg

La comisión quedará integrada por 9 miembros, 4 por el Frente Amplio y 5 de la oposición, que conservará la mayoría. El plazo para trabajar será de un año.
El diputado Gerardo Núñez del oficialismo dijo que la comisión investigadora va a investigar lo ya investigado y que de esta forma se pretende atacar la reforma del sistema de salud del Frente Amplio.
El diputado Eduardo Rubio indicó que el objetivo no es destruir la salud pública, sino fortalecer el sistema ante una ofensiva privatizadora, terminando con la impunidad y el amiguismo.
El diputado Eduardo Rubio de la UP, miembro informante afirmó en primera instancia que “la salud es un derecho humano esencial, no una mercancía y tenemos la obligación de controlar los recursos que se vuelcan al sistema de salud, que no son pocos”.
“Esta denuncia parte de un trabajo serio y fundamentado, acá no hay literatura, hay hechos concretos”.
A continuación escuche la exposición de diputado Eduardo Rubio y parte del debate que se dio en la Cámara de diputados.

http://ar.ivoox.com/es/investigadora-asse-10-8-2017-audios-mp3_rf_20267750_1.html

 

Diputado Eduardo Rubio: Señor presidente, hemos presentado esta denuncia solicitando que se investigue la gestión en ASSE, desde 2008 hasta la fecha, y la llamada estafa del Fonasa, ambos temas vinculados a la salud, partiendo de nuestra concepción de que la salud es un derecho humano esencial, no una mercancía, y de que la sociedad realiza un gran esfuerzo, a través del Estado, volcando una importante cantidad de recursos para que este derecho se concrete.
Como parlamentarios, tenemos la obligación de velar por el cumplimiento del derecho a la salud y de controlar el uso de los cuantiosos recursos que la sociedad vuelca, precisamente, a todo el sistema de salud, que no son pocos.
Esta denuncia ‑puedo decirlo con tranquilidad porque no estoy hablando a título personal; esto es trabajo de equipo‑ parte de un trabajo serio y fundamentado. Aquí no hay literatura; son setenta y cuatro páginas que plantean hechos concretos.
Antes de seguir desarrollando nuestro pensamiento, quiero agradecer, en primer lugar, a los compañeros de la bancada, que dedicaron horas y horas, durante meses, para hacer este informe tal cual es: fundamentado y serio.
En segundo término, quiero agradecer a los trabajadores de la salud, al personal médico y no médico, que aportaron todo su conocimiento, su experiencia, su información y, sobre todo, su compromiso con la salud del pueblo.
También quiero agradecer al pueblo, a la gente común que nos arrimó información y que prestó su voluntad de pelear en defensa de la salud pública.
Asimismo, quiero reconocer la actitud de todos los partidos que integran este Cuerpo, que van a apoyar unánimemente la instalación de esta comisión investigadora, lógicamente, por distintas razones, pero no creo que nadie vote una comisión investigadora porque sí, si no hay un informe que lo amerite. Las razones pueden ser distintas, pero partimos de una denuncia concreta y fundamentada. Entendemos que esta decisión de todos los partidos de respaldar la comisión investigadora es una buena señal política del Parlamento a toda la sociedad. Cuando tan mal se habla de la política, son estos pasos los que también jerarquizan la actividad política.
Quiero decir que en materia de defensa de las empresas públicas, de la lucha contra las privatizaciones, no nos sentimos más que nadie, pero nadie nos puede dar clase, señor presidente. Tenemos una historia de enfrentar la política privatizadora, en los gobiernos de antes y en los gobiernos de ahora. Para poner un solo ejemplo, hace pocos días, cuando el ar­tículo 100 de la Rendición de Cuentas consagraba la liquidación de AFE, la privatización del sistema ferroviario, acá pudo haber más de un discurso, pero hubo un solo voto en contra de la privatización: el nuestro.
Por lo tanto, no es nuestro objetivo destruir la salud pública; al contrario, lo que queremos es fortalecer el sistema público ante una ofensiva privatizadora, pero después vamos a hablar de esto.
¿Cuál es nuestro objetivo con la creación de esta comisión investigadora? Corregir lo que está mal; que todo lo que se invierte en la salud, que es mucho ‑vamos a dar cifras‑, redunde en un mejor servicio de salud para la gente, y que, ante lo que está mal, se establezcan las responsabilidades, para terminar con la impunidad y con el amiguismo.
Nosotros decimos en la denuncia que cuando se sanciona la Ley Nº 18.211, que consagra la reforma de la salud y crea el Sistema Nacional Integrado de Salud, se coloca a ASSE como un prestador más de salud de todo ese sistema, pero con una diferencia esencial: como prestador público de salud, ASSE no tiene entre sus objetivos el lucro, en tanto los prestadores privados tienen como objetivo principal de toda su actividad el lucro. Ahí es donde hay una contradicción insalvable. La complementación entre lo público y lo privado tiene, generalmente, la misma consecuencia: pierde el público, que no tiene afán de lucro, y gana el privado, que sí lo tiene. Los números y la historia lo están demostrando.
Creemos que a partir de una concepción que define la salud como un derecho humano esencial que nunca puede ser objeto de lucro, es el Estado el responsable de garantizar el acceso a una atención digna y gratuita en salud a todos los habitantes de la República. Somos conscientes de que esa no es la realidad de hoy, puesto que el sistema vigente, que combina lo público con lo privado, consolida el criterio de la salud como mercancía.
El otro día nos visitaron los trabajadores de la Federación Uruguaya de la Salud y, hablando de este tema y de esta denuncia ‑a la que ellos aportaron información‑, les planteamos que este sistema consolida la privatización de la salud. Les preguntamos por qué la Federación de Salud Pública, que hasta último momento mantuvo la consigna de un sistema único y estatal de salud, había cambiado su consigna. Una trabajadora dijo que les habían dicho que el Sistema Nacional Integrado de Salud era el camino para el sistema estatal y único, público, de salud. Le dije que les mintieron, porque por ese camino nunca van a llegar a eso; todo lo contrario. Miremos las cifras. ¿Saben cuánto se invierte en el país en salud, en su conjunto? US$ 3.000.000.000; el 6% del PBI, lo que necesitamos para la educación. ASSE se lleva un poco más de US$ 1.100.000.000; es lo que votamos en la Rendición de Cuentas. Los privados se llevan US$ 2.000.000.000. ¡US$ 2.000.000.000! Y el 22% del presupuesto de ASSE se va en tercerizaciones y privatizaciones. ¡Caramba! ¿Quién está fortaleciendo lo privado contra lo público? ¿Quién está favoreciendo la privatización de la salud? Este sistema.
Tendríamos mucho gusto de establecer un debate programático e ideológico sobre este tema; estamos dispuestos a darlo en cualquier ámbito, pero somos conscientes de que hoy el sistema vigente es este. Por eso, el fin de la comisión investigadora no es plantear una discusión de fondo sobre el Sistema Nacional Integrado de Salud. Con gusto también la daremos, pero lo que pretendemos es que, dentro de este sistema, cuando se terceriza, cuando se privatiza, se respeten el Tocaf y las resoluciones de los organismos de contralor, y que se sea especialmente cuidadoso en evitar caer en conflictos de intereses. En la conjunción del interés público con el privado se debe ser absolutamente transparente. Yo defiendo esto, aun en un sistema que no comparto. Pero esto es lo que ha pasado, a nuestro juicio, en la gestión de ASSE. De ahí la denuncia, que se basa en información con sustento documental; acá están los documentos.
Se ha dicho en la prensa y también aquí que, en realidad, lo que nosotros estamos denunciando ya está presente en las auditorías de ASSE y ya está encaminada la solución de la mayoría de las cosas. ¡Ojalá fuera así!
En parte de nuestra denuncia nos basamos en las auditorías, porque es un documento incontestable. Ahí es que se están plasmando las irregularidades, las ilicitudes, la conjunción del interés público y el privado, que yo les digo ‑perdónenme‑ que es corrupción. ¿Cómo puedo llamarle cuando un jerarca, con responsabilidades, de una unidad ejecutora se contrata a sí mismo y cobra cualquier precio? Le pueden poner el nombre fino que quieran, pero es corrupción.
Agregamos otros elementos. Es más, nos privamos de agregar denuncias que no tuvieran una documentación fehaciente, porque como además vamos a investigar la gestión de ASSE desde 2008 hasta ahora van a aparecer más cosas. ¡Cómo que no! Miremos las auditorías. Ya se dijo aquí que en la auditoría externa de setenta unidades ejecutoras, solo veintinueve presentaron información, y veintisiete tenían irregularidades. ¿Y el resto? Los que no presentaron nada, ¿será que allí no hay cosas para investigar? La lógica es que, en este caso, el 3% de las unidades ejecutoras que presentaron información no tenían irregularidades ni ilicitudes; solo el 3%. Si mantenemos esa proporción, habrá para investigar en ASSE, ¿verdad?
Lo mismo sucede en la interna: de veinte, veinte, es decir, el ciento por ciento. ¿Y las cincuenta restantes? A nosotros nos parece que esta misma realidad ‑que se plantea, además, como el elemento de que no hay nada nuevo‑ nos está demostrando que tenemos que investigar.
En el tema Arquitectura, la auditoría se había propuesto auditar veinte de las setenta unidades. No llegó a las veinte; auditó solo once y en todas encontró irregularidades. Entonces, ¿no les parece que cuando estamos hablando de un presupuesto de US$ 1.100.000.000 tenemos que investigar? Ojalá que la mayor parte de las cosas ya estén corregidas, pero tenemos que obligar a que se corrija lo que no lo está.
Nosotros hemos dividido esta denuncia en siete capítulos.
El Capítulo I abarca todo el tema de tercerizaciones. Allí están: a) Contratación de empresas de limpieza, vigilancia, mantenimiento, etcétera; b) Contratación de camas de CTI y cuidados moderados; c) Traslados; d) Contratación de estudios médicos, servicios de oxigenoterapia, contratación de profesionales y técnicos. El Capítulo II es una puesta a punto con la Rendición de Cuentas 2015 de cómo se dividen los gastos en ASSE y cuánto se va en privatizaciones. El Capítulo III trata de Arquitectura. El Capítulo IV engloba las situaciones de varias unidades ejecutoras que merecían un tratamiento especial. El Capítulo V tiene que ver con la Comisión de Apoyo. El Capítulo VI tiene relación con los aportes de los suplentes en ASSE. Tanto la situación de la Comisión de Apoyo como la de los suplentes son denuncias que nos llegan de parte de los trabajadores. El Capítulo VII trata sobre el Fonasa.
Sobre las tercerizaciones ya se ha referido el diputado preopinante leyendo parte de nuestra denuncia, pero allí surgen irregularidades e ilicitudes gruesas. Me quiero detener en esto. Por ejemplo, en el Centro Hospitalario Pereira Rossell hubo un expediente de contratación de servicio de conserjería que no pudo analizarse porque le habían arrancado hojas al expediente. Esto me parece que es gravísimo y que merece, sin duda, ser investigado, así como la falta de dictámenes de las comisiones asesoras en la adjudicación, la falta de intervención del Tribunal de Cuentas, la inexistencia de resoluciones de adjudicación y la inexistencia del depósito de garantía exigido por la ley. ¿Saben qué pasa? Que cuando no está el depósito, y esta situación se daba en el 83% de las unidades ejecutoras, y la empresa no cumple, paga ASSE, paga el Estado.
¿Por qué decimos que el proceso de contratación de camas de CTI alienta la privatización? Hay varias denuncias concretas en este ítem. ¿Cómo es que ASSE no apunta a crecer en la construcción de CTI? Cuando se construyó el CTI en Rivera, el ahorro fue sustancial. Sin embargo, miren lo que pasa en Artigas. ASSE precisaba contratar un promedio de 42 días/cama al mes. Entonces, realiza un convenio con la mutualista Gremeda, que le da un precio de $ 33.927 más IVA por día, por cama. Como dijimos, ASSE precisaba 42 días/cama por mes. Gremeda no tenía esa cantidad, por lo que le contrata 30. Y mientras le va pagando 30 días/cama, con esa plata la mutualista construye las otras camas. Cuando las construye, ASSE contrata las 42 días/cama por mes. Es decir que le pagamos la construcción al privado. ¿Esto no es privatización?
En cuanto al tema traslados, acá se ha manejado una mejora en este rubro. Nosotros votamos gustosamente todas las mejoras que vinieron en la Rendición de Cuentas, como por ejemplo una dotación importante de recursos para la compra de unidades móviles. Pero esto que voy a nombrar es de ahora, de agosto de 2017, de la asamblea de Gremios Médicos de las Unidades de Emergencia Móvil y Núcleo Base de ASSE. Estamos hablando de SAME 105.
Dicen los médicos y los trabajadores de SAME: "En los últimos años venimos siendo testigos" de un empeoramiento "de los servicios brindados por SAME 105, a diferentes niveles: pobre cobertura de guardias, llevando a tener en varias oportunidades menos de 4 móviles para asistir a los usuarios de ASSE en la zona metropolitana, realizar traslados de centros periféricos, interinstitucionales y área de cobertura; bases en malas condiciones; móviles en malas condiciones".
Esto fue dicho en agosto de 2017; no lo dice la Unidad Popular, sino el Núcleo de Base de los trabajadores de SAME 105 y los médicos. Claro que reconocemos las mejoras, pero esto es lo que dicen los trabajadores en materia de traslados.
También en esta materia encontramos convenios y contratos que hablan claramente de la conjunción del interés público y el privado. Ya se hizo referencia al Hospital de Bella Unión y también se dijo ‑acá están los documentos‑ que en la inauguración de la empresa de los médicos que siguen ocupando cargos de altísima responsabilidad estuvieron la entonces ministra, doctora Muñiz, y la presidenta de ASSE; todos sabían de quién era la empresa. Estuvo tres años contratada, le levantaron el contrato y después siguieron trabajando por compra directa. El incremento del gasto es brutal: en el año 2012 se gastaron en Bella Unión $ 450.000 en traslados; en el año 2013 se contrata a la empresa y crece el gasto a $ 6.200.000; en el año 2014 el gasto fue de $ 13.000.000, y en el año 2015 un poco más de $ 13.000.000.
Capaz que en la comisión investigadora vienen y nos dicen que pasó tal y cual cosa, y que a eso se debió el incremento del gasto. Cualquiera piensa que hay que investigar y determinar responsabilidades. Hay una clara situación de conjunción del interés público y el privado. Es verdad que lo detectó ASSE, pero ¿qué pasó después?
Lo mismo ocurrió en Dolores, Soriano, con la misma empresa, que fue denunciada a la Justicia por parte de un edil de la Junta Departamental. En dos centros hospitalarios se dio la misma situación con la misma empresa. ¡Y hablamos de millones de pesos!
Además, cuando se levanta el contrato se mantiene la contratación a través de compra directa. ¿Qué hacía el director regional en ese momento? ¿Qué pasaba con las autoridades de ASSE?
Los traslados es un tema que debemos investigar, para mejorarlo, ¡claro que sí!, y para terminar con la impunidad, porque es plata que se paga de más.
Hablando de los traslados y de las carencias del SAME 105, los trabajadores del Hospital Pasteur me decían que un traslado del Hospital Español al Hospital Pasteur cuesta $ 40.000. ¡Un traslado! ¿Cuántos traslados se harán por mes? ¿Esto no merece algún control? ¿No merece una investigación? ¿Está todo bien? ¿Denunciar esto es ir contra lo público? No; denunciar esto es salvar lo público, porque ahí se va la plata de los trabajadores.
Con respecto a la contratación de estudios médicos profesionales y técnicos, por ejemplo, queremos referirnos al convenio de complementariedad en Cerro Largo con Camcel. ASSE contrata ciento ochenta tomografías de regiones al mes durante el primer año. Esto es muchísima plata: $ 5.000 cada una. No soy especialista en temas de salud, pero si además se necesita anestesia, van $ 5.000 más, y si se trata de otro tipo de tomografía se van $ 12.000 más. Entonces, si hay que hacer tantas tomografías, ¿no convendrá tener un tomógrafo en el Hospital de Cerro Largo? ¿Quién gana con esto? Ciento ochenta tomografías por mes a $ 5.000 como base ¡Luego sumen lo otro! ¡Y ASSE dice que conviene hacer este convenio porque, si hubiera que trasladar al paciente a Montevideo, la tomografía saldría más cara! ¡Claro, si le suman el traslado!
Ese es otro problema con el que nos encontramos, es decir, ASSE no tiene un precio para contratar. Es el mayor comprador de servicios de salud de todo el país. Una cama de CTI en Artigas le cuesta $ 33.000 más IVA; en Cerro Largo, $ 28.000 más IVA; en San José, $ 18.000 más IVA. ¿Quién fija el precio? ¡El privado!
Lo mismo ocurre con los traslados. Hoy escuché que hay que pelear para cambiar. Bueno, si de este trabajo y de esta investigación surgen iniciativas, sería algo espectacular.
Tendríamos muchos más ejemplos para dar, pero queremos resumir para respetar el tiempo.
En los cuadros que presentamos en el Capítulo II, claramente se muestra cómo se gasta el dinero de ASSE, cuánto se va en privatizaciones y en cuánto se ha incrementado el costo de los traslados, por ejemplo, de 2009 a 2015, cuando además se nos dice que ha mejorado el servicio de traslados que tiene ASSE.
La División Arquitectura de ASSE no tiene un valor del costo del metro cuadrado de construcción y acepta el que le dan. Después tenemos la situación de las comisiones de obras, la falta de controles y el pago por adelanto de obra sin ningún control.
Hay un hecho inédito, insólito. En el Hospital Pasteur se pidió precios para arreglar una cúpula, recibieron el presupuesto, se pagó la obra, pero esta no se hizo. ¡Se pagó la obra!
También se ha hecho referencia a la situación de las colonias psiquiátricas, que es un tema complejo. En la sesión del día de ayer se analizó el proyecto de ley de salud mental, que no creemos que avance demasiado en la mejora de estas situaciones. Allí nos encontramos con faltas de control en el manejo del dinero de los pacientes, en los gastos de cantina; en las colonias en que hay ferias internas los pacientes concurren solos, pero no se controla si compran lo que no pueden ni si se les entrega lo que compran. ¡Hay una realidad muy grave!
Cuando se hizo la auditoría faltaba declarar por la situación los ahorros que tenían los pacientes antes de su fallecimiento. ¿Qué pasó con todo esto? La auditoría lo detectó. ¿Qué pasó con todo esto?
También queremos referirnos a la situación de algunas unidades ejecutoras. Aquí se ha planteado cuánto ha mejorado la salud, y nosotros decimos que hubo cosas que mejoraron.
A mí no me van a contar cómo se atiende en ASSE porque soy usuario de este servicio; lo era hace tiempo y lo sigo siendo. Conozco el esfuerzo y las condiciones en la que trabajan los trabajadores y los médicos; hago cola en el hospital que me toca. ¿Saben cuántas veces no están los medicamentos que se necesitan? ¡No me lo van a contar! ¡No me tienen que pasar un volante con propaganda! Sé lo que está bien, lo que se ha mejorado y lo que no está bien.
Hablamos de fortalecer la salud pública. La diferencia salarial de los trabajadores y médicos de la salud pública con respecto a la salud privada es una forma de desmantelar lo público. ¿Por qué la salud privada puede pagar los sueldos que paga? ¡Por toda la plata que le pasamos! ¡Claro que le pueden pagar mejor a los cirujanos y anestesistas si la plata la pone la sociedad! ¡Esto sí que es un mecanismo muy concreto de privatización!
El centro de salud del Cerro no tiene guardia pediátrica los días sábados y domingos, y los días miércoles, jueves y viernes queda sin guardia pediátrica entre la hora 20 y las 8 de la mañana. Estamos hablando del Cerro, que es la cuna del Uruguay, porque es donde más niños nacen en este país. El 47% de los niños que nacen en el Cerro están por debajo de la línea de pobreza y el 40% de ese porcentaje se encuentran en una situación de grado 1 respecto a los requerimientos de atención. Allí faltan 96 horas semanales de guardias pediátricas y en Piedras Blancas, si no recuerdo mal, faltan 54 horas semanales. El tiempo de espera para especialidades pediátricas en la zona periférica es de tres meses, y el tiempo de espera en el Cerro para el control médico pediátrico es, por lo menos, de dos meses. El centro de atención del Cerro está precioso, espectacular, y lo reconocemos, pero tenemos estas carencias.
Los médicos del Cerro me decían: "¿Sabe qué? Estamos acá por convicción y por vocación. Si cruzamos enfrente, ganamos el doble, y no tendríamos los problemas que tenemos acá".
Por suerte hay médicos, enfermeros y trabajadores que dejan el alma en la lucha por la salud pública.
En cuanto a la situación en el hospital de Las Piedras, debo decir que allí no hay CTI. Un edil del Frente Amplio, en el período pasado, denunció que la morgue de ese hospital ‑nos acercó esta denuncia‑ se encuentra en el subsuelo, frente a la cocina, debajo de la sala de maternidad, y que la ventilación comunica todo el edificio. En la denuncia se dice que en la heladera de la morgue hay dos lugares ‑esto no tiene mucho que ver con salud pública‑ y que una familia debió llevarse un cadáver a su casa durante dos o tres días esperando que hubiera un lugar.
En cuanto a la situación del hospital de Canelones, quiero decir que el otro día estuve visitándolo; me invitó la asociación de usuarios. Estuve con la directora, quien me mostró el CTI.
Se desmanteló antes de inaugurarse; no había personal. Es realmente poco creíble.
Me voy a referir a la situación del Hospital de Ojos; le pido un solo minuto para terminar, señor presidente.
La directora del Hospital de Ojos estuvo supervisando la operación de los médicos cubanos, a quienes no les revalidaron el título. ¡Así están los oftalmólogos uruguayos, firmando y cobrando por acto médico! Ella aparece firmando cuando el reloj la ubica fuera del hospital. Una resolución de ASSE dice que, fuera del horario de trabajo, la directora puede ejercer su profesión. Yo me pregunto cuál es el horario de trabajo de un director de hospital. ¿Cuándo se deja de ser director del hospital, estando en el hospital? Nunca lo había escuchado. A las trabajadoras que denunciaron el hecho, las sumariaron, y la directora sigue siendo la directora.
Termino con la denuncia del Fonasa, la llamada "estafa del Fonasa". Lo que planteamos no es la novela policial que tuvimos en la televisión. Acá hubo estafa del Fonasa porque salieron datos del BPS que habilitaron a las mafias a ir a buscar a las personas que podían cambiar de prestador de salud o ingresar al prestador de salud. Queremos investigar por qué se dio esa situación, señor presidente. Estamos convencidos de que todas estas denuncias y el avance de la investigación van a ayudar a salvar la atención pública en salud y a terminar con el amiguismo, las ilegalidades y los hechos de corrupción donde los haya.
Gracias.

Diputado Silvio Ríos: Ya a esta altura creo que se han definido o se ha hecho explícito una cantidad de denuncias que ya están hechas y contenidas en los documentos que estamos manejando.
Voy a volver a insistir en un tema que el diputado denunciante en su escrito, en su introducción y como fundamento, habla de la salud como una mercancía y enuncia la salud como derecho. Yo quiero decir que la diferencia que hay entre la postura que tiene él y la postura que tenemos nosotros, es que nosotros creemos que la salud es un derecho, y todo lo que hemos creado desde el 2005 en adelante, junto con otros partidos que han entendido que así debía ser, es tratar de efectivizar la salud como derecho.
Y la salud como derecho no sale de defender un solo sector cuando el sistema es nacional e integrado de salud.
Y acá voy a poner un concepto que me parece que hay un error muy grande de quienes analizan como que el público es para el pobre y el privado es para el rico. Señores, no es así, nosotros cuando proponemos un Sistema Nacional Integrado de Salud, proponemos las mismas estrategias de asistencia, las mismas exigencias en el sector público y en el sector privado.
Y yo les puedo decir cuál es la situación, cómo se generaron los sistemas de salud en los diferentes lugares. Los estamentos de salud se fueron haciendo con el ingreso de los trabajadores. Yo recuerdo que en Artigas quienes generaron el primer ingreso de gente a una mutualista fueron los funcionarios municipales, fueron los funcionarios bancarios, fueron los maestros y los profesores y así se fue generando un ámbito de crear una institución privada. Y es una institución privada que tiene una responsabilidad de asistencia que hoy se llama PIAS (Plan Integral de Atención en Salud), que es la canasta de asistencia que hoy se exige a los dos; los dos tienen que dar la misma asistencia.
Y en Artigas se siguen atendiendo a los bancarios, a los municipales, a los maestros de la misma forma.
Y ahora además tiene una ventaja, que los que quieren ir para el sector público lo pueden hacer cada febrero de cada mes, pueden irse sin ningún problema y asistirse en el sector público que en este tiempo, que desde 2008 en adelante, después de la constitución del Sistema Nacional Integrado de Salud, ha tenido un influjo muy grande de recursos económicos que le permitieron sacar del atraso que tenían todos los hospitales del interior, que tenían las policlínicas del interior del departamento, no tenían una ambulancia, había una ambulancia en el centro departamental.
Y yo no estoy hablando del pasado, en 2005 cuando yo ingresé a la dirección del hospital de Artigas, después de haber trabajado toda mi vida en el hospital de Artigas, entro y teníamos 2 ambulancias para atender a la población, hacer los traslados y hacer todo lo demás. Y eso que pasaba en Artigas estoy seguro que pasaba en muchos lugares del interior.
O sea que el tema de los traslados es un tema que se las trae.
Nosotros estamos apoyando esta investigación porque no queremos ningún tipo de exceso, pero sí en eso, atendiendo lo que dijo el diputado Rubio, hay que ver que vengan los que hacen los traslados y que nos digan por qué esta suma tan importante que han tenido en determinados rubros.
Ustedes tienen que entender que el sistema privado no es el enemigo del sistema público, acá estamos trabajando juntos.
Y yo voy a seguir tomando el ejemplo de Artigas porque a mí me sirve para que se pueda entender cómo son las cosas.
El hospital de Artigas, comisiones de apoyo mediante con una gran ayuda de toda la comunidad, de la Intendencia Departamental, del propio MSP, del Club de Leones, bajo una consigna "La salud es una responsabilidad de todos". Y todos juntos, cuando estuve en la dirección del hospital, conseguimos la compra de un tomógrafo de última generación.
Ese tomógrafo de última generación hoy le presta servicios a Artigas, a Bella Unión, a todo el interior pero también a Rivera, también a otros lugares de Salud Pública. O cuando se rompe un aparato en Salto vienen hasta los privados, hasta Artigas a hacerse las tomografías ahí.
Entonces, ese esfuerzo que se hizo, de tener un muy buen laboratorio y un departamento de emergencia completamente distinto que el que teníamos que era una piecita donde no se podía reanimar a una persona, donde no había una espera, no se podía hacer un (...) y ver cuál era el que estaba más necesitado.
Bueno, todo eso el hospital de Artigas hoy lo tiene. Y tiene dos médicos de guardia por falta de uno.
Se atiende de otra manera en este tiempo en el hospital público.
Y el hospital privado también, el sector privado no gasta un solo centésimo para llevar un tomógrafo a Artigas. Todas las tomografías se hacen en el sector público y se paga el laudo FEMI, más o menos lo que le cobran a Salud Pública en otros lugares, es lo que se le paga acá. Esa es la realidad de las cosas.
Cuando estamos hablando de atención a la salud, estamos hablando de costos altísimos. La mutualista logró hacer 3 camas de CTI, nosotros cuando estuvimos en el hospital teníamos un centro que lo llamábamos intermedio porque era un centro de estabilización de enfermos críticos, porque a nosotros los enfermos críticos nos eligen, ellos aparecen en cualquier momento. Y en el hospital de Artigas logramos, en esa reforma que hicimos del departamento de emergencia, que hubieran dos camas de estabilización de enfermos críticos. Esos enfermos inestables que no pueden salir y ahí se les dedicaba una atención especial hasta que la coordinadora de Salud Pública nos daba el visto bueno de una cama en determinado lugar.
Y cuando se hizo muy estricto eso, se mandaba muchas veces a un centro de asistencia alejado completamente de Artigas.
Montevideo es el primer lugar, pero muchas veces no había en Montevideo camas de CTI, se iba para cualquier lugar. Y se tenía de repente una cama a nivel departamental, había alguna cama libre.
Entonces dígame si no hay una lógica cuando el sistema tiene que ser necesariamente integrado. Cuando se dio la posibilidad de hacerlo, no es que con esa cama que se está vendiendo el CTI, los privados, los ricos de los privados se hicieron de la plata de los pobres. Ese es un concepto equivocado, muy equivocado, porque quienes se asisten en el nivel público son personas tan dignas como las que se asisten en el sector privado.
Y son trabajadores, tan trabajadores uno como el otro. En nuestros lugares no hay ricachones que le hagan legados y que les den cosas para que las mutualistas funcionen, las mutualistas funcionan con lo que se ha definido por el sistema nacional, la cuota Fonasa.
La cuota Fonasa es para los 2.500.000 que hoy se están atendiendo. Y tienen que hacer todas las prestaciones que ahí se exigen.
Entonces, yo creo que tenemos que terminar con ese concepto de que lo público es para los pobres.
Yo cuando lo escuchaba al diputado, que tengo gran respeto, del Partido Nacional, miembro informante, Olaizola, realmente es desequilibrante leer y escuchar lo que pasa en las colonias. En las colonias que nosotros, en lo que votamos ayer ya estamos dando un paso muy grande, que 2025 tienen que estar eliminadas, que no existan más. Pero todos los uruguayos vivimos las colonias.
Todos los uruguayos sufrimos las colonias, y este problema no viene con el gobierno del Frente Amplio, y esas ferias y esas ventas y ese abuso que se hace con las cédulas de los pacientes que están internados ahí para sacar préstamos, usar el dinero y después esa gente queda endeudada eternamente.
Esas colonias fueron fruto de un sistema de salud que el sistema político que existía lo mantuvo durante muchísimos años.
Así que a mí me choca enormemente lo que leí en ese informe, pero esto es una cuestión gradual y nosotros tenemos que ir tratando de cambiar la situación que estamos viviendo.
Yo voy a decirles que nosotros apoyamos, el Frente Amplio apoyó esta Comisión Investigadora para ver si podemos echar luz a todo esto, de que podamos nosotros tener un sistema integrado que dé un paso adelante.
Si hay situaciones comprometedoras en los sectores públicos, que se arreglen, y vamos a buscar y vamos a apoyar, nosotros no vamos a defender a nadie en especial, vamos a apoyar las soluciones que sean definitivas para que este sistema salga adelante.
Porque voy a hablar un poquito también en general, el Uruguay era un país que hasta hace muy poco decían que había que cerrar la Facultad de Medicina, hubo simposios que había que cerrar la Facultad de Medicina porque había médicos de más. Había que controlar también la formación de enfermeros universitarios, de otras especialidades, y era porque en realidad no se estaba prestando una asistencia adecuada a los tiempos que vivíamos.
Hoy la Facultad de medicina, ni un médico trabaja como taxista, ni un médico porque todos tienen su lugar de trabajo. El desarrollo de la estrategia de salud de un sistema primario, de un sistema secundario bien desarrollado, con una atención especial al diagnóstico precoz, a resolver los problemas de salud de la población, y un sector especializado que prácticamente nos da a nosotros independencia, a todos los uruguayos en la inmensa mayoría de las patologías resolverlas en nuestro Uruguay, muchas veces incluso con orgullo estamos diciendo que estamos resolviendo muchas de las patologías en el interior del país.
Hoy se acaba de conformar un acuerdo entre el Hospital de Clínicas y el hospital de Tacuarembó, como ayer fue con el sector privado y otros más el acuerdo con Salto para enfermedades que son tan fuertes en el sentido de que liquidan con la vida de una persona en muy poco tiempo, ahí estamos cercando las soluciones.
Nosotros en este tiempo hemos trabajado y hemos dedicado prácticamente nuestra vida a la prestación de salud, y no sólo en la prestación individual sino que hemos trabajado intensamente en el sector privado y en el sector público para que se desarrolle un sistema de salud que les sirva a todos los uruguayos.
Por eso, cuando nosotros vemos que acá se insiste tanto con la salud para los pobres, eso fue historia de antes, había una salud para pobres y otra salud para ricos. Se acabó, ahora la salud es igualitaria y es para todos, unos se atienden en el sistema privado y otros se atienden en el sistema público, que debe ser tan digno como el privado. Porque también digo que conozco sistemas privados que tienen muchísimas dificultades, y a veces en determinados lugares son lamentables. No está, el tener un sistema como la gente, en si es público o es privado.
Así que nosotros vamos a trabajar en esta Comisión con esa intención y con esa cabeza, vamos a trabajar con la idea de que lo que tenemos que salvar es el sistema de salud y que de esta forma estamos asegurando.
Ustedes no olviden que hay países como Estados Unidos que todavía no tienen eso, allá una persona se asegura las amígdalas y se opera de las amígdalas, porque no se opera de otra cosa.
En el Uruguay tenemos la atención de urgencia de lo que sea, pero además las enfermedades crónicas. Las enfermedades como, por ejemplo, la insuficiencia renal crónica, hoy está sembrado el país entero de centros de nefrología que en algunos lugares son privados, en otros lugares son públicos. Y es una actitud inteligente de la gente porque lo que necesitan es que haya un centro y que esté debidamente dotado y con capacidad médica, con capacidad de recursos humanos porque no es solo el médico sino que también es toda la parte de enfermería, nutricionista, psicólogo que atienden en los centros de atención a los pacientes con insuficiencia renal.
Pero si alguien tiene un problema de cadera, ustedes tienen la solución. Si es de rodilla, tienen la solución.
El potro día comentaba con una señora de Quaraí que vimos un niño con un pie equino, con el piecito de punta el niño iba caminando. Esas cosas no se ven en el Uruguay.
Hace muchísimos años que el BPS del Uruguay tiene un sanatorio que se ha dedicado a esas cosas y ha resuelto. ¿Y saben qué? Le resuelve a los públicos y a los privados, el labio leporino, y ahora está como centro de las enfermedades raras.
Yo creo que si el Uruguay habrá avanzado. Acá me agregan el estrabismo, si habrá avanzado el sistema uruguayo en lo que es la prestación de salud.
Así que, señor presidente, nosotros vamos a trabajar en estas Comisión Investigadora con esas intenciones de conseguir lo mejor para todos los uruguayos. Muchas gracias.

Rubio: Pido la palabra para una aclaración.

Mahía: Tiene la palabra el señor diputado.

Rubio: Señor presidente: hoy se mencionó como que yo había planteado que había una medicina para pobres, que ASSE era solo de los pobres y casi como que los pobres eran indignos. De ninguna manera dijimos eso: defendemos la dignidad de los trabajadores, y lo que dice la realidad es que de más de 1.200.000 usuarios que tiene ASSE, hay unos 460.000 o 470.000 que son Fonasa y el resto ‑estamos hablando de más de 600.000‑ son solamente pobres: no tienen ninguna posibilidad de acceder a ningún lado. O sea que en ASSE se atienden los pobres, que no son indignos: son pobres, condenados a la pobreza.
Entonces, tal vez se me interpretó mal. Sí: en ASSE se atienden los pobres, y después nos atendemos quienes hemos elegido a ASSE para ello. Hay una desigualdad brutal que implica que haya 400.000 que aportan cuota, que no llega en la misma proporción que al privado, y 700.000 pobres que sí atiende ASSE y debe hacerlo con sus recursos.
Y si aludimos a una medicina para ricos, cuando hablamos de la historia del mutualismo, hay empresarios médicos: fijémonos en los sueldos de los gerentes de las mutualistas, de los socios fundadores. ¡Ah, son ricos! ¿Con qué plata? ¡Con la plata que la sociedad brinda!
Por último, coincido con la grandiosa obra del Canzani y de Centro de Referencia Nacional en Defectos Congénitos y Enfermedades Raras (Crenadecer). Creo que es pública la información de la batalla que están dando los médicos y los funcionarios del Canzani para que no lo cierren. El otro día recibimos a las madres del Canzani, quienes nos trasladaron la dramática situación que viven cuando están por dejar de recibir medicamentos que alargan la vida de sus hijos. Entonces, a partir de lo bueno que es, capaz que conseguimos la voluntad política general para que no lo desmantelen y para que no lo cierren.
Gracias, señor presidente.