“EL FRACASO DEL FA NO ES EL FRACASO DE LA IZQUIERDA, POR EL CONTRARIO, ES LA REAFIRMACIÓN DE QUE NO ES POSIBLE LA HUMANIZACIÓN DEL CAPITALISMO”
Entrevista a Gustavo López, 27 de octubre de 2017.

Gustavo López2.jpgGustavo López, integrante del coordinador de la Unidad Popular dialogó en la mañana de la 36 con Hernán Salina y Diego Martínez acerca de la realidad nacional.
López se refirió en primer término al conflicto de los trabajadores del Hospital Español, sancionados por ponerse del lado del usuario, también habló de los trabajadores de cooperativas y de supermercados, y a los del Banco República, que por primera vez van a protagonizar la ocupación de un banco, ante una ofensiva privatizador, de desmantelamiento y quiebre del BROU.
Consideró que los trabajadores hoy vienen desarrollando un proceso, se empiezan a generar contradicciones objetivas. “El gobierno empieza a vulnerar su propia materialidad, condiciones de trabajo y se reconocen en el programa histórica de la izquierda. Nuestro trabajo es comenzar con ellos un trabajo de construcción en el plano social y político”.

A continuación transcribimos la entrevista que usted podrá volver a escuchar aquí: http://www.ivoox.com/gustavo-lopez-27-10-2017-audios-mp3_rf_21726847_1.html

 

 

Hernán Salina: Estamos recibiendo aquí en el estudio a Gustavo López, integrante del Coordinador Nacional de Unidad Popular, y de alguna manera seguimos con trabajadores con experiencia de militancia sindical, porque siempre hay que recordar que Gustavo además muchos años ha construido un camino de militancia desde lo sindical también, a nivel del sindicato del taxi y de los movimientos sociales.
Buen día, Gustavo, gracias por estar con nosotros

Gustavo López: Buen día Hernán, Diego, gracias a ustedes, siempre es un gusto

 

HS: Bueno, sabés que Ángeles me pasaba ahora ya, más allá de lo que te preguntemos con Diego, por ejemplo, Luis Gabriel de La Aguada te dejaba planteado un menú de preguntas que dice: "Me gustaría que Gustavo López opinara sobre lo que sucedió con la empleada de Pocitos". Habla de Sofía, la panadera de 19 años que tuvo ese episodio con los policías.
"Y sobre la situación de César Pisciotano", el trabajador de la salud en huelga de hambre.
"Terrorismo de Estado es el Ejército, policía e iglesia. Son estrictamente rígidas, no hacen nada sin una orden" -dice Luis Gabriel.
Bueno, son distintos temas que podemos ir insertando en el diálogo contigo, por supuesto.
Si querés podemos arrancar, bueno, en realidad lo de la empleada de Pocitos es una situación que vivió una trabajadora, recién se acaban de ir con otra realidad de trabajo del comercio, lo que él te plantea de Pisciotano. Hablamos de alguna manera de castigos o represiones en el caso de la empleada, de la panadera, fue una situación con policías, y Pisciotano castigado por denunciar las condiciones, no sólo para los trabajadores sino para los pacientes de un centro de salud ¿no?

GL: Sí, en primer lugar extender el saludo solidario y nuestro compromiso militante con el conjunto de los trabajadores que vienen desarrollando acciones de lucha contra la política abiertamente represiva, antipopular y antiobrera del gobierno, particularmente con los trabajadores del Hospital Español y con Pisciotano que vienen enfrentando una ofensiva represiva de esa patronal. Trabajadores que están en el ejercicio de una huelga de hambre simplemente por denunciar, por ponerse del lado del que debe estar el trabajador, del lado del paciente, de lado de ofrecerle condiciones dignas de atención, etc.
Del mismo modo los trabajadores que aquí en frente, en la Explanada de la Intendencia, los trabajadores de las cooperativas del transporte enfrentando la administración comunal que para favorecer el monopolio de una empresa del transporte se propuso quebrar el sistema cooperativo del transporte. Todavía hay trabajadores de Raincoop que no han encontrado solución a su fuente laboral.
Los trabajadores del Banco República, se están por producir episodios que no han ocurrido nunca en la historia sindical de este país como la ocupación de un banco. Es decir, tienen planteado en la defensa del Banco República, ocupar sucursales bancarias contra esta también ofensiva privatizadora, desmanteladora, de quiebre total del Banco República en favor de los intereses de la banca privada.
Los trabajadores del supermercadismo y las grandes superficies que enfrentan acaso las peores patronales que las colocan en condiciones de trabajo propias de otro siglo y con salarios absolutamente miserables. Es decir, al conjunto de trabajadores que hoy vienen desarrollando un proceso que podríamos definir en estos términos.
Se empiezan a generar contradicciones objetivas con el gobierno, es decir, ya el gobierno empieza a vulnerar su propia materialidad, sus condiciones de trabajo, sus derechos, y empiezan a encontrar identidad subjetiva con nosotros. Es decir, se reconocen en el programa histórico de la izquierda, encuentran ahí las soluciones, y nuestro desafío en eso es hacer que esa identidad subjetiva se convierta en identidad orgánica. Y que comencemos con ellos un trabajo de construcción común en el plano social y en el plano político.
El otro elemento, el vinculado a esta joven trabajadora víctima de un atropello inadmisible de la policía, yo creo que la primera reflexión que surge ahí es cómo todavía estamos en presencia de una policía lumpenizada, de una policía que viniendo de los sectores populares desarrolla una lógica antipopular.
Una policía anti pobre, anti trabajador. Una policía que es, en general, condescendiente con el poder, que trata de modo diferente al trabajador que al cuello blanco, y que en esa lógica lumpen descarga en este caso contra una trabajadora, una actitud de todo punto de vista inadmisible, repudiable, aborrecible.
Reivindicable, en el marco de esta situación, la actitud del conjunto de la gente que rodea esta trabajadora, que sale en defensa de esta trabajadora, que desafía la autoridad, que lo señala con toda claridad que lo que están haciendo no tiene nada que ver con su función y que en todo caso lo que hace es, una vez más llenar de vergüenza a esa institución que debería estar para tareas un poco más nobles que reprimir trabajadores o humillar como se pretendió hacer a esta trabajadora.
Luego, el video es muy gráfico, un despliegue desproporcionado de fuerzas policiales para la detención de una trabajadora cuyo aparente delito era desacato, y a juzgar por lo que aparece en las imágenes, lejos de producir un desacato lo que hace la trabajadora es defenderse de una agresión de estos policías

 

Diego Martínez: Los tres casos que mencionaba Hernán, el de la panadera, el de Pisciotano en el Español y el de los trabajadores del Geant, están emparentados con la aplicación del poder contra los trabajadores, intentando dar como señales de amedrentamiento, de tratar de amedrentar a los trabajadores en los reclamos que hacen.
En el caso del Geant, recién nos comentaban, se denuncia una situación de racismo contra un jefe, la solución es despedir al trabajador.
En el caso de Pisciotano, denuncia irregularidades en ASSE y la respuesta es una sanción para el trabajador de parte de ASSE.
Y en el caso de esta muchacha, por decirle a la policía que dejara de mirar mujeres y la dejaran pasar que tenía que ir a trabajar, la intenta detener, se da toda esta situación.
Hay como una contradicción de clase ahí claramente...

GL: Claramente.
Y además porque viene primando la imposición de mecanismos que intentan disciplinar, regimentar la conducta social, reprimir la legítima expresión de la protesta o incluso hasta de la propia denuncia de episodios inadmisibles como lo que plantean los trabajadores del Geant o como lo que le ocurrió a este compañero Pisciotano en el Español.
Esta lógica represiva, soberbia, autoritaria, da cuenta, por un lado de desesperación cuando lo vemos en términos generales en un gobierno que no encuentra rumbo, o que su rumbo es marcadamente contradictorio y hasta antagónico con los intereses populares. Y en el caso de la policía en general, yo creo que la prepotencia, la soberbia son una señal característica de la ignorancia.
Es decir, podríamos decir que son sinónimo de ignorancia la prepotencia y la soberbia

 

DM: Para no irnos del tema trabajadores, hay diferentes elementos que están sucediendo en estas horas que creo que también marcan un poco la agenda, que es la organización de agrupaciones de trabajadores desocupados con mucha fuerza en diferentes puntos del país, principalmente en Santa Lucía y en Mercedes donde se están organizando en reclamo por los derechos que ellos tienen como trabajadores de la construcción, y el cierre de fábricas, o de empresas o de puestos de trabajo que se van perdiendo.
O sea, son las dos, por un lado la organización y por otro lado la pérdida de puestos de trabajo que parecen ser el tono en estos tiempos

GL: Sí, yo creo que estamos en una etapa, digo estamos desde el punto de vista de la fuerza política, la Unidad Popular, en donde es preciso desarrollar mucho la explicación de los fenómenos sociales.
Que no alcanza simplemente con agitar ideas o consignas, que es preciso someter a análisis el conjunto de determinaciones que hay sobre la realidad y a partir de eso es extraer una conclusión. En síntesis, buscar la verdad que siempre es concreta.
Y la verdad concreta es que, al tiempo que el gobierno anuncia el crecimiento económico, se produce el aumento del desempleo. Que al tiempo que el gobierno anuncia la estabilidad macroeconómica, se produce una ofensiva contra los derechos de los trabajadores que sigue precarizando, tercerizando, desregulando el contrato de trabajo.
Que al mismo tiempo que desde el gobierno se anuncia la inversión extranjera directa como única vía de desarrollo, se produce un desmantelamiento de lo que queda en pie del parque fabril e industrial uruguayo.
¿Esta contradicción, dónde encuentra explicación? En un modelo económico que desarrolló el gobierno en los últimos 12 años, que en términos generales es idéntico o continuador de los modelos económicos de los gobiernos que le precedieron, e incluso de la propia dictadura, sustentaron lo siguiente: la inversión extranjera directa como único motor de desarrollo. Cuya consecuencia primaria es precisamente la primarización de la economía, es decir, ubicar Uruguay en el mercado internacional, en la División Internacional del Trabajo como un exportador de materias primas y un importador de productos elaborados.
A esta lógica se le suma la promoción del libre comercio y la ausencia de la regulación estatal sobre mecanismos económicos.
Ahora aparece la discusión sobre el TLC con Chile, que es de alguna manera la puerta de entrada a la Alianza del Pacífico.
Estos TLC, que en realidad deberían llamarse de cualquier otra manera porque de libre comercio no tienen nada, no solo resigna soberanía el gobierno y el país respecto de la lógica del intercambio y la mercancía, sino que además se introducen en aspectos como la compra y venta de servicios, la propiedad intelectual, la propiedad de las aguas y el aire, etc., etc.
Entonces, por este camino, el de la inversión extranjera directa como única fuente de desarrollo, el de apostar a una economía primarizada, el del extractivismo, es decir, los recursos naturales en manos de las empresas trasnacionales, el resultado es el que vemos. Y las consecuencias son, en nuestra opinión, un creciente movimiento de lucha popular en contra de esta lógica. De lo cual, este movimiento de trabajadores desocupados, es una expresión de eso.
Que además viene a colocar un tema central, absolutamente central, que es el tema del trabajo. Y viene a contradecir también una lógica muy instalada desde hace mucho tiempo, tal vez desde comienzos de la década de los 90 del siglo pasado, esta lógica del fin del trabajo, esto que alguna vez se convirtió en best seller de los intelectuales domesticados y asalariados del pensamiento oficial, y lo que ocurre es exactamente lo contrario. Porque se podrá robotizar lo que se quiera, se podrá informatizar todo el proceso productivo, ahora las cosas encuentran realización en el mercado, donde precisan un consumidor, y hasta ahora no han conseguido que el robot consuma.
Hoy no hay menos trabajadores fabriles que en la década del 60 en el mundo, hay muchos más, en condiciones diferentes, en fábricas que no son las mismas. Ahora, la inmensa mayoría de la población humana que vive de su trabajo, vive de la venta de su fuerza de trabajo.

 

HS: Qué dato ese de que hay muchos más trabajadores fabriles, uno tiende a pensar lo contrario

GL: Claro, el problema es que la fábrica ya no es la fábrica de antes.
Ahora, lo inobjetable, lo que nadie puede discutir es que el aumento de la producción también es el aumento del trabajo, de distintas formas de trabajo, del manual y del cognitivo, o de la combinación de ambas.
Y que la fábrica que antes producía el modelo fordista desde el tornillo hasta el producto final, hoy está deslocalizada, globalizada. Y entonces, de repente hace el caucho en Brasil, el cuero en Uruguay, lo arma en Japón y consigue en China el plástico, yo qué sé. Pero el proceso productivo es el mismo y el resultado final es el mismo, y el trabajo y la tierra siguen siendo las únicas fuentes que la humanidad ha encontrado para atraer riqueza, no hay otra forma.

 

HS: Javier del Cerro envía un mensaje sobre uno de los temas, de las actuaciones policiales, dice, "Buen día gente. Un abrazo para todos. Les cuento brevemente una de tantas que me ha tocado, un día me llevaron de pesado un grupito de Gendarmería -dice él, no sé si se refiere a los grupos como Republicana, Coraceros, Granaderos- lo cual les di bastante trabajo. Bueno, después de estar en la 19 allá en Carlos María Ramírez me di cuenta cómo era la cosa, los "ñeri" mandaban ahí"
Vos decías, Gustavo, el tema del trabajo, que hay que profundizar también con los argumentos ante los trabajadores, porque también hablabas al pasar de la robotización que se puede colocar como un cuco a los trabajadores

GL: Hace poco se anunciaba que en Arabia Saudita van a construir una mega ciudad que va a tener más robots que gente.
Estas cosas que muchas veces suponen anuncios casi que de ciencia ficción, existen en tanto la lógica del capital lo permita. O sea, existen en tanto existan consumidores capaces de que eso funcione, de lo contrario es ciencia ficción, es literatura fantástica.
Entonces, el trabajo tiene futuro y el futuro tiene trabajo en las actuales relaciones de producción porque es a partir de la extracción del trabajo que el capital vive. ¿O sea, qué es el capitalismo sino la apropiación privada del trabajo social? Es eso, no otra cosa.
Entonces, desde ese punto de vista, toda esta tendencia a abaratar la mano de obra en el mundo a partir de la introducción tecnológica tiene que ver también con salvar la propia crisis del capital. Y en nuestro país eso también se expresa, se expresa con sustitución de mano de obra a partir de la introducción de la tecnología, y se expresa con un proceso claramente dirigido a abaratar el costo de la mano de obra. Desde el propio Estado, por ejemplo.
A ver, algunos datos que pueden servir, en el año 2014 Uruguay alcanzó el máximo de su Producto Bruto Interno, 58 mil millones. ¿Esto fue producto de qué? Del aumento en el mundo de los principales productos que el Uruguay exporta, las materias primas, sobre todo los granos.
¿Qué pasó con el excedente? Ese fue el momento de mayor ingreso de dinero al Uruguay en su historia...

 

HS: Fue el último año del gobierno de Mujica

GL: 58 mil millones de dólares.
¿Qué pasó con excedente de ese dinero? ¿A dónde fue a parar? Una parte de eso, la porción del león a las cuentas bancarias trasnacionales, otra parte, una porción considerable, suculenta a las intermediaciones burguesas a escala nacional, y la parte menor a una mínima recuperación salarial que objetivamente se dio en ese período, que no alcanza los niveles de la década del 90.
Y otra parte, la que por diferentes vías fue a parar al fondo del Estado, para el desarrollo de un conjunto de políticas de orden asistencialista y clientelar en el marco de una política también internacional de contención de los quintiles más bajos de la pobreza que en Uruguay se expresa a partir sobre todo de la política del MIDES.
Doce años después de la llegada al gobierno del Frente Amplio, la inmensa mayoría de los trabajadores no encuentran mejores condiciones de vida que las que tuvieron antes. Se podrá decir que aumentó el consumo, sí, en una proporción idéntica a la que aumentó el crédito. Entonces, es una situación virtual. Es decir, se consume más, hay un conjunto de productos, sobre todo los tecnológicos, cuyo precio ha disminuido, hay necesidades sociales impuestas por el capital que hacen que la gente tenga que consumir cosas que antes no consumía, pero desde el punto de vista de la realización de la vida, nada ha cambiado.
El capitalismo lo que hace es generar una necesidad nueva todos los días e inventa una mercancía para satisfacer esa necesidad. Entonces, hoy si no cambiás el teléfono cada 3 meses estás fuera del mundo de la vida.
Esas son las cosas que nosotros tendríamos que empezar a cuestionar.
¿Y qué ha hecho esa inversión extranjera directa en Uruguay? Es una cosa interesante para discutir. ¿Qué ha hecho con el dinero? Y básicamente 3 cosas, compró tierra, compró unidades productivas, para los que sostienen la idea del fin del trabajo, es decir la tierra y el trabajo una vez más como única fuente de riqueza. Y luego invirtió en la especulación inmobiliaria, en la construcción. Eso hizo con el dinero la inversión extranjera directa.
Algunos datos, también, en esa materia que conviene señalar. En el año 90, en el tiempo del huracán neoliberal del gobierno de Lacalle, Uruguay tenía 53 mil hectáreas en manos de empresas extranjeras, me refiero a la forestación, 53 mil hectáreas forestadas.
Hoy hay más de 1 millón de hectáreas forestadas.
El 70% de las hectáreas forestadas se las dividen 3 empresas extranjeras. El 50% de la producción arrocera en manos de capitales extranjeros. La totalidad de la producción de cebada, malta, cerveza, etc. Más del 50% de la industria frigorífica y el 60% de la faena y la comercialización de carne en manos de capitales extranjeros.
Es decir, todo lo que le daba sentido a la existencia del Uruguay como nación...

 

HS: El país productivo

GL: El país productivo en una contradicción flagrante con esta política del gobierno que favorece ampliamente los intereses del capital por sobre los trabajadores

 

DM: Podemos agregar la pesca incluso ahí

GL: Bueno, podemos agregar la pesca.
Se ha producido una privatización de las actividades básicas de la economía uruguaya como nunca antes. Lo que supone, en el caso de la tierra, por ejemplo, el proceso de contrarreforma agraria más importante que vivió la historia del país. De concentración en manos privadas de la tierra como nunca antes había ocurrido.
Al mismo tiempo, ¿cuál es el fundamento que desde el gobierno se impulsa para sostener estas políticas? Bueno, esto hay que hacerlo porque genera empleo

 

HS: Sí, yo sumaría ahí también que te esté escuchando un frenteamplista crítico -siempre hay que tenerlo presente- que escucha la 36, que puede compartir críticas pero también se planta, él se ve desde un realismo y dice, ¿bueno, qué queremos, que estatice todo, que el estado maneje todo, que compre los frigoríficos, el manejo de la tierra, que todo sea en manos del Estado? ¿Hay plata en el Estado para encarar todo eso que mencionas?

GL: Es una pregunta muy atinada que encuentra una respuesta, por ejemplo, en la realidad de la futura planta de celulosa. La eventual futura planta de celulosa porque todavía es una cortina de humo que no sabemos cuál será su concreción.
El Estado va a tener que invertir mil millones de dólares en hacer una infraestructura ferroviaria que es condición de posibilidad para que UPM invierta. Esa infraestructura ferroviaria, la empresa finlandesa pretende que tenga su comienzo en la cuarta de la fábrica y su final en la cuarta del barco en el puerto de Montevideo. Para ese propósito el estado va a tener que invertir mil millones de dólares.
Esos mil millones de dólares puestos al servicio de la producción nacional, ¿cuántas Fripur se abrirían con ese dinero? ¿Cuántos frigoríficos nacionales? ¿Cuánta industria del cuero y del calzado? ¿Cuánta industria textil? Con los mismos mil millones de dólares que el Estado va a invertir en eso

 

HS: Sí, en realidad el Estado está buscando privados, Gustavo, para financiar eso

GL: Pero una vez más, supongamos que la única forma es a partir del endeudamiento. Pero entonces, usted endéudese para construir una infraestructura del servicio de la inversión extranjera que lo que gana se lo lleva. ¿O endéudese para salvar la industria nacional y generar decenas de miles de puestos de trabajo?
La industria del cuero en Uruguay, sólo la industria del calzado, una derivada de la industria del cuero, empleaba a 12 mil personas. Las curtiembres trabajan en 3 turnos. Acá una sola curtiembre tenía 1.500 trabajadores. La industria frigorífica llegó a emplear a 20 mil personas.
¿Entonces, es preciso endeudarse? Es una discusión interesante para dar. Yo creo que no, que incluso el Estado lo puede hacer con fondos propios. Pero si fuera del caso endeudarse, vamos a endeudarnos para eso y no vamos a endeudarnos para construir una infraestructura ferroviaria que al país no le deja nada, nada.
¿Cuánto ha generado desde el punto de vista de los puestos de trabajo, lo hemos hablado un millón de veces, estos emprendimientos celulósicos forestales? Emplean por hectárea a menos gente que un tambo, esa es la verdad.
Es decir, el frenteamplista crítico que nos dice, bueno, esto es lo que ocurre en el mundo, esta es la realidad. Esto no es lo que ocurre en el mundo ni es la realidad, esto es lo que ocurre en el mundo dependiente, esto es lo que ocurre en las economías que se subordinan enteramente a la lógica del capital, esto es lo que ocurre en un país subordinado al imperialismo. Esto es lo que ocurre en un país que no apuesta al interés nacional y popular. Esto es lo que ocurre.
Y lo que ocurre es lo que estamos viendo cotidianamente, es decir, que para mantener la competitividad, que para mantener los equilibrios macroeconómicos y todos estos eufemismos que usan los economistas, hay que bajar el salario, hay que empeorar las condiciones de trabajo y hay que conceder cada vez más a la inversión extranjera directa.

 

HS: Bueno, vamos a actualizar mensajes de los oyentes que han ido llegando para Gustavo.
Ricardo del Prado dice, "El hecho de que los robots no consuman no es un problema porque el avance de la robotización va de la mano con la baja de población mundial. Van a haber menos empresas, menos consumidores, etc. En Estados Unidos Uber ya está probando autos sin chofer, por ejemplo. Saludos  Gustavo López".
"Tener presente que la gente se idiotiza con internet. Saludos a Gustavo" -dice alguien de un celular que termina en 395.
Néstor de La Paz dice, "Abrazo a Gustavo. Soy jubilado y fui creo el último secretario general del sindicato de la industria del calzado y proponíamos que fuera recíproco lo de las importaciones chinas, que nos dieran un porcentaje de colocación de nuestra industria en China o por lo menos discutir el tema pero nunca nos dieron pelota. Es difícil cuando no te escuchan. Un abrazo"

DM: "Saludos a Gustavo. Quería preguntarle si vio en televisión a Pereira y a Carolina Cosse haciendo propaganda de lo bien que está la enseñanza" -dice Carlos.
"Una maestra me dijo que el sueldo le subió mucho, dije con respecto a que antes con 20 pesos hacías un kilo de tortas fritas y hoy sólo la harina sale eso. A pensar. ¡Salú!" -manda Fátima

HS: Andrea de Barrio Fraternidad dice, "Me enteré por un familiar que la compañera de Pisciotano, el trabajador de la salud, está con licencia maternal porque tuvieron un bebé hace poco".
Hay más mensajes pero los vamos dosificando por la cantidad, Gustavo...

GL: En el mundo hay 7 mil millones de personas, no ha parado de crecer. 900 millones de personas están hambrientas, esto es 1 de cada 9 más o menos de la población mundial. En África hay 32 millones de niños que van a la escuela sin comer. 
Entonces, podrá haber en Houston un taxi sin chofer. Ahora, ese taxi sin chofer es producto de dos cosas, primero, el trabajo humano objetivado que tiene que construir esa realidad, ese producto concreto. Y al mismo tiempo, para que en Houston ocurra eso, en Somalia se tiene que morir alguien de hambre. Esa es la dinámica, el metabolismo actual del capitalismo.
El otro día escribí un breve artículo de La Juventud sobre esto pero, por ejemplo, para mantener a un individuo vivo y sano se precisan 3 mil calorías. Por debajo de eso uno estaría más o menos subalimentado y por encima de eso podría incluso perjudicar su salud.
¿Saben cuánto consume un estadounidense por día? 3.620 calorías. ¿Y saben cuánto consume un haitiano? 1.800

 

DM: La mitad

GL: La mitad.
Ese es en última instancia, el metabolismo del capitalismo. Así funciona.
Porque cuando se nos dice que tenemos que parecernos a esos países, lo que conviene comprender es que nuestra suerte en esta división internacional del trabajo no es la suerte de Houston, es la suerte de Haití.
Es decir, no hay forma de que todo el mundo consuma como ellos. Para que ellos consuman eso, otros tienen que consumir como nosotros, y como países más pobres que nosotros

 

DM: Como Haití.
Gustavo, queríamos entrar también en los terrenos de la política nacional. En esta última semana se ha dado finalmente la convocatoria de Raúl Sendic a la Justicia, se han conocido diferencias internas que no sabemos qué tan profundas pueden ser porque terminan siempre resolviéndose las cosas por unanimidad en el Frente Amplio, difícilmente luego de los debates internos y de los perfiles que se muestran, se tomen decisiones contrapuestas. Pero bueno, hay una controversia con respecto al TLC con Chile.
¿Cómo ves la situación política del país con estos dos hechos? Hay bastantes más que se pueden analizar, pero estos dos parecen marcar un poco la agenda en estos días

GL: Sí, en primer lugar la confirmación a esta altura palmaria de que el gobierno del Frente Amplio es una variable más de los gobiernos de la burguesía. Y que el fracaso de este gobierno, esto conviene decirlo enfáticamente, el fracaso de este gobierno no es ni por asomo el fracaso de la izquierda, al revés, es la confirmación de la necesidad de la izquierda.
El fracaso de este gobierno en todo caso lo que sí indica de modo incontrastable es que cualquier ilusión de construir un capitalismo de rostro humano, esto es una fantasía onírica, no existe. Es decir, cualquier ilusión de eso, lo que termina es sepultando los intereses populares y permitiendo la recomposición orgánica del capital. Que además va por lo suyo.
Entonces, cuando consigue vender bien, de alguna manera consigue que drene al conjunto social alguna migaja.
Ahora, cuando entra en crisis descarga todo el peso de la crisis sobre los trabajadores.
Elementos concretos, de la realidad concreta, lo de Sendic, ya es una cosa increíble, un individuo que se ha convertido en un mentiroso patológico, una cosa que no vale la pena ya ni integrarlo al análisis político. O si vale la pena integrarlo simplemente para señalar cuál es el camino, cuál es el destino, dónde terminan los que abandonan su cuerpo originario de principios, los que hacen de la vida una aventura de posición y consumo, los que se mimetizan con la lógica de clase dominante. Bueno, ese es el camino en que terminan y no hay otro.
La Justicia dirá lo que tenga que decir, habrá que esperar. Ahora, Sendic cometió la más aborrecible de las conductas que en política se pueden cometer que es utilizar el dinero público en provecho propio. Y recibirá en consecuencia el peor de los castigos que en política se puede recibir que es el desprecio de su propia gente.


DM: Él dice que no se quedo con nada, que salió igual de pobre que como entró...

GL: Eso es una cosa que uno tiene que contenerse la indignación, las ganas de proferir algún improperio con alguien que habla de pobreza mientras vive en la opulencia. Es francamente desagradable que lo plantee en esos términos. Y es sobre todo un insulto, una subestimación a la inteligencia colectiva y un insulto a la gente que efectivamente sobrevive en la pobreza luego de 12 años.
Alcanzaría decir que alguien que va a cobrar un subsidio de 13 mil dólares por mes no parece que en Uruguay pueda vivir en la pobreza


DM: En el mundo están mirando al Uruguay con mucha sorpresa ¿no? Los pobres en Uruguay cobran 13 mil dólares de subsidio por mes...

HS: Los desocupados sí...


GL: Pero además se ha renunciado a un criterio que fue parte de la constitución identitaria de la izquierda, y es que los dirigentes que asumen responsabilidades en el campo popular tienen que correr la misma suerte que cualquier trabajador. Nosotros no estamos haciendo acá ningún culto a la austeridad, lo que estamos diciendo es que no se puede entender el mundo del trabajo si se vive por fuera de la realidad concreta y también de la realidad material de los trabajadores.
Aquello que el Che decía en su carta de despedida, "no pido para mis hijos más nada que lo que les corresponde por derecho propio". Y a los dirigentes revolucionarios tienen que tener y les tiene que faltar lo mismo que a cualquier trabajador.
Por suerte Uruguay también tiene ejemplos luminosos de eso, y más allá de nuestras propias filas, la gente recuerda a Erro que venía a trabajar en tren desde Las Piedras al Palacio Legislativo. Bueno, nosotros pudimos compartir alguna parte de su vida con el compañero Helios Sarthou que fue grado 5 de la Universidad de la República (UdelaR).
Yo esto lo digo muchas veces porque me parece que vale la pena. Senador, diputado, grado 5 de la UdelaR, y cuando terminó su vida su patrimonio era un Fiat Uno y un apartamento en Malvín. Yo lo vi 10 años con el mismo sobretodo. Porque a eso estaba consagrada su vida, no a otra cosa

 

HS: No cuesta tanto, cuando se tiene la definición

GL: Claro.

 

HS: Estuvimos leyendo un montón de mensajes de distintos temas, de opiniones también. No me quiero olvidar, quedó uno pendiente de Cecilia de la Asamblea del Callejón que dice, "Agradecimiento, como siempre, a Gustavo por su lucidez y claridad. Toda la situación que describe habla de la pérdida de nuestra soberanía alimentaria que estaría coronada y condenada por la aprobación de la Ley de Riego. Saludos"

GL: Sí, y ahí hay que destacar dos cosas. Primero la actitud coherente, sólidamente fundamentada, conceptualmente comprometida del compañero Carlos Pérez en la sesión de la que se trató esto en la Cámara de Diputados. El voto firme y consecuente de la Unidad Popular contra este intento de privatización del agua, en un mundo en donde todo se convierte en mercancía, el agua, el aire, los minutos para hablar, todo se compra, todo se vende. Esta actitud, este debate, esta pelea política que ha dado la Unidad Popular contra la Ley de Riego, se inscribe también en la necesaria defensa del medio ambiente desde el punto de vista de las ideas del campo popular.
Es decir, evitar que elementos básicos como la tierra y el aire terminen en manos de la lógica del mercado.
Pero yo quiero hacer referencia a dos temas que deberían estar presentes en cada una de nuestras intervenciones que son la situación de la investigadora sobre ASSE y el proyecto de ley de vivienda popular.
En el primer caso, vinculado a esta iniciativa de la Comisión Investigadora de ASSE, hay una ofensiva del gobierno en respuesta a esto. Ayer incluso hubo un acto en el Frente Amplio donde el planteo era salir a defender la gestión de ASSE. Salir a mostrar que el Sistema Nacional Integrado de Salud es la reforma más avanzada que en materia de salud ha hecho este país.
Salir a decir disparates tales como que la propuesta de la Unidad Popular termina favoreciendo los intereses de la salud privada. Nadie con honestidad intelectual puede afirmar en extremo esa naturaleza.
Es producto no sólo de la desesperación sino de que esta investigadora ha echado luz sobre el vínculo que existe entre el empresariado médico y el Sistema Integrado de Salud. Ha echado luz sobre lo que dijimos nosotros muchas veces, que de alguna manera el Sistema Integrado de Salud era el salvataje del empresariado médico. Ha echado luz sobre la mercantilización de la medicina, ha echado luz sobre la distancia entre la salud de los ricos y los pobres. Esta Comisión Investigadora ha echado luz sobre la connivencia, sobre la conjunción del interés público y privado. Ha echado luz sobre cosas mucho más de fondo, por ejemplo, sobre qué tipo de profesionales estamos formando. ¿Qué tipo de profesionales estamos formando? Si es compatible la lógica empresarial del lucro y la ganancia con el sentido social de la medicina. Si precisamos médicos que sueñen con colgarse un estetoscopio, llenarse de dinero y convertirse en estancieros o si precisamos médicos que vayan al leprosario para volver al ejemplo del Che.
Esa es la discusión que está acá planteada, si precisamos que los directores de los hospitales terminen siendo al mismo tiempo empresarios de las ambulancias y haciendo que el gasto público se potencie a cifras inimaginables, absurdas para el beneficio propio al tiempo que la salud de los pobres se deteriora aceleradamente.
¿Qué tipos de especialistas formamos, cuántos y para qué? ¿Por qué del Río Negro para arriba no hay especialistas y del Río Negro para abajo sí? ¿Cuál es la inequidad salarial que existe entre el sector público y el privado?
Estas son las cosas que hay que está discutiendo este sistema de salud.
Nos dicen, no, bueno, pero entonces lo de Rivera que es un problema de forma, de reglamento. No, no es un problema de forma. Primero, si fuera un problema de forma, también sería grave, porque forma y contenido mantienen una relación que una explica a la otra desde el punto de vista dialéctico.
Ahora, mandar a hacer tomografías a Brasil. Cobrar un traslado del hospital Español al Pasteur 40 o 50 mil pesos una empresa privada, para hacer 25 cuadras.
El vínculo con la industria del medicamento, los laboratorios, la ausencia de ciertos medicamentos en ciertos lugares, o lo que ocurrió recientemente que mutualistas privadas expendías recetas para que fueran a buscar el medicamento al sector público.
Entonces, esto es lo que está empezando a descubrir la investigadora de ASSE. Y que nadie ose decir que esto es para favorecer a nadie, al revés, esto es para favorecer nuestro programa histórico de defender el sistema único nacional estatal y público que forma parte del cuerpo programático originario de la izquierda y que es la única posibilidad de universalizar la salud garantizando igualdad de derechos, y que en última instancia que vos vivas más o menos no dependa del tamaño de tu billetera.
Eso sólo se consigue con un sistema único integral estatal y público de salud.
El otro elemento, esta iniciativa del Plan Nacional de Vivienda que viene creciendo a escala país, que tiene por detrás un movimiento social que también viene creciendo, que comienza incluso a introducirse en la discusión de los sindicatos, las organizaciones sociales, etc., es una iniciativa a la cual debemos colocar mucho impulso propagandístico y mucho impulso conceptual.
La vivienda es y debe ser un derecho humano fundamental. Y también acá hay que luchar contra la concepción de la vivienda como mercancía.
Buena parte de la crisis contemporánea del capitalismo se explican a partir también de la especulación inmobiliaria; sobre todo la última crisis del 2008.
Este Plan Nacional de Vivienda Popular no sólo viene a resolver uno de los problemas más acuciantes el país, sino que además le devuelve al estado la responsabilidad de cumplir con el derecho a la vivienda.
Este proyecto que hoy está en discusión de la Comisión y que aspiramos a que avance en la medida en que viene avanzando y a conseguir votos de otros sectores para hacer este proyecto realidad. Podrá ser mejorable, podrá ser perceptible, pero en su espíritu, si es que existe algo así como el espíritu de un texto, pero en su espíritu, en lo que debe, en la necesidad de asegurarle la vivienda a los sectores populares, es lo más avanzado que se ha hecho en esa materia en Uruguay.
Y nosotros tenemos que defender ese proyecto, propagandearlo, acompañar la movilización del cuerpo social que lucha por esto e introducir la discusión sobre la vivienda en cada uno de los ámbitos de gravitación en el plano político y social en donde estemos.
Yo digo, si me permiten la sugerencia, un militante de la Unidad Popular podría hoy hablar de muchas cosas, ahora no puede dejar de hablar de la salud para los sectores más pobres y del enfrentamiento en este sistema y del plan nacional de vivienda popular.

 

DM: A partir de esto quedan un montón de cuestiones que se pueden profundizar, sobre cómo debería ser el trabajo con respecto a algunas cuestiones que tienen arraigadas la sociedad como que la vivienda hay que ganársela y esas cuestiones, que es cierto que hay que realizar, para todo siempre el trabajo es muy importante. Pero se ha planteado que tiene que haber una especie de sometimiento permanente por parte de la gente, de la familia para poder tener un techo. Y que sino, bueno, andá abajo de unas chapas

HS: Gustavo López, muchas gracias por este rato acá en la radio...

GL: Bueno, como siempre, gracias a ustedes y a la audiencia, seguimos siempre en contacto.