“ESTE SERÁ UN AÑO MUY INTENSO EN MATERIA ELECTORAL, CON UNA FENOMENAL INTENSIDAD EN EL PLANO SOCIAL Y EN UN MOMENTO DONDE EL PAÍS TIENE UN CONJUNTO DE RESTRICCIONES”
Entrevista a Óscar Botinelli, 27 de febrero de 2018

Para la opinión pública uruguaya “hoy el mundo casi no existe, salvo temas ligados al show, podrán bombardear Siria todos los días, pero Trump es la noticia”, dijo el politólogo Oscar Botinelli, Director de la empresa Factum, en ‘Mañanas de Radio’.
En ese marco se refirió a las declaraciones del canciller Rodolfo Nin Novoa respecto a Venezuela y al voto del gobierno uruguayo anti venezolano en la OEA. Además, Botinelli se refirió a Tabaré Vázquez y la discusión que mantuvo con los denominados autoconvocados. Si bien dijo que fue una “falta de respeto institucional” porque “al Presidente de la República se lo puede criticar en los términos más duros, pero se lo respeta porque es el representante de todos, guste o no”; sin embargo, dijo que Vázquez no mantuvo “lo que podemos llamar la dignidad presidencial” porque actuó como en “una pelea de barrio”. Transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/oscar-botinelli-27-febrero-2018-audios-mp3_rf_24112954_1.html

 

María de los Ángeles Balparda: Recibimos al politólogo Oscar Bottinelli, de la empresa Factum, para ponernos al tanto del análisis de la situación política, de los distintos temas que hacen al funcionamiento del país y varias cosas que han sucedido dan lugar a que se tenga que se tenga que profundizar este análisis.
Buen día Bottinelli, ¿qué tal?

Oscar Bottinelli: Buenos días, María de los Ángeles.

 

MAB: Podríamos empezar con todo este asunto respecto a Nin Novoa, la postura desde la Cancillería, las discusiones dentro del Frente Amplio, la reacción de la oposición, sobre el tema Venezuela.

OB: Bueno, yo creo que no es un tema que afecte demasiado a la sociedad, a la opinión pública. El Uruguay está muy encerrado -la gente- muy encerrado en sí mismo, un país que hasta 1967, las primeras páginas de todos los diarios las informaciones eran internacionales, hoy estamos en que el mundo casi no existe. Salvo algo muy sensacional pero más ligado al show. Por ejemplo, la guerra de Siria no es noticia, podrán bombardear, matar, pero no es noticia. Ahora (Donald) Trump, que es permanentemente factor de noticias, no por sus grandes decisiones -que las hay y muy fuertes- sino generalmente por sus salidas de tono; eso es noticia. Entonces ahí tenemos un problema.
El tema Venezuela en particular uno siente como que hay una especie de agotamiento del tema, hay temas que cuando hay temas que además no resultan claros para el análisis de la gente, en general yo diría que para el grueso de la gente, la no militante en ningún lado, el gobierno, régimen bolivariano de Maduro no gusta y en general la oposición tampoco gusta mucho eso. Gusta más a los grupos más militantes de la oposición uruguaya y sobre todo algunos muy ligados a la oposición venezolana.
Curiosamente en el Uruguay hay más ligazón con la oposición más de derecha en Venezuela, que podemos ubicar como un referente, no es el único, a Leopoldo López y menos con la oposición que ha tenido posturas más moderadas tipo (Henrique) Capriles o algún sector de Acción Democrática, cuando históricamente era al revés.
Uruguay era un país con una gran vinculación tanto de los partidos tradicionales, sobre todo el Partido Colorado; como de izquierda, con Acción Democrática. Estoy hablando por supuesto de la época de la dictadura nuestra, cosas por el estilo.
Pero está allá muy lejano Venezuela. Hoy me parece que la región no pasa mucho más  allá de Argentina, Brasil y Paraguay que está un poco de moda, pero no en lo político, yo creo que una gran mayoría no sabe el nombre del presidente de Paraguay ni a qué partido pertenece.

 

MAB: Entonces esto de Nin, este episorio desde la Cancillería no influye sobre la población en general, más bien es hacia la interna del Frente Amplio.

OB: No, lo veo como del Frente Amplio y del sistema político.
Es decir, es de las cosas que se mueve más dentro de lo que se puede llamar el profesionalismo  diplomático y político que conmueve a la población.

 

Diego Martínez: Ahora, dentro del Frente Amplio, le pregunto esto porque es un análisis que se puede hacer también ¿no necesita también de ese núcleo de militantes que sí miran estas cosas? Desde el punto de vista electoral me refiero.

OB: Bueno, yo no lo diría desde el punto de vista electoral porque en el punto de vista electoral se mezclan tantas cosas…
Donde al final yo diría nadie va a ser un problema electoral  por una posición de Uruguay sobre Venezuela, más bien hay otros temas que dividen, yo diría es mucho más importantes divisiones sobre los temas del Tratado de Libre Comercio o las patentes, sobre todo por lo que pueda afectar a la industria del laboratorio, del medicamento, que el tema más político de Venezuela. Puede importar, puede crear un conflicto en determinado momento pero no lo veo tan decisivo y además van a empezar a pesar mucho más los problemas internos del país y ciertas.
No nos olvidemos que este es un año muy especial por dos razones, la primera porque el año empieza el 15 de julio, ahora estamos en un pre calentamiento que se apaga apenas empiecen  a volar los vuelos a Moscú, que empieza a rodar la pelota, por lo tanto junio no existe, si alguno se le ocurre algún hecho político en junio no tiene noción de la realidad.
Y más o menos se va a apagar entre el último partido de Uruguay y la final, ojalá coincidan, pero si no coinciden se va a ir apagando ahí.
Fíjese que el mundial pasado fue en pleno año electoral, Uruguay queda eliminado rápidamente, en los octavos de final por lo tanto siguen dos semanas más el campeonato del mundo y hasta la segunda quincena de julio no se movió la campaña electoral en su tramo ya final.
Es verdad que estuvo el conflicto de Suárez y la FIFA que prolongó un poco la atención pública que coincidió con llevar hasta la final el Mundial, no solamente el que se jugaba el Mundial, pero si eso ocurre en año electoral, en año anterior electoral o pre electoral es notorio que el año va a empezar, los movimientos verdaderos  como temprano, en la segunda mitad de julio. Esto hay que tenerlo en cuenta porque no hay que olvidarse que muchas cosas que ocurren en este período, antes de junio, si no son muy impactantes y se retoman después pueden diluirse, ese es un efecto que hay que tener en cuenta. Mucha cosa se puede diluir.
Y luego del 15 de julio, o en medio de eso, no nos olvidemos que el día que quizás Uruguay juegue un partido muy importante, es decir, partiendo de la base de que Uruguay se clasifique a octavos de final, según salga primero o segundo, juega el 30 de junio o 1º de julio.
Si juega el 30 de junio, ese día coincide con el envío de la Rendición de Cuentas al Parlamento, ni más ni menos. Y tenemos en el semestre post campeonato del mundo dos temas separados pero muy interrelacionados que van a potenciar la conflictividad que es, lo que el gobierno le ha dado a esta Rendición de Cuentas, el carácter de Presupuesto, fue una decisión unilateral de Vázquez que la hizo desde Rusia casualmente, sorprendiendo al equipo económico, para tratar de alivianar a la Rendición de Cuentas del año pasado, que se había dicho sí que era el último Presupuesto; y la totalidad de los Consejos de Salarios, que se hicieron coincidir con el año pre electoral.
Por lo tanto vamos a tener un año muy intenso en materia electoral pero que va a ser casi sobrepuesto por una fenomenal intensidad en el plano social y en un momento donde el país tiene un conjunto de restricciones.
Hay empresas en dificultad, sobre todo pequeñas y medianas, el Estado ya con muchas dificultades, sobre todo con el Déficit Fiscal que tiene, el encontrarse con una masa de reclamos que va a ser aparentemente por lo que se está viendo, también muy fuerte, porque bueno, es la última que se juega hasta dentro de dos o tres años, por lo tanto en los Consejos de Salario va a ser por tres años y en el Estado va a ser hasta el Presupuesto de 2020 que entra a regir 2021.
Por lo tanto es un período en que los sectores, sobre todo los sindicales, van a jugar diciendo acá nos jugamos mucho.
Y todo esto va a coincidir con la segunda mitad del año.

 

D.M.: ¿Qué pasa con esto de estos temas importantes y la propia interna del Frente Amplio?

OB: Si, esto va a ocurrir, ahora el Frente Amplio tiene una instancia más liviana que el año pasado ya que cuenta con los cincuenta votos en Diputados, no tiene ni que hacer acuerdos ni salir con la cañita a pescar, a buscar el voto cincuenta, eso lo aliviana externamente que es la primera vez que tuvo una dificultad de esa naturaleza, en materia presupuestal, tuvo esa dificultad para el tema del aborto que tampoco tenía cincuenta diputados porque le faltaba el voto de Salto, digamos, del actual intendente Lima o su sustituto.

 

MAB: ¿Los cincuenta seguros? ¿Darío Pérez?
OB: No, yo creo que una vez resuelta la interna … hay un límite a la disidencia. Primero Darío va a tener un relativo debilitamiento porque la bancada de la Liga Federal que arrancó la legislatura con tres, queda con uno, porque primero muere Víctor Semproni y su sustituto no sigue la línea Liga Federal, era un acuerdo de Liga Federal con el grupo de Semproni, la 6009, la suplente de él sigue una línea más acorde al Frente y más cerca de la 609. Luego, porque renuncia en estos días Mier, de Treinta y Tres y entra un socialista. Por lo tanto ya Darío Pérez, por ser la fuerza número 50 pero queda él solo, hasta ahora venía jugando con que era una pareja de dos diputados que podía hacer mucho más fuerza. Y bueno, da por supuesto para tironear. El tema es que a su vez el Partido Comunista, que está buscando un espacio propio con la presencia de Juan Castillo, va a tener un juego complicado entre el juego que quiere hacer entre el plano sindical, podemos llamarle de protesta y el juego oficialista.
Lo mismo bueno, el MPP, hasta ahora los presupuestos en la interna del Frente terminado, haciéndose fue en el 2015, fue en el 2017, fue un gran acuerdo entre el MPP o la 609 y el Frente Líber Seregni, el equipo económico y ese acuerdo se imponía, se terminaba la discusión.
Yo creo que en parte va a jugar esto, por un lado hay una tendencia natural a querer marcar el perfil y las disconformidades pero por el otro lado no salirse demasiado del libreto. “El que se mueve no sale en la foto”, esa va a ser una tensión interna.

 

MAB: ¿Se pueden cruzar estos temas con lo internacional?

OB: Se van a cruzar. Sobre todo que en este tenemos un año muy importante con lo llamémoslo lo internacional, quizás el término no sea exacto, temas estrictamente internacionales como por ejemplo esta cumbre de la OEA, el tema Venezuela en general, tema Brasil que para Uruguay va a ser más importante que Venezuela y donde bueno entre una política de buena vecindad para el manejo del Mercosur si sigue habiendo una actitud de los sectores judiciales brasileños  forma militantes para prohibir a Lula, bueno, puede crear una tensión. Luego tenemos como tema pero ya no tan internacional, el Tratado de Libre Comercio con Chile que se postergó para este año y el PCT que es el Tratado General de Patentes de la Organización Internacional de Propiedad Intelectual.
Están interrelacionados, porque la traba en la aprobación del TLC con Chile estuvo ligado a la cláusula sobre las patentes, eso es de propiedad intelectual. Yo escribí hace unos días  en un artículo, cuidado con la palabra, a todos propiedad intelectual nos suena a música, literatura, no, propiedad intelectual son marcas, son patentes industriales. Contante y sonante.
Hay monedas cayendo sobre la mesa.
Tenemos esos dos y de alguna manera, si se destraba que ahora parecería que se puede destrabar algo el Tratado con la Unión Europea -que son dos tratados el Tratado de Asociación Política y el Tratado de Libre Comercio que es un anexo- dentro del cual hay una cláusula también, hay dos cláusulas que no son menores para Uruguay: una que es la de Patentes y otra que no ha tenido demasiado estado público y que preocupa a mucha gente, este es lo que llaman Denominaciones de Origen. Por ejemplo, en Uruguay se produce el queso parmesano, incluso el queso parmesano es traído a Uruguay por inmigrantes de Parma, por parmesanos, en las Denominaciones de Origen Parma está reservado a Italia, hay muchos temas de este tipo.
Las Denominaciones de Origen tienen que ver no marcas, no es un tema de una marca es tema territoriales, geográfico. Parmigianno, parmesano, el tema no es menor, sobre todo en un país que tiene un montón de productos, muchos de los cuales productos de la inmigración, que trajeron esos productos, que usan la denominación de origen de ellos mismos y que ahora puede estar en cuestionamiento.
Entonces ahí hay un segundo tema que puede provocar algún tipo de problema.

 

DM: Más que las cuotas de carne y de leche, lácteos

OB: No, importa también. Lo que pasa es que lo de carne aparentemente iría solucionándose, por las últimas informaciones, se estaría a mitad del camino del mínimo que puso el Mercosur y el máximo que había puesto la Unión Europea, más cerca del máximo de la Unión Europea que del mínimo del Mercosur, realmente. Porque era de un lado creo que 70 y del otro 360, no me acuerdo bien de la cifra y si se va a acordar 160 está más cerca de 710.

 

DM: Ese era un problema para el Mercosur porque era muy importante la cuota de lácteos que venía de Europa.

OB: No, el tema es que tanto la Unión Europea y el Mercosur tienen básicamente definidas las bases de un acuerdo desde hace 22 años, del lado del Mercosur había una actitud muy dura de Brasil, para proteger a Brasil, porque además dejaba que al resto del Mercosur prisionero de Brasil en muchas cosas. Pero por otro lado la actitud de Francia con las carnes y varia cosas; el tema lácteos Países Bajos – Holanda que trababan todo acuerdo en una cosa que en la propia Europa no se ha debatido bien porque tanto el ángulo de defensa del consumidor, las barreras arancelarias, significa carnes y lácteos más caros para los europeos y desde el punto de vista calidad en general, carne y lácteos producidos en una forma no sé si llamarle más artificialmente, pero por lo menos con menos naturalidad que la que se produce acá.

 

MAB: Antes de pasar a otras cosas, una pregunta que quedó del primer tema, de Nin Novoa y sus dichos, no se escuchan las voces del Frente Amplio que digan “lo apoyamos”, que sectores, que digan sí lo apoyamos pero en un tema que no sé cómo termina, hoy hay un titular en algún diario que dice: Nin Novoa arremete contra Maduro, no le importa chocar con el Frente Amplio.

OB: Bueno, yo creo que resumirlo así es un poco exagerado, lo cierto es que el gobierno quizás no como producción propia sino como resumen, venía últimamente manejando una postura interesante, que lograba algún consenso en el Frente, que era ni apoyo a Maduro, ni apoyo a la oposición.
Bueno, cuidado con esto, Maduro hace un montón de cosas que no podemos respaldar, la oposición viene con una trayectoria que tampoco podemos respaldar, tratemos de empujar a todo lo que sea diálogo y entendimiento. Esta postura última me parece que sale de ese medio.
Y está más de acuerdo con algún momento que hubo una declaración de la Cancillería también en la línea muy dominante hoy en América Latina, respecto a Venezuela pero que rápidamente hubo una rectificación, hace de esto, estoy hablando un año y medio más o menos y acá me parece que queda Nin con el apoyo por supuesto de la Presidencia, de la mayoría del Consejo de Ministros pero no mucho más allá del Frente Líber Seregni y los socialistas. Un poco divididos en este tema los oficialistas.
Pero por ejemplo, es muy notorio que hay mucho malestar en el MPP y en la 609, no solamente en la 1001 y en Constanza Moreira y en el PVP y el grupo IR es decir. Yo diría que si hiciera un sondeo entre los cincuenta diputados del Frente Amplio, no sé si la relación de respaldo y no respaldo no queda uno a cuatro o por ahí. Es decir, es una posición muy fuerte que requiere de una gran apoyatura de Vázquez y que creo que no se esperaba, porque me he encontrado con gente que discrepa con la medida y se sorprendió. La idea era que Uruguay iba a ir camino a una línea de abstención, de no hacer protagonismo, algo más o menos parecido a lo que hizo cuando aquella arremetida de las sanciones contra Venezuela, que impulsaba (Luis) Almagro y que impulsaba también este grupo de los trece y sorprendió el voto de Uruguay, realmente, a mucha gene discrepante.
Y acá hay un tema que es el siguiente: sin duda la oposición -porque hay una oposición clásica digamos- que va del Partido Independiente que tiene en éste tema muy dura, muy de apoyo a la oposición más dura de Venezuela y digamos se corre hasta el Frente Liber Seregni, algo de los socialistas, alguna cosa por ahí; y ahí viene, la frontera está dentro del Frente Amplio y de ahí por supuesto, Unidad Popular.
Creo que ahora el gobierno tiene un tema adicional de complicación interna que no tenía previsto y que no venía valorado en medio de todas las complicaciones el agregar ésta.
No sé si fue valorado debidamente, dejando de lado posiciones ideológicas, análisis de juego, que me conviene, que no me conviene.

 

MAB: Habrá que ver cuánto peso tiene esto.
Tenemos que ir pasando a los otros temas, siguiendo de atrás para adelante, Tabaré Vázquez, la figura del Presidente de la República, con su aparición en el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, dicen que fue sorpresiva, que no estaba previsto que él participara, en realidad no participó, fue a llevar propuestas  a la reunión que se estaba haciendo adentro, pero a la salida se genera una situación que uno al menos no recuerda haber visto en esa actitud al Presidente de la República.

OB: Si, creo que de las dos partes.
Primero yo califico de falta de respeto institucional,  falta de concepción claramente democrática, porque al Presidente de la República se lo puede criticar en los términos más duros pero se lo respeta porque es el representante de todos. Guste o no. Y Vázquez no lleva lo que uno podría llamar la dignidad presidencial, le nace una pelea de barrio. Usando un término viejo arrabalero y yo creo que aunque haya sido deliberado -peor si fue deliberado fue un paso muy feo- dio una mala imagen de él y completado con el escrache que aparte que asusta un poco sobre todo cuando uno ve a la JUTEP diciendo que va a publicar listas de los que no cumplan lo que la JUTEP entienda como ética aunque no violen la ley, al diablo.
Cuidado que estamos en un territorio peligroso por ahí.
Cuando hay acusaciones del tipo moral hay que tener cuidado, hay un dicho que empieza con otra cosa pero que se deformó, que la moral puede ser el último refugio de los bribones, entonces hay que tener cuidado cuando se exagera con estos temas. Pero el tema es que él viene de dos grandes jugadas que a mí me parecieron del punto juego de ajedrez excelentes, la primera la de ASSE.

 

MAB: ¿La remoción del Directorio?

OB: El por qué remueve el Directorio.
Porque lo hace por una cosa mínima, que el vicepresidente había empleado a alguien que no era familiar, la novia del hijo, que si deja el noviazgo ¿qué pasa?
Está toda la remoción mal hecha pero si estaba mal lo de la novia que aparentemente, ilegalidad no hay, remueva los tres del Directorio, los tres del Poder Ejecutivo.
Esto él ya lo había hecho en la Intendencia, en el 91, cuando había un problema en la División de Turismo y remueve a Coitiño, se puede decir, bueno, era el responsable formal pero saca a los otros tres de actividades comerciales, productivas, que no eran ni arte ni parte, porque no le gustaba la orientación del Departamento y los sacó para poner otra cosa y acá logra algo excelente:
Primero: nombra a una persona muy prestigiosa para la presidencia de ASSE como Marcos Carámbula, hombre que fue presidente del Sindicato Médico, gremialista médico, luchador contra la dictadura, diputado, senador, intendente, y que llega con un gran peso político y social al cargo. Trazó una raya. Todas las denuncias contra ASSE, fueron de las administraciones anteriores de ASSE, levantó un muro para evitar que salpique al gobierno.
Si lo logra o no, es otro tema.

 

MAB: Pero es la jugada.

OB: Pero es la jugada y Vázquez en particular –que tiene mucha habilidad chiflar para el costado- dirá ‘no porque yo descansaba mi confianza en los que dirigían ASSE, yo de esto no tenía porqué saber’ y se terminó la discusión.
En ANCAP logró más o menos lo mismo, ahora que quedó todo en un señor Sendic que no ocupa ningún tipo de cargo, si golpeó un poco por el lado de otro senador y eso pero ya dejó de ser un tema de gobierno ANCAP, sacó al Directorio, capitalizó, podrán gustar o no las figuras que hoy dirigen pero ya es un tema diferente, pone una persona no política en ANCAP y todo lo que le caía al gobierno se lo saca de encima y mucho más con la salida de Sendic.
Y con ASSE busca lo mismo y algo va a lograr.

 

DM: El hecho de no asumir directamente la decisión de remover a Susana Muñiz que era claramente la figura visible en torno a las denuncias por ASSE, ¿no le puede jugar en contra?

OB: El tema es así, cuando uno tiene que dar muchas explicaciones, ya empezó a perder. Entonces dijo que era por esto, pero en realidad era por lo otro. Es decir, uno pierde cuando demasiadas explicaciones. Aunque tenga toda la razón.
Pero si uno tiene que empezar a hacer toda una serie de dibujitos en la pared y el otro contesta con una sola frase, ya uno perdió. Y acá logró mucho y yo creo que va camino a eso, a sacarse de encima todo con un Carámbula que probablemente, todo indica que va a empezar a tomar medidas fuertes dentro de ASSE.
Porque si esto viene acompañado de lo que en general se espera, que haya un montón de medidas, de todos los temas que se han discutido, ambulancias, tercerización, etc., va a sacar al gobierno.
Y el 2018 que venía como gran tema como este que yo mencioné del Presupuesto, Consejos de Salarios, como el gran conflicto y gran pantano del gobierno  ASSE, ya no es un pantano, es un camino ríspido, tiene dificultades, tendrá que trabajarlo, pero donde empiece a anunciar dos, tres, cuatro medidas sobre estos temas que han conmovido a ASSE, el gran golpe al gobierno lo elimina. O no lo elimina, lo amortigua, yo creo que esta jugada fue muy inteligente, un gran juego político obviamente.

 

MAB: El venía de esa jugada que estabas analizando y sucede esto del Ministerio.

OB: Bueno, ahí venía de otra jugada muy buena también, la del agro.
El gobierno logró, lo cual es jugada política y tiene mucho de ideológica, hacer algo que los principales dirigentes del agro no sólo de Durazno, de la convocatoria de Durazno sino de algunas organizaciones institucionales, quiere implementar una lucha de clases en el agro y efectivamente, el gobierno lo que hacía era un planteo de clases o de segmentos, para decirlo más técnicamente, que era trazar una raya, los pequeños, en algunos casos pequeños y medianos, otros sólo pequeños, ganaderos, arroceros, horti frutícolas, lecheros, van a ser protegidos por el gobierno, otra cosa es si las medidas son suficientes o no, esa es otra discusión. Hay quien dice esto no salva a nadie, hay quien dice bueno, por lo menos es un respiro.
Esa es una discusión técnica en la que no me meto porque no la conozco además, pero lo que es claro que dio una señal. Yo, al sacrificio fiscal -como le llaman o los dineros del Estado que no se van a recaudar- van a ir al arrocero con menos de trescientas hectáreas, van a ir al horti frutícola que vende en el mercado interno, va a ir para el tambero que no tiene varios camiones cisterna todos los días remitiendo leche, al lechero, el término no existe hoy, pero de a pocos tachos de leche, entonces ahí él logró mucho al plantearlo en un eje sociopolítico. No es el conflicto del agro contra la ciudad, sino es los grandes contra los chicos.
Los grandes, que ganaron mucho dinero antes, arréglenselas solos. Ese es el discurso, por eso a mí me sorprende lo de la salida del Ministerio, porque en lugar de estar hablándose de esto, que favorecía al gobierno se habla si el Presidente le dijo mentiroso y del escrache que hizo la Presidencia de la República a una persona además.
Una persona que no era nada ni representa a nadie, no se estaba hablando de ni un gran poderoso productor ni de un dirigente que agitaba masas.
Es decir todavía lo innecesario era eso, no tenía ninguna finalidad social ni política haber hecho lo que hizo, no se lo dijo el presidente de la Sociedad Rural, que estará mal el tono pero tenía un sentido político. En este caso no, se lo dijo a éste que era uno de los que estaba movilizando, no movilizaba a nadie. Es increíble.
Y lo que hace de gestos, equivocado pero además inútiles, porque otra cosa es que el gesto sea malo y tenga repercusión, pero Usted logró un resultado, lo que quería era terminar con esto al costo que fuera, bueno habrá evaluado bien o mal pero el objetivo lo tenía claro, acá era sólo por sacarse las ganas, por no soportar que alguien le dijera mentiroso.

 

MAB: Si, y veremos que influencia tiene la cadena de hoy que se dice va a ser sobre el tema de fondo. ¿Qué puede pasar?

OB: Bueno, si la cadena la centra exclusivamente en lo de fondo, “el gobierno está preocupado por los pequeños y medianos productores”… Y nada más que en eso, le va a ir bien y si juega a aumentar la división con el agro, dentro del agro, va a tener la respuesta más dura de la Federación Rural, de la Sociedad Rural, de algunas no sé si de todas las cooperativas pero de muchas cooperativas agrarias pero, a lo que él le importa, a lo que al gobierno le importa, a lo que al Frente Amplio le importa, zafa políticamente, otra cosa es después lo social - económico si las medidas que toma ayudan o no. Ese es otro tema.
Pero si llega a mezclar con la mínima mención de lo que pasó en el Ministerio el sólo recordarlo anula toda la cadena, yo creo que va a tener la sutileza y la inteligencia de no hacerlo.

 

DM: Profesor, en los últimos días han salido algunos números de opinión desde el punto de vista electoral, de intenciones de voto. Usted ha señalado que el Frente Amplio mostraba un determinado crecimiento y se consolidaba el Partido Nacional, sin crecer pero tampoco perdiendo votos, la Unidad Popular y el Partido Independiente también se muestran creciendo. ¿Cómo se evalúan estos números y sobre todo qué proceso van a tener este año tan conflictivo como usted señalaba?

OB: Bueno, aclaremos algunos pequeños términos, creciendo es estar por encima de la elección pasada.
Y crecen sólo dos: el Partido Independiente claramente, estaba en el 3, ahora en el 5 a lo largo de todo el año y Unidad Popular, que obtuvo el 1 y está en el 2 todo el año.
Es decir, uno no dice está creciendo porque una vez que apareció en un número que puede ser hasta un error de muestra, éstos ya son movimientos claros que de alguna manera es lo que está más al centro y lo que está más a la izquierda del Frente Amplio, claramente hay derrame de ambos lados, los que consideran que el Frente Amplio no es confiable pero que tiene que ser una política como se llama ahora más moderada o que el Frente Amplio ha perdido principios, el norte más clásico de la izquierda y busca otra izquierda que considera más principista, más nítida o como fuera.
Segunda cosa, el Frente Amplio lo que está es recuperando, está creciendo en cuanto a recuperación -todavía no llegó al nivel del primer trimestre del 16 y estamos hablando de fines del 17, no del primer trimestre del 18 que todavía no empezó a encuestarse o empezó en estos días-, cuando empieza el caso ANCAP, que hay una caída estrepitosa de la imagen de ANCAP, vino una gran caída del Frente Amplio y se situó en el 35%. Luego viene lo que puede llamarse el caso Sendic y ahí el Frente cae a esta banda 29 al 31 que se mantuvo hasta la salida de Sendic. Después que Sendic se va, se tiene que ir como dijo una murga, “el renunciado”.
El Frente Amplio salta inmediatamente al 33 y ahora a 34.
Esto es recuperación de gente enojada o descreída o que vuelve porque al final mi casa política, mis grandes ideas están por ahí, que igual todavía del 48 al 34 tiene un largo trecho para recuperar.
Lo que estamos viendo -porque la encuesta no sólo una pregunta y un numerito, es un cuestionario muy largo, son 90 preguntas, muchas de ellas interrelacionadas, que permiten estudios y análisis es que el Frente Amplio inició una etapa de crecimiento del punto de vista de la línea número, sustantivamente de recuperación que lo va a llevar, en los próximos meses seguramente, a más arriba. Entre otras cosas porque esa gente enojada llega un momento que dice y bueno si el Frente hace lo que yo creo que hacían los partidos tradicionales, si está haciendo lo mismo, no va a ir para el otro lado; se traga la disconformidad y sigue en el Frente. Por lo tanto es de prever una recuperación mayor del Frente Amplio que hay que esperar a ver hasta dónde llega.
Nos parece que hoy, no digo en el 2019, esa recuperación del Frente tiene un tope que está bastante por debajo de la mayoría parlamentaria, entre otras cosas por lo que está robando Unidad Popular y el Partido Independiente porque es el voto propio que ha perdido. Capaz que lo recupera, pero en principio con este escenario, eso ya lo deja bastante más lejos de la mayoría parlamentaria.
El Partido Nacional está, por un lado con una debilidad, se ha enredado últimamente, después que el Frente Amplio resuelve lo de Sendic se enreda y no logra resolver los temas que tiene de algunos intendentes pero por otro lado ha quedado como el gran contendor del Frente Amplio. Y de alguna manera quedó una imagen, como se dice, binaria o bipartidista, el gran partido se juega entre el Frente Amplio y el Partido Nacional.
Eso es un problema serio para el Partido Colorado, también lo es para Novick y le da un soporte, un sustento al Partido Nacional más allá de los errores que cometa.
Yo diría que el Partido Nacional se podría decir que está creciendo o que ha crecido en este aspecto: si una encuesta le da lo mismo que obtuvo en la votación, es que está por encima  de lo que votó, porque siempre después de una votación, lo lógico es caer un poco porque hubo votos de último momento. Por lo tanto el Partido Nacional está sólido ahora, quizás no está acorde a los imaginarios que tuvo la dirigencia blanca que a mediados de año, el mejor momento del Partido Nacional, en nuestro caso había llegado al 33% y el peor del Frente Amplio, fue la única vez que en nuestra encuesta, el Partido  Nacional queda por delante del Frente Amplio -fue en junio, julio, lo que le llamamos segundo trimestre- ahí hubo un imaginario en la dirigencia blanca de que esto implicaba que habían entrado en una autopista donde corrían solos, derecho a la banda presidencial y que eso estaba fuera de toda duda. Ese imaginario ya era un poco exagerado en ese momento, lo que se planteaba era un escenario donde por primera vez se veía igualdad de probabilidades para el Frente Amplio y el Partido Nacional, el mejor momento de uno y el peor del otro. Bueno, el mejor de uno pasó y el peor del otro también pasó, entonces claro, esta fortaleza del Partido Nacional, por eso uno ve que hay enojo con algunas de las encuestas, es porque no corresponden a los imaginarios que se habían trazado, pero es un partido que tendría que estar muy satisfecho de los logros y en particular Lacalle Pou muy satisfecho del liderazgo que ha logrado dentro del Partido Nacional.

 

DM: Con estos datos en el ballotage ¿no tiene un escenario complicado el Frente Amplio para acceder al gobierno?

OB: El tema es el siguiente, hasta ahora se ha demostrado, lo que no quiere decir que se produzca en el 2019, que el candidato de los partidos tradicionales, pasó con Batlle que ganó, pasó con Lacalle Pou que perdió, no arrastra la totalidad de los votos contrarios al Frente Amplio, Partido Nacional dio 55%, Batlle 52, Lacalle Herrera estuvo también por debajo de la suma de los dos partidos, Lacalle Pou también, ahí hay una debilidad, una cosa es la elección de octubre y otra es el ballotage, el ballotage es si el candidato, Lacalle Pou, vamos a hablar, hoy es muy difícil imaginar algo distinto. Logra convocar a la totalidad del voto no frenteamplista o anti frenteamplista, dejemos de lado Unidad Popular, digo del centro hacia la derecha, ésa es una incógnita que es difícil de resolver y creo que ahí está una de las debilidades. Pero además el Partido Colorado está en el mínimo, dio el 7, ahora está en el 6, en algún momento el 8, del 6 al 8 cualitativa, sustancialmente no hay diferencia. El Partido Colorado tiene que hacer un shock de salto, por lo menos para volver a lo que votó la elección pasada y ahí depende de cuánto se sostenga Novick, porque una gran parte se la ha sacado Novick.
Y cuánto logran también aprovechar la disconformidad con el Partido Nacional diciendo, bueno, está, en el ballotage votaremos a Lacalle Pou pero ahora preferimos a José Amorín o  Ernesto Talvi, Tabaré Viera o Fernando Amado y logre captar, pegar un salto el Partido Colorado.
Vamos a ver qué pasa porque la grilla de candidaturas se va a terminar definiendo después del mundial seguramente. Hay dos incógnitas claras, la primera es si Talvi finalmente da el paso de ser candidato o no, ha hecho todo para posicionarse pero el tema es si da el paso final, si siente que tiene los respaldos suficientes para lanzarse y si se mantiene un juego dejándolo de lado a Fernando Amado que corre un poco como disidente del centro de decisión partidaria. Si se mantiene un juego de tres: José Amorín, Talvi, Tabaré Viera o si alguno de ellos se baja, Amorín por lo pronto está diciendo que él sigue hasta el final, pero bueno, terminan dos y estos dos  son Talvi y Amorín, más Amado, dejo de lado a Amado, Amorín y Talvi, Tabaré Viera y Talvi, no Tabaré Viera y Talvi es imposible porque Amorín no se va a bajar, por lo tanto es si  terminan Talvi/ Amorín, Tabaré Viera/ Amorín o Amorín, Tabaré Viera y Talvi. Parecería que Amado también sigue hasta el final pero ya como el desafiante de la cúpula partidaria. Entonces hoy el principal enemigo del Partido Nacional no está a la izquierda, está en su propia área que es el Partido Colordo y el partido de Novick como partido nuevo. Entonces ahí es dinámico.
Lo cierto es que parecería bastante consolidada un área opositora tradicional que no está a menos que la elección pasada y a la cual si  le puede robar, o pueden recuperar respecto al Partido Independiente. Y el Partido Independiente  es un partido que puede crecer hacia ambos lados y efectivamente, interiormente tiene gente que puede coincidir mucho en lo conceptual con partidos tradicionales.
Estábamos recién hablando el tema Venezuela y por otro lado que es más visto como un partido más hacia la izquierda o centro izquierda, entonces este posicionamiento del Partido Independiente.

 

DM: ¿No le es tan incómodo al frentista pasarse para ahí?

OB: No, al frentista sobre todo si estamos hablando así como un frentista como MPP, Constanza Moreira, 1001, esos lados; no le resulta nada incómodo pasarse a Unidad Popular.
Yo digo un votante tipo Frente Líber Seregni, incluso alguno de los socialistas, que tienen abanico muy grande de tipos de votante; no le resulta incómodo pasarse al Partido Independiente, son vistos como partidos de frontera. O incluso hasta de solapamiento, entonces ahí puede captar pero también del otro lado, sin duda esta postura de Venezuela lo hace sintonizar con mucha gente del Partido Nacional  o de la oposición.

 

MAB: Sin duda. Se nos voló la hora, Bottinelli, muchas gracias por haber venido.
 
OB: Gracia a ustedes y como siempre, un gusto.