“NUESTRO PUEBLO VA BUSCANDO, ES UN PROCESO DE RECUPERACIÓN DE IDENTIDAD CON LA DEMANDA SOCIAL”
Contacto con Oscar de Isasi desde Argentina, 9 de mayo de 2018.

 

de-isasi.jpg“La imagen de Mauricio Macri está desgastada y creo que eso va a tener correlato en las elecciones del 2019, pero que no necesariamente porque tenga correlato en las elecciones del 2019, se haya construido una alternativa que le pueda ganar. Eso es un desafío de quienes nos plantemos estar en la vereda de enfrente y que tenemos que, por un lado, no echarle la culpa a la gente. Y por otro lado ver cómo construimos consenso que nos permita volver a enamorar a la sociedad”, dijo Oscar de Isasi, secretario de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de la República Argentina en contacto con CX36. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/contacto-oscar-isasi-argentina-audios-mp3_rf_25884731_1.html

 

Diego Martínez: Estamos en contacto con Argentina, con Oscar de Isasi, secretario de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), además integrante también del secretariado general de CTA (Central de Trabajadores de la Argentina) Autónoma de la provincia.
Oscar, bienvenido a los micrófonos de Radio Centenario, buen día.

Oscar de Isasi: Muy buenos días. ¿Cómo les va a ustedes?

 

DM: Bien. Bueno, en realidad preocupados con lo que está ocurriendo en el país, en el nuestro y en el de ustedes también.
¿Cómo se visualiza esto que está ocurriendo desde el punto de vista de los trabajadores?

OdI: Y en Latinoamérica ¿no? Esta vuelta, esta restauración conservadora en general que hay en Latinoamérica nos remite, por un lado a resistir a ella, y por otro lado a reflexionar los límites que han tenido los procesos populares en las últimas décadas, reflexiones que tenemos que dar.
Y desde los trabajadores y las trabajadoras en Argentina entendemos que, desde que asumió Mauricio Macri, la gobernadora Vidal en la provincia de Buenos Aires, el único dato democrático, que no es menor, es que surgieron por el voto popular. Pero después rápidamente empezaron a representar los intereses de los grupos más concentrados de capital. Como dicen en el barrio, no hay ni un centro que tiren para este lado, todas las medidas que vienen llevando adelante tienen que ver con transferir riqueza de todos los argentinos a los grupos más concentrados y con reformar el Estado de tal manera que lo moldeen al servicio de los poderosos, no solamente mientras gobiernan sino para las próximas décadas.
Es así que vemos tarifazos escandalosos, endeudamiento sideral que hipoteca el futuro de los argentinos, en lo que hace a la reforma del Estado, desfinanciamiento de las áreas sociales, salud, educación, niñez que son las áreas que necesitan los que menos tienen. Ajuste en los trabajadores del Estado, salarios a la baja, jubilaciones compulsivas, retiros voluntarios, hacen un combo que nos lleva a afirmar que la crisis está quedando sobre los sectores más vulnerables y los trabajadores y trabajadoras en Argentina.
Es el cuadro, que además se profundizó después de octubre cuando, luego de las elecciones se constituyó en primera minoría Cambiemos y utilizó ese poder para, en el 2018 que nos toca transitar y a fondo, en estas decisiones políticas.
Así que así estamos pero, si vos me lo permitís, para que no sea sólo un diagnóstico negro, tienen dificultades, porque cuando hay ajuste el pueblo argentino pelea, es tradición digamos.
Y la verdad que al 31 de diciembre del 2017, o sea a fin de año, el presidente habría soñado creemos nosotros que íntimamente, habría pensado que iba a brindar por la reforma laboral como un hecho. Recordemos que en octubre había ganado las elecciones.
Sin embargo no pudo pasar la reforma laboral, fruto de la resistencia de los trabajadores y trabajadoras. Hubiera soñado con una reforma de la seguridad social, que sí la hizo, pero hubiera soñado que hubiera seguido en trámite, y tuvo un costo analítico (...) con la represión que se dio en el Congreso Nacional, recuerdan ustedes el 18 de diciembre del año pasado.
Es decir, tienen dificultades, porque están en el período de mayor legitimidad de voto, están utilizando ese voto o ese respaldo para hacer cosas que la gente no votó, porque nosotros estamos convencidos que el 99% de nuestra gente votó por tener más derechos, por tener jubilación, por tener trabajo, por tener educación. Pero bueno, están utilizando ese voto para hacer todo lo contrario. Y sin embargo, a pesar de todo eso, hay una resistencia creciente que hace que, por ejemplo, a pesar de las intensiones y los sueños del presidente Macri, hoy todavía no se haya votado la reforma laboral, fruto de la creciente resistencia de los trabajadores

 

DM: ¿Oscar, con qué respaldos cuenta hoy Macri desde los políticos? ¿Con los mismos con los que asumió en su momento y lo llevaron a las primeras políticas, o se han caído algunos soldados de la trinchera?

OdI: Yo creo dos cosas ahí, en primer lugar es que hay un dato político nuevo el 18 de diciembre del 2017. Cualquiera me puede decir que no es así, es un ensayo lo que te estoy planteando o una sensación.
¿Cuál es el dato político? Ese día se votó la reforma de la seguridad social. Recuerdan ustedes que hubo una movilización enorme al Congreso, una gran represión, y hubo millones de compatriotas que salieron a las calles a lo largo y ancho del país contra la reforma de la seguridad social. Ahí se vio con mucha claridad la resistencia de trabajadores y trabajadoras que no querían esa reforma porque nos perjudicaba, muchos de ellos habían votado al partido oficial.
Pero el dato político más claro fue en la tardecita de ese mismo día, cuando miles y miles de compatriotas salieron a hacer cacerolazos, que es un método que en general tiene la centro-derecha en Argentina, en barrios donde había ganado por abultada referencia Cambiemos. Es decir, se empezaba a quebrar explícitamente la base social que lo había votado en octubre, y decía claramente que una cosa es que se lo haya votado para gobernar, otra cosa es que sea un cheque en blanco para hacer cualquier cosa.
Ahí está el primer punto.
Y a partir de ahí, salvo excepciones de la oposición, de todos los partidos, que son muy coherentes, que mantienen conducta y demás, a partir de ahí también hay un reacomodamiento de esa oposición que a veces zanja el gobierno y a veces se siente apretada y termina siendo opositora.
O sea, el dato político se está perdiendo consenso, inclusive en los propios que lo votaron, de hecho las encuestas ven que se cayó estrepitosamente la imagen de Macri, no así de Vidal, la gobernadora de la provincia que yo creo que la van a (...) como recambio si lo de Macri no funciona, con un alto blindaje mediático además en Argentina. Pero digo, se cayó, me detengo acá, no es que no esté haciendo el ajuste, está haciendo un ajuste feroz en consonancia con Macri, pero tiene un blindaje que parece la Cenicienta.
Pero bueno, vuelvo al tema, ahí hubo un dato de quiebre de quienes votaron a Cambiemos y decían esperemos, a esto hay que darle tiempo y demás, que nos parece que va acompañado, que tiene correlación con esa caída de la imagen de Macri.
Ahora, eso no quiere decir que es directamente proporcional al crecimiento de la oposición, que la verdad, bastante deja qué desear en el momento histórico porque lo que hay es más debate de fractura que procesos de unidad serios.
Ahora, tu pregunta original, sin ningún lugar a dudas la imagen de Mauricio Macri está desgastada y creo que eso va a tener correlato en las elecciones del 2019, pero que no necesariamente porque tenga correlato en las elecciones del 2019, se haya construido una alternativa que le pueda ganar. Eso es un desafío de quienes nos plantemos estar en la vereda de enfrente y que tenemos que, por un lado, no echarle la culpa a la gente, se ha visto por ahí que algunos, cuando los votaban a ellos, dicen que el pueblo nunca se equivocaba, y cuando no los votaron a ellos dicen que son todos unos tarados que votan a los verdugos.
Yo creo que hay que analizar, como dije al principio, y con humildad lo digo, me puedo equivocar, como dije al principio de la nota, hay que analizar fraternalmente, no echándonos culpas, fraternalmente los límites de los procesos populares en Latinoamérica que han permitido que rápidamente se reinstale una versión conservadora desde el gobierno, y en el caso de la Argentina más porque fue por el voto popular, porque en Brasil hay un golpe clarísimo. Eso por un lado.
Y por otro lado ver cómo construimos consenso que nos permita volver a enamorar a la sociedad. Porque esto que parece incoherente, donde dicen bueno, pero la gente por un lado votó en octubre a Cambiemos, y por otro lado por millones salieron a la calle a decirle que no a las medidas.
Es que nuestro pueblo va buscando, no hay alternativa, y creo que recuperar un proyecto que vuelvan a poner a nuestro pueblo, es clave. Y no es sólo con una nota larga donde decimos lo que hay que hacer sin faltas de ortografía, es un proceso de recuperación de identidad con la demanda social. Si hay algo que está claro, a mi entender, vuelvo a repetir que esto es personal, en la Argentina es que hay una disociación de la representación política en relación a la demanda de la sociedad.
¿Qué quiero decir con esto? Que la representación política no resuelve los problemas que la sociedad necesita que se resuelvan.
Y acá te voy a decir dos cosas más, una, que no se resuelve con que si hay el rey Arturo o alguna dictadura ni nada por el estilo, sino que los problemas de la democracia se resuelven con más democracia

 

DM: Bien, Oscar, te agradecemos mucho este contacto, obviamente que entendemos que hay reservas también en el pueblo argentino, lo han demostrado en varias oportunidades saliendo a la calle, como tú mencionabas incluso en los últimos tiempos. El saludo desde acá y el contacto que vamos a mantener cada vez más asiduamente, suponemos que las circunstancias nos van a llevar a comunicarnos más con Argentina. 
Un fuerte abrazo.

OdI: Para mí es una alegría que ustedes se acuerden de nosotros y poder transmitir nuestras humildes opiniones y propuestas del otro lado del charco.