TABARÉ VÁZQUEZ CUANDO ASUME “NEUTRALIZA A LA COMPETENCIA DE SU EMPRESA, DE SUS SOCIOS Y DE SU HIJO”
Entrevista al periodista Sergio Israel, 14 de mayo de 2018

sergio israel.jpgEl periodista Sergio Israel presentó su libro “Tabaré Vázquez, compañero del poder”, editado por Planeta, en la mañana de la 36, dialogando con Hernán Salina y María de los Ángeles Balparda. Con una amplia trayectoria a nivel periodístico y académico Sergio Israel explicó cómo llegó a este libro que ha generado controversia, incluso antes de su salida la venta. ”Parece como que una cosa se va vinculando a la otra, para el libro que hice sobre Seregni entreviste a Vázquez, y me permitió enriquecerme”´. En la contratapa del libro se señala que el mismo “recorre el camino del Presidente dentro de la política activa. Este médico de La Teja, intuitivo, con influencia masónica y católica que encarna al uruguayo medio, inició tardíamente su carrera política”. Sergio Israel describe y analiza éxitos y fracasos de ese ciclo de tres décadas que muestra “la cara gris de esa conducción”.  A continuación transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
http://www.ivoox.com/sergio-israel-14-5-2018-audios-mp3_rf_25963207_1.html

 

tapa libro.jpgHernán Salina: Vamos a conversar con el periodista Sergio Israel, a propósito de su último libro que se titula “Tabaré Vázquez, compañero del poder”, editado por Planeta. La tapa es muy elocuente, tiene como un busto de Tabaré Vázquez que tiene grafiteado sobre el rostro, el logo histórico del Frente Amplio.
Y vamos a repasar datos del entrevistado. Sergio Israel nació en Montevideo en 1957, es Licenciado en Ciencias de la Información, por la Universidad Autónoma de Barcelona, como periodista trabajó en el Semanario Brecha, La República y El País Cultural, fue Editor de la revista Noticias del Sindicato Médico del Uruguay, entre otras, fue docente en la Universidad de la República, Universidad Católica y ORT; actualmente es Redactor del Semanario Búsqueda y durante el primer período que gobernó Tabaré Vázquez, le tocó cubrir Presidencia de la República.
Ha publicado ya varios libros Israel, “El enigma Trabal”, “La conexión francesa”, “Mujica el florista Presidente”, “Silencio de Estado”, “Yenia Duvnova, un amor en la Guerra Fría” y la novela “El agente rojo”; y en Editorial Planeta que publica este último libro, ha publicado también “El golpe de febrero” en co-autoría, “Pepe Mujica, el Presidente”, “El General”, biografía de Líber Seregni en co-autoría.
En este caso, en “Tabaré Vázquez, compañero del poder” hace una reseña biográfica, resumida digamos, del actual Presidente de la República, desde sus años en La Teja, su familia, los orígenes de su familia, el comienzo de la actividad social, la policlínica del Club Arbolito y después todo el camino que lo llevó a la Presidencia pasando por la dirigencia de Progreso, después su afiliación al Partido Socialista, el surgimiento inesperado de su candidatura a la Intendencia, a partir del rechazo de Mariano Arana a una segunda candidatura -Mariano Arana fue candidato en el 84 recordemos y lo propuso a él y después el camino ya más conocido-; de las candidaturas a la Presidencia, la Presidencia del Frente Amplio y el Encuentro Progresista, el paréntesis que hubo entre una Presidencia y otra, hasta la actual gestión, que se está desarrollando y además está muy actualizado porque llega hasta estos últimos episodios con los autoconvocados.
Sergio bienvenido a la Centenario. 

Sergio Israel: Buenos días. Un gusto.

 

HS: Has escrito unos cuantos libros ya, ¿has podido combinar el ejercicio del periodismo con esto de los libros?

SI: Si, parece como que una cosa se va vinculando con la otra y por ejemplo en este caso el libro que hice sobre Seregni entrevisté a Vázquez y me permitió ahora enriquecerme con eso, ya no empezás desde cero. No se da en todos los casos, como sin querer te vas como especializando, el otro día me decían en una entrevista en radio: “si ahora vas, ningún Presidente te va a querer dar una entrevista”.

 

HS: ¿Cuál fue el objetivo en este libro en torno a Tabaré Vázquez? ¿Qué te parece que faltaba o que estaba bueno presentar en el libro?

SI: ¿Por qué tiene sentido este libro?
Bueno, lo que pasa es que había un libro muy bueno que terminaba en 2005, hecho por dos colegas y yo arranqué por ahí, para conocer un poco o repasar la trayectoria de Vázquez.
Y Vázquez –Ustedes lo saben perfectamente- arranca su carrera política como Intendente de Montevideo, yo lo que tomé son los antecedentes de su biografía, la actividad como Intendente para luego analizar los dos gobiernos como Presidente. Incluso también intenté, no pude, no puedo decir que estoy contento de todo porque es muy amplio, sobre todo su actividad como Presidente del Frente Amplio, que también es importante porque él llega -a diferencia de (José) Mujica por ejemplo- él renuncia a la Presidencia del Frente Amplio para ser Presidente en el 2005. Y bueno, eso también es una característica y había ahí cosas para repasar.
El hecho de que él esté en funciones ahora es una ventaja y una contra, ustedes decían el tema de la actualidad y también es un freno para que alguna gente hable o él mismo quiera contar algunas cosas, porque se está jugando el día a día.

 

HS: ¿Él te concedió una entrevista para el libro?

SI: Sí. Fue un poco particular porque había empezado a salir en un diario una versión de que había un periodista de izquierda que estaba haciendo una especie de libro como conspirativo el año pasado; y entonces yo dije, mejor voy a cortar esto porque había gente que sabía lo que contenía el libro antes de que lo supiera yo, lo que me dejó un poco preocupado. Entonces, logré una primera charla con él, para tranquilizarlo entre comillas y para tratar de marcar una agenda y luego iba a tratar de mantener una entrevista, que yo pensaba poner al final del libro -que al final no se pudo hacer-, pero sí tuve esa conversación que me sirvió a mí como insumo diríamos, para el libro. Es decir, fue un entrevistado junto con todos los otros y después me dio esas dos chances que yo le pedí, yo le hice una lista un poco larga de pedidos y bueno, él evaluó los que le parecía que tenía que darme, que le parecía que sí.
No pude acceder a la familia, pero sí pude acceder a dos jornadas de trabajo de él, me dijo “hay cosas que son de la esfera de Estado, temas de Estado que no los voy a hablar delante de un periodista”, lo cual me parecía razonable. Entonces en el primer capítulo, la introducción, yo cuento eso, esas dos jornadas o medias jornadas también me ayudaron a tratar de actualizar algunos temas.

 

HS: O sea esa segunda entrevista no se pudo concretar pero ¿él te preguntó algo o te pidió ver algo previo del libro? 

SI: Sí, él tenía mucho interés en saber -lo cual es lógico- pero ahí fue un poco la discusión, que enfoque iba a tener el libro, entonces él me decía, bueno, yo participo, no participo de acuerdo al enfoque, bueno yo en ese sentido fui muy sincero, no es loas a Tabaré Vázquez, es una mirada crítica, hay cosas que va a gustar y hay cosas que no.

 

HS: ¿Vos destacás el manejo del poder, la capacidad del manejo de poder que tiene Vázquez?

SI: Sí bueno, es la característica de él.
Fíjate que yo estaba ahora pensando en el camino, pensando todos los que fueron presidentes de Uruguay, vamos a tomar la post dictadura para no irnos muy viejo, son todos políticos que venían, porque el propio (Luis Alberto) Lacalle, (Julio María) Sanguineti y Mujica, son tipos que estuvieron en la política de muy jóvenes, en diferentes circunstancias, en cambio Vázquez no, Vázquez llegó.

 

HS: No tiene militancia estudiantil, gremial, nada.

SI: Absolutamente nada.
Lo que sí tiene es lo del barrio. Ojo, que no es de despreciar, es social,  esa yo creo que le da un manejo, le da un conocimiento entonces se hace esa mezcla muy particular.

 

María de los Ángeles Balparda: Claro y rompe con una tradición del Frente Amplio, que para ser candidato de tanta expectativa, era de trayectoria política o sindical o partidaria.

SI: Exacto.
Es muy original. Y yo creo que eso tuvo su parte buena y su parte muy mala también porque después uno dice, le va a reclamar su compromiso con el Frente Amplio, con su militancia, pero si no la tuvo, ¿cómo se la vas a poder reclamar? Si lo pusiste ahí, lo fuiste a buscar y después lo vas a buscar de nuevo como lo fueron a buscar de nuevo…

 

HS: Y por eso, ¿cómo ves el manejo del poder que lo destaca a él? 

SI: Bueno porque él manda.
Hay una frase de (Reinaldo) Gargano que me la contaron -porque yo no hablé para este libro con Gargano porque ni pensaba yo hacer este libro cuando tenía posibilidad de hablar con él-, pero dice que Gargano que se enfrentó mucho él como hombre justamente de trayectoria política dentro del Partido Socialista y el otro un recién llegado, que es un ganador. Y dijo: “no, pero hay que reconocer que este hombre manda y manda”.
Y me parece que eso es algo como innato que lo tiene, que lo explota y que sabe que lo tiene, que es una característica que tiene, que le permitió tener la trayectoria que tiene, con sus características propias. Esa relación con la masonería, con la iglesia, con el empresariado, eso de (Juan) Salgado ahora, digamos, mantener el equilibrio del poder, digamos con particularidades muy propias de él. Y eso también se vio en el período de gobierno, hablamos de un período de treinta años en el cual él tiene actividad, vamos a decir de los cincuenta a los ochenta es su vida política.
Entonces hay quince años en los que él está en el gobierno y quince años buscándolo al gobierno, es decir, haciendo uso del poder también dentro del Frente Amplio, cuando él era presidente del Frente, o en esas retiradas que él hacía de algunos meses, me parece que sí, que es como una singularidad que marca. Es decir, la personalidad de él marca la historia del Uruguay en ese período, eso me parece que no tiene discusión, después se verán como diferentes enfoques o que bueno, si él pidió ayuda a Bush, por ejemplo, es un tema complicado, o su actividad como empresario médico, o esos vínculos con la masonería, hay como muchas facetas en la vida política de él.

 

MAB: Nombrabas a Salgado recién, ¿se puede decir que Salgado es como la continuación o la actualización del vínculo con (Oscar) Magurno? ¿Se parecen esos vínculos?

SI: Sí, yo pienso que sí. Lo que pasa es que Salgado es otra generación, Magurno es un hombre muy influyente en Vázquez y a su vez Vázquez en él, es como que hubo una alianza por fuera de los partidos e incluso Magurno lo salvó, le sacó las castañas del fuego a Vázquez en muchos momentos por ese vínculo personal. A su vez hay toda una faceta que es Vázquez como empleado de Magurno en La Española y Salgado como que es la continuidad, lo que pasa es que Salgado es otra generación, Salgado manda, entre comillas, desde el piso 25 de la Torre.

 

AB: Es todo más explícito.

SI: Si, de alguna manera sí. Pero ahí hay un componente también de misterio, porque si miramos, -para hablar de un caso más reciente- todo esto de (Fernando) Vilar que no se aclara, de alguna manera es como anecdótico pero también muestra como lo maneja.
Salgado está en todas las giras, Salgado mismo me contaba que él quedó muy impresionado de poder sentarse con Angela Merkel o con (Vladimir) Putin o con cualquier otro y estar allí.

 

AB: ¡Si a él lo impresiona, imagínate a los demás, a los mortales comunes!

SI: Sí, pero bueno, creo que hay una continuidad y una marca, más allá del tema de la Masonería.

 

AB: ¿Es verdad que son amigos de ir a pescar juntos hasta fuera del país? Habló hace años que habían ido a Costa Rica a pescar, ¿es verdad que son así de amigos?

SI: Sí, yo creo que sí porque más allá de que cuidan su privacidad, es un hecho además de que hay una relación -y lo dice el propio Salgado- entre las familias. Él insiste que es una relación de las familias, es una relación también con los hijos, porque hay también ese tema, la relación con los hijos que es muy importante. Para Vázquez la familia es muy importante y para Salgado, la relación no es una relación como puede ser la que podría tener Vázquez con Gargano o con cualquier otro dirigente, es ya una relación que viene por otro lado.
Entonces Salgado dice, bueno en los temas políticos yo no me meto, porque no es un actor político, porque él es un empresario, el Presidente de una Cámara, es un amigo y bueno, al amigo se le da…

 

AB.: ¿Pero es una relación nueva? 

SI: No tan nueva. Porque Salgado está incluso cuando se planteó la reelección de Vázquez, Salgado está apoyando esa reelección.
Es decir que la relación con Vázquez estamos hablando del año 2007, es decir, del intento de reelección, estamos hablando de diez años por lo menos.
Es nueva en tanto que no era cuando él era Intendente, que es cuando Salgado tiene relación directa con Vázquez porque CUTCSA y la Intendencia tienen digamos una dependencia, pero nace a partir de eso.

 

HS: ¿Qué pasó con alguien que era la mano derecha, escudero fiel de Vázquez, durante un buen trayecto de su carrera que fue Gonzalo Fernández? ¿Qué te parece que incidió en ese alejamiento entre ellos?

SI: Bueno, es una pregunta muy difícil de contestar, yo hablé bastante de este tema con el propio Gonzalo Fernández porque obviamente era una fuente cantada si uno quiere hacer un libro sobre Vázquez.
Gonzalo Fernández tuvo un papel destacadísimo en el primer gobierno y ocupó tres cargos: Secretario de la Presidencia, perdón, antes ya era delegado de Vázquez en la Comisión para la Paz
¿Por qué se distanciaron?
Bueno, yo creo que Gonzalo Fernández  no le interesó, le interesó más su actividad como abogado que como político y estaba pero no estuvo ya dispuesto a seguir, no es digamos un tema sencillo porque Vázquez no ha hablado de este tema naturalmente, entonces yo no lo puedo afirmar cien por ciento, sí hablé con Gonzalo Fernández y si hablé con gente de su entorno. Lo que pasa es que Gonzalo Fernández también tuvo muchos cuestionamientos y hubo un pedido de procesamiento de un fiscal, por una serie de cosas que él hizo en su función como Secretario de la Presidencia. Entonces allí hay como un desgaste de la relación entre ellos y bueno, Vázquez no ha hablado del tema, lo que me dijo Gonzalo Fernández es que le ofreció su ayuda y que lo llamara para cuando lo quisiera y que nunca lo llamó. Es decir que una vez que no aceptó estar en el gobierno, se terminó, cosa que es muy común en Vázquez, Vázquez como que es muy radical en eso.

 

HS: Vos contás un episodio muy gráfico ahí de ese deterioro entre ellos, estando Gonzalo Fernández en una reunión de gabinete y fue observado por Vázquez.

SI: Vázquez lo que tiene es que es muy circunspecto -todos lo conocemos- en su aspecto, en su atuendo y en su orden. Es decir, empezar en hora pero aparte no es una discusión así como en un boliche, lo tiene todo como muy ordenado y en un Consejo de Ministros, Gonzalo Fernández le estaba comentando algo a una Ministra y él hizo ese clásico comentario, Vázquez le pregunta: bueno, cuéntenlo para todos -como en la escuela o el profesor en la clase- así nos reímos todos. Se ve que Gonzalo Fernández venía mal y le salió la gallegada y se levantó y se fue. Y estuvo a punto de irse.
Esa anécdota me pareció interesante, por eso la incluí, porque marca como es Vázquez, que lo vemos en los Consejos de Ministros abiertos. Yo estuve observando -nunca estuve en un Consejo de Ministros cerrado, obviamente- pero todo es como muy cuidado en los detalles.
Ahora, de todos modos el diputado (Gonzalo) Civila me decía que cuando él empezó a discutir con el tema del Decreto de Esencialidad, Vázquez le hablaba arriba, así que no necesariamente lo cumple.

 

HS: Cuando se rompe esa armonía, que alguien grita o algo se ha llegado, que vos también contás, años más atrás se para y encara de repente al que interrumpe la armonía, que lo han tenido que parar.

SI: Claro.
Si, esa anécdota es muy ilustrativa de ese Vázquez explosivo porque es eso, la armonía pero luego estalla y claro, parece que el bombero iba siempre y siempre reclamaba.
Eso fue cuando era Intendente, al bombero lo habían contratado para un trabajo y luego ese trabajo se terminó pero él quería siempre estar allí y luego iba con un cartel y se presentaba y en un momento Vázquez estalla y lo tuvieron que parar porque claro, era como la típica cosa de explotar, es decir porque es muy tranquilo y en un momento estalla y bueno, en el fútbol, hemos visto episodios en la política.

 

MAB: En él lo ponen como lo popular, eso es la parte “de barrio” que le sale.

SI: ¡Claro!
Incluso, al otro día de  lo del Ministerio de Ganadería, él estaba muy tranquilo porque justo fueron los dos días que yo lo vi. Simplemente se dio esa circunstancia, estaba muy tranquilo y me acuerdo que había uno de los dirigentes de FUCVAM que tenía una entrevista con él y como que ese hombre estaba orgulloso de que le salió el indio, porque le decían “el indio” de joven.
También lo interpretamos como que es un rasgo humano porque él siempre es tan circunspecto.

 

MAB: Hay un mensaje que manda alguien acá con un teléfono que termina en 433, dice: “Qué raro que Tabaré no fuera destituido durante la dictadura, teniendo un hermano preso por guerrillero, y del otro lado está lo del telegrama con el Goyo Alvarez, si le mandó o no le mandó”.

SI: Sí, hay dos etapas ahí.
Yo hablé con el que era el secretario del Partido Socialista en la clandestinidad, es decir, a la salida de la dictadura y él me decía que él investigó por orden del Partido, tuvo como la tarea de investigar a Vázquez en el momento en que Vázquez empieza a surgir y una de las cosas que me contó es que Jorge Vázquez un día llegó a la casa del Partido Socialista, la Casa del Pueblo acá  en la calle Soriano y estaban los dos hermanos, Jorge y Tabaré y fue como para testimoniar que Tabaré, su hermano, no  había sido digamos un colaborador de la dictadura sino que había sido una persona muy solidaria con él, con su familia y con otros.
Lo que pasa es que ahí empieza todo una cosa cuando efectivamente, como bien dice el oyente, si uno mira los datos fríos él logró cosas que no lograron otros. Capaz que es esa capacidad que tiene él, porque para convertirse también en Presidente del Frente Amplio sin haber sido un militante… Es decir, hay toda una cosa de misterio, lo del telegrama es parte de eso, el telegrama no aclarado era algo que venía por el fútbol, un tema que venía por la medicina, él logró la categoría A teniendo un hermano preso sí, efectivamente y bueno, él en algunos casos habla de ese tema, lo que sí es cierto es que Vázquez pudo ser catedrático, pudo viajar al exterior, recibió a pesar de eso -pero siendo, por lo que testimonia su hermano, una persona solidaria y comprometida con alguna gente que estaba sufriendo y que estaba siendo perseguida- es decir, el hecho de que él no lo hubiera sido, no miró para un costado.

 

HS: A eso se le agrega también a veces para señalar el capítulo de su participación en el fútbol que vos contás en el libro, Sergio, que también de alguna manera participó en la organización del mundialito del 80 y que la gente de la película Mundialito, que se estrenó hace pocos años, lo quiso entrevistar sobre todo ese episodio y él no lo aceptó.
 
SI: Sí, es un buen ejemplo porque eso demuestra que Vázquez no quiere hablar del tema de la dictadura.
Es decir, así él como fue Presidente de la Comisión de Finanzas para el voto verde y tuvo un papel digamos como organizador, no de primer nivel pero si organizador, también fue Presidente de la Comisión de Finanzas del Mundialito, que era una actividad deportiva pero tutelada por los militares. Es decir, había un oficial de la Armada o varios oficiales de la Armada que estaban manejando eso por detrás, además de (Washington) Cataldi que era la persona del fútbol de más destaque; él era Presidente de Progreso.
Y otra cosa de lo que decía Angeles vinculado con la relación actual con Jorge Vázquez, creo que la relación con Jorge Vázquez es más distante en tanto él tiene una relación más cercana con Salgado. Me parece importante destacarlo para que no quedara incompleta esa parte, hay como un distanciamiento político.
Lo del fútbol es bastante sintomático porque yo por ejemplo entrevisté a (Eduardo) Arsuaga, dirigente de Defensor que tiene una gran admiración por Vázquez, lo que evidentemente Arsuaga no pudo llegar porque estaba muy marcado, porque era amigo de Michellini, no pudo llegar a ser dirigente durante la dictadura. Vázquez tenía la foja limpia por alguna razón.

 

AB: Llega un mensaje de Hugo que dice: “Tabaré trabajó en el Hospital Militar”.

SI: No, no trabajó en el Hospital Militar. Él se anotó como practicante cuando era estudiante, yo se lo pregunté eso. Lo hablamos. Y luego lo conversé con otra fuente.
Él trabajó en la Sanidad Policial, ahí sí trabajó como Certificador, incluso está el testimonio de policías que lo trataron. Renunció en el ‘71, pero fue una etapa, cuando él se recibe o antes de recibirse, se anotaba como practicante en todos lados. Pero no llegó a trabajar en el hospital.

 

HS: Y el tema de ser masón, ¿ha pesado más eso en este segundo período, en cuanto a la gente que él ha elegido para acompañarlo que en el primero? ¿Cuánto ha influido en su camino el hecho de ser masón, Sergio?

SI: Bueno, él tiene masones desde el primer momento en el gobierno y usa la masonería como escudo, para los que no somos masones, la masonería es un misterio, es algo compartimentado, él toma el ejemplo de Salvador Allende que es un médico socialista y masón. Entonces me parece que la masonería tiene mucho más de la parte de misterio que quizás la influencia directa, pero él se protegió con la masonería, con la iglesia o con las gremiales empresariales durante el primer gobierno y con el PIT CNT también, para parar algunos intentos de desestabilización que él temía. Y en este gobierno es como mucho más directo, él ya no tiene la relación con el Partido Socialista y si bien tiene Ministros del Partido Socialista no hay una relación orgánica y ya es más Vázquez con su grupo y ahí también se apoya en la masonería o en masones. Mejor dicho, no en la masonería, en masones y en católicos, como es el Pro Secretario que es notoriamente católico lo cual le da también, bueno, está todo el tema del aborto en el primer gobierno, pero le da una relación y un respaldo que tuvo sus ventajas y sus contras.

 

MAB: Ahí hay un cambio, se dice en este libro, de las influencias que él tuvo al principio y las influencias que tiene ahora. ¿Se alejó del Frente Amplio, por ejemplo?

SI: Claro, se alejó del Frente Amplio aunque recurre al Frente Amplio cuando hay cosas puntuales pero es más el gobierno de él armado a su antojo, a partir de su experiencia durante el primer gobierno. Es decir, Vázquez siempre mandó, lo decíamos, pero ahora él está como más solo, rodeado de su hijo Álvaro y su amigo Salgado y menos por decir algo, por Lalo Fernández que tenía el contacto directo de él por el Partido Socialista y que lo alimentaba de la vida política, entonces no es que esté en una burbuja pero...

 

HS: En su entorno más cercano, si vos mirás, no hay nadie de la orgánica del Frente o de alguno de sus sectores.

SI: Claro y además, parece muy obvio, si en vez de Gonzalo Fernández, que más allá de que no tuviera esa trayectoria tenía un contacto mucho más político con todos, está digamos (Miguel Ángel) Toma, que es un abogado que viene del Partido Colorado, lo marca de otra forma.

 

AB: En el Frente Amplio actual que no están aquellos Korzeniak, todos aquellos dirigentes de otra época, ¿quiénes podrían influir sobre él, quienes podrían alimentarlo políticamente?

SI: Lo que pasa es que hay que verlo también en el contexto histórico porque él, es decir, la izquierda llega al gobierno de Montevideo y después al gobierno nacional en un momento en que la izquierda está en el mundo muy desarticulada, entonces, le toca lidiar con la crisis del Partido Comunista, digo,  le había tocado a Seregni. 

 

HS: Y la división del Frente.

SI: Y la división del Frente en su momento.
Como que él recompone entonces es cierto que en el primer gobierno le armaron un equipo político y un gabinete político y entonces tenía a la Mesa Política adentro del gobierno y en el segundo ya tomó otro camino, armó otro equipo con otra gente y eso se nota.

 

HS: Vos recordás en el libro que siendo Intendente, cuando va a la Mesa por el conflicto con los vendedores ambulantes.
SI: Si, ahí es cuando Tabaré manda. Porque dice: bueno, me respaldan o en vez de a la Intendencia me voy para mi casa.

 

HS: “De acá me voy para mi casa”, les dijo.

SI: De acá me voy para mi casa, les dice en la Mesa Política, porque sí, hay esas tensiones. Oscar Botinelli me dijo una cosa muy interesante y es que la gente se olvida en determinado momento que el Frente Amplio cedió a que los Directores o los Ministros en el gobierno, no los nombra con el aval de la fuerza política, sino que los nombra el Presidente a partir de los datos. O sea, es una decisión que empieza a tomar él y eso marca, porque él pone por ejemplo a un ministro pero no necesariamente del frente Amplio -también pasó en el gobierno de Mujica pero en el caso de Vázquez es bien claro en esta etapa, en la cual él designa y destituye- quizás en conversación con los partidos pero es él el que decide.
El tema es que también el Frente Amplio se convirtió en una cosa bastante pesada y creo que, no sé cuántos grupos eran en aquel momento pero…

 

MAB: Ahora hay veintisiete, creo.
Les decimos a los oyentes, a los que hayan empezado a escuchar después que haya empezado esta entrevista, que estamos hablando con el periodista y escritor Sergio Israel, a raíz de un libro de reciente publicación que se llama “Tabaré Vázquez, compañero del poder”, que lo editó Planeta, digo porque los que estén interesados en lo que se está hablando acá y en otras cosas, porque mirando en el índice hay nombres como Bandeira, que era otro misterio. ¿Por qué estaba Bandeira? Aquél que era chofer, secretario y que lo acompañaba en todas partes. ¿Dónde está?
El caso de Azucena Berruti, otro caso totalmente diferente pero una mujer a la que Vázquez respetaba mucho.

SI: Si, “maestra” le decía a Berruti.
Porque Berruti lo condujo a Tabaré en la Intendencia y Tabaré le debe mucho.
Bandeira es un caso muy interesante, yo fui a hablar con él varias veces, obviamente que como secretario tiene sus secretos y yo no soy tan ingenuo para pensar que él me contó todo, pero las cosas que me contó, las cosas a las que él accedió a contarme me parecieron muy interesantes. Él ahora tiene su oficina acá en 18 y Convención pero está sobre todo en Salto Grande, es delegado; pasó de estar muchos años pegado a Vázquez a eso. Y es una persona que todo el mundo menosprecia por esa función de llevar la carpeta, pero es un hombre político que viene del Frente Amplio, es un militante.

 

HS: El estaba en el equipo de Seregni, creo.

SI: Exacto. El era delegado, es de esos delegados que eran unos cuantos de los cuales Seregni se nutría porque era independiente, no pertenecía a un partido.
Seregni se nutría de militares y de independientes como para digamos, mantener su gente y tener su equipo de confianza que le diera equilibrio. Y uno de esos era Bandeira y Bandeira llega a la casa con su Brasilia, su auto y lo pone a disposición y salen a recorrer.

 

HS: ¿Para la campaña para la Intendencia?

SI: Sí, para el año ’89.
Y ahí, ya queda, quedó veinticinco años.

 

HS: Hablas también del vínculo de Tabaré Vázquez con Seregni, que empezó quizás también con no mucha convicción de Seregni hacia que Vázquez pudiera triunfar en la elección municipal, por lo que contás en el libro y después cierta tirantez ahí en los estilos de manejo político, que le mereció más de una reprimenda por parte de Seregni.

SI: Sí, esa es una de las cosas que yo aprendí estudiando un poco a Seregni para el libro y es esa relación tirante, porque el candidato de Seregni era Astori, así como el candidato de Vázquez era Astori también, es ese hombre que tiene la trayectoria política, el profesor, el Decano joven de Ciencias Económicas, etc.
Ahora, cuando se conoce, a Seregni le gusta el entusiasmo porque si vos sos un tipo ganador, cualquier partido te quiere tener. Lo que Seregni tenía era temor de que el otro se pasara para el otro la lado y la euforia lo hiciera descontrolar, que de alguna manera por ejemplo, propone bajar el 40% y luego después no lo puede cumplir. Entonces Seregni estaba todo el tiempo como tironeando, eso me lo cuenta Vázquez hace un par de años, que lo hacía ir los lunes a rendir examen ahí a la calle Colonia y que le diera explicaciones y que le contara y como que lo iba calmando.
Pero luego toma su propio vuelo como pasa en muchas actividades, pasa en no sólo la política, uno va creciendo y al otro le llega el momento del retiro, eso fue lo que pasó, es otra realidad y es otra personalidad.

 

HS: Y estuvieron de alguna manera en veredas distintas, por lo menos en lo público, cuando el Frente Amplio tuvo que posicionarse sobre la reforma constitucional, que habilitó el balotaje, ahí quedaron Seregni y Astori de un lado y Tabaré del otro.

SI: Claro. Pero eso le dio a Tabaré la posibilidad de crecer, porque él tuvo el beneficio de ponerse solo en la oposición y a la vez el beneficio del resultado, porque él perdió pero ganó con la reforma, porque la reforma de alguna manera lo blindó, no lo hizo Presidente en el 2000, lo retrasó y está toda esa cosa de qué hubiera pasado si el Frente Amplio en la crisis, etc. -eso ya es ciencia ficción- pero en todo caso lo retardó. Le reprocharon mucho en el Frente Amplio a Astori y a Seregni la derrota del ’99.
Vázquez se rehízo y se presentó, pero para Vázquez fue una ganancia porque le permitió justamente ser el Presidente más votado en la historia del Uruguay, hasta ahora.

 

HS: Y después está el capítulo en torno a Astori, que los tuvo en épocas muy enfrentado, vos lo recordás en la década del 2000, cuando lo manda a callar a Astori, públicamente; enfrentados por ejemplo en el tema del plebiscito sobre ANCAP, que Astori se mostraba a favor de habilitar las asociaciones, las privatizaciones y Vázquez en contra y después bueno, las internas por las candidaturas. Y como en pocos años eso se fue, en un período histórico muy breve, se fue reformando y llegamos a un tiempo en que Tabaré Vázquez ve con buenos ojos que sea Astori el candidato a la Presidencia.

SI: Bueno, esta radio es testigo de ese proceso, por lo que me contaban en la investigación. Él, en determinado momento, está hablando desde esta radio y luego desaparece a partir de que toma otro camino, que es algo muy común en la vida de él, ese comportamiento, esa forma de manejarse en la cual primero estaba enfrentado con Astori y luego hay como un enroque y pasan a tener otras posiciones. Es decir, son las alianzas políticas, porque además Vázquez, tampoco tiene un fundamento político detrás demasiado fuerte, porque él es miembro del Comité Central del Partido Socialista, pero es sobre todo un Presidente de Progreso y un Profesor de Radioterapia.
Es decir, no es un gran dirigente, lo que pasa es que esa personalidad lo convierte en una persona mucho más popular que Astori, a quien le toca, si se quiere, la tarea más pesada, que es dirigir la Economía, exitosa en algún sentido porque si uno mira el contexto de América Latina hoy, me parece que la política económica de Astori tiene un montón de ventajas en cuanto a estabilidad pero una frustración por el lado de los cambios. Entonces ahí es donde me parece que Vázquez termina reconociéndolo.
Primero compite con él pero le da la derecha y lo nombra Ministro y lo reafirma.

 

HS: Está en el libro el episodio del principio, cuando en el Presupuesto Astori reparte los diskettes a los ministros y no está lo del 4,5% prometido y ahí se da un choque importante.

SI: Es una discusión parecida a la del boleto en el sentido que dice, bueno, él dijo vamos a rebajar el boleto y hay que bajar el boleto, resuelvan de alguna manera y con el 4,5 dijo: yo prometí en la campaña el 4,5 así que ahora no me vengan con 3,8, arreglen de alguna manera y ahí Astori renuncia.

 

HS: Y se sorprende que Vázquez le acepta. Y ya pensaba en el hombre de la Texaco.

SI: Y sí, Vázquez es muy frío.
Claro, Lepra es un hombre muy importante en ese gobierno porque es el único que no es político, es un hombre que viene del mundo empresarial y tiene contacto con EEUU.
En algún momento dicen que es más canciller Lepra que Gargano, que son cabezas muy distintas.
La política tiene esa cosa la cual me parece que es un poco la característica, volvemos a lo mismo, como que Vázquez aprende rápidamente y sabe manejarlo y conoce muy bien las debilidades humanas.

 

HS: Rafael de Tres Cruces pregunta sobre los vínculos con los Bush, que se puede decir.
Podemos sumar esto, estaría bueno conocer más, vos lo consignás, el viaje en el año 93 a EEUU invitado por el Departamento de Estado, con Gerónimo Cardozo y su hijo Javier, no el mayor, Javier
Javier, casi no nos dio el tiempo para nombrarlo, nos fuimos en otros temas pero está todo en otros capítulos que tienen que ver con las sombras legales o éticas digamos que podrían ser, el episodio bueno, a esto de las empresas en torno a la oncología, de COR con los Doctores Leborgne, el episodio de las computadoras de los negocios con Venezuela que involucra a su hijo Javier, pero esto de EEUU que preguntan, ¿que se sabe de ese viaje?

SI: El viaje es muy interesante, incluso hablábamos recién de Seregni.
Seregni se entera prácticamente por los diarios de ese viaje a EEUU, en la cual él es Intendente pero lo recibe el Departamento de Estado y le hace una gira donde le muestra el gobierno y donde lo conocen, porque lo empiezan a conocer personalmente.
Entonces, una teoría conspirativa podría decir, a partir de ahí, Vázquez es el hombre de EEUU en el Uruguay, el tema es que cuando él llega al gobierno, cuando la crisis con Argentina y Brasil recurre a EEUU y ahí está haciendo algo parecido a lo que habían hecho otros Presidentes en la historia. Lo que pasa es que choca con la historia política del Frente Amplio, es decir, es coherente para el Uruguay porque al quedarse huérfano recurre a EEUU. Chávez tampoco lo apoya porque tiene sus intereses en Argentina, lo apoya mucho pero no lo apoya en el lío con Argentina.

 

HS: Ni Lula tampoco

SI: Y ni Lula, entonces él cae en los brazos de EEUU hasta por descarte, porque China en ese momento no era un jugador de primera línea como está siendo ahora en América Latina.
Entonces la relación con los Bush es una relación muy complicada para el Frente Amplio, porque aparte Bush está haciendo una política terrible pero Vázquez tiene un objetivo que es comercial, es básicamente comercial, porque no es una defensa militar, la interpretación, me parece a mí, él lo que quiere es el respaldo político y a través de eso lo comercial.

 

HS: Como persuasión, como el hecho de que EEUU apoya, bueno se sabe que detrás de ese apoyo puede venir cualquier cosa.

SI: Igual viste que él no logra el TLC tampoco y el TLC se tranca.

 

HS: Por el nivel de rechazo que se generó en la interna del Frente Amplio, el movimiento sindical fundamentalmente.

SI: Si y él también después se convence de que ese formato Perú, no le conviene a Uruguay.

 

HS: Tenemos que ir terminando, quedan muchas cosas por hablar, incluso esos capítulos que involucran a sus hijos que son casos abiertos digamos, que no se pudo llegar desde lo judicial a fondo, o que quedó por ahí en lo legal también, la denunciada persecución a los Leborgne digamos, que al llegar al gobierno fueron retirados, médicos de mucho prestigio, de sus cargos a nivel público, Sergio y ese episodio del hijo, con la venta de computadoras o de negocios de computación a Venezuela, que generó algunas denuncias también y ese episodio que casi nos hace pensar en cosas que vemos de la Argentina, de ese empresario que denunció y que apareció muerto, son cosas que quedan abiertas, extrañas por lo menos.

SI: Bueno, el empresario muerto efectivamente apareció muerto, lo que ocurre es que todos los informes indican que el hombre estaba desequilibrado. Por lo menos en la secuencia judicial.
Es decir, yo no conozco otra cosa que alguna fuente que consulté y el expediente, lo que sí está confirmado en el caso de Venezuela es que había, digamos, contactos que iban por arriba. Le pasó a la gente de FUCVAM, les pasó a los empresarios de la construcción, les pasó a otros, que parecía como que había una puesta en escena.

 

HS: Claro, que lo legal era que fuera un viaje de empresarios y que ahí negociaran de igual a igual con Venezuela los negocios.

SI: Pero no era así, habían cosas como en paralelo y ahí Brecha saca esa, con otros colegas, esa nota enseguida que pasan las cosas, pero eso después se va como desdibujando y a medida que pasa el tiempo es mucho más difícil la confirmación. Venezuela aparte ahora no es tan sencillo digamos, reconstruir eso pero sí, el tema de los Leborgne es mucho más fácil de acotar, porque evidentemente ahí hay una explicación para mí  bien sencilla, que es que él neutraliza a la competencia de su empresa, de sus socios y de su hijo. Lo cual para mí es una de las cosas más criticables de esa gestión, porque no puede justificarlo.

 

HS: Es rechazado por médicos frenteamplistas que respaldan la trayectoria de los Leborgne.

SI: Sí, la inmensa mayoría digamos.
Hay una conducta de los Leborgne detrás, que avala todo eso, entonces yo hablé mucho con médicos para poder entender que había pasado.
Lo que ocurre también es que coincide que Vázquez empieza el Sistema Integrado de Salud y yo pienso que empieza a hacer unas transformaciones muy importantes y todo ese tema de la relación con los Leborgne, eso que podríamos llamar esa vendeta de Vázquez sobre los Leborgne, que luego se acuerda en el Sindicato Médico en un Tribunal Arbitral para digamos, no seguir más con el tema.

 

HS: Queda en tablas.

SI: Claro, queda en tablas, ahí sí queda una situación, María Julia Muñóz que en ese momento era Ministro de Salud, tiene que salir a explicar cosas que son difíciles de explicar, en fin, pero daría para mucho más.

 

HS: Bueno, el libro ya está en las librerías se llama “Tabaré Vázquez, compañero del poder”, con una tapa muy bien lograda que describimos al principio; y su autor es Sergio Israel. Muchas gracias por este rato acá en la radio, Sergio.

SI: No, gracias a ustedes y me alegro, porque hay gente que no le gusta esa tapa, es una tapa muy polémica.