“LA INTOLERANCIA AL DISTINTO NOS VA LLEVANDO POR EL CAMINO DE LA DESTRUCCIÓN DE LOS INSTRUMENTOS”
Entrevista a César Pisciotano, 3 de agosto de 2018.

César Pisciotano.jpgCésar Pisciotano, presidente de la Comisión Interna del Hospital Español fue denunciado por la propia Federación de Funcionarios de Salud Pública acusándolo de violencia de género. El dirigente concurrió acompañado por trabajadores de su centro que fueron a darle su apoyo. 
A la salida del encuentro conversó con CX36, donde explicó la situación de persecución de la propia FFSP a un trabajador.

A continuación transcribimos la nota que usted podrá volver a escuchar aquí: https://www.ivoox.com/cesar-pisciotano-3-8-2018-audios-mp3_rf_27573743_1.html

 

 

Diego Martínez: Estamos en contacto telefónico con César Pisciotano, bienvenido, buenos días…

César Pisciotano: Buenos días, a sus órdenes como siempre

 

DM: César contanos qué fue lo que pasó ayer, cómo lo tomaste vos y qué te parece que está pasando en la Federación para que un representante de los trabajadores, como sos vos del Hospital Español, tenga que pasar por esta situación…

CP: Uno actúa según su conciencia, según la cultura que tenga y la crianza que tenga. Yo entiendo que en el rol de representante de los trabajadores estoy para defender a los trabajadores y si tengo que discutir con el patrón tengo que hacerlo en defensa de mi clase y de mis compañeros.
Entonces, ayer fue la sumatoria de un montón de discusiones, de un montón de años que uno viene planteando la necesidad de autocrítica en la Federación y de cambio que no les gusta nada. Y bueno, se sumó todo eso, además se sumaron unos inventos para desprestigiar mi moral de violencia de género. Y tengo la suerte que vos ayer estuviste allí compartiendo la movilización y viste que había un montón de mujeres, acá no hay nada de violencia de género, hay discusión con jefes como discute un representante de los trabajadores defendiendo a otros trabajadores.
Y después el castigarme duro porque hice declaraciones en la 36, como vengo haciendo continuamente desde mi rol, porque ustedes me dan un espacio para difundir la problemática, diciendo que vamos acatar lo que haya que acatar pero que no estamos de acuerdo, que hay cosas en que no estamos de acuerdo. Por eso me las cobran todas juntas, por eso me citaron a ética gremial y el panorama es que me van a sacar de la Federación.
Porque acá no hay un problema objetivo, hay un problema político que es que no les sirve como actúo, no les sirve cómo pienso y no les sirve cómo me expreso. Les molesta, porque lo han referido en pasillos que me exprese en mi Whatsapp personal, en mi perfil de Whatsapp. Les molestan las opiniones políticas y sindicales que uno vuelca en el Facebook de la comisión interna, que para eso estamos. Y bueno, toda esa mezcla hace que vengan a suspenderme o a echarme de la Federación, no sé cuál va hacer la determinación final

 

DM: Ahora, lo hablábamos acá en el arranque del programa, da la sensación de que opinar distinto es un problema, pensar distinto es un problema, pasa contigo pero pasa en otros ámbitos, uno ve que cada vez está peor eso ¿no?

CP: Bueno, la intolerancia al distinto nos va llevando por el camino de la destrucción de los instrumentos. Yo siempre he sido ácido crítico del funcionamiento de la Federación, pero reivindicando que la Federación es el instrumento. Pero eso de ser ácido crítico  termina contándome esto, la Federación se encamina a un congreso que va a ser en los próximos tres meses, un congreso que tenía que ser una discusión profunda donde yo había elaborado un documento que pretendía hacer algunos cambios para ser valorada en la plenaria del congreso, y bueno, eso es parte de esto. La Federación se encamina el año que viene a una elección, que yo con una suspensión no voy a poder ir ni al congreso, no voy a poder presentarme a la elección y todavía es una puerta abierta para que ASSE, yo sigo teniendo el sumario del famoso agua caliente encima de mi cabeza, pueda venir mañana a echarme al diablo

 

DM: Claro, te quitan también la cuestión de estar amparado, de alguna manera, como representante sindical…

CP: Exactamente.
El interrogatorio con los compañeros de la comisión de ética duró aproximadamente dos horas, y en todo momento fue increíble las apreciaciones que se hicieron, las consultas que me hicieron, pero también, ¿viste cuando entrás y ya sabés que ya está formada la opinión? El preconcepto de la violencia, ¿violencia es discutir con un patrón, con un encargado? ¿Eso es violencia? ¡Pah, qué bajo ha caído el nivel!
Yo soy padre de dos hijas, soy compañero de un montón de compañeras que estaban allí y violencia nada, nunca he tenido ningún problema de violencia, pero también es desprestigiar la imagen ¿viste?

 

DM: Sí, claro. Y más en este clima que hay…

CP: Exacto

 

DM: César, nos interesa resaltar también que fuiste muy acompañado. Yo no sé cuántas oportunidades hay para que un trabajador sea llamado por su Federación y que tenga ese nivel de acompañamiento. Contabas vos que les fastidiaba el ruido a los integrantes de la comisión…

CP: Sí, los integrantes de la comisión dejaron expresado que el clima fue hostil.
Para mí no fue hostil, fue un clima de respaldo a un compañero. ¿Hubieron gritos? Sí, estamos en un sindicato. ¿Hubieron tambores? Sí, estamos en un sindicato. ¿Hubieron algunas frases? Y sí, estamos en un sindicato, esto no es más que lo que es la política, el estar distinto.
No hubieron agresiones, no hubo un comportamiento violento, no hubo nada raro, hubieron compañeros que fueron a apoyar porque están indignados, porque yo estoy en este momento quedando afuera, seguramente porque van a tomar esa resolución, quedando afuera de poder seguir militando. Un tipo que siempre se ha parado, ha puesto la cara, ha sido crítico con la Federación pero reivindicando que el instrumento es válido.
Entonces, estamos llevando a ese nivel la discusión, y entre los pasillos las molestias son opinar desde el Facebook, las molestias son opinar en mi muro de Facebook, de mi perfil de Whatsapp, la molestia es ir a la 36, hablar con ustedes y dar una opinión política sindical.
Yo considero que la Constitución garantiza que si yo no hago apreciaciones que falten el respeto, que agredan al otro, garantiza que puedo opinar. En ese contexto opinamos, pero además sacan un extracto de una entrevista que me hicieron ustedes mismos, sacan un extracto y en ese extracto mi discurso termina diciendo, "no estamos de acuerdo pero vamos a acatar lo que diga la mayoría". Castigan el no estar de acuerdo pero acatás, y te castigan igual 

 

María de los Ángeles Balparda: Discutir con un jefe o con un responsable en defensa de un compañero de trabajo no puede ser catalogado de violencia. Pero tal vez tenga que ver también con una opción que vos haces, de defensa de los trabajadores, o sea de llevar a la práctica cuál es el deber de un dirigente sindical…

CP: El tema saben cuál es, que la sociedad está muy sensible y tiene motivos por la violencia de género, con todo lo que sea violencia de género.
Entonces cómo se intenta destruir la imagen pública que yo tengo, porque no pueden decir que tomo fueros, no pueden decir que me quedo con plata, no pueden decir nada. ¿Cómo me quisieron destruir la imagen pública? Diciendo que soy violento con las mujeres.
Ayer tengo la suerte que el compañero estaba ahí, estaba lleno de mujeres, había mujeres, había hombres, todas abrazando, todas en apoyo, y no son gente ni rentada, ni que van porque me deban nada; son gente que va porque reconoce lo que hemos tratado de hacer.
¿Y hay discusiones entre compañeros? Hay discusiones. ¿Y hay discusiones con un jefe? Y hay discusiones. Para mí es la manera normal, porque uno plantea y hay un intercambio, hay firmeza.
Y cuando hay la defensa de la no discriminación, la defensa del reglamento, pero además hay una de las notas que hicieron ahí que está firmada por los jefes del Hospital Español. O sea, la Federación lleva adelante una investigación contra mí por notas firmadas por los jefes

 

MAB: Por eso, me parece que viene por ahí la cosa también…

DM: En este caso específico además, vos decías ayer, que era una compañera tuya que quería trabajar un 25 de diciembre porque tenía problemas económicos serios…

CP: Exactamente, a ella le correspondía trabajar, venía de Canelones, no la iban a buscar. ¿Saben lo que pedía? Pedía entrar una hora más tarde para poder ganar un jornal doble porque no le da el sueldo

 

MAB: Claro.
¿En el respaldo a vos ayer había solamente trabajadores del Hospital Español?

CP: No, había trabajadores de varios hospitales, Vilardebó, Pasteur, Maciel, de algunas policlínicas, del Portal Amarillo, gente del interior que no pudo venir que estaba en contacto conmigo mandándome mensajes de todo el país porque entienden que el problema acá es un problema de callen al mensajero. Hay muchísima gente que está desconforme pero yo he tenido el papel de salir hablar.
Y bueno, lamentablemente eso no está bien visto, salir a cuestionar a los compañeros no está bien visto. Ir a la Investigadora de ASSE no está bien visto, hablar con el compañero Rubio no está bien visto, hablar con el diputado Lema no está bien visto. Ahí hay un problema que es cómo defendemos a ASSE. Para mí, si nos callamos la boca no estamos defendiendo a ASSE, a ASSE la defendemos cuando exigimos que funcione mejor

 

MAB: Exactamente.
¿Te dijeron cuánto tiempo habrá que esperar para saber qué van a resolver o quedó así nomás?

CP: Ellos ayer me pidieron tres testigos, que son tres compañeros que militan conmigo acá en la comisión interna de El Español, ya los presenté, ellos tienen hasta el miércoles para expedirse. El miércoles se expide la comisión con la recomendación, se eleva al directivo nacional y el directivo nacional adopta la sanción que me corresponda. En un entorno donde yo en el directivo nacional tengo muchos compañeros que han opinado contra mi persona particularmente, entonces no espero nada que me vaya a favorecer en esta resolución.
Se hizo toda la argumentación, se presentó la ley que protege las imágenes públicas, porque en esto he soportado que han divulgado un vídeo mío en esa discusión a nivel nacional para desprestigiarme, para mostrar lo violento que soy en una discusión y se lo presentó porque esto tiene el carisma de arruinarme. No pueden decir que falto, no pueden decir que soy mal trabajador, no pueden decir.
¿Qué dicen? Violencia de género.
Yo les digo compañeros, tengo dos hijas, tengo una madre que es una bestia, no creo en eso, no he practicado nunca, nunca he tenido un problema de ningún tipo, ni de piña, ni de género, ni de nada, pero me acusan de eso. ¿Para qué? Para desprestigiarme

 

MAB: Sí, sí, está muy claro cuál es la situación.
Estaremos atentos, César, a lo que suceda en estos próximos días

CP: Bueno, muchísimas gracias, gracias por la oportunidad y gracias por haber ido ayer para ver por sus propios ojos la imagen, porque a veces uno cuenta y no pueden ver, pero ayer el compañero pudo ver la imagen que se estaba viviendo allí

 

MAB: Sí, ayer trabajadores que no son de la salud también nos preguntaban qué sabíamos, qué pasaba, no creían, pensaban que tenían una información que no era real cuando se hablaba de este tema. Yo creo que esto va a trascender a El Español y creo que va a trascender también a la Salud Pública y el tema de la salud, digo a nivel sindical.
César, un abrazo grande

CP: Un abrazo, gracias.