“PREOCUPA QUE EN EL MOVIMIENTO SINDICAL SE INSTALE COMO NATURAL EN TODOS LOS CONVENIOS SALARIALES, LA NEGOCIACIÓN POR PRODUCTIVIDAD”
Entrevista a Gustavo López, 30 de agosto de 2018

Gustavo Lópéz, integrante del Coordinador Nacional y de la fórmula presidencial de la Unidad Popular compartió la mañana de la 36 con María de los Ángeles Balparda y Diego Martínez para analizar la compleja realidad que está atravesando el país, “donde toda la reflexión y acción política de la izquierda debe orientarse al tema del trabajo”. Al respecto señaló que “la Unidad Popular tiene que colocar sus iniciativas y acciones en el marco de comprender la crisis que vive el mundo del trabajo”. En ese sentido se refirió al cierre de Motociclo, el concurso de Saman, el conflicto en el frigorífico Las Moras, la baja en la construcción y el comercio y dijo que ”en cualquier parte del mundo donde la recesión se sostiene 3 o 4 semestres, es una crisis”. Asimismo cuestionó “el discurso oficial que naturaliza el desempleo” y que dijo “no es sólo la pérdida del sustento material, es una desestructuración del conjunto de la vida del individuo”.  Además presentó a la audiencia de la Imprescindible una nueva edición ampliada de su libro “Movimiento Obrero. Breve historia del movimiento obrero hasta 1985 y otros trabajos”. Transcribimos la entrevista que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/gustavo-lopez-30-9-2018-audios-mp3_rf_28221237_1.html

 

María de los Ángeles Balparda: Gustavo López es el invitado del día compañero militante, integrante de la fórmula presidencial de la Unidad Popular a quien invitamos cada tanto para hablar sobre la realidad que estamos teniendo en particular que es tan compleja y que nos cuente las visitas de un lugar a otro, la conversación con los compañeros, con la realidad concreta. Buen día y bienvenido.

Gustavo López: Buen día, gracias, siempre es un gusto.

 

MAB: Momento complejo digo para generalizar, pero recuerdo hace más de un año decíamos la cantidad de lugares que habían cerrado, lugares de trabajo, la gente que quedaba sin trabajo. Pero desde hace un año a ahora estamos como en un brote en este momento.

GL: Sí, yo creo que este es un momento muy particular de la vida del Uruguay, en donde toda la reflexión y la acción política de la izquierda debe orientarse precisamente al tema del trabajo. Yo creo que la Unidad Popular tiene que colocar sus iniciativas políticas parlamentarias, sus reflexiones, sus acciones en el marco de comprender la crisis que hoy vive lo que se conoce como el mundo del trabajo en estos días conocimos el cierre definitivo de Motociclo, el concurso de la empresa SAMAN, el conflicto en el Frigorífico Las Moras, los datos oficiales sostienen una recesión sostenida en varios trimestres de industrias claves para la vida del país tales como la construcción, lo que queda de la industria manufacturera. En cualquier lugar del mundo donde la recesión se sostiene dos, tres, cuatro trimestres esto se llama crisis, en el Uruguay de los eufemismos Astori todavía habla de un crecimiento que no genera empleo.

 

MAB: La crisis dice que es en Argentina.

GL: La crisis siempre es en otro lado.
La situación vinculada a la pequeña producción agrícola, la crisis del sector lechero, la crisis también en el sector arrocero, nosotros tenemos que explicarnos esto también desde el punto de vista del trabajo que naturaliza esto. Hoy temprano escuchaba el informativo en otra emisora donde el informativista decía 300 trabajadores que al seguro de paro en Rió Branco y a la noticia siguiente decía se anuncian chubascos para la tarde de hoy.  Como si se tratara de la misma cosa un fenómeno de la naturaleza con un drama social con responsabilidad política, que en última instancia eso es el desempleo, porque el desempleo no es simplemente la pérdida de sustento material, es una desestructuración del conjunto de la vida de un individuo. Pocas cosas son más dramáticas en la vida de un trabajador como quedarse sin trabajo, desde el punto de material obviamente, desde el punto de vista subjetivo, desde el punto de vista de su relación con el medio, desde el punto de vista de sus afectos, desde el punto de vista hasta de su salud, porque el trabajo es en última instancia la célula estructural de la sociedad humana. Es lo que hace que el hombre sea hombre y qué determina la política si no es el conjunto de las relaciones sociales por la que nosotros atravesamos todos los días y particularmente las relaciones con el trabajo.
Entonces, este es un drama contemporáneo el del desempleo, con qué se corresponde y aquí de pronto habría que analizarlo con mayor detenimiento. El modo de organizar la producción del sistema capitalista determina que un pequeño grupo de empresas -las más eficientes, las de mayor capital, etcétera- prosperen y que otras empresas las de menor eficiencia técnica -las de menor inversión en capital- se arruinen, se fundan, desaparezcan, lo que propicia la concentración de capital en pocas empresas, esta es la lógica misma del sistema capitalista, por qué estas empresas algunas de ellas hoy no encuentran condiciones para la realización de su ganancia en el mercado, por múltiples factores, básicamente por dos: uno los costos de producción básicamente vinculado a los combustibles, las tarifas, sobre todo la electricidad y los combustibles estos son dos insumos imprescindibles, básicos para la producción sobre todo para la producción a gran escala. Y el otro sí, más determinante, el precio de la materia prima en el mercado internacional, una economía dependiente, una economía que es tomadora de precios está atada a los vaivenes del mercado internacional.
Hasta el año 2013, un poquito más, 2014, Uruguay vivió un período de excepción, todo lo que vendía al exterior tenía presos altísimos, estaba el boom de la demanda china, los comoditis, aquello que los principales productos de nuestra exportación encontraron en el mercado internacional precios récord, eso empezó a caer estrepitosamente, los precios de las materias primas cayeron de acuerdo al rubro en el orden del 20 al 40%, la leche es un caso emblemático, el arroz es otro y que hace el empresariado cuando se enfrenta a esta situación, sobre todo con un gobierno que considera que la inversión capitalista, que la inversión extranjera, también la inversión de capitales internacionales es la única forma de generar empleo. Y el empresariado hace dos cosas, primero para instalarse exige condiciones, beneficios impositivos, tributarios, de infraestructura que se hace con dinero público, es decir con la plata de todos nosotros y luego cuando la ecuación económica le cambia exige ajuste, por dónde ajusta, por dos lados, o ajusta por la producción es decir necesito aumentar el nivel de producción para mantener la ganancia o ajusta por el lugar privilegiado que tienen los capitalistas para ajustar que es con los trabajadores. Entonces descarga el precio de la crisis contra los trabajadores, arremete sobre sus derechos y conquistas y si no directamente despide, echa.
Esta última ronda de Consejo de Salarios que está en curso, la más grande la historia en el sector privado, hay que ver lo que propone la patronal, por ejemplo la patronal del sector agrario propone en el rubro aumento de salario cero, ya no es ni siquiera correctivo digo que acompañen el crecimiento de inflación, no, cero; otras patronales proponen directamente retroceder en los derechos ya adquiridos por los trabajadores.
El otro día acompañamos una movilización de las trabajadoras de limpieza.

 

MAB: ¿La que hubo en el Palacio?

GL: La que hubo en el Palacio.
Una enorme movilización, además es un sector que no tenía ese dinamismo y con combatividad increíble, increíblemente también el único legislador que bajó acompañar esa movilización fue el de la Unidad Popular.

 

Diego Martínez: ¿Increíblemente?

GL: Es increíble que alguien que se proclame de la tradición de izquierda no dé la cara para ir a hablar con los trabajadores.
Pero volviendo, esta movilización de un sector vulnerable, de los peores salarios del país, básicamente trabajadoras mujeres en el área de la limpieza y los servicios, qué demandaban, demandaban no perder lo que ya habían conquistado que eran algunos mínimos pesos producto de la antigüedad en el trabajo, qué alegaban las patronales, el convenio cayó entonces hay que negociar todo de nuevo lo que ya no está, no está.
Estas son relaciones de trabajo del siglo XIX, porque a nadie se le ocurre que el vencimiento de un convenio suponga a caída de los beneficios adquiridos,  por el contrario,  se parte a negociar de lo ya adquirido en adelante, sobre todo con elementos vinculados a la antigüedad, que además estamos hablando en la ecuación empresarial de chirolas, vueltos, no así en los salarios de los trabajadores que tienen promedios de 16, $17.000, eso es lo que se gana hoy en una empresa de limpieza sin horas extras, entonces en ese marco en general es que nosotros creemos que hay que interpelar al gobierno en relación a una acción urgente para promover trabajo genuino y eso no se puede resolver en términos generales a partir de los anuncios de (el ministro Ernesto) Murro que va a exonerar a alguna empresa que contrate jóvenes o mayores de 25 años o no sé qué y después otro programa Uruguay Trabaja. Esto se va a resolver con una fuerte intervención del estado en el mercado laboral.

 

MAB: El tema este que está planteando Gustavo es un tema eje y nos consta que muchos trabajadores que escuchan la radio también les sirve poder escuchar algunos elementos para poder entender más lo que está pasando y sobre todo qué hacer, hablamos de muchos tercerizados, de muchos trabajadores que es como si no existieran, el otro día cuando aparecieron  allí en el Palacio hay gente que no sabe que existen esos trabajadores, son invisibles. Un sindicalista de Cerro Largo donde cerraron las plantas de SAMAN decía el problema es dónde van a buscar trabajo los compañeros, porque  eso es lo peor de todo.

GL: Sí, la experiencia indica que los empresarios cuando quiebran o se funden se reconvierten rápidamente en alguna otra actividad empresarial  que les reporte mayor rentabilidad o directamente se dedique a la especulación financiera con el capital acumulado, los trabajadores cuando pierden su empleo pierden el sostén de sus vidas y en general los que consiguen de alguna manera retomar el mercado laboral lo hacen con trabajo de menor calificación y peores salarios. Entonces un trabajador calificado de un frigorífico termina trabajando de sereno, de guardia de seguridad o empleado de limpieza, sin ningún tipo de juicio de valor o desmerecimiento evidentemente se pierde calificación, se pierde salario, se pierde oficio, se pierde organización, se fragmenta la conciencia de la cultura de la clase y esto es lo que ha ocurrido, empresas que cierran con empresarios ricos y trabajadores expuestos.
Habría que seguir la historicidad de la vida de las 956 trabajadoras de FRIPUR, al día siguiente que el despertador no sonó para ir a trabajar y que pasó los próximos 3, 4, 6 meses.

 

MAB: El otro día cuando entrevistábamos a los trabajadores de las pollerías Tenent, Calprica, que además te enteras de cosas que para ellos son pequeñeces, pero que vos sepas que Calprica y Tenet funcionan en la misma planta, unos trabajan un día otros otro día y nos terminan diciendo, porque les preguntamos por los dueños y dicen son los de FRIPUR.

GL: Claro son los mismos, la familia Fernández y ahí está la concentración del capital y un elemento terrible, esto de Tenet se difundió poco -en mi opinión- respecto a la gravedad que tiene, se dejó morir 80.000 pollos por el corte del suministro de la ración, esto es una tragedia desde el punto de vista de que uno de cada dos niños nace en lugares pobres, que se dejen morir 80.000 pollos es una cosa increíble.
Lo de Frigorífico Las Moras, ayer hubo una especie de preacuerdo, veremos en qué termina eso, pero una vez más la patronal en este marco de los ajustes sobre los trabajadores  lo que plantea es aumentar los niveles de los trabajos a destajo, esta es la forma más arcaica de tracción de plusvalía, es decir, pongo al trabajador a trabajar, trabajar y su salario va a depender de la cantidad de animales que faene o de la cantidad no de las horas que trabaje, esto es terrible, aplicado a la industria es lo mismo que la productividad.

 

MAB: Explica lo de la productividad Gustavo, porque hace no sé cuantos años el tema estuvo al rojo, más de 20 años.

GL: Y ahora es moneda corriente y los sindicatos negocian por productividad.

 

MAB: Claro y no hay nadie que alerte sobre qué quiere decir, por qué no es bueno esto de la productividad.

GL: A ver si conseguimos un ensayo de explicación que lo comprenda todo el mundo. Cuando yo negocio salario por productividad, estoy renunciando a la idea que la lucha por el salario sea retributiva, es decir estoy renunciando a la idea que voy por la ganancia cuando peleo por salario, yo no voy por la ganancia yo cobro más si produzco más quiere decir que aseguro la ganancia del patrón.
Un ejemplo concreto se dio acá en una rama de la bebida, en el sindicato le dice: bueno, yo lo produzco lo mismo en 8 horas que en 6 horas, usted me acepta las 6 horas laborales y el patrón le dijo no sólo le acepto voy ahorrar luz, agua, corriente, el empleado de seguridad, etcétera, si esto sigue un día le va a decir y por qué no me produce en 4? Y si la demanda del mercado es mayor, entonces consigo otro turno que me haga lo mismo, cuando nosotros peleamos por salario por qué peleamos, contra qué vamos, contra rentabilidad empresarial, yo quiero ganar más para que usted gane menos, no quiero ganar más yo asegurándole a usted que va a ganar mucho más.

 

DM: Tener más de la misma torta.

GL: Tener más de la misma torta claro.
Entonces cuando yo negocio por productividad le saco la responsabilidad a la patronal en relación con el trabajador, yo le pago a usted si usted me garantiza más ganancia.

 

DM: La medida es agrandar la torta.

GL: Claro y la ecuación no es en la medida que usted agranda la torta yo agrando mi salario, no. Usted agranda la torta por diez y yo agrando mi salario por uno, esa es la ecuación que acá está planteada.

 

MAB: Claro, si gana más el empresario que le pague más al trabajador en la misma proporción.

GL: Claro, entonces ahí se desnaturaliza el concepto mismo de salario, porque por ejemplo cuando planteamos el trabajo a destajo o la productividad que también es una forma de trabajo a destajo, nosotros qué reivindicamos?: un trabajador que ejerce con responsabilidad su tarea, que trabaje 8 horas por día y que tenga un conjunto de derechos, derechos mínimos, derecho al esparcimiento, a la licencia, a la cultura, a  atender su salud, en fin. Estas formas de trabajo nos retrotraen al pedido anterior a la conquista de esos derechos, entonces un individuo para tener un buen salario tiene que trabajar 9 horas, tiene que pelearse con el de al lado para ver quien construye un pedazo más de muro para llevarse un pedazo a destajo, quiebra la reivindicación colectiva porque si mi salario pasa exclusivamente por mi esfuerzo laboral. Entonces yo si soy un poco más hábil que vos voy a ganar más plata, para qué necesito la lucha colectiva si en última instancia lo que necesito es trabajar más o trabajar más rápido o tener más talento, más habilidad para la tarea que otro compañero.
Es una situación que a mí me preocupa que en el movimiento sindical se instale como natural en todos los convenios salariales, la negociación por productividad, hace poco en Paysandú tuvimos una interesante mesa redonda con todos los Diputados departamentales más el presidente del FA y los trabajadores de PAYCUEROS, una industria emblemática en ese departamento y emblemática en la vida del país si se tiene en cuenta que se trabaja sobre la materia prima, digamos sobre el cuero, allí estuvo este asunto planteado, los trabajadores lo entienden claramente, dicen, acá desde que nos pusieron la productividad, acá desde que los premios empiezan aparecer a partir de los niveles de productividad que alcancemos nos han debilitado como organización sindical, claramente y nos han colocado en una situación además donde vos sos responsable en todo caso de la suerte de la empresa y cuando la situación de la empresa cambia ellos no vacilan en mandarte a seguro de paro, en expulsarte y dejar a la gente sin trabajo.
Hay una situación curiosa, se estaba discutiendo el TLC y yo colocaba como ejemplo los datos del TLC con México, qué ocurrió ahí, Uruguay  duplico lo que le vende a México pero México multiplicó por 10 lo que nos vende a nosotros, nosotros qué le vendemos a México, estamos hablando del cuero crudo, nosotros le vendemos a México arroz y leche, qué nos venden ellos, automóviles y tractores, al término de la actividad en una ronda final el diputado del Partido Colorado presente dice, pero es lógico que nos vendan tractores porque nosotros acá nos los producimos entonces a alguien hay que comprárselos, ese fue el comentario que hizo, un trabajador de uniforme de PAYCUERO que pide la palabra  dice, mire diputado yo de tractores no sé nada ahora de cuero sé todo y lo estoy mandando crudo, yo de cuero sí puedo producir lo que usted quiera. Me pareció una respuesta increíble, que él compre tractores si quiere pero véndala productos procesados nuestros, agregue valor agregado, dé trabajo a su gente y etas son las cosas que hay que discutir hoy.
Uruguay puede o no puede generar una cadena productiva propia en áreas como la carne, la leche, la lana, el cuero.

 

MAB: Eso implica a partir de un trabajador que está seguro de los derechos que tiene, no porque el patrón tenga plata y es el que le da el trabajo yo le estoy debiendo. Yo tengo derechos, sin mí el patrón no existe.

GL: Pero exactamente.
Y se ha planteado incluso desde el propio movimiento sindical, que hoy la pelea es más por la conservación del empleo que la lucha por salario y derecho y salario son una cosa sola. Nosotros trabajamos porque en el ejercicio del trabajo, la venta de nuestra fuerza de trabajo nos permite  la supervivencia, eso nos pasa a los que por determinación social clase trabajadora, entonces eso es lo que tenemos que hacer no otra cosa.
Esta idea de que nosotros precisamos del patrón porque el patrón genera  tantas horas de trabajo, aplicada a la realidad es exactamente al revés nosotros sin el patrón podríamos haber producido igual o más, él sin nosotros no podría vivir ni 5 minutos, no tendría forma de realizar su ganancia.

 

MAB: No se le puede tener lástima.

GL: Pero es tan mágico como que el trabajador lucha por salario y el patrón lucha por ganancia.
No hay otra forma y como se expresa eso en la realidad concreta de Uruguay. Yo sé que los números en la radio aburren pero a veces para aclara, en Uruguay hay una población económicamente activa de 1.600.000 personas, eso es lo que trabajan en Uruguay, el 70% de eso son los asalariados es decir trabajadores en sus múltiples formas, entonces el 70% de los individuos en el Uruguay dependen de un salario, ¿ese no será el sector que hay que proteger, ese no será el sector que hay que satisfacer su demanda, entonces ahora se enfrenta al desempleo, se enfrenta a la rebaja salarial o a la confiscación de parte de su salario por la vía de la inflación y al mismo tiempo se enfrenta a la disminución de lo que nosotros llamamos el salario indirecto que es aquella explotación que recibe el estado, porque si usted además de tener menos salario, peor educación, peor vivienda, peor servicio público o peor saneamiento, peor infraestructura vial, etcétera, usted está perdiendo por los dos lados.

 

DM: Gustavo, por qué está tan extendido ese concepto de esto es lo que se puede, hay que ver, negociar, todo es con determinada medida, todo primero hay que negociar en tal ámbito después hay que negociar en tal otro, después ir a un proceso con el Ministerio y recién después generar una lucha real con cosa sencillas como el despido por ejemplo, no estamos hablando ni siquiera de una pelea por el aumento salarial, a veces se despiden trabajadores y no se puede ocupar la planta, no se pueden tomar medidas porque hay todo un mecanismo, por qué está tan distendido este concepto de que hay que ir suave con pies de plomo.

GL: Yo creo que el movimiento popular, particularmente el movimiento obrero ha sufrido en los últimos tiempos una ofensiva brutal del capital contra el trabajo, ofensiva que lo ha diezmado materialmente, pauperizado culturalmente y creado organizativamente, entonces pelea de espalda contra la pared en la defensa de lo que ya tiene no una perspectiva de avance, si uno ve cual fue el ultimo derecho conquistado  realmente con lucha en Uruguay tiene que remontarse, ahora lo que se administra es en todo caso cómo no retrocedo más en el cuerpo derecho que ya tengo, en algunos caso abiertamente hay retroceso, en otros hay avances virtuales como el asunto de las 8 horas en los peones rurales, etcétera, que después por la vía de los hechos no ocurre absolutamente nada, por el contrario se sigue trabajando en condiciones de trabajo inadmisible en la campaña uruguaya. Por otro las organizaciones de referencia en el plano político, hay que hablar de esto también, educaban a los trabajadores en la idea de la lucha por un mundo propio, por un proyecto de los trabajadores, ahora se ha renunciado a eso también, el movimiento de las direcciones sindicales, colocaban en perspectiva la emancipación de la clase, hoy qué colocan en perspectiva la productividad.
Se nos podrá decir pero ustedes tienen un discurso anclado en el pasado, lo que ocurre es que a mí me parece que la lucha de clase sigue siendo un marco analítico útil para entender la realidad y habría que demostrar si hay un marco analítico distinto, que nos permita entender el lugar que ocupa en el mundo que no sea este, hasta ahora este es el que nos permite entender por qué una población se enriquece y otra se empobrece todos los días, por qué un patrón que cierra la fábrica con cientos de trabajadores en la calle termina siendo un individuo más rico de lo que era antes y los trabajadores pasan penurias para sustentar sus necesidades.

 

DM: Digo porque esto de la productividad esta en ese marco también, en el que no se puede más, en que lo único que se le puede sacar al empresario es eso, productividad, si voy más veces a trabajar estos premios que se dan por asistencia, por llegar temprano, es lo máximo parece a lo que se puede acceder.

GL: Lo que pasa que para dar vuelta eso hay que disputar las rentas precisamente, hay que disputar las ganancias, ese es el objetivo último, una fuerza de izquierda que pretenda transformar la vida de la gente a favor de los sectores populares, aquello de que no podemos nosotros resolver el problema de la pobreza sin meternos con la riqueza, no hay otra forma.
Pero pensemos por ejemplo en esta situación, yo escuchaba ayer a  Campanella relatar aquí la penuria de la pequeña producción, pensemos por ejemplo lo mismo que decíamos de la clase obrera, ahora pensemos en la situación del campo, qué tenemos nosotros arriba del campo en Uruguay, un sector de clase social que son los terratenientes puro y duros para decirlo en términos clásicos y qué son, quiénes son estos sectores, es un sector que se apropió de un pedazo del territorio nacional que no produjo nadie, que vino dado que era la tierra y por ese hecho de haberse apropiado de un pedazo del territorio nacional reciben una venta extraordinaria, algo así como renta del suelo, ellos hablan de 1.500 millones de dólares, bueno ahí hay un dinero importante en la renta del suelo por ejemplo, que insisto lo recibe un sector a cambio de nada, de la posesión de un bien natural.
Luego qué tenemos en el campo, los empresarios o capitalistas, esto tiene un impacto variado hay grandes inversiones de grandes empresas, en fin, pensemos en la forestación en grandes extensiones ganaderas, ahí se reproduce la lógica de la competencia capitalista, esas grandes empresas concentran y el chico que tiene menos capital, que tiene menos posibilidad de trabajo naturalmente lo funden, lo ahorcan, lo exterminan y luego qué tenemos que esto es lo que a nosotros nos importa, tenemos la pequeña producción que se llama producción familiar, en Uruguay dicen que estos son 40.000 personas, siguen siendo los establecimientos agropecuarios más importantes del país, lo de la pequeña producción, dónde está el elemento que hay que reparar, en qué porción de tierra controlan, este 40%  de pequeños productores que son la mayoría de establecimientos agropecuarios en Uruguay controlan entre el 15 y 20% de la tierra y el otro sector, el del gran capital que es el 10%, controla el 80% de la tierra, entonces se puede o no se puede, es ahí donde hay una realidad concreta para disputar rentas, para disputar ganancias, para comenzar la lógica distributiva en serio, no estamos hablando acá ni siquiera de la reforma agraria que es propia, no, estamos hablando de una lógica distributiva, de este bolso de ganancia yo no puedo generar condiciones dignas para el mantenimiento de empleo, un ejemplo más claro, FRIPUR era el principal frigorífico pesquero en el Uruguay, trabajaban 1000 personas, tiene un proceso de tecnología aplicada a la producción muy avanzada, cerró el hombre, se dedicó a la energía eólica que es mejor negocio, acordó con el BROU, defraudó la plata de los uruguayos para eso, es decir la fábrica era nuestra, del estado, se debía mucho más del patrimonio que ahí existe, qué tenía que hacer el estado, prender la luz y ponerlo a trabajar, eso es lo que tenía hacer, qué hizo, le vendió la parte de pesca a una empresa canadiense que va a faenar en altamar, arriba del barco, con 200 trabajadores, ahí hay una decisión política, porque si al día siguiente que se va Fernández además de tratar de ponerlo preso, pero si al día siguiente que se va Fernández un gobierno que cree en los trabajadores los junta y les dice vamos a producir, vamos asegurar mercado y vamos a poner el pescado, incluso los trabajadores en esa situación contando con un gobierno a su favor, siendo parte de un proceso de estatización de la industria pesquera nacional, con una flota de pesca propia, un barco propio, en fin, incluso los trabajadores ahí asumen cualquier compromiso y cualquier dificultad incluso las económicas en aras de un proyecto propio, que pasó, lo que todos sabemos que pasó.

 

MAB: Gustavo nos trajo un libro que se llama “Movimiento Obrero – Breve historia del movimiento obrero hasta 1985 y otros trabajos”; que los oyentes que hace más años que nos acompañan recordarán, nosotros tuvimos un librito chiquito, este es el mismo ampliado, actualizado y es otro tamaño.

GL: Sí, no es propiamente el mismo digamos aunque la base sea la organización de viejos trabajos pero si ordenados, ampliados, corregidos con un capítulo final vinculado a los desafíos presentes del movimiento obrero y un intento de aportar una reflexión sobre este tema que me parece a mi juicio cardinal.

 

MAB: Que los oyentes lo pueden tener, digo esto porque sirve sobre todo para muchos trabajadores jóvenes que precisan eso, tiene breve historia del movimiento obrero uruguayo hasta 1989, capítulo uno los orígenes, el dos sindicalismo institucional y surgimiento de los consejos de salario, tema súper actual, golpe de estado y huelga general y los documentos que trae son fragmentos de la convocatoria de los obreros de Chicago a la huelga del 1º de mayo de 1886, el texto de la primera convocatoria en conmemoración del 1º de mayo en Montevideo en el año 1890, el documento de las tres F, FUNSA, FUS, FOEB, la historia del 1º de mayo y el capítulo que decía Gustavo al final, los desafíos del movimiento obrero.
Hay un mensaje de Cristina Otero, trabajadora, dirigente sindical hoy jubilada: “La productividad es repartir las ganancias, lo que están planteando es incentivo por producción”, dice.

GL: Como está planteado en los textos de los convenios salariales la productividad es lo que produce más y si produce más gana más, gana más además en función de las pautas que el propio gobierno establece, no es que si usted gana 10 van 5 para uno, no es así y genera una intensificación del ciclo productivo, hace que el trabajador trabaje más en menor tiempo.

 

MAB: El Pica dice: “Compañeros como hacemos cuando en el transporte estamos perdiendo puestos de trabajo  y si hacemos algo nos persiguen los mismos que hoy están en UTC, denunciamos las condiciones de trabajo, la pérdida de salario, todas las conquistas que estamos perdiendo, nos hacen hasta perder el trabajo, parece que el enemigo somos los trabajadores y la empresa favorecida para que no le hagan olas. La UNOT y el PIT CNT cómplices del gobierno, del Ministerio de Trabajo, no digamos nada del Ministerio de Trabajo ya que estamos desamparados. Estoy caliente, abrazo a todos”.

GL: Brevísimo comentario de lo del Pica porque viene a cuenta del comentario  anterior, en el transporte colectivo se ve muy claramente el problema de la productividad, la intensificación del ritmo de trabajo  y la pérdida de puesto de trabajo. Yo  militaba en el transporte cuando se discutió en la década del ‘90 principios del 2000, la instalación por ejemplo del conductor cobrador  y el fin de los guardas. Ahí vemos claramente que es problema de productividad, el individuo a las 5 de la tarde horario de salida de los niños de la escuela transporta arriba de una unidad de transporte colectivo, puede llegar a transportar más de 100 personas arriba de un ómnibus, lleva gente hasta la puerta, el espejo tapado, el chofer tienen que manejar, atender las contingencias del tránsito cada día más complejas, al mismo tiempo cobrar, dar el vuelto, atender la tarjeta, la cámara, etcétera. Antes ese chofer  tenía un guarda que no era simplemente un individuo que vendía boletos, todos lo recordamos, era un auxiliar de la tarea del conductor a veces imprescindible, ustedes se acuerdan dale de acá, para de acá, se ponía en el final de ómnibus para agilitar la movilidad del pasajero, iba cobrando de atrás para adelante, todos aquellos que conocimos al guarda porque ahora uno le dice al joven y no saben de qué le estamos hablando, bueno esos puestos de trabajo desaparecieron.
Esto también es un camino que va por el sentido este de la poli funcional, la funcionalidad de los trabajadores, de hacer muchas cosas en la misma tarea, alguno va a decir cómo le vas a pagar el salario a un hombre que está sentado arriba de un ómnibus vendiendo boletos si lo puede hacer la máquina, ahora la consecuencia concreta es la que acá no se dice, aumenta el estrés, aumentan las enfermedades, aumentan la siniestralidad en el tránsito y aumenta el desempleo, entonces cuál es el negocio de esta introducción tecnológica al servicio de la producción, es que las patronales ahorran costos y aumentan sus ganancias, para los trabajadores es terrible, lo del guarda es un ejemplo muy claro a cuenta de lo que decía Cristina anteriormente.

 

MAB: Exacto. Hay otro mensaje de Néstor: “Un abrazo a Gustavo, un día va a tener que contar sus peripecias en el gremio del taxi, cómo respondió el sistema cuando lo procesaron por luchar, no es tan fácil luchar por los derechos en este mundo corrupto. Buenísimo lo del libro, los jóvenes tiene que conocer a la gente que lucha contra la burguesía”.
Basilio manda un audio: “Buen día compañeros, cómo están?, brillante Gustavo, difundan, está perfecto los conceptos, clarísimo. Un abrazo”. Basilio Pintos que si sabrá de todo esto.

GL: Basilio estuvo el otro día en una mesa en el programa televisivo  del 4, en donde con una contundencia propia del que conoce la realidad explicó el desmantelamiento programado de la Aduana en Uruguay, que hoy aparece -a partir de estos episodios en Argentina- pero que los trabajadores de la Aduana hacen décadas que están planteando lo que ocurre acá en los pasos de frontera.

 

MAB: Exactamente.
Hugo Masi manda: “Buen día compañeros, muy bueno eso que están hablando y sobre todo el tema del destajo y la productividad, yo siempre decía un ejemplo de hace 50 años, le decíamos al patrón como el tema de la productividad y quien es el que le produce la riqueza, usted puede poner U$S5.000.000 y una máquina y volver a los 3 meses y encontrar los mismos U$S5.000.000, cómo se produce, se reproducen y se multiplican esos U$S5.000.000 si el trabajador pone la mano de obra, es bien sencillo de entender, me parece que es formidable lo que están hablando compañeros y les aporto esta pequeña reflexión. Un abrazo”.

GL: Un abrazo a Hugo, viejo dirigente militante sindical y efectivamente es así, el trabajo es la fuente natural de la ganancia del patrón que la consigue a partir del plus valor, de sacarle el trabajo que le sobra.

 

DM: “Un abrazo para Gustavo, me gusta como habla, viva la UP”, manda Ale de Rampla.

GL: Un abrazo

 

DM: “Un saludo y abrazo para Gustavo con el tema consejo de salarios, es la quita de beneficios como propuesta, en el taxi también”, dice Juan Carlos del taxi y manda saludos.

GL: Lo de la patronal del taxi ya llegó a límites difícil de imaginar, propone hacer caer casi todas las conquistas de un sindicato de un siglo de lucha.

 

MAB: Me parece que está bueno que los oyentes unan las cosas, vos no es que hoy te levantaste y te pusiste un chip de trabajador y si esta noche tenés que ir a una entrevista con un chip de dirigente político, es la misma persona y es la misma cabeza incorporando esto, no es que haces política aparte.

GL: Lo que pasa que la política por excelencia solo la puede hacer el ser social, no hay otra forma de hacer política que anunciarlo en el marco de las relaciones sociales, las relaciones sociales son etas, las que nos vinculan todos los días con la producción, con el trabajo, con las necesidades humanas, entonces a mi me parece que incluso que esta  dicotomía entre lo social y lo político es propio de la sociología burguesa, si los trabajadores nunca planteamos una cosa de esa naturaleza por el contrario, necesitamos además la representación política de los trabajadores desde el punto de vista de los trabajadores. Esta idea del sindicato allá, el partido en otro lado, no, cada cosa tiene su especialidad desde luego no hay que mezclar aserrín con pan rallado, ahora lo cierto es que los componentes que hacen a la lucha, a la perspectiva son la misma, yo necesito el sindicato para elevar el nivel de conciencia de los trabajadores, luchar por necesidades inmediatas y necesito el partido para que los trabajadores comprendan que pueden tomar el poder y gobernar el mundo, son las dos cosas, porque además si no lo hacemos nosotros las clases poseedoras lo tienen clarísimo, ellos sí se juntan sus representaciones empresariales, ellos sí se juntan a la hora de defender sus intereses.

 

MAB: Te los encontrarás cuando salís por la actividad que sea te encontras con toda esta problemática obviamente.
¿Dónde has estado últimamente Gustavo en estas movidas  que ustedes tienen, con Gonzalo Abella?

GL: En el último mes por decirlo de alguna manera estuvimos en Florida una interesante rueda de prensa, vínculo con compañeros, aprovecho para  mandarle un fuerte abrazo a Rómulo una referencia, un compañero que está pasando dificultades de salud pero pudimos verlo y conversar largamente con él y siempre es una cosa entusiasmante como recompone aquello de la década del 60, 70, con qué naturalidad se habla con esos compañeros del modo de enfrentar a las clases dominantes, en fin, sé que está escribiendo algo también Rómulo y me parece importante difundir que esta generación de luchadores no se nos vaya sin decir todo lo que tiene por decir.
Anteayer estuve haciendo prensa en el departamento de Canelones, Las Piedras, La Paz, Santa Lucía; antes habíamos estado en Paysandú, a Paysandú tenemos idea de volver con esto del libro por la tradición obrera de Paysandú sobre todo; tenemos previsto la semana que viene o la otra -no tengo aquí la agenda-  estar en Durazno y hay un trabajo permanente, el compañero Gonzalo estuvo ayer en Santa Lucía en una actividad muy importante en el club social de mayor referencia allí en la plaza. La actividad es permanente, en cada uno de estos lugares las preocupaciones estas que conversábamos vinculadas al futuro del trabajo  y al trabajo del futuro, están planteadas en todos lados y en todos lados también se habla de la visibilidad nueva que ha adoptado la UP a partir de las iniciativas de la bancada y del conjunto de las fuerzas.
Quiero decir una cosita brevemente que creo corresponde de este libro que dejábamos acá.
Como decíamos efectivamente es un intento de ordenar trabajos nuevos y otros viejos, vinculados precisamente a la necesidad de que la clase obrera se piense a sí misma como factor protagonista en la sociedad, se piensa a sí misma como portadora de un proyecto social propio, este libro toma distancia absoluta de cualquier pretensión académica, profesoral, yo no soy escritor de nada, socialmente determinado como clase obrera, trato de pensar ideas que contribuyan a que nuevas generaciones de militantes comprendan que el movimiento sindical no siempre fue, ese es el único propósito. Quiero agradecer a los compañeros de la editorial Crítica y quiero decir que esto es un emprendimiento de gente muy joven, vinculado incluso al grupo de la UP Compromiso Socialista, que han decidido emprender un proyecto de editorial y han decido hacerlo con este texto, más allá del valor del texto en si mismo que en todo caso juzgará el lector que un grupo de jóvenes se proponga en este tiempo tener un emprendimiento editorial me parece formidable hay que decirlo. Y quiero también invitar, vamos a hacer alguna presentación de este libro seguramente el 14 de septiembre en el local de la Unidad Popular en horas de la tarde.
Y también quiero decir por las dudas que este material tiene obviamente un costo que pretendemos los compañeros recuperar y que se establezca algún fondo que permita nuevas publicaciones, pero no tiene ninguna intención comercial, este libro se va a vender en el entorno de los $160.

 

MAB: ¿Y dónde se puede comprar?

GL: En el local de la UP, en locales partidarios, me imagino que aquí en la radio también, no hemos hablado con la directora pero seguramente haya disponibilidad para hacerlo y quiero decir con toda claridad que aquel compañero, porque veníamos hablando de las peripecias del mundo del trabajo, esto tiene un objetivo de divulgación, si algún compañero efectivamente necesita tiene ganas e interés de leer el libro y no lo puede comprar no hay ningún problema, del mismo modo que una vez cubierto los costos básicos estoy seguro que con los compañeros de la editorial vamos acordar publicarlo en las redes para que se haga público. A mí me ubican en local de la UP o a otros compañeros en fin.  

 

DM: Está cerrando Motociclo, están cerrando varias plantas arroceras, está todo el tema de la construcción, está la situación en general, para los trabajadores realmente de mucha angustia como decíamos en el arranque, ¿qué rol puede cumplir la UP en este clima de incertidumbre también para los trabajadores?

GL: En primer lugar a clarificar, a poner en debate por qué estas cosas ocurren, que son la consecuencia directa de la aplicación del modelo político económico que ha elegido este gobierno, que tener o no tener trabajo en Uruguay no depende de los designios de la naturaleza sino de decisiones políticas, que las decisiones políticas que ha tomado este gobierno al frente del cual en sus decisiones económicas está el ministro Astori tienen como consecuencia lógica y natural el privilegio del gran capital y la pérdida sostenida del beneficio para los trabajadores, esto lo hemos venido denunciando durante mucho tiempo, hoy se hace carne en realidad infelizmente  en la vida de cientos y miles de trabajadores que pierden sus empleos, 60.000 puestos de trabajo menos en los últimos 5 años, proceso que además se viene incrementando y profundizando en sentido regresivo. En segundo lugar, la UP debe acompañar activamente la lucha de los trabajadores, cada ocupación territorial que tenga en su barrio un conflicto, una expresión de lucha de trabajadores por empleo, debe ofrecer su solidaridad en la medida de que se pueda, pero recomponer los vínculos solidarios y por debajo de los trabajadores. En tercer lugar levantar repuestas concretas de empleo, creo que la campaña política para nosotros también tiene que ser un espacio donde levantemos repuestas concretas de empleo como las que decíamos recién, reinstalar un frigorífico pesquero nacional  y volver a emplear 1000 personas, tener una flota pesquera propia con participación directa de los trabajadores, invertir decididamente trabajo que coloque valor agregado sobre la materia prima y deje de primarizar la economía y comience un proceso de integración industrial, de desarrollo industrial, de cadenas productivas, ese es el rol que la UP debe desarrollar en esta etapa.
Al mismo tiempo vincular activamente las propuestas que ya se han hecho públicas vinculadas a lo que pasó en la rendición de cuentas, la lucha por el plan nacional de vivienda, la denuncia de ASSE que yo siempre digo, en esta lucha por contra producción en ASSE  no estamos simplemente defendiendo la idea de hacer bien lo que se hace en ASSE, estamos levantando una lucha programática en defensa de la salud pública y eso es lo que tenemos que hacer. Y finalmente y ya cerrando el llamado a los compañeros a organizarse, el llamado a los compañeros a entender que la transformación de este país es el producto de organización de los trabajadores en sus estructuras sociales y políticas y que la UP es hoy la referencia unitaria más importante que tiene la izquierda uruguaya y que tenemos que seguirla construyendo entre todos.

 

MAB: Gracias Gustavo por haber venido.

GL: Gracias a ustedes como siempre.