“LA FUS DEJA AFUERA A 8 MIL TRABAJADORES, LES IMPIDE VOTAR VIOLANDO SUS PROPIOS ESTATUTOS”
Entrevista a Rosalba Hunter (APMU), 4 de octubre de 2018.

 

“No podemos hacer una valoración respecto a la negociación colectiva porque la minoría no participa en ninguna negociación. Nosotros obtenemos la información muchas veces por las redes sociales antes que por el propio Consejo Central que se reúne una vez al mes”, señaló Rosalba Hunter -Presidente de la Asociación de Personal de la Médica Uruguaya, APMU- en CX36. La nota fue realizada antes de la asamblea de la FUS, realizada el jueves 4, donde se resolvió aprobar el convenio colectivo. Su sindicato que se encuentra en la misma situación que Afcasmu, debido que tienen los votos suspendidos en la FUS, ya que dejaron de cotizar luego de denunciar irregularidades. Transcribimos esta nota que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/rosalba-hunter-4-10-audios-mp3_rf_29095845_1.html

 

Hernán Salina: Hablamos con Rosalba Hunter, presidenta de la APMU (Asociación de Personal de la Médica Uruguaya), que es un sindicato que está en una situación particular junto con AFCASMU (Asociación de Funcionarios del CASMU), tienen como sindicato los votos suspendidos en la FUS (Federación Uruguaya de la Salud) porque resolvieron dejar de pasar la contribución, la cotización de los trabajadores a la FUS a partir de irregularidades que denuncian en cuanto a los delegados que la dirección de la FUS les habilitó para el último Congreso del PIT-CNT. También hubo problemas con el Congreso de la FUS y están en ese diferendo, reclaman que se pongan en claro las cuentas de la Federación porque si vos aportabas como sindicato 100 mil pesos, esperás, de acuerdo a esa cantidad, tener determinado número de delegados para participar en el Congreso y tuvieron mucho menos.
Contribuían para determinada cantidad de delegados y se les permitió mucho menos de lo que ellos entendían que correspondía de acuerdo a la cantidad de cotizantes como sindicato que tienen.
Esto mantiene un diferendo en especial con la FUS pero de todas maneras van a participar en la asamblea que ya está comenzando para discutir esa propuesta de convenio al que habrían llegado ayer con el aval de la dirección de la FUS que participa en las negociaciones.
Vamos a escuchar, a profundizar este tema con lo que nos dice Rosalba Hunter.

Rosalba Hunter: Lo primero que hay que decir es que se está negociando, la FUS está negociando hace 100 días aproximadamente.
Como bien lo señalaste tenemos ahora a las 10:00 de la mañana en Canelones la Asamblea General y el único tema del día va a ser el convenio colectivo.
Convenio colectivo que todavía no tenemos mayor información, sencillamente porque hasta ahora, en estos momentos, todavía no sabemos si se firmó o no. El Consejo Central de la Federación y los representantes de la mayoría fueron bastante contundentes y claros respecto a eso.
Por ahora no hay convenio colectivo, lo que hay son algunas negociaciones en torno a algunos tópicos de los cuales todavía no tenemos mucha certeza. Eso es lo primero que hay que señalar.
Entonces, te das cuenta en el ambiente en que se está preparando esta asamblea. Una asamblea que, si el convenio colectivo se firmara, inmediatamente se lleva a la asamblea el preacuerdo. Un preacuerdo de los cuales tenemos conceptos generales pero no tenemos acceso al mismo, como debiera ser,  con días de anticipación o por lo menos con 2 días cuestión de que eso baje a los sindicatos de base y los sindicatos de base puedan compartirlo, analizarlo y tener un voto responsable y consciente.
Una vez más se llega sobre la asamblea general, con un acuerdo y prácticamente lo que se pide es un voto de confianza. Mal se puede leer en una asamblea media hora antes de votar un convenio salarial que rige las condiciones salariales y laborales de todo un sector durante 2 años

 

HS: ¿Qué es lo que saben, qué acercamiento a lo que podría llevarse como propuesta de acuerdo o de convenio a la asamblea conocen hasta ahora?

RH: Muy bien de lo que nosotros sí podemos elegir, o en los rangos generales de este convenio es, en primer lugar es un convenio a 2 años, los ajustes serán semestrales, esos ajustes semestrales se dan en el marco de lo que propuso el gobierno para la salud que es dentro del sector medio de la economía, quiere decir que los aumentos salariales para la salud van a ser un 7,5 promedial.
¿Y qué quiere decir un 7,5 promedial? Significa que para el interior de la salud vamos a tener 2 franjas, aqueos que ganan -y esto es tentativo, esto no está laudado, no está firmado, lo que estoy diciendo es lo que se comenta y esto lo quiero subrayar especialmente para evitar confusiones. Lo que se comenta o lo que se ha hablado y de lo cual todavía no hay un preacuerdo claro, es una franja en el entorno de 40 mil pesos nominales. No en el salario base, nominales. O sea, aquel salario que no tiene ningún descuento.
Esos 40 mil pesos nominales, los que ganan más de 40 mil pesos nominales tendrán un aumento en el primer año de un 6,5% y en el segundo año de un 6,5. Como son aumentos semestrales significa que en el primer semestre tendrán un aumento de un 3,25 y en el segundo un 3,25 en el primer año.
Los que ganen menos de 40 mil pesos nominales tendrían un aumento de un 8,5 en el primer año y un 8% en el segundo año.
Esto son aumentos diferenciales por franja. Dos cosas quiero aclarar, lo primero es que nosotros estuvimos de acuerdo con la franja. Es una propuesta, no solamente que la adoptó el Congreso, la propuso la mayoría, sino que estaba propuesta en los documentos de las minorías de la que formo parte.
O sea, desde el punto de vista conceptual estamos de acuerdo que el que gane menos tenga un aumento mayor.
Ahora, bien, eso siempre y cuando sea por encima de la inflación y un aumento salarial que refleje el crecimiento de la economía. Y consideramos que esto no es lo que está sucediendo aquí.
Lo que está sucediendo es que no se pudo doblegar la pauta del gobierno, quiere decir que hay para el sector un 7,5 y los que financian el aumento de aquellos que ganan menos son los que ganan más de 40 mil pesos nominales.
Quiero recordarles a los radioescuchas de la 36 que estamos hablando de 40 mil pesos nominales y la canasta está en el entorno de 70 mil pesos. O sea, 40 mil pesos nominales son aquel concepto salarial que contiene antigüedad, que contiene compensación por área, que contiene presentismo, que contiene hogar constituido, que contiene una serie de ítems que suman al salario base. Quiero dejar eso claro porque 40 mil pesos, que no se confundan los 40 mil pesos nominales con los 40 mil pesos de los salarios base. El salario base es lo que se lauda por categoría.
O sea que consideramos, si está planteado y es esto lo que se va a plantear ahora en la asamblea desde el punto de vista salarial, para nosotros son pésimas noticias. Pésimas noticias porque no se sostiene, no hay un incremento salarial que acompase el crecimiento de la economía en primer lugar, y tampoco que implique un incremento del salario real.
Recordemos que nosotros vamos a tener además un incremento en el primer semestre de un 1,17% por concepto de correctivo, o sea por pérdida de salario real del convenio colectivo pasado.
Lo que estoy diciendo no es ninguna novedad, hay un estancamiento de los salarios reales porque hay una política de que los trabajadores sean los que paguen, no la crisis porque aparentemente todavía no estamos en crisis. Pero los que paguen las turbulencias que está atravesando la región, sobre todo con la previsión de la debacle argentina y del problema dantesco que tiene Brasil.
Eso es por un lado, esa es la cuestión netamente salarial, después tenemos las condiciones laborales. Con respecto a las condiciones laborales hay algunos avances que consideramos positivos, por ejemplo se contemplan días y órdenes para aquellos que sufren de violencia de género, eso nos parece positivo.
Otra de las cuestiones que se acordaría y que también consideramos positiva es la extensión de la licencia maternal hasta 6 meses, también lo consideramos positivo.
Igualmente hay una de las cosas más sentidas para el sector de la salud que es la posibilidad de aquellos que tienen turnos rotativos y que trabajan 4 y descansan 1, poder tener un día más de descanso que es vital para aquellos que cuidamos a otros que están enfermos. O sea, es una forma también de cuidar al que cuida

HS: ¿Y qué pasó con esa reivindicación en particular, cuál es el panorama?

RH: El panorama es oscuro, el panorama es la nada, se habló del tema, no se llegó a ningún tipo de acuerdo, eso quedó como una pretensión una vez más

 

HS: ¿Qué evaluación en particular digamos del comportamiento de la Federación, de la FUS, a lo largo de este período de negociaciones, de conflictos, qué evaluación hacen ustedes desde el accionar sindical llegando a este momento de discusión?

RH: Lo primero que tengo que señalarte es que no podemos hacer una valoración respecto a la negociación en sí sencillamente porque la minoría no participa en ninguna negociación. Nosotros obtenemos la información muchas veces por las redes sociales antes que por el propio Consejo Central que se reúne una vez al mes, ahora con un poco más de asiduidad pero la información es verdaderamente a cuentagotas. Hay que hacer verdaderos esfuerzos por lograr tener un panorama más o menos claro.
Con respecto a la capacidad de movilización la FUS tiene una capacidad de movilización decreciente, como es general en el PIT-CNT, como es general en la sociedad. También es justo decir que esto se enmarca en una cuestión más general de una apatía política y un sentido de que no se pueden cambiar las cosas, de impotencia política y un sentido de un individualismo muy marcado. Hemos perdido una conciencia de clase, hemos perdido una conciencia colectiva, hemos perdido la conciencia de que juntos podemos, eso es a nivel general y se nota a nivel sindical mayormente.
Bueno, y hay responsabilidades políticas, obviamente

 

HS: Sí, te iba a preguntar...

RH: Hay sindicatos como el Sunca, por ejemplo. O sea, uno no se puede escudar en una cuestión cultural, en una conciencia neoliberal instalada en la sociedad, porque hay otros sindicatos con conducciones que convocan a una asamblea de afiliados y se presentan 10 mil. Ese es el ejemplo que doy, por ejemplo el del Sunca, que eso no sucede con la Federación. En la última manifestación, frente al Ministerio, habían 400 personas.
En una Federación de 30 mil, bueno, en una Federación que dice tener 33.250 afiliados, es extremadamente magra la participación y a nuestro entender muy, pero muy preocupante

 

HS: ¿Cómo se tomaban, se resolvían esas medidas que se han desarrollado? Decías que la minoría no participaba en las negociaciones. ¿En la determinación de medidas, se participaba, cómo las resolvía la FUS?

RH: Las medidas por lo general o las toma, como puede hacerlo desde el punto de vista de la representación la mayoría o en el Consejo Central, o también se toman por mayoría también en la Dirección Nacional.
Nosotros las medidas las hemos acompañado, eso no ha sido objeto de mayor dificultad, salvo, por ejemplo, algún matiz que tuvimos evidentemente por el tema de el paro con ocupación, porque era una ocupación sin desplazamiento de autoridades y la Federación hace una especie de gimnasia semántica con los términos que vacía de contenido los mismos. Hace una huelga que son paros perlados y después hace un paro con ocupación que implica ocupar el hall de los sanatorios. Porque una ocupación es cuando uno toma el mando de un sanatorio y eso no sucedió ahora en el último paro con ocupación.
Eso es peligroso ¿no? Vamos habituándonos a no tener límites y a no tener claros los conceptos de lo que es una huelga, lo que es un paro, lo que es una ocupación y cuándo se toman las medidas.
Porque además, después de un paro con ocupación, que se supone una medida fortísima, tuvimos un paro parcial. O sea, te das cuenta que se ha perdido también hasta la gradualidad que debe tener la medida, que debe ir de menos a más y no de esta forma, un poco caótica a nuestro modo de ver

 

HS: Bien.
Rosalba, entonces se llega a la asamblea de este jueves, ¿ustedes entienden que se puede tomar decisión, se puede discutir y votar las resoluciones este jueves o habría que recibir la información y resolver en otra próxima asamblea general?

RH: Bien, primero, la asamblea general es soberana, nosotros somos muy respetuosos de esas instancias. Quiere decir que si la asamblea considera que puede llegar a una decisión, bueno, está en su derecho a hacerlo.
Nosotros, como minoría, hemos presentado una solicitud del Consejo Central donde se entregara con anticipación el preacuerdo para su análisis correspondiente en los sindicatos de base.
Creemos que eso no va a suceder, eso no va a suceder. Va a ser una asamblea muy particular.
Es que es una asamblea general que no cuenta con el voto de más de 7 mil afiliados de la FUS

 

HS: Sí, de eso te queríamos preguntar también, se va a estar a consideración el hecho de que los afiliados por Casmu y por Médica Uruguaya puedan votar por los gremios respectivos, sabemos que van con informes jurídicos que avalan esa posibilidad ¿no?

RH: Los dos informes jurídicos, tanto del asesor letrado Dr. Álvaro Ferrín de APMU, como la asesora letrada de AFCASMU coinciden en que no se pierde de ninguna manera en la asamblea general el derecho a voz y voto.
El derecho a voz no lo perdimos nunca ni lo perderemos, aquí lo que está en discusión en el derecho a voto. Lo que el estatuto establece, el estatuto de la FUS establece, es que se pierde el voto en la dirección nacional que es un órgano, desde el punto de vista del organigrama de la Federación, que está por debajo de la asamblea de afiliados. Ahí sí, el que pierde el voto es el sindicato pero no los afiliados.
Al ser nosotros parte de la FUS, porque para no ser parte y ser expulsados de la FUS, por ejemplo, eso lo debería decidir solamente un Congreso; Congreso que tuvimos en abril y que el próximo será en 3 años.
Por lo tanto, seguimos siendo parte de la FUS.
Nosotros pusimos este informe, lo elevamos al consejo central de la Federación para que tomaran conocimiento que pensábamos asistir y que nos asiste el derecho tanto a AFCASMU como a APMU a participar de la asamblea con derecho a voz y voto, el concejo central de FUS por mayoría toma ante sí y por sí, sin consultar siquiera a la comisión fiscal porque nosotros también solicitamos que la comisión fiscal se expida, no se expidió jamás, hasta ahora por lo menos no tenemos ningún tipo de respuesta de la comisión fiscal que es  la encargada de velar por el cumplimiento del estatuto, el consejo central de la FUS toma la decisión de dejar sin voto a cerca de 8 mil afiliados de la FUS que no van a tener la posibilidad de votar el convenio salarial para los próximos 2 años

 

HS: ¿Pero ustedes van a plantear en la asamblea esta posibilidad de que se les permita votar?

RH: Nosotros en la asamblea vamos a plantear las cuestiones del convenio colectivo, hay compañeros que evidentemente van a plantear esta posición y nosotros sí tenemos de alguna forma que avisarles, decirles, exhortar a los compañeros a que de alguna forma prime a cordura, prime la racionalidad y prime la historia del sindicalismo en Uruguay. No, que siempre estés de acuerdo y donde el interés colectivo, el interés del conjunto de los trabajadores debe primar sobre intereses sectoriales, partidarios o de mayorías circunstanciales.
Dejar afuera a casi 8 mil trabajadores es de una relevancia política y de una seguida política nunca vista.

 

HS: ¿Paralelamente a esto, Rosalba, ustedes mantienen junto con AFCASMU esa medida de no seguir pagando la contribución sindical a la FUS en reclamo de una auditoría por todo lo que se arrastra desde el congreso del PIT-CNT, etc.?

RH: Nosotros seguimos manteniendo la medida, primero porque tenemos, en el caso de APMU por ejemplo, y en el caso de AFCASMU lo mismo, dos asambleas donde mayoritaria y abrumadoramente se vota por suspender momentáneamente la cotización hasta tanto la Federación no dé cuenta del padrón de socios y no dé cuenta de algunas dudas que tenemos respecto al balance.
Son dudas, nadie está haciendo ningún tipo de acusación.
A raíz de que no tuvimos ningún tipo de respuesta, pero ningún tipo de respuesta salvo a respuesta verbal del secretario de finanzas en una dirección nacional, esta es la única, por más que sea una respuesta verbal tiene que ser una respuesta escrita y como corresponde porque nosotros la tenemos que elevar a una asamblea y es una asamblea la que tiene que levantar la medida.
Nosotros nunca tuvimos respuestas, como nunca tuvimos respuestas no levantamos la medida, en un acto de absoluta responsabilidad con los aportes de nuestros compañeros y de responsabilidad política. ¿Por qué? Porque o que estamos hablando aquí es de la transparencia que no es menor.
Nosotros mañana, incertidumbre, no te puedo adelantar porque realmente no sé, no sé qué es lo que puedan decidir. Lo que parece poco probable que no se vote porque los que probablemente no tendrían ningún tipo de interés en votar un aumento que va a representar una pérdida del salario real, sobre todo para aquellos sectores que ganan más que es por ejemplo en Montevideo, somos la mayor parte de los trabajadores de Montevideo. Y entre ellos los funcionarios, los trabajadores afiliados al sindicato de la Médica Uruguaya y al sindicato de AFCASMU, que casualmente no pueden votar.
O sea que de alguna forma no se puede ni siquiera saber ni medir fuerzas en este caso en una asamblea sencillamente porque hay una parte que está censurada, hay una parte que no va a estar. Entonces, ¿cómo medimos nosotros esfuerzos ahí? Es imposible.
Vos hacés fuerza cuando hay una pelea en igualdad de condiciones, pero cuando no hay una pelea en igualdad de condiciones y hay unos trabajadores que no pueden presentarse, no pueden levantar la mano, pueden alzar su voz pero no su voto respecto a su convenio salarial, aquel que define sus condiciones laborales, su salario durante 2 años, bueno, es difícil hacer cualquier tipo de proyección, sería una especulación vana, me parece a mí

 

HS: Ese panorama entonces de correlación y de no poder votar ustedes, por un lado habla de que es una situación que se va a mantener así, que es difícil vislumbrar un cambio en esto de que ustedes no puedan votar

RH: Bueno, nosotros nunca perdimos la esperanza ni nunca cerramos la puerta a ningún tipo de negociación. Pero evidentemente toda negociación tiene que tener alguna base, y la base siempre tiene que estar dada porque la Federación tiene que contestar, tiene que contestar cosas muy sencillas, son cosas muy sencillas.
La arrogancia de una parte, la ceguera política, la impunidad de alguna forma en su proceder. Y un aval de muchos compañeros que miran para el costado, bueno, desemboca en esto que es peligroso. Porque el otro día en un documento señalábamos que consideramos que nosotros, los garantes de la unidad en la FUS, es la minoría, es la minoría. Y nos sentimos a veces que somos empujados en un intento de expulsar, pero no son 2 compañeros, estamos hablando de un sector bastante amplio de la FUS, estamos hablando de miles de trabajadores.
Jugar con eso nos parece extremadamente peligroso.
¿Cuál es la salida? Y nosotros siempre estuvimos dispuestos a negociar sobre determinadas bases ¿no? Sobre la base del respeto, sobre la base de la transparencia y sobre a base de los números arriba de la mesa, como corresponde entre compañeros de clase, en eso nosotros siempre estuvimos.
Lo que hemos encontrado es una negativa, hemos encontrado arrogancia, hemos encontrado falta de transparencia, hemos encontrado la puerta cerrada y hemos encontrado una medida detrás de otra. Y la última, la frutilla de la torta, esta medida que impide votar a 8 mil trabajadores, es una medida además antiestatutaria, totalmente antiestatutaria.
El estatuto es meridianamente claro que tenemos derecho a voz y voto. Pero nada de eso importa, nada de eso importa.
Si la Federación Uruguaya de la Salud tuviera personería jurídica, se podría exigir una auditoría. Pero la FUS no tiene personería jurídica, entonces, las salidas desde el punto de vista jurídico no existen, son salidas políticas.
Porque además son los criterios políticos los que están embarrando la cancha.
Vuelvo a reiterar, hay criterios políticos y producto de una arrogancia de estar hace 20 años en la conducción de la Federación que de alguna forma impiden ver matices, impiden ver la realidad e impiden bajarse de ese pedestal. Porque estatutariamente es claro. Ahora bien, ¿el estatuto qué valor jurídico tiene? Ninguno. Tiene un valor moral, tiene un valor ético, tiene un valor organizativo, pero no tiene un valor jurídico sencillamente porque no pertenece, no tiene personería jurídica la FUS.
Lo más importante acá son los criterios políticos que se utilizan, la Federación utiliza criterio político, deja afuera a 8 mil trabajadores, les impide votar violando sus propios estatutos, y bueno, y suma y sigue

 

HS: Rosalba, has sido muy amable con Radio Centenario, y bueno, estamos atentos a ver qué surge de la asamblea, qué novedades puedan surgir. Muchas gracias por estos minutos

RH: No, la agradecida soy yo.