“LA ÚNICA CHANCE QUE TIENE HADDAD PARA GANAR A  BOLSONARO ES CAPTAR LOS VOTOS QUE SE ABSTUVIERON”
Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr., 12 de octubre de 2018.

 

“Asistimos fue una especie de precipitación del fin de la nueva República, eso es lo que significa la victoria, la gran votación que tuvo Jair Bolsonaro en la primera vuelta”, dijo  el Economista, Analista Político y Docente universitario, profesor Plinio de Arruda Sampaio Jr. en su contacto semanal con CX36. “El resultado nos deja sorpresas, y un poco sin iniciativa política”, precisó. Para la segunda vuelta dijo que “desde el punto de vista programático de la política económica Haddad y Bolsonaro están en la misma familia de la liberalización” pero “la dosis de ‘remedio’ cambia porque Haddad propone una dosis menor” mientras que Bolsonaro tendrá que “endurecer mucho la política represiva”. Transcribimos este análisis que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/plinio-arruda-sampaio-jr-12-10-audios-mp3_rf_29276202_1.html

 

Diego Martínez: Estamos recibiendo con gran gusto en los micrófonos de Radio centenario a Plínio de Arruda Sampaio Jr.
¿Plínio, qué tal, cómo estás?

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Bien Diego, siempre un gusto hablar con Radio Centenario y discutir los problemas de América Latina y Brasil.

 

DM: Comencemos por cómo se entiende esta situación política de Brasil ¿qué se podría decir que está ocurriendo con la política brasileña después de los resultados de la última elección?

PASJ: Mira, primero el resultado fue de cierta manera sorprendente, porque lo que sorprendió fue la fuerza de Jair Bolsonaro, tuvo mucho más fuerza de lo que se imaginaba y casi gana en la primera vuelta.
El proceso más general nosotros lo estamos discutiendo hace años aquí por la Radio, esta realidad, la crisis terminal de la democracia de baja intensidad que se implantó en Brasil en la transición de la dictadura para el Estado de Derecho. Es esta democracia que no resuelve los problemas del pueblo que entró en crisis terminal.
Y lo que nosotros asistimos fue una especie de precipitación del fin de la nueva República, eso es a lo que nosotros estamos asistiendo, eso es lo que significa la victoria, la gran votación que tuvo Bolsonaro en la primera vuelta.
Bueno, después de las elecciones lo que se nota es que la iniciativa política está con la derecha, la izquierda quedó muy perpleja porque la mayoría de la izquierda, la izquierda el orden y la izquierda contra el orden, no imaginaba, no trabajaba en realidad con la hipótesis de que la nueva República estaba en crisis terminal. O sea que la crisis institucional era una crisis del sistema de poder como un todo.
Entonces, el resultado nos deja sorpresas, y un poco sin iniciativa política, porque lo que se notó una semana después de la votación es que el PT más o menos sigue con el mismo juego, no cambió el juego.
¿Cuál es el juego? El juego es, yo soy el menos peor, están todos obligados a votar conmigo y si gano voy a revivir los años gloriosos de Lula.
Pero eso el pueblo no lo cree y eso no disputa el voto de Bolsonaro. ¿Porque cuál es el voto de Bolsonaro? Es el voto antisistémico, el que dice, mira, esto no funciona y yo propongo mano dura, y la izquierda todavía no disputa el nuevo, en realidad quiere prolongar la vida del viejo.
Claro que en la coyuntura en que estamos sería bueno que el viejo tuviese un poquito más de tiempo para que la izquierda se prepare para la nueva coyuntura, pero no es eso lo que domina el discurso de la gente que está organizando la campaña de Fernando Haddad.
Entonces, es una situación difícil, hoy por hoy muy, muy difícil revertir la victoria de Bolsonaro y en esta situación se encuentra Brasil en el momento

 

DM: Pensando en estrategias que se puedan esperar, políticas y electorales, ¿en dónde estaría la mayor expectativa o el sustento para pensar en que Haddad en la segunda vuelta le puede ganar a Bolsonaro? ¿En la gente que no votó?

PASJ: Sí, la única manera que tiene, la cosa ya está más o menos definida, la última encuesta de opinión pública coloca a Bolsonaro con el 58% de los votos y Fernando Haddad con 38% de los votos, después hay algunos indecisos. Entonces, el primer posicionamiento ya ocurrió, la gente que votó por otro candidato de derecha se fueron a Bolsonaro y la gente que votó por Ciro y alguna pequeña porción del PSDB ya se alineó con Haddad. La única chance que tiene Haddad es sacarle votos a Bolsonaro o ganar votos de los que se abstuvieron.
Los que se abstuvieron yo creo muy difícil que salgan a votar por uno o por otro, yo creo que van a repetir la abstención, pero claro, hay que disputar de cualquier manera estos votos. Pero sobre todo hay que disputar el voto del pueblo, digamos el voto de la gente obrera, de los trabajadores que votan a Bolsonaro. Porque cada voto que sale de allá, desde el punto de vista objetivo, representa a dos porque viene para acá, o por lo menos que vote nulo. Y para esto es importante de un lado denunciar la gravedad de lo que significa, de lo que representa Bolsonaro, pero de otro lado es importante que Haddad no se presente como una especie de solución, porque nadie lo cree; que se presente como una especie de transición para que se reorganice todo el juego político nacional.
En otras palabras, o se presenta una solución alternativa al sistema, alternativa a la intervención militar que propone Bolsonaro, o nosotros tenemos que detener el buque que se está hundiendo

 

DM: Hay dos escenarios de debate, uno es cómo se llegó a esto, por qué la gente encontró representatividad en un candidato que propone lo que propone Bolsonaro. Y hay otro que tiene que ver con lo inmediato, con qué hacer el 28 de octubre.
¿En ese debate, cómo se entiende la posibilidad de encontrar una solución para aquellos que son de izquierda?

PASJ: Bueno, ¿cómo se llegó a esto? Se llegó a esto, el voto de Bolsonaro yo creo que se explica, primero porque ya él venía creciendo, segundo porque se precipitó, la segunda vuelta se anticipó. Entonces, mucha gente ya vio que la elección terminaría polarizada y anticiparon su voto. Y tercero, hubo un voto bronca contra el PT.
Entonces, el PT todavía despierta mucha reacción del pueblo, reacción de la gente del pueblo. Y cuando el PT empieza a crecer viene junto con el PT la (...), la prepotencia del PT y esto yo creo que resultó un búmeran, la gente miró y dijo no, estos tipos no entienden que nosotros estamos en bronca con ellos. Y entonces demostraron la bronca votando por Bolsonaro.
Yo creo que esto es lo que explica la precipitación del hundimiento de la nueva República, que se materializa en la votación por Bolsonaro.
Bueno, ¿qué hacer? Que es siempre la pregunta difícil. Yo creo que aquí hay que votar contra Bolsonaro, sin duda alguna, y preparar al pueblo para que salga a las calles para evitar las reformas liberales que vendrán de manera muy, muy fuerte con Bolsonaro y preparar la reunificación de la izquierda para disputar lo que presentar como alternativa a Bolsonaro.
Porque si se presenta lo de ayer, no resulta en fuerza política

 

Hernán Salina: ¿Qué tan distinto es Bolsonaro, en lo concreto? Porque estamos acostumbrados también a discursos que impactan -podríamos hablar hasta de José Mujica- por otro lado Bolsonaro con su prédica fascista. Pero en lo concreto, más allá de los discursos, en la economía, en acciones concretas que van a impactar distinto a los presidentes anteriores, ¿cuál puede ser el diferencial concreto en un gobierno de Bolsonaro?

PASJ: Yo creo que el discurso que hay que hacer ahora es el discurso básicamente de mostrar o que resulta de la victoria de Bolsonaro para los trabajadores de manera concreta. Yo creo que esto es lo que puede despertar en la gran masa que votó a Bolsonaro una especie de semáforo amarillo para que digan, bueno, a lo mejor no conviene hacer la bronca de esta manera.
Ya lo discutimos en Radio Centenario, que el gobierno de Temer es la metástasis del gobierno de Dilma. Y el gobierno de Bolsonaro sería una metástasis generalizada del gobierno de Temer.
¿O sea, qué es lo que cambia? Cambia que iríamos para un liberalismo más extremo todavía.
Entonces, en el plano económico yo creo que esto es lo que va a pasar, pero el principal cambio es en la política, porque la orientación de política económica de Temer ya es muy, muy liberal. Entonces, salta hacer sacar las pensiones, salta hacer privatizaciones, pero yo creo que a principal diferencia será en la política. O sea, Temer no tuvo fuerza porque el pueblo estaba en la calle, y para hacer lo que ellos quieren hay que tener mano muy fuerte para reprimir la protesta social. Y yo creo que esto es el cambio de calidad que representa Bolsonaro de hecho.

 

DM: O sea, más represión sería Bolsonaro.

PASJ: Mira, voy a hacer una exageración, en realidad, desde el punto de vista programático de la política económica Haddad y Bolsonaro están en la misma familia, de la liberalización. Claro que la dosis de remedio cambia mucho entre Haddad y Bolsonaro. Haddad propone una dosis menor, que deja ambiguo, que no esclarece bien cuando va a la televisión, para el pueblo la dosis es casi mínima y cuando va para el mercado la dosis ya es mantener más o menos lo que está aquí y retroceder en uno y otro punto que fue demasiado.
Pero eso se habla con mucha timidez.
Y Bolsonaro dice que no, él va a hacer, su budú económico es un pirata del mercado total.
Entonces, para el mercado vale lo que dice su budú, para el pueblo él dice que no, que son todas mentiras, porque Bolsonaro dice cualquier cosa, es un personaje realmente difícil de comprender si uno no lo ve porque parece una caricatura, miente de manera abierta.
Entonces, la diferencia queda básicamente en la política, o sea, Haddad promete que las libertades democráticas continuarán y Bolsonaro de un lado dice que no, que va a respetar las leyes pero en realidad, por su histórico y por su agresividad y por la manera cómo habla, tendrá que endurecer mucho la política represiva

 

DM: Plínio, en los últimos tiempos hemos hablado de la estrategia que algunos dirigentes del PSOL llevaron adelante de estar bastante cercanos al PT. ¿Qué se podría decir de lo que ocurrió en torno a la estrategia elegida por el PSOL y de cara a lo que pasó el domingo pasado?

PASJ: Bueno, la estrategia que predominó en el PSOL fue la estrategia de disputar los votos de Lula. Lo que se imaginaba era que el partido podía tener una gran votación porque Lula estando preso, su electorado elegiría un candidato con su discurso y ahí se presentaba Boulos.
Bueno, esto fue un desastre total, la candidatura a Presidencia fue la peor de toda la historia del PSOL, tuvo un tercio de los votos de la última candidatura de Luciana Genro. Entonces fue realmente desastroso, la campaña fue muy mala y el resultado concreto fue muy malo.
Para los parlamentarios no, nos fue bien, sobre todo por la fuerza de los parlamentarios que vienen por la izquierda del partido, que tuvieron un crecimiento grande. Los que ya estaban más o menos repitieron y hubo la elección de algunos parlamentarios sobre todo por la izquierda

 

HS: Sí, crecieron de 6 a 10 ¿no?

PASJ: Crecimos de 6 a 10. Y aquí en San Pablo, nuestra candidata que viene por la izquierda del partido, que la distribución de tiempo en la tele, no tuvo tiempo porque los candidatos de la dirección definen que ellos eran prioritarios y el tiempo era corto, por lo tanto ellos se quedaban con el tiempo.
Pero ella tuvo una votación gigantesca y permitió que el partido subiera de 1 diputado en 2014 para 3, casi 4, por muy poco no llegamos a 4 y esto se debe a una candidata nuestra que es una joven mujer que se llama, Sâmia Bonfim, que tuvo 250.000 votos.
Pero bueno, la disputa de como reorganizar la izquierda va a continuar, porque ahora una parte del PSOL, las bases, llaman a votar a Fernando Haddad pero con la consigna contra Bolsonaro; pero la Dirección se pone la camiseta de Haddad y digamos, se diluye con el PT. Y con esto continuamos con muchas dificultades de presentar alguna novedad para disputar lo nuevo y continuamos presos allí.

 

DM: Bien Plinio, muchas gracias por todo este análisis.

PASJ: Gracias, es en momentos sombríos como este es cuando crece la importancia de Radio Centenario, de espacios libres, para que la gente sepa lo que se vivvie en toda América Latina.