LO QUE VIENE EN BRASIL: “REPRESIÓN CONTRA EL PUEBLO Y CONCESIONES PARA EL GRAN CAPITAL”
El análisis de James Petras en CX36; 29 de octubre de 2018.

Tras analizar las causas de la elección de Jair Bolsonaro como Presidente de Brasil, el sociólogo norteamericano, profesor James Petras en su columna semanal -en exclusiva en español- por CX36 (*), aseveró que este gobierno “va a provocar la lucha de clases”. Añadió que “es inevitable que los más afectados con ilusiones de que los problemas pasan por la represión popular pasa rápidamente. Ahora golpeando la izquierda, después las masas, después la clase media y va a quedar como un problema más para el capital y menos como un aliado”, dijo. Al respecto, sostuvo que las acciones del presidente electo pasarán por “dos caras simultáneas: la represión, el palo contra el pueblo y las concesiones y política económica para el gran capital”. Además Petras habló del ataque contra una sinagoga en EEUU; así como de los paquetes bombas que llegaron a varias personalidades y medios de prensa; mencionó las consecuencias del caso del periodista Jamal Khashoggi; y habló de la realidad política alemana. A continuación transcribimos este análisis que Usted puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/james-petras-29-10-audios-mp3_rf_29678012_1.html

 

Hernán Salina: James Petras, buen día, desde la capital uruguaya.

James Petras: Muchas gracias, buenos días

 

HS: ¿Cómo se está portando el otoño en Nueva York?

JP: Mucha lluvia, un poco frío pero no demasiado, no hemos tenido ninguna nevada, entonces estamos más o menos contentos

 

HS: Bueno, queremos, como usted se imaginará, comenzar mirando hacia el gigante de Sudamérica, hacia Brasil. Hemos hablado en estas semanas de quién resultó electo ayer, de Jair Bolsonaro.
¿Qué le gustaría analizar, plantear en este comienzo de semana donde ya Bolsonaro es el presidente que va a asumir a partir del próximo año en Brasil?

JP: Primero debemos anotar que las declaraciones de Bolsonaro tienen doble filo. De un lado está la garganta del pueblo, los afrobrasileños, las mujeres y los afroindígenas. Creo que es una política de pegarle a los de abajo y arrodillarse frente al gran capital.
No tiene la misma agresividad, es muy servil al gran capital y muy dominante, muy arrogante y muy agresivo con las clases populares, particularmente los trabajadores, los militantes sindicales, los que se declaran socialistas y consecuentes.
En otras palabras tenemos un gobierno clasista que está dando una guerra desde arriba hacia abajo, pero no es simplemente un personaje ni mucho menos su organización política, las instituciones que están respaldando a Bolsonaro, son los jueces, el Poder Judicial que crearon las condiciones óptimas para la toma del poder.
Eliminaron al candidato más fuerte por la izquierda, a Lula, lo encarcelaron. Tienes también la aplicación de la política a favor de Temer y las organizaciones de derecha. Tenemos también a los militares que activamente están participando en favor de Bolsonaro e incluso el vicepresidente, un ex general que es un gran defensor de la dictadura dando el contenido biológico para el candidato elegido.
Tercero, tiene la institución religiosa una justificación de Bolsonaro.
Esos tres factores -los jueces, los militares y la religión- son el tripartido institucional. También tenemos el gran capital de los agrominerales que fortalecieron la campaña con enormes contribuciones económicas.
También tenemos el factor del capital norteamericano, la bolsa norteamericana, que está apoyando Bolsonaro.
También tenemos las dictaduras y gobiernos autoritarios de la derecha que están gobernando en América Latina y muestran su solidaridad y apoyo en el proceso. Estoy hablando de Mauricio Macri, Donald Trump, Sebastián Piñera, Iván Duque, Enrique Peña Nieto e incluso Lenín Moreno. Este bloque político internacional conjunto con el gran apoyante derechista de la ultranza Luis Almagro.
Creo que esta combinación de fuerzas institucional, clasista e internacional, fortalecieron la campaña junto con los medios de comunicación y los medios sociales que lanzaron una guerra juntos.
Esta combinación con el hecho de que el 30% del electorado no votaron, no es muchísimo pero es significativo, si la izquierda pudiera activizar este 30% que en la gran mayoría son de las clases populares, podrían tener un mayor apoyo.
Por esta razón no debemos considerar simplemente a Bolsonaro como una figura nula, a pesar que lo presentan en los medios como un gran luchador, un gran personaje. Más de 20 años en el Congreso y sólo tenía un pedazo de legislación, con una imagen de medio loco menos fanfarrón.
En este sentido debemos ir más allá de lo que es el personaje y sus grandes discursos reaccionarios. Hay fuerzas políticas y sociales, los religiosos quieren imponer sus versiones de la Biblia y la represión de toda la moralidad libertaria.
Tenemos a los militares que odian la participación popular. Tenemos a los jueces que están colaborando con el Estado instalando gobiernos en favor del gran capital.
En otras palabras el personaje solo se levanta políticamente por las fuerzas que están atrás. Si él no tenía los respaldos del gran capital, de las instituciones políticas, no tenía ningún resultado favorable.

 

HS: Bien, ese diagnóstico de cómo subió Bolsonaro está claro, Petras.
¿Qué cosas lo pueden frenar a Bolsonaro en el desarrollo de un gobierno de ultraderecha como se dice? ¿Quiénes son los actores que pueden jugar fuerte para frenar a Bolsonaro?

JP: Yo creo que la primera cosa es fortalecer su posición institucional, construir redes, contactos e integración del equipo reaccionario. Políticamente fortalecer a los jueces en una política reaccionaria, dar más papel para los militares directamente en el gobierno y favorecer al gran capital.
La primera cosa que va a hacer es mostrar fuerza, es decir, va a implementar medidas que van a la violación de los derechos humanos y lanzarse en las favelas y los distritos populares en búsqueda de lo que él dice ‘la criminalidad’.
Yo creo que la primera cosa es atacar con la fuerza policial, militar todos los sectores populares que podrían utilizar como propaganda.
La segunda cosa, y paralela con eso, va a desregularizar el capital, declararse en favor del privado, respaldar a los Estados Unidos en todas sus gestiones internacionales, formar una nueva alianza en América Latina con los derechistas como Mauricio Macri, como Sebastián Piñera y los demás. Es una triple política, uno principal para el gran capital privatizando la economía, castigando a los sindicatos y las organizaciones sociales. Militarizar el campo contra los Sin Tierra, atacar a los Sin Techo. Estas son las políticas para fortalecer sus lazos con la clase media y por el otro lado con la privatización, el ministro de Economía es un Chicago Boy, que son los mismos que asesoraron a Pinochet. 
Entonces, las dos caras simultáneas, la represión, el palo contra el pueblo y las concesiones y política económica para el gran capital.

 

HS: Bien, lo llevamos un momento a Estados Unidos con el episodio que tuvimos este fin de semana de ese tiroteo, una masacre en una sinagoga judía, se habla de un neonazi que está detenido y que se pide incluso para él la pena de muerte.
¿Cómo leer ese nuevo episodio de violencia, en este caso con ese componente que fue un ataque a una comunidad religiosa israelita?

JP: En primera instancia debemos mirar el clima político con la Presidencia de Trump han fortalecido la ultra derecha. No exactamente como apoyante directamente al racismo, pero atacando a los emigrantes, atacando a los afroamericanos que genera un ambiente que favorece a los derechistas y estimula la política de los masacradores de la derecha.
Es entonces, la masacre tiene un contexto que está facilitando a los ultras a actuar. Trump tiene un mensaje que dice que cualquiera que no está conmigo, es decir, con la derecha chovinista, es un enemigo. Y como él los ultraderechistas, los violentos interpretan este como un mensaje a lanzarse en acciones masacradoras.
La misma semana que ocurre la masacre de los judíos en Pittsburgh, en otras regiones hemos visto asesinatos de un par de negros haciendo compras en un supermercado. Eso no recibió tanta atención pero es un hecho que hay un ambiente tolerante a los extremistas de la derecha para que actúen. Actúan contra cualquier que apoya alguna causa progresista o si simplemente se identifican como judíos.
Los judíos y los afroamericanos son los principales blancos de la ultraderecha. Trump tiene un vocabulario tolerante con los ultraderechistas, tratando de asegurar que simplemente se trata de la libre expresión pero los medios de comunicación están contra él porque es cosmopolita y está contra la política económica cerrada y agresiva.

 

María de los Ángeles Balparda: Se está informando que mandaron otro paquete a la CNN. ¿Cómo ubicas esto del envío de paquetes sospechosos? Que ya han recibido CNN, los Obama, los Clinton y otros más. ¿En relación a qué?

JP: Es simplemente una acción de los extremistas; se ha interpretado desde la Presidencia de Trump no simplemente como condenarlos políticamente, sino tomar acciones violentas. Ahora, las bombas aparentemente no funcionan y la persona actúa por su cuenta.
Pero como decía, hay un ambiente favorable a las agresiones de la ultraderecha, los mismos que masacraron a los judíos son los que están tratando de poner bombas y amenazar a las organizaciones de la derecha.
No es una lucha de fuerzas progresistas contra la derecha. Es la ultraderecha violenta y las fuerzas de Trump contra la derecha tradicional del Partido Demócrata que quiere perseguir guerras, quieren políticas favorables a Wall Street y condenan las caravanas de inmigrantes.

 

MAB: Y te sumo lo que pasó en Alemania con la ultraderecha posicionándose en todos los parlamentos regionales y con Angela Merkel que anuncia su retiro.

JP: Si, es una mezcla.
Los democristianos y la socialdemocracia no han tomado ninguna medida para aumentar las condiciones de vida en general. EN esta situación, los inmigrantes son presentados como personas que afectan el standard de vida de los ciudadanos alemanes. Es una política que ha perjudicado a mucha gente porque no hay inversiones para mejorar las condiciones de todos, los presentes y los inmigrantes.
Estamos en una situación en la que se beneficia la derecha y también los Verdes y los progresistas de centroizquierda que mejoraron su voto. Podríamos decir que las organizaciones sociales han tomado posiciones contra Merkel pero también contra la derecha.
Es cierto que la derecha está creciendo en Alemania porque no tiene una respuesta favorable al pueblo y a los inmigrantes al mismo tiempo. Invitaron a los inmigrantes pero no mejoraron las condiciones de bienestar social para el pueblo, entonces muchas personas tanto de centro, de clase media, progresistas y de la clase trabajadora se quejan de Merkel porque consideran que está perjudicando sus comunidades y su standard de vida.
Es típico del fascismo utilizar a los inmigrantes, a las minorías, o cualquier grupo que no forma parte del poder pero que pueden castigar.
En ese sentido, podemos decir que el gran capital está mejorando sus condiciones de explotación con los desvíos hacia el problema de los inmigrantes.

 

Diego Martínez: ¿En qué otros temas está trabajando?

JP: Lo más importante es el caso del periodista Jamal Khashoggi, una figura que estaba dentro del establishment saudí y lo asesinaron, el príncipe Mohamed bin Salman, porque él periodista tenía información que lo perjudicaba. Tenía información por ejemplo de las masacres en Yemen y tenía datos sobre el uso de armas químicas, que era algo que también perjudicaba al rey.
También el rey ha actuado contra sectores importantes del capital saudí y es una figura que muestra demasiadas intervenciones contra Líbano, Katar y otros, más allá de su colaboración con Israel y Estados Unidos.
En otras palabras, es una persona que aparece para el gran capital norteamericano como demasiado independiente, demasiado reaccionario, creando inestabilidad en la región. Yo creo que tarde o temprano lo van a reemplazar por otro saudí con la misma político pero más dócil, más dispuesto a seguir la política occidental y no tratar de imponer un imperialismo regional.
En primer instancia por el genocidio que está cometiendo en Yemen que ha dado tremendos problemas porque ha generado la muerte de más de cien mil niños por hambre.

 

MAB: Petras muchas gracias.

JP: Gracias a ustedes. Espero que empiece la lucha después de las elecciones.

 

MAB: Si, sin dudas. Está toda la región muy sensible en estos tiempos.

JP: Si, es cierto. La desmoralización de algunos electores debe pasar rápidamente con confrontaciones.
Una cosa más: El señor Bolsonaro va a provocar la lucha de clases, es inevitable que los más afectados con ilusiones de que los problemas pasan por la represión popular pasa rápidamente. Ahora golpeando la izquierda, después las masas, después la clase media y va a quedar como un problema más para el capital y menos como un aliado.
Muchas gracias.

 

(*) El sociólogo estadounidense, profesor James Petras, analiza semanalmente la realidad internacional en exclusiva en español por CX36 Radio Centenario. Usted puede escuchar este análisis en vivo, los lunes da las 11:30 horas (local) por el 1250 AM del Dial uruguayo y por www.radio36.com.uy ya que la emisora transmite las 24 horas.