“ESTE ES UN ESTADO DE SITIO. LAS CALLES DE MANAGUA VIVEN INVADIDAS DE POLICÍAS, PARAMILITARES Y TROPAS ESPECIALES DE CHOQUE”
Contacto con Henry Ruiz desde Nicaragua,  7 de noviembre de 2018.

Un 7 de noviembre pero de 1976 cayó en combate Carlos Fonseca Amador, luego de ser víctima de una emboscada, junto a otros combatientes como Benito Carvajal y Crescencio Aguilar. Para recordar al profesor, político y revolucionario nicaragüense, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), CX36 contactó a Henry Ruiz –ex comandante Modesto del FSLN- quien evocó al revolucionario “a secas”, porque tenía “una enorme carga ética y moral que le permitió soportar todas las vicisitudes de la lucha”. Al respecto subrayó, que de ahí surge la admiración por “ese hombre intransigente en su conducta que además trataba de infundirla a los que lo rodeaban”. Y contrapuso esa filosofía de vida con la “filosofía dominante de hoy” que “permite la corrupción privada y pública, y hace que se pierdan los derroteros de la democracia”. Además habló de la realidad que se vive hoy en Nicaragua bajo el gobierno de Daniel Ortega. Transcribimos este contacto que puede volver a escuchar aquí:
https://www.ivoox.com/henry-ruiz-7-11-audios-mp3_rf_29905284_1.html

 

Diego Martínez: El contacto es con Nicaragua, con el ex comandante nicaragüense, ex comandante sandinista, Henry Ruiz, a quien le agradecemos estos minutos.
¿Qué tal, cómo está Ruiz?

Henry Ruiz: ¿Cómo está Diego? Aquí saludándolos.

 

DM: Muy bien, un gusto, como siempre.

HR: Muchas gracias, para mí también

 

DM: Bueno, teníamos la intención de hablar sobre el aniversario de la caída en combate de Carlos Fonseca Amador luego de ser víctima de una emboscada. Que nos haga usted, dentro de lo posible, una reseña de la importancia que tenía este líder como para también nosotros desde aquí poder homenajearlo.

HR: Bueno, primero, me parece que Carlos Fonseca Amador debe estar emblemáticamente referido también a Sandino. Y en mi forma de verlo, lógicamente como combatiente de la liberación de Nicaragua contra la dictadura, si no por el ejemplo de su vida.
Porque Carlos Fonseca era un revolucionario asceta, muy parecido a lo que es la vida de Sandino. Esto indica que tenía una enorme carga ética y moral que le permitió soportar todas las vicisitudes que entraña una lucha como la que él soportó, adelantó y nos enseñó.
A él, a Carlos, el emblema y el enseña de su vida fue Sandino.
Y cuando uno ve en la vida de Sandino se encuentra  que también Sandino era un asceta.
Lo señalo esto porque estamos en una sociedad de consumo y donde el consumismo se ha convertido en una filosofía dominante.
Esa filosofía dominante permite la corrupción privada y pública, y creo que este daño es lo que está haciendo que la sociedad pierda los derroteros de un esquema político  de participación ciudadana que es la democracia.
La democracia como un camino hacia una organización superior de la sociedad. Con la corrupción no es posible llegar a ello. En cualquier parte de la historia, incuso no en la de largo plazo sino en la de corto plazo, una década por ejemplo, es suficiente para destrozar cualquier proyecto político por bueno y bondadoso que parezca. De manera que esa es la admiración que yo siento por Carlos, que fue un hombre intransigente en su conducta y que además trataba de infundirla a los que lo rodeaban.

 

DM: Capaz que podemos hacer un énfasis en esa categorización que usted hizo de revolucionario ascetas. ¿Qué características le parece a usted que son fundamentales?

HR: El revolucionario tiene que tener una convicción moral y ética, no basta el conglobado teórico, el ser marxista, los pensamientos nacionales, no es suficiente. Si no tiene usted una carga suficiente que funcione como atractor a la realidad que usted quiere transformar, eso no le va a servir para adelante. Lo va a confundir todo ese caleidoscopio de alternativas que se le presentan en el ejercicio de la política.
Vea lo que nos pasó con Brasil, ¿se acuerda cuando Obama se encuentra con Lula y Obama le dice a Lula, este es el hombre? Ahora se recuerda Lula por qué era este el hombre, porque puso el énfasis en la educación, la salud e hizo que la pobreza extrema retrocediera. Y le diera, mientras retrocede la pobreza también la capa media sube, entonces le va dando transformaciones al espectro general de la sociedad.
¿Pero qué? Su partido fue penetrado por la corrupción, y vea los resultados posteriores, y vea lo que tenemos ahora en Brasil.
De manera que no basta tener o ser una persona ejemplar, si está asociado a un partido, usted tiene que tratar que ese partido tenga una conducta también detrás de ese estilo.
No se trata de estoicismo sino de tener claro que la moral, la ética debe ser correspondiente con los propósitos políticos, sociales, de transformación que tú tienes, sino eso no sirve, te termina transformando en cualquier cosa.
Nicaragua es un ejemplo, un ejemplo palpable. Por ejemplo, recordando a Carlos debo decir que está cumpliendo otro año de su caída pero en un panorama que seguramente el frente Sandinista se destruyó. La bandera roja y negra también. Y lo que queda aquí seguramente son los juicios de carácter internacional, la cantidad de muertos que se han acumulado, un tipo que se dijo que era revolucionario, que era sandinista, etc.; yo no sé, nunca lo oí decir que era comunista, pero bueno, sí se codeó con Fidel Castro, con Raúl, etc.
Y de Fidel Castro se pueden decir cualquier barbaridad de parte de la derecha, pero Fidel fue un ejemplo, fue un ejemplo de conducta ética, moral y vertical en su vida personal.

 

HS: Queremos redondear esta comunicación, Henry, con alguna mención que usted quiera hacer, si bien ya los conceptos que ha planteado sirven de marco para la realidad de hoy de Nicaragua, ¿en qué está ahora la situación, la coyuntura actual nicaragüense que nos pueda resumir en un par de minutos, porque siguen las situaciones de represión?
¿Hay abierto algún campo de diálogo entre la oposición que se ha movilizado y el gobierno de Daniel Ortega? ¿En qué está?

HR: Vea, de diálogo, todos los días cierra más las puertas Ortega. Él cree que ya resolvió la situación, con la represión que ya el país está en calma dijéramos, en normalidad, pero en Nicaragua usted no puede hacer programación, nos vemos a las 9:00 allá en el teatro tal o en el parque tal o en la esquina tal. Eso no lo puede hacer.
Ni siquiera le puede decir, esperame que llego en taxi porque estoy aquí en lo de un amigo, esperame, cuando ya las horas son más allá de las 8:00 de la noche.
Entonces, este es un estado de sitio.
Las calles de Managua viven invadidas de camionetas llenas de policías, paramilitares, tropas especiales de choque, eso es todos los días, todos los días. De manera tal que si esto es concepto de normalidad, puede ser un concepto de realidad virtual que tiene en la cabeza el tirano.
Entonces, no hay señales de diálogo.
En lo que sí debemos insistir es en que el diálogo es la solución. ¿Por qué razón? Porque si nosotros quitamos la idea del diálogo, del camino, del algoritmo de solución, nos vamos a encontrar con la lucha armada, y eso no puede ser, esa sería una atrocidad política para la juventud que es la que está en la calle ahorita luchando.
En mi opinión, se están conjugando varios factores, uno de ellos es la economía. Cuando se dice que el Producto Interno Bruto decrecerá en 4%, se olvidan que estamos entre 3.5 y 3.75, de manera que se quita eso y se le suma al 4. O sea que aquí ha habido una caída de 7 y tanto puntos porcentuales.
Y la economía se siente que está cayendo, comienza a sentirse, en los hospitales comienzan a fallar las medicinas, los créditos se han agotado, en las acciones de la bolsa de valores las tasas están subiendo, es esperable una inflación. Por supuesto los precios de los servicios están siendo demolidos, y el desempleo se calcula que puede llegar a 400 mil agregado a la informalidad del empleo.
Eso no lo ve él, eso no lo ve, porque nunca vio la economía, en tiempo de nosotros tampoco la vio.
Entonces decía, todo es político, y todo es político, pero la economía es economía política, eso está ahí.
Mi opinión es que la solución pasa por una convergencia de factores que son acciones que hemos estado practicando, pero que no han sido, no han convergido, no han caído en una misma dirección y hacia un mismo punto. Esa  es la huelga general ciudadana, nosotros tenemos que ir y buscarla, porque aquí no podemos dejar que se vayan enmarañando estas cosas y nos inmovilicen. Porque las marchas han sido reducidas al extremo, porque la represión es terrible, las marchan son solamente con una banderita azul y blanca.
El azul y blanco está estigmatizado, le persiguen, si usted sale con una camisa que tenga rallas azul y blanco que son los colores de la bandera, lo agarra un policía y se lo lleva, lo secuestra y lo va a meter a un centro de tortura que se llama aquí... Me da no sé qué, dolor, porque se llama "el chipote", que El Chipote es el cerro donde Sandino estuvo alojado, yo pensé que eso iba a ser una fortaleza para recordar a nuestro héroe nacional.
Entonces, aquí no hay normalidad. Ahora están promoviendo una Ley de Reconciliación Nacional, que cuando uno la ve en detalle, no es más que una ley de control mayor a la ciudadanía, porque el centro de todo es la policía. La policía por aquí, la policía por allá.
Vea, a mi no me gusta utilizar estos términos, no soy de utilizar este término, pero parece stalinismo la sociedad que quieren estos tipos

 

DM: Muy bien, Henry Ruiz, uno de los nueve comandantes históricos de la dirección nacional del Frente Sandinista, le mandamos un saludo, muchas gracias por estos minutos.

HR: Un abrazo, saludo a los camaradas siempre.

 

DM: Un abrazo grande, que pase muy bien.

HR: Que les salga bien todo, gracias.