CRISIS EN EEUU: “MÁS DE 20 MILLONES DE DESOCUPADOS, FALTA DE VIVIENDA, DE ALIMENTOS, DE ESCUELAS Y CENTROS DE SALUD COLAPSADOS”
El análisis de James Petras en CX36, 20 de abril de 2020



Debido a las contradicciones en las que cae una y otra vez el gobierno de Donald Trump ha “perdido mucho apoyo de los sectores de trabajadores que pensaban que Trump era el salvador, y ahora está traicionando lo que él prometió” dijo el sociólogo estadunidense,  profesor James Petras en su espacio semanal por CX36. La situación es tan grave que no es raro pensar en “una explosión social, porque el hecho es que los desocupados suman ahora más de veinte millones” o sea, dijo, “es mayor que la depresión del '30”. Además, “los desocupados no tienen suficientes compensaciones, los pagos están demorados y la burocracia está disfuncional”. Son “varios factores juntos que están creando una tensión enorme”, subrayó. Destacó la inmensa cantidad de gente que hace cola durante horas para rescatar algo para comer de la basura. “Es muy caótica la situación” que implica la pandemia de Covid-19 y que suma “la falta de trabajo, a la falta de compensaciones, a la falta de vivienda, de alimentos, de escuelas, de centros de Salud” y “los hospitales que están llenos y no hay camas para atender a la gente”, indicó. Transcribimos la nota que puede volver a escuchar aquí:
https://archive.org/details/el-analisis-de-james-petras-en-cx-36-20abr-20

 

Hernán Salina: James Petras, un gusto saludarlo desde una Montevideo prácticamente veraniega. ¿Qué tal?

James Petras: Estamos aquí también medio encerrados en la ciudad de Seattle, y el resto del país igual. Está todo paralizado, en un gran porcentaje cerrados los mercados, los grandes centros comerciales, y todo lo que llaman los malls.

 

HS: Bien, de esa situación queríamos empezar hablando.
Venimos de unas semanas en las que Donald Trump está apelando a sus seguidores, e incluso en manifestaciones públicas, en algunos Estados hasta con exhibición de armas, reclamando contra las medidas de precaución por el coronavirus.

JP: Bueno, hay un doble discurso de Trump.
Por un lado habla de abrir la economía, del otro lado dice que no podemos abrir la economía rápidamente, que hay que hacerlo paso a paso. Es muy contradictorio, no tiene una línea fija y ha perdido mucho apoyo de los sectores de trabajadores que venían pensando que Trump era el salvador, y ahora está traicionando lo que él prometió.
Es una situación que podría permitirnos ver una explosión social, porque el hecho es que los desocupados suman ahora más de veinte millones; es mayor que la depresión del '30. En segundo lugar, no encuentran suficientes compensaciones para los desocupados; tercero, los pagos están demorados y la burocracia está disfuncional. Hay varios factores juntos que están creando una tensión enorme.
Podríamos seguir en esa línea, por ejemplo, alimentación. Podemos ver personas buscando alimentos, en las casas de comidas hay grandes colas esperando para recoger alguna sobra. Hay muchas personas que hacen colas largas y no pueden sentarse en un lugar a esperar que lleguen soluciones.
Y podemos terminar diciendo que mucha gente está perdiendo su casa, y los rentistas están aprovechando para tratar de conseguir casas baratas de los que no pueden asumir el dinero para los pagos mensuales.
Es un desastre total y la explosión social no sería simplemente contra Trump, eso es un error. Hay muchas protestas, muchas manifestaciones que están creciendo. Los capitalistas en Wall Street han dicho que tienen miedo de posibles brotes grandes, de grandes manifestaciones que pueden atacar al gobierno, pueden atacar a los bancos, y a otros sectores que figuran en la problemática económica.

 

HS: Sobre las manifestaciones que se dieron en Estados como Michigan, Kentucky, Utah, Nevada, de gente con exhibición de armas. ¿Qué importancia se le debe dar a eso Petras?

JP: Todavía es un sector minoritario. Los grandes manifestantes son desarmados, buscan soluciones inmediatas.
Los que manifiestan con armas pueden ser derechistas que aprovechan el descontento para mostrar su oposición a toda la política gubernamental. Es un tipo de anarcofascismo, que busca rechazar el Estado pero desde posiciones agresivas, racistas y anti inmigrantes.
Entonces hay que separar  aquí, en toda la confusión que existe, los sindicatos no juegan ningún papel; las organizaciones de inmigrantes todavía no muestran cara; todos están mezclados pero la gran protesta es por la falta de trabajo, la falta de compensaciones, la falta de viviendas, alimentos, escuelas, centros de Salud; los hospitales están llenos, no hay camas para atender a la gente que está con enfermedades.
Es muy caótica la situación y los que buscan presionar a Trump no reflejan la desesperación que existe.

 

HS: Uno de los debates está también en la necesidad de hacer masivamente las pruebas por el Covid-19 y se debate entre los gobernadores y el gobierno central quién financia esas pruebas.

JP: Si, sólo al 1% le han realizado pruebas para ver si padece la enfermedad y los proyectos masivos de tratar las personas a ver quién está infectado y quién no, es muy primitivo, muy elemental. Y todavía no hay proyectos nacionales; no hay financiamiento, la falta de una política estratégica tiene que ver con el hecho de que no hay un Plan Nacional de Salud aquí, no tenemos un Sistema de Salud Nacional, entonces es una forma de rechazar el sistema capitalista que originalmente es una propuesta de izquierda, que ahora está generalizada.
han rechazado las posibilidades de ver cómo se pueden socializar hospitales y los tratamientos médicos, más que nunca es una urgencia práctica e inmediata.

 

HS: Todo aquel dinero que se había votado creo que eran dos billones, a nivel central, ¿para dónde está yendo ese dinero?

JP: Si, ese dinero ya está pro aprobarse en el Congreso pero es poco dinero y llega tarde. Debemos ver cuánto van a aplicar los trabajadores y qué porcentaje del dinero va a los pequeños y medianos empresarios. No es cierto que los programas van a funcionar por las razones sociales o por la pequeños capitalistas.

 

HS: Bien, una mirada más a lo económico, ¿qué pasa en Wall Street donde ha arrancado además esta semana impactada por el descenso del precio del petróleo?

JP: Si, el petróleo ha tocado el nivel más bajo desde hace un buen tiempo. Algunos dicen que le barril vale más que el petróleo que está adentro. Hoy dicen que dan 11 dólares por un barril que nadie puede cumplir eso sin perder dinero.
Las empresas norteamericanas van a la bancarrota, los saudíes y los rusos están temblando.

 

HS: Y en este panorama, el Fondo Monetario Internacional aprobó contemplar la deuda de 25 países por la pandemia de Covid-19; el G20 hizo algo parecido de suspensión del pago de intereses. ¿En qué medida eso va a ayudar realmente? ¿Están dispuestos a reducir la rigidez con la que cobran normalmente estos organismos?

JP: El Fondo Monetario ofrece algunas concesiones, bajaron las obligaciones inmediatas de las deudas, pero no es una solución, no es definitivo. No cobra todas las deudas acumuladas por todos lados. En otras palabras, dan poca cosa y tarde, y sin gran impacto sobre el conjunto de la economía global.

 

HS: Novedades que vienen de Israel se anunció un acuerdo después de más de un año de bloqueo para la conformación del gobierno, entre Benjamín Netanyahu y el centrista Benny Gantz,  que van a hacer un gobierno conjunto rotando en el cargo de Primer Ministro. ¿Qué puede significar esto para Israel en los próximos meses?  

JP: VA a significar la continuidad de la agresión contra los palestinos; van a seguir profundizando las desigualdades en Israel que se encuentra entre las peores del mundo; van a seguir de los médicos árabes para el tratamiento de toda la enfermedad que está creciendo en Israel.
En otras palabras es la colaboración entre dos anti palestinos políticos, los militares de Gantz y los derechistas de Netanyahu.
BNo veo ningún cambio significativo por el momento y no anticipamos ninguna diferencia que podría mejorar la condición de los palestinos que sufren en Gaza por la enfermedad, porque Israel está bloqueando la circulación de los medicamentos.

 

HS: En un Israel, donde leíamos que tiene 26% de desempleo.

JP: Bueno, son cifras que uno puede manejar.
Algunos hablan del 50% de desocupados palestinos, otros hablan de 40. Hay muchos sub ocupados, muchos temporales, situaciones dramáticas y es como que los palestinos están sufriendo lo que están sufriendo los negros en Estados Unidos con la enfermedad.

 

HS: Otros temas que quiera mencionar, Petras.

JP: Varias cosas. Primero, el gobierno está financiando a los grandes bancos que están sufriendo la crisis, es la principal preocupación.
En segundo lugar, los chicos sin escuelas están perdiendo educación, algunos son educados en casa, pero es muy complicado y difícil.
En tercer lugar, hay problemas con los pensionistas que no pueden sobrevivir, porque no tienen financiamiento, protección, y sufren un alto porcentaje de enfermedades. Los que tienen más de 60 son cerca del 50% de los enfermos, los jubilados y los otros en casas de ancianos, sufren en enormes porcentajes por maltrato, por mal financiamiento, por no acceder a medicamentos. Todo es un desastre. Es un tipo de genocidio contra los viejos.

 

HS: Muy bien, cerramos Petras por esta semana. Le mandamos un abrazo y hasta la semana próxima.

JP: Un abrazo.