25 de junio de 2007

 

MENSAJE DE LA 36

 

UN GOLPE DE ESTADO A LA URUGUAYA
“Historia de un Golpe de Estado que se gestó durante años y que en febrero se comenzaba a concretar en la práctica”

Se dice que la mayoría de las personas conservan más en su memoria los hechos que los grandes medios de comunicación repiten, con la finalidad de que queden presentes en su memoria y en cambio olvidan con facilidad las cosas más importantes que ocurren.
El 27 de junio se cumplirá un nuevo aniversario del golpe de Estado en el Uruguay dado por militares y civiles en el año 1973.
Este hecho sin embargo ha eclipsado la información poco conocida que demuestra que el golpe de Estado se venía gestando desde hacia mucho tiempo atrás y hasta se podría afirmar que desde años atrás.

Muchos analistas políticos coinciden en señalar que en realidad el golpe de Estado se produjo en el mes de febrero del año 1973.
En la noche del jueves 1º de febrero de 1973 el Senador Amilcar Vasconcellos irradiaba un mensaje por CX 16 Radio Carve bajo el titulo de “Carta al pueblo uruguayo en la hora de la verdad”.
En la declaración se señalaba entre otras cosas lo siguiente:
“Quiero hacer llegar al pueblo de mi país en esta tremenda hora de la verdad, un mensaje que estimo de mi profunda obligación trasmitir”.
“Hace un siglo el Uruguay entraba a la etapa histórica que fue conocida por el “periodo militarista”.
“Estos días han resurgido y no por mera coincidencia, panegiristas entusiastas de Latorre.
“El país está entrando nuevamente a otro periodo militarista”. Naturalmente con características diferentes al de entonces.
“Las instituciones” por otra parte y el respeto a las mismas, poseen ahora una fuerza de “hecho histórico” que nadie puede negar.
“Quien levante su mano para traicionarlas, nadie lo ignora, aunque pueda recoger el momentáneo aplauso de los serviles de turno y de los incautos que rinden tributo al vencedor de la hora, lleva consigo una mancha indeleble que recaerá no sólo sobre su persona sino que se volcará sobre sus descendientes. La técnica ha variado”.

“Nadie sin embargo salvo por cobardía, por comodidad o por ceguera histórica, tiene el derecho de ignorar que hay en marcha en este nuestro Uruguay más allá de las declaraciones que se hayan hecho y que se puedan hacer, un movimiento que busca desplazar a las instituciones legales para sustituirlas por la omnímoda voluntad de los que pasarían a ser integrantes de la “internacional de las espadas”.

“El ministro Legnani la señaló y analizó doctrinariamente en una nota singular que leímos en el seno del Parlamento”.
“Tuvo que renunciar porque no pudo proceder a remover a un jefe encargado de una misión de alta importancia para el Ministerio y en consecuencia, para el Poder Ejecutivo o en definitiva de las Instituciones”.
“Esa nota del Doctor Legnani no era otra cosa, como pudimos probarlo más tarde en la Asamblea General, que el comentario y contestación a un plan debidamente estructurado donde se establecían las bases conforme a las cuales se habría de proceder, para dar un primer paso, a efectos de ir apoderándose del control, de la administración, como etapa inicial que pudiera incluso llevar a planteos que motivaran roces o choques con las propias normas institucionales”.

“Y la prensa hace referencia a declaraciones de jerarcas militares que en esencia intentan justificar la subversión señalando que ella es la consecuencia de la corrupción y para hacerlo, al señalar que en tales o cuales sectores de la administración esta corrupción existe, no vacilan en incurrir en actos que son de por sí básicamente corruptores porque son subversivos, al llevarse por delante sus mandos naturales y al entrar en declaraciones y valoraciones políticas que les está vedado.”

Hay que recordar también que en el año 1973 el MLN llevaba un año de derrotado y toda su dirección junto a sus principales cuadros intermedios estaban detenidos en los penales de Libertad y Punta de Rieles.
Y que durante el proceso en los cuarteles entre la cúpula militar y la del MLN Tupamaros, se habían logrado acuerdos en el trabajo conjunto contra la corrupción.

Vasconcellos termina aquel comunicado diciendo: “Que nadie se haga ilusiones: Latorre llegó y nadie ha olvidado como se tuvo que ir; los “Latorritos” que tratan de llegar aunque puedan lograrlo mediante la ayuda de cobardes y traidores que no olviden la lección histórica”.

Durante febrero los hechos se seguían desarrollando aunque no tenían trascendencia pública y los grandes medios no los registraban.
Corrían rumores, y las informaciones desformaban los acontecimientos, algunos hechos se insinuaban solamente.
Dice Vasconcellos que el martes 6 de febrero el Presidente de la República, Juan María Bordaberry, estuvo reunido durante más de cuatro horas con el Ministro de Defensa Malet al ser interrogado sobre posibles discrepancias entre el Presidente y los Comandantes expresaba:
“Las discrepancias son naturales en las relaciones humanas”, esto es lo que decía el diario del partido Comunista El Popular del 7 de febrero.
El mismo órgano de prensa agregaba: “Terminada la reunión, los jefes de las cuatro regiones Militares regresaron a sus respectivos comandos, en tanto se notaba en dependencias de la Armada un reforzamiento de las guardia aún sin versión oficial sobre el asunto.
Los comandantes en Jefe por su parte se habrían retirado a un lugar no revelado para reunirse y seguir tratando la situación”.

El Popular en su primera página titulaba: “Horas de aguda tensión”. “Los mandos 4 horas con Bordaberry”. “Francese Ministro de Defensa”. “A la hora una y cinco minutos de esta madrugada la subsecretaría de información y difusión de la Presidencia de la Repúblicas informó que anoche había presentado renuncia el Ministro de Defensa Nacional Doctor Armando Malet y que en la madrugada de hoy la misma le había sido aceptada por el Presidente Bordaberry, quien de inmediato procedió a designar en el cargo al General Antonio Francese, que ocupara la misma secretaría durante los gobiernos de Gestido y Pacheco. Al cierre de esta edición no se conocía la opinión de los mandos castrenses ante esta designación”.

El mencionado diario agregaba en la misma página un comunicado de último momento que decía.
“Comunicado conjunto de los Comandos del Ejército y la Fuerza Aérea Uruguaya”.
“A la hora 2 de la madrugada de hoy se dio a conocer un comunicado de los Comandos Generales del Ejercito y de la Fuerza Aérea en los siguientes términos: Se pone en conocimiento de la población que estos Comandos generales han decidido librar oportunamente las opiniones que les merecen las manifestaciones públicas del Senador Amílcar Vasconcellos el día 1º de febrero del corriente referente a la actuación de las Fuerzas Armadas. Como se percibe agrega el Popular el comunicado no es firmado por la marina”.  

A la hora 10 del miércoles 7 de febrero el nuevo Ministro de defensa General Antonio Francese asume sus funciones.
La gran prensa se desase en elogios y señala sus antecedentes y la forma en que desempeñó sus funciones ministeriales.

En la tarde la prensa difundió un comunicado del Ejército y la Fuerza Aérea el diario Acción de aquella época en su edición del día miércoles de la misma tarde que Francese había tomado posesión de su cargo en horas de la mañana y dejando en claro en su primera página debajo de la foto del Contralmirante de la Armada Zorrilla expresaba: “La Armada no estuvo de acuerdo con el comunicado” y agregaba “A las 3 y 10 de esta tarde fue difundido el anunciado comunicado del Ejército y la Fuerza Aérea. Está fechado en el día de ayer a la hora 23 y 15. Contiene apreciaciones sobre el Senador Vasconcellos y se repite tres veces que las Fuerzas Armadas defenderán la ley y la Constitución. De cuatro carillas de extensión, contiene también referencias a los ex ministros Legnani y Malet. No fue firmado por el Comandante de la Marina Contralmirante Zorrilla. Al cierre de esta edición no se conocía reacción oficial al respecto”.

El sábado 10 de febrero los hechos proseguían y el diario Acción de ese día señalaba lo siguiente bajo el título de “Cronología de las jornadas decisivas”.
“Los hechos comenzaron a precipitarse en la tarde del pasado jueves 8 de acuerdo a la siguiente relación: luego de que el general Martínez hiciera llegar su solicitud de retiro al entonces ministro de Defensa Nacional general Antonio Francese, asume la Comandancia en Jefe del Ejército Nacional el General Verocay. Pasado el mediodía el general Francese se entrevista con el Presidente de la República en Suárez para comunicarle que efectivos del Ejército y la Fuerza Aérea están acuartelados en todo el país. Finalizada la entrevista Bordaberry se entrevista con el Comandante en Jefe de la Armada y se ordena el acuartelamiento de efectivos de la Marina”.
“Al caer la tarde es cortado el tránsito frente a la región Militar Número 1 y el Ejército toma el canal 5 a efectos de disponer que se emita por la Cadena de Radio y televisión de las Fuerzas Conjuntas el siguiente Comunicado de los mandos militares del Ejército y la Fuerza Aérea”.

En el mismo diario se transcribe el Comunicado emitido por la cadena de las Fuerzas Conjuntas el jueves 8 la cual dice entre otras cosas:
“Ante un nuevo acontecimiento que confirma la concertada maniobra política denunciada en el comunicado Conjunto de los Comandos Generales del Ejército y Fuerza Aérea el día de ayer 7 de febrero y habida cuenta que.
1º) El actual Ministro de Defensa Nacional Sr. General Don Antonio Francese, a partir del momento de asumir su cargo ha reconocido ante los jerarcas máximos de las Fuerzas no estar informado de la situación actual de las Fuerzas Armadas, al tiempo que manifestó no compartir y estar dispuesto a cambiar los lineamientos de la actuación, objetivos y conductas que rigen actualmente a estas y que fueran expresadas públicamente en el comunicado conjunto del día de ayer, lo que en consecuencia retrotraería a la superada época de ser el brazo armado de intereses económicos y políticos, de espaldas al cumplimiento de sus misiones específicas de seguridad nacional y a los intereses de la nación”.

2º)”Que el alejamiento del Sr. Ex Ministro de defensa Nacional Doctor Armando Malet, en el día de la fecha se agregan el del Comandante en Jefe del Ejército Señor General Don César A. Martínez y el del Comandante en jefe de la Fuerza Aérea Brigadier don José Pérez Caldas, el cual fue ignorado por su titular. Estos dos últimos fueron provocados y o decididos por el actual Ministro de Defensa Nacional General Francese, lo que confirma en los hechos ser el comienzo de lo expresado anteriormente”.

3º) “Que sin desconocer las altas cualidades morales e intelectuales y los servicios prestados al Ejército nacional por el Señor General Francese tampoco se puede soslayar su infortunada actuación al frente, sucesivamente de los Ministerios de Defensa nacional y del Interior, durante los años 1967 a 1970 e inicios de 1971, época en que la sedición se organizó y consolidó en nuestro medio”.

4º) “Que en este momento y acorde a lo establecido en los parágrafos anteriores, el Señor General Francese regresa al Ministerio de Defensa Nacional a cosechar amargos y eventuales laureles de unas Fuerzas Armadas cuya actuación no le es grata, con la consigna, consciente o inconsciente de esterilizarlas y ofrendarlas como tro0feo a la victoria de los instigadores de la concertada maniobra política ya denunciada”.
“En consecuencia, los mandos militares del Ejército y Fuerza Aérea han decidido desconocer las órdenes del Ministro de Defensa Nacional General Francese, al mismo tiempo que sugerir al Señor Presidente de la república, la conveniencia de su relevo.”
“El Ejército y la Fuerza Aérea no han encontrado otro camino que no sea el presente, para interiorizar al Señor Presidente de la República de lo expresado precedentemente, ya que en el día de hoy se negó a recibir personalmente al Comandante de la Fuerza Aérea”.

El Ministro Francese presenta su renuncia. La misma no fue aceptada. Y esa noche a las 22 horas aparece ante las pantallas de la televisión el Presidente el Ministro emitiendo un mensaje en defensa de su Gobierno por cadena. Poco después las transmisiones que se estaban repitiendo por algunas emisoras son cortadas y progresivamente el Ejército va procediendo a ocupar y a intervenir las radios y canales de televisión.

Al iniciarse la madrugada del viernes 9 de febrero de 1973 la Armada a las 0 y 40 horas, según lo consigna la prensa de la época, clausura la Ciudad Vieja estableciendo una barricada, levantada aceleradamente de la bahía al Mar a través de la calle Juan Carlos Gómez, con vehículos particulares y de transporte colectivo.
La Ciudad Vieja era todavía el centro nervioso y económico del país, el Puerto, la Aduana, Correos, telégrafos. El Ministerio de Defensa Nacional, el Banco de la República, el Banco Central, el Hipotecario, la mayoría de los Juzgados.
Mientras la Ciudad Vieja quedaba aislada barcos de la Armada tomaban posición de combate en el canal de acceso a Montevideo.

La Armada a la hora 2 emitió un Comunicado declarándose leal al Gobierno y las Instituciones.
El viernes la ciudad amaneció con dos fuerzas prontas para enfrentarse.
La Armada ocupando la Ciudad Vieja y las otras dos armas haciendo demostraciones de fuerza con desfile de columnas motorizadas y acuartelamiento.

El Consejo de Ministro renunciaba a media mañana tratando de facilitar una salida política. A la tarde del viernes tres de los ministros renunciantes por orden del Presidente Bordaberry se trasladan a la Región Militar Número 1 para entrevistarse con los mandos que se niegan a obedecer las ordenes del Ministro Francese.
Mientras se realizaba la reunión por el Prado se desplegaban unidades motorizadas y regresaban a los cuarteles al atardecer terminada la entrevista.

Poco después se informa que la policía acataba los mando militares  y los comunicados son emitidos en nombre de las Fuerzas del Ejército, la Fuerza Aérea y las Fuerzas Policiales.
Durante los acontecimientos los mandos efectivos del Ejército visitan los matutinos para controlar las ediciones.
Por las radios se emiten marchas militares y los comunicados de las Fuerzas Conjuntas se repiten unos tras otros constantemente.
Después de 23 horas de bloqueo y alrededor de la hora 21 y 30 del viernes 9 de febrero la infantería de la Armada levanta el bloqueo de la Ciudad Vieja por ordenes expresas del Presidente de la República Juan María Bordaberry y luego de hacer contacto con los otros mandos militares.

El viernes 9 a la hora 22 y 30 el Ejército y la Fuerza Aérea a través de sus mandos dan a conocer el Comunicado Número 4 y el sábado 10 de febrero emitirían otro comunicado el Número 7.
Logran que se acepte la renuncia de Francese que Bordaberry ordene desbloquear la Ciudad Vieja por la Armada y sobre todo las Fuerzas Armadas entraban directamente a hacer política.
Los Comunicados Número 4 y 7 conformaban un verdadero Plan Político y con el, las Fuerzas Armadas lograrían que una buena parte de la izquierda uruguaya los apoyara.

Próximamente recordaremos aquellos comunicados 4 y 7 que se dieron a publicidad llevando al pie la firma del General Hugo Chiappe Posse y del brigadier José Pérez Caldas emitidos el 9 de febrero de 1973.
Y también de las reacciones políticas que los mismos despertaron en la izquierda uruguaya.