27 de junio de 2007

 

MENSAJE DE LA 36

LA HISTORIA
“CUESTIÓN DE GLORIA”

 

La información explica que el hombre podría haber resultado muerto durante las luchas indígenas contra las fuerzas comandadas por Francisco Pizarro que asediaron Lima durante el verano de 1536.

Su esqueleto fue descubierto por un arqueólogo peruano en un cementerio inca cerca de Lima, Perú, en el que hallo otros 72 cuerpos, anunció en Washington un equipo de arqueología asistido por National Geographic Society.
Se trata del primer caso conocido de una persona muerta por una bala sobre territorio del Nuevo Mundo, hace unos 500 años, en el tiempo de la conquista española de América.

“Por primera vez, hemos identificado restos humanos de un indígena muerto durante la conquista”, dijo el arqueólogo peruano Guillermo Cock, que realizó el hallazgo en un cementerio inca en Puruchuco, un suburbio cerca de Lima, en los trabajos previos a la construcción de una ruta.

Todos esos indígenas, enterrados en forma rápida y a poca profundidad, sin seguir la tradición de colocarlos con la cabeza hacia el este, parecen haber sido víctimas de un enfrentamiento con los conquistadores.
Uno, casi con seguridad fue muerto por una bala que dio en su cabeza. Otros dos cuerpos tienen rastros de heridas de bala aún pendientes de confirmar científicamente.

Luego de excavaciones realizadas en 2004 y 2006, el cuerpo con el cráneo agujereado fue analizado con un microscopio electrónico por los científicos del Instituto de ciencia médico legal Henry Lee, en Connecticut.
Los expertos detectaron la presencia de rastros de hierro alrededor del impacto del proyectil en la parte posterior del cráneo, sin duda una bala de mosquete, un arma de fuego que se comenzó a utilizar en Europa a principios del siglo XVI.

“Tenemos por primera vez la prueba material de eso que ha logrado la conquista”, dijo, en referencia a las armas de fuego, durante una presentación en Washington el arqueólogo Guillermo Cock, quien ya participó en el descubrimiento en Puruchuco de una gran cantidad de momias incas en 1999.
“Hasta ahora sólo teníamos los testimonios escritos de los cronistas españoles. Teníamos las descripciones, pero no las pruebas materiales. Esto es único”, se enorgulleció el experto.

La mitad de los 72 cuerpos descubiertos tienen rastros de heridas resultantes de una violencia extrema. “Algunos fueron masacrados”, afirmó Cock recordando los cortes y tremendos golpes que causaban los europeos con sus armas.

Pero, según Cock, uno de los descubrimientos más interesantes es que una gran cantidad de esas víctimas tienen rastros de heridas de armas indígenas como hachas de piedra y flechas.
“Eso confirma el apoyo que daban tropas indígenas a los conquistadores. Las crónicas de la época no mencionan la participación de indígenas en apoyo a los españoles. Eso se mantenía en silencio por una cuestión de gloria”, agregó el arqueólogo.

El descubrimiento arqueológico será objeto de una emisión televisiva especial. “La gran rebelión inca”, realizado por la National Geographic Society y que fue emitido en Estados Unidos el 26 de junio.

En cualquier sociedad las relaciones educativas entran a formar parte las relaciones sociales, se determinan por el carácter de las últimas y se regulan por ellas mismas. En una sociedad dividida en clases la educación reviste un carácter de clase, refleja la lucha de clases antagónicas y es el campo donde se lleva la lucha de clases. En el transcurso de toda la historia esta lucha se ha venido desenvolviendo con el objeto de ganar al hombre concreto que actúa como defensor del régimen existente o como enérgico luchador por la transformación revolucionaria del mundo.
Esta es la razón por la cual los historiadores oficiales ocultaron la traición de Rivera a Artigas, el genocidio indígena, y por lo cual también el Gobierno progresista contrató a tres historiadores para escribir una historia reciente para el “nunca más hermanos contra hermanos”.
Pero las personas son en forma simultánea producto de la historia y creadores de la misma.

Carlos Marx y Federico Engels escribían que: “El que hace todo esto, el que posee y lucha, es más bien el hombre, el hombre real viviente, no es la Historia quien utiliza al hombre como medio para laborar por sus fines, como si se tratara de una persona aparte, pues la Historia no es sino la actividad del hombre que persigue sus objetivos”.

Por lo que ni la información, ni la interpretación de la Historia es desinteresada, imparcial y apolítica.
Situación que de nuestra parte siempre hemos sostenido lealmente, informamos en base a la verdad, pero nuestra prédica persigue objetivos claros los logremos o no.
Las cuestiones relativas a la educación sociopolítica, a la formación de los luchadores activos a favor de la justicia social, de la transformación revolucionaria de la sociedad se hallaban siempre en el centro de atención de las personalidades de ideas avanzadas que vinculan la información con la educación científica.

El revolucionario cubano José Martí escribió a este respecto: “Educar es depositar en cada hombre la obra humana que le ha antecedido, es hacer a cada hombre resumen del mundo viviente hasta el día en que vive; es ponerlo a nivel de su tiempo; es prepararlo para la vida” y “El primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo”.

Ser un hombre perteneciente a la época actual significa actuar a tono con la tendencia predominante del progreso social universal, luchar consecutivamente por plasmar en la realidad los ideales de Artigas, el Che, los ideales de la igualdad social, los ideales del socialismo.
Por eso hay que conocer al Artigas que se estudia, se analiza, se interpreta, no el Artigas del homenaje, del discurso, del ramo de flores y el desfile militar.

El socialismo por su naturaleza, presupone un desarrollo integral del individuo, sin embargo esta misión de la nueva sociedad cobra formas completas como resultado final de toda evolución suponiendo en particular, elevar la conciencia socialista y desarrollar al máximo la actividad sociopolítica.
Escribía Lenin: “La creación viva de las masas ése es el factor básico de la lucha social”.
El desarrollo polifacético de la personalidad no es un acto único. Por lo cual no se puede arribar a concepciones claras en el presente si no se conoce e interpretan los hechos históricos del pasado. Es el resultado de un largo proceso de evolución y de educación revolucionaria, dado que el socialismo debe edificarse pese a sus detractores y a sus traidores. “No es un material humano fantástico ni especialmente creado por nosotros, sino con el que nos ha dejado como herencia el capitalismo”. Esto es lo que decía Lenin.

La pasividad de la inmensa mayoría de los uruguayos de izquierda, ante los desatinos y la amnesia de los dirigentes progresistas del Gobierno actual reafirman la idea de la situación de desinformación, desmovilización y de la ignorancia generalizada a la cual han sido inducidos muchos trabajadores y los sectores populares.

El carácter profundo de las transformaciones sociales condiciona la magnitud y el volumen de la labor educativa, Lenin decía: “Cuanto más profunda es la transformación que deseamos hacer, tanto más se debe elevar el interés por ella y la actitud consciente ante ella, tanto más se debe convencer de esa necesidad a nuevos militantes”.
La formación de un luchador consciente por el socialismo y la justicia social se efectúa sobre la base del marxismo leninismo, sobre la base de la asimilación creativa de todo el sistema de sus concepciones filosóficas, económicas y sociopolíticas, sobre la base de transformar estas concepciones en convicciones personales y en guía para la acción en su actividad cotidiana.

El Golpe de Estado en Uruguay no surgió de un día para otro, no es producto de un comunicado o dos, no llegó solo, ni siquiera los militares actuaron solos y se fueron solos. Y contó con el apoyo de dirigentes políticos y la pasividad de otros. ¿Por qué razón entonces debemos estudiarse y referir solamente al 27 de junio, y la Huelga General?
La historia debe estudiarse en profundidad y globalmente sin ocultar los aspectos de la misma que consideremos ajenos o contrarios a nuestros intereses individuales o partidarios.

Febrero de 1973 fue un mojón importante del proceso cívico militar que condujo a la dictadura uruguaya, pero podemos decir que la preparación y el asenso de los golpistas provenía de mucho tiempo atrás.
Después de 1904 se puede decir que el Ejército uruguayo  tomaron el carácter que mantuvo hasta algunos años antes del Golpe de Estado de 1973.
Recluido los militares permanecieron en los cuarteles aceptando el mando civil pregonado por José Batlle y Ordóñez.
Los dos Golpes de Estado anteriores al del 27 de junio de 1973 que conocieron los uruguayos fueron el de Gabriel Terra en 1933 y del General Alfredo Baldomir en 1942 fueron realizados sin la participación del Ejército, recurriendo únicamente a la Policía y a los Bomberos, mientras que las Fuerzas Armadas permanecieron como espectadoras y hasta indiferentes de los acontecimientos políticos.

Sin embargo ya en 1958 poco antes de las elecciones nacionales de ese año oficiales colorados intentan dar un Golpe de Estado que fue abortado. Al subir el Partido Blanco al Gobierno, en ese año no encuentra dentro de los altos Jefes militares uno solo que responda a su Partido. Lo que demuestra la razón de que los ascensos se manejaban con criterio político.
Otro intento de los militares de presentarse a la escena política lo constituye en la década de los 60 el General Juan Pedro Rivas perteneciente al Partido Colorado y anti Batllista quien en 1963 también intenta dar un golpe de Estado y luego se conforma en presentarse como candidato a las elecciones presidenciales.

De esta forma el General Rivas, por el Partido Colorado y el general Mario Aguerrondo por el Partido Blanco son los dos primeros militares que se presentaron en la arena política.
En 1967 fue elegido Presidente bajo el lema del Partido Colorado el General Oscar Gestido quien sube al Gobierno bajo las banderas de moral administrativa y honestidad.
Gestido inmediatamente da participación de las Fuerzas Armadas en la administración pública, obteniendo estás puestos estatales de importancia.

A la muerte de Gestido sube a la presidencia en 1967 Jorge Pacheco Areco quien sigue aumentando la influencia de las Fuerzas Armadas.
En 1971 ya consolidado el apoyo yanqui a las Fuerzas Armadas Pacheco les encarga la dirección de la lucha antisubversiva ante la ineficacia política y el creciente auge del movimiento popular, especialmente del movimiento guerrillero.
El régimen juega así su última carta en la represión.
Las Fuerzas Armadas bien entrenadas, con el asesoramiento del imperialismo y un alto espíritu de cuerpo derrotan en pocos meses a la guerrilla.   
La aplicación de la tortura generalizada y el trabajo de inteligencia militar según métodos hasta ese momento desconocidos en el país causaron el terror buscado en las filas populares.

Con esas credenciales consideradas la principal obra después de haber derrotado a la subversión algunos sectores castrenses descubren que la crisis tiene profundas causas políticas y es cuando se lanzan a disputar para si puestos claves en el gobierno en una primer etapa  y sin lugar a dudas el Poder mismo en una fase siguiente. Así lo demuestran sus comunicados y documentos.

De allí en adelante se sucederán una serie de hechos a través de los cuales se encontrarán a las Fuerzas Armadas instaladas en el Gobierno mismo a través del COSENA un organismo que recién se había instalado y a través del cual se instalaba el doble poder o co gobierno militar.
El Gobierno les adjudicó la dirección de tres Entes Autónomos de la época SOYP (pesca) AFE (ferrocarriles) y PLUNA (líneas aéreas).

Desde la suba al gobierno del Gral. Oscar Gestido 1967, se comienza a perfilar como hecho notorio el acceso de los militares a distintos sectores de la Administración pública, hecho que se acrecienta bajo el gobierno de Pacheco Areco y toma características definitorias durante el primer año de la administración de Bordaberry.
Cuando Gestido toma el mando de la nación el 1º de marzo de 1967, bajo las banderas de moralidad administrativa y honestidad, sus primeros actos van dirigidos a nombrar en algunos entes del Estado a sus ex compañeros de armas, en quienes reconoce las virtudes que su gobierno levanta como consigna.
PLUNA, (Primeras Líneas Uruguayas de Navegación Aérea), es                                           intervenida por el Cnel. García
SOYP,(Servicio Oceanográfico y de Pesca), es nombrado director
de este servicio descentralizado, el Capitán de Navío Julio C.
Franzini.
ANP, (Administración Nacional de Puertos), es nombrado director de                        este servicio descentralizado, el Gral. (R) Juan Pedro Ribas.
CONAPROLE (Cooperativa Nacional de Productores lecheros),            
organismo privado que tiene a su cargo el abastecimiento de
leche a la población de Montevideo, y la producción de algunos
productos derivados, es intervenida por el Tte. Cnel. Angel                                       Servetti.

A la vez en el plano político, nombra militares en muchas Jefaturas de Policía, hasta entonces, tradicionalmente ocupadas por civiles. Posteriormente, al morir Gestido y ascender a la presidencia Jorge Pacheco Areco, los militares aumentan su cuota de participación en el aparato del Estado.
En el plano político, Pacheco nombra Jefes de Policía de todos los departamentos a militares, salvo la Jefatura del Departamento de Artigas que hasta febrero de este año queda en manos de un civil  el reeleccionista Sr. Ariel Riani.

Entonces son ocupados por militares los cargos de:
COPRIN  Comisión de Productividad, Precios y Salarios
OFICINA de PLANEAMIENTO y PRESUPUESTO.
DINAVI Dirección Nacional de Viviendas

CONSEJO NACIONAL de SUBSISTENCIAS

DIRECCION NACIONAL de TURISMO

COMISION ADMINISTRADORA de ZONAS FRANCAS

COMISION de PARQUES NACIONALES de SANTA TERESA y SAN MIGUEL
SOYP.

En 1972, después de las elecciones nacionales de fines del 71 y de la suba al gobierno del latifundista Juan María Bordaberry, encontramos a los militares actuando en más organismos del Estado.
Esos organismos son:

MINISTERIO de OBRAS PÚBLICAS

CRIE (Comisión Asesora de Represión de Ilícitos Económicos)

DIRECCION NACIONAL de TURISMO

DIRECTOR INTERVENTOR de A.N.C.A.P.
Uno de los puestos ocupados por militares, más importantes en la economía del país, ya que se trata del Ente que tiene el monopolio sobre el abastecimiento de combustibles y fabricación de alcoholes.

CONSEJO NACIONAL de SUBSISTENCIAS

CAJA de COMPENSACIONES POR DESOCUPACIÓN de la INDUSTRIA FRIGORIFICA
COMISION NACIONAL de la CUENCA del PLATA
COMISION de LÍMITES del RIO de la PLATA
COMISION HONORARIA de ANCAP para la INSTALACIÓN de la BOYA PETROLERA
COMISION ADMINISTRADORA de ZONAS FRANCAS
COMISION NACIONAL de AEROPUERTOS
DIRECCION de AVIACION CIVIL
COMISION de PARQUES NACIONALES de SANTA TERESA y SAN MIGUEL
U.T.U.
SOYP
DIRECCION GENERAL del MINISTERIO DE RR.EE. (Relaciones Exteriores)
COPRIN (Comisión de Productividad, Precios y Salarios)

CRUZ ROJA

COMITE NACIONAL de la "ASOCIACION de COMUNIDADES EJECUTORAS de OBRAS por CONVENIO con el MINISTERIO de OBRAS PÚBLICAS
INTERVENCION del "VICTORIA PLAZA HOTEL S.A."

A fines de 1972, precisamente el 30 de noviembre, el Senador del Partido Colorado, Amílcar Vasconcellos da a conocer en el Senado un documento atribuido a las Fuerzas Armadas, y que el propio Ministro de Defensa Dr. Armando Malet reconoce como uno de los tantos estudios sobre la realidad nacional que circulan libremente dentro de las Fuerzas Armadas.
Este polémico documento, al cual el Ministro de Defensa resta importancia, y que es atribuido a los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, plantea nada más ni nada menos que el ascenso al poder por etapas, por parte de las Fuerzas Armadas.

En síntesis el documento expresa que:
“El Decreto Nº 566/1971 del 9/9/71, dio a las Fuerzas Armadas la responsabilidad en la conducción de la lucha antisubversiva. Desde ese momento, los máximos esfuerzos fueron dirigidos a conocer, combatir y derrotar a la sedición, la que hacía peligrar las bases institucionales y nuestra forma republicana democrática de gobierno. El cumplimiento de esa misión significó a las Fuerzas Armadas una nueva mentalidad cuyos pilares son la conciencia de sus capacidades y el conocimiento y unión de sus integrantes. Igualmente esa misión permitió ir aumentando el prestigio de las Fuerzas Armadas en la opinión pública por la rectitud y eficacia demostradas”.

“Asimismo permitió al Poder Político conocer a las Fuerzas Armadas, su forma de pensar y de obrar de sus altos mandos, la capacidad y honestidad de sus oficiales y el valor, la lealtad y espíritu de sacrificio de su personal de tropa. Consecuencia de ello: todos y cada uno de los integrantes de las Fuerzas Armadas tomó contacto con la realidad nacional que conduce irremediablemente a la destrucción del país si no reacciona inmediatamente y con el máximo de energía en todos los órdenes”.

“Existe en el país:
a)  deterioro de los valores morales;
b) conducción política que responde a intereses particulares;
c) Economía estancada y aún en retroceso;
d) Penetración ideológica con caracteres alarmantes en la Enseñanza y Sindicatos;
e) Una sedición en derrota surgida como consecuencia de aquellas causas”.

En este panorama las Fuerzas Armadas reclaman para sí el lugar de gravitación que les corresponde en la vida nacional.
Basan esta posición en la conciencia de su capacidad y las reservas morales que encierran.
Luego afirman: la interpretación errónea del prestigio que han adquirido las Fuerzas Armadas las hace aparecer como aspirantes al poder político y se los quiere eliminar, haciéndolos volver a sus cuarteles.
Los mandos militares han decidido gravitar directamente en la vida del país, organizarse, desarrollarse y tener a su cargo los planes de desarrollo.

Estas tareas implican:
a) Necesidad de actuar inmediatamente en los distintos campos de la actividad nacional y
b) Definir claramente los objetivos a alcanzar en cada una de ellas.

Se fijan para cumplir ese objetivo, una serie de prioridades:
1) Establecer la política que las Fuerzas Armadas llevarán a cabo para obtener las metas propuestas:
2) Ver cómo pasan a desempeñar ese rol en la vida nacional.
Hasta el momento la política del país se ha desarrollado sin consultar a las Fuerzas Armadas y esperar que se produzca un cambio radical de opinión sobre esto, es algo muy teórico.
3) La lucha anti subversiva ha llevado a las Fuerzas Armadas a una posición que le ha permitido iniciar un nuevo camino, presionando al poder político habiendo alcanzado pequeños éxitos. El poder político ha cedido fundamentalmente por la capacidad técnica, la unidad de criterio y el apoyo popular de las Fuerzas Armadas.

En concreto, señalan su plan de acción de la siguiente forma:
“1) Incidir en las decisiones políticas que afecten el desarrollo y la seguridad Nacional.
“2) Mantener y o aumentar el apoyo popular logrado, mediante una
política de “realizaciones” de las Fuerzas Armadas.
“Las Fuerzas Armadas deberán buscar una definición clara del poder político sobre los objetivos nacionales marcados para el desarrollo e intervenir en la fijación de los objetivos relativos a la seguridad nacional.
Así quedarán habilitados para actuar como fiscales evitando que intereses sectoriales hagan apartarse al gobierno de las metas fijadas.

Permitirá asimismo que las Fuerzas Armadas marquen sus propios objetivos que serán punto de apoyo para el desarrollo y bases firmes para la seguridad nacional”.

“La captación de apoyo popular es difícil y puede ser desvirtuada por una propaganda hábil e inescrupulosa, campo en que las Fuerzas Armadas no se desenvuelven con comodidad”.
“Por eso la captación popular debe hacerse por medio de realizaciones que de por sí sirvan para destruir la propaganda adversa”.
“Por ello es necesario que las Fuerzas Armadas asuman la acción, ejecución y supervisión de instituciones o reparticiones civiles sin compartirlos con el poder civil de manera que su fracaso o su éxito solo puedan imputárseles a las Fuerzas Armadas”.
“Como estos objetivos pueden levantar resistencia en el poder político es necesario comenzar incidiendo en decisiones políticas que frente a la población no aparezcan menoscabando el poder político por el poder militar”.

“Para iniciarla lo mejor es el establecimiento de objetivos nacionales que frente a la población aparezcan como una plataforma de gobierno en la que no tienen por qué haber intervenido los militares”.
“Cada vez que el poder político no cumpla con esos compromisos, permitirá la acción futura de las Fuerzas Armadas y con ella la consiguiente captación popular. Si a esto se une las realizaciones que oportunamente reclaman para sí las Fuerzas Armadas se podrá llegar al máximo de captación popular que se traducirá en un slogan: “si la hacen los militares es porque es necesario”.
“Iniciado este camino ya no se puede retroceder. Los objetivos deben ser bien elegidos para que no acarreen un desprestigio popular que entorpecería las metas fijadas”.       
“Por ello se ha fijado como objetivo inicial: lograr que el poder político fije objetivos nacionales y que permita desarrollar el plan partiendo de lo más elemental a lo más complejo”.

Frente a este documento, el Presidente Bordaberry, declaró a la prensa “yo no estoy convencido de la necesidad de acordar a los militares una participación mayor en los asuntos del país como se realiza en el mundo. Es evidente que hay entre ellos hombres capaces”.

La oligarquía terminaba así de abrir el camino a la participación de las Fuerzas Armadas en el aparato político y económico del régimen; aunque en un doble juego que ya los militares predecían en el documento antes presentado el grupo de Jorge Batlle lanzaba un contra documento para obstaculizar ese ascenso.

En los primeros días de enero de 1973, a consecuencia de unas declaraciones del Presidente Bordaberry a la prensa destacada en la casa de Gobierno, según las cuales los militares ocuparían un cargo por Ente; se corren rumores acerca de un acuerdo entre el Presidente y los mandos castrenses, según el cual los militares estarían representados en todos los Entes, ocupando las presidencias o vice presidencias.
A la vez se afirma que los militares habrían mostrado sus preferencias por los Entes bancarios, Banco Central, Banco República, Banco Hipotecario y de Seguros y algunos entes Industriales.

El 11 de enero, el diario demócrata cristiano “Ahora” anuncia que las  estarían supervisando los nombres de listados para los Entes Autónomos.
Al otro día, la Junta de Comandantes en Jefe, da a conocer el comunicado Nº 702, en el que precisan las condiciones en que los militares participarán en la conducción de los Entes Autónomos y servicios descentralizados.

El comunicado decía:
“La integración de militares en funciones ajenas a sus cometidos específicos sólo puede admitirse en mérito a que se les reconoce condiciones y aptitudes de moral, honestidad y responsabilidad, capacidad profesional y o técnica que unido al alto espíritu de sacrificio permite que Oficiales de las Fuerzas Armadas sean preferentemente elegibles para el desempeño de esa función. En consecuencia rechaza toda pretensión de establecer vinculaciones entre el destino impuesto por el Poder Ejecutivo a los militares en actividad, en reparticiones del Estado ajenas al ámbito de las Fuerzas Armadas con cualquier reparto o cuota de carácter político, especialmente en los críticos momentos en que vive actualmente el país, los que requieren el esfuerzo de los mejores hombres desde los puestos para los que estén más capacitados, sin distinción de sus posibles inclinaciones políticas”.

El 23 del mismo mes, la Junta de Comandantes en Jefe vuelve a referirse al problema de los Entes en el Comunicado 713, expresando:
“Ante la versión publicada en las páginas 1 y 3 del diario “Ultima Hora” vocero del Frente Amplio Nº 225 del 23 de enero del corriente año, la Junta de Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas:
1) Rechazan por infundada la versión de que dicha Junta hubiera solicitado para sus representantes la presidencia de los entes Autónomos A.N.C.A.P., U.T.E. y A.N.P como cualquier otro cargo en la administración pública;

2) Reitera en todos sus términos la posición que al respecto adoptaron y que fuera hecha pública por comunicado Nº 702 del 11/1/73".

Apenas dos días después, el 25 de enero del 73 la misma Junta hace público un comunicado sobre la corrupción del órgano comunal de Montevideo Junta Departamental, el que se convierte en la causa inmediata de la crisis político militar que sufre el país a partir del 7 de febrero. El fondo sin embargo, de la crisis, es otro: la disputa del poder por los militares, y la oposición a ella de los sectores políticos tradicionales.

De esta puja los militares salen con un órgano de co poder en sus manos: El COSENA, Consejo Nacional de Seguridad que queda instaurado el 1º de marzo, mediante decreto del Poder Ejecutivo, que institucionaliza así la participación militar.
El COSENA, creado por el Presidente Bordaberry como órgano asesor del Poder Ejecutivo, es en realidad un super gabinete, un órgano fiscal de la acción del gobierno y especialmente del cumplimiento del plan político aprobado durante la crisis de febrero.
Este Consejo es el órgano de mayor jerarquía, donde están representados los militares, y desde donde ejercen su poder paralelo al político y vigilan estrictamente el logro de sus objetivos en cuanto a desarrollo y seguridad del Estado se refiere, tal como se lo habían propuesto en el documento de noviembre de 1972.

La integración del COSENA, era la siguiente:
Presidente: El Presidente de la República Juan María Bordaberry
Secretario: Gral. GREGORIO ALVAREZ, Jefe del Estado Mayor de
las Fuerzas Conjuntas.
Integrantes: Comandante en Jefe del Ejército, Gral. HUGO CHIAPPE                                           POSE Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Brigadier JOSE
PEREZ CALDAS Comandante en Jefe de la Marina, Capitán de Navío                                           CONRADO OLAZÁBAL Ministro de Defensa Nacional, Dr. WALTER RAVENNA Ministro del Interior, Dr. NÉSTOR BOLENTINI (Coronel
retirado) Ministro de Economía y Finanzas, Sr. MOISÉS COHEN
Director de Planeamiento y Presupuesto, Contador RICARDO ZERBINO

En su primera reunión el COSENA trató temas claves como: planes energéticos futuros, rectificación de la línea política del Poder Ejecutivo en relación a los partidos opositores y reorganización de diversos organismos administrativos.
Pese al hermetismo en que se realizan las reuniones trascendió de fuentes militares autorizadas que la primera medida que exigieron los militares en el COSENA, fue la modificación del plan quinquenal de Desarrollo que había elaborado la Dirección de Planeamiento y Presupuesto, reduciendo considerablemente el número de objetivos, a fin de centrar toda la acción de gobierno en escasos puntos.

También se trató el tema de la política energética, solicitándosele al Arquitecto Walter Pintos Risso la presentación de los tres proyectos para la construcción de la represa de Salto Grande, encomendándosele al General Gregorio Alvarez, Secretario del organismo un informe definitivo sobre las mismas. Los militares tendrían la idea de dar prioridad a la construcción de la represa de “Palmar” sobre el Río Negro, que no depende de acuerdos internacionales y se construye con recursos nacionales.

Otro de los temas tratados, fue la reestructuración de la Industria frigorífica y los contralores sobre las exportaciones de carnes, para desbaratar las abultadas maniobras que efectuaban algunas firmas como “Comargen”, cuyos directivos fueron apresados y procesados en la última semana de febrero.
Hasta aquel momento, lo que habrían hecho los militares desde el COSENA, habría sido la modificación del plan quinquenal de Desarrollo elaborado por la Dirección de Planeamiento y Presupuesto, al que habrían agregado disposiciones de carácter intervencionista que consistirían en una mayor participación del Estado en actividades básicas de la Economía, ya sea mediante contralores o la asunción directa de responsabilidades en algunos planos.

Los observadores políticos, presumían que tal incidencia del Gobierno se ejercería fundamentalmente sobre la Banca, el crédito, el comercio exterior, la productividad agropecuaria, la industria frigorífica y la creación de fuentes energéticas.
Respecto a algunos de estos puntos, ya se han tomado decisiones importantes, sobre tres aspectos que integran el plan de gobierno de 25 puntos presentado por las Fuerzas Armadas en los Comunicados 4 y 7 durante la crisis de febrero. Estos tres puntos son: la enérgica represión de los ilícitos económicos, la reestructuración de los controles del Estado sobre la Industria Frigorífica y la reorganización del sistema de tenencia y explotación de la tierra.

Con respecto a los ilícitos económicos, caballito de batalla de los militares, el COSENA en su primera reunión aprobó una recomendación al Presidente Bordaberry, que éste puso en práctica inmediatamente: asegurar a través de los Fiscales del Estado la traba inmediata de un Embargo sobre los bienes de los autores de delitos socio económicos, que permita el cobro ejecutivo por parte del Estado de las posibles evasiones tributarias y otras maniobras que se traduzcan en pérdidas para el erario público.

En relación a la reestructuración de los controles del Estado sobre la Industria Frigorífica, también a sugerencia de los militares, el gobierno    reestructuró ya los organismos de contralor, mediante la creación de una Junta Interministerial de Carnes y se inició una enérgica represión de las maniobras económicas en esa industria, vital para el país, interviniéndose ya el Directorio del poderoso Frigorífico “COMARGEN”
Este Frigorífico era propiedad de Jorge Angelópulos, de nacionalidad griega, quien estaba conectado a los grandes sectores industriales de su país.
Y huyó del país en enero de 1970, al comprobársele graves ilícitos que consistían en declarar ingreso en dólares por exportaciones muy inferiores a los ingresos que realmente percibía, mediante la maniobra de venderse a sí mismo a bajo precio, y en forma ficticia, abasteciendo con sus propias exportaciones la cadena de carnicerías que detenta en su país de origen.
Recibió del Banco de la República un préstamo de U$S 600.000 con el aval de la maquinaria que iba a adquirir para su frigorífico. Una vez en el país la maquinaria adquirida no pasaba de los U$S 120.000, por lo que Angelópolus utilizó en su provecho el 75 % del préstamo obtenido.

Las medidas contra el Frigorífico COMARGEN fueron acompañadas de una enérgica advertencia a los hacendados, asegurando que la represión del contrabando de ganado sería total y ejemplar.
Respecto al problema de la tenencia de la tierra, el COSENA fue menos diligente.
Se sabe que los militares plantearían incluir dentro del plan quinquenal de desarrollo una reorganización de los sistemas de tenencia y explotación de la tierra, pero no se sabe concretamente en qué consistiría esa reorganización.

El problema de la tierra

A esto parece que están abocados los militares, y en especial el Gral. Gregorio Álvarez Secretario del organismo y señalado como de tendencia “peruanista” en este momento, contando para ese estudio con trabajos que pidieron y obtuvieron de la Facultad de Agronomía y de la C.N.T., así como con las propias soluciones dadas en el Plan ejecutado por Planeamiento y Presupuesto.

En cuanto a seguridad interna, el COSENA examinó en la 3ª reunión 15 de marzo, el proyectado establecimiento de un mecanismo legal para proteger al Estado contra la actividad subversiva de la guerrilla en reemplazo del actual régimen de suspensión de garantías individuales.
Dicho mecanismo que fue preparado por el Ministerio del Interior, cuyo titular es el Coronel Retirado Néstor Bolentini, fue enviado en forma de proyecto de “Ley de Consolidación de la Paz” a la Asamblea General el 22 de marzo.

Se trataba de un proyecto, que de acuerdo a lo trascendido establecía en síntesis:
-La negación del carácter político de la guerrilla, vieja tesis sostenida insistentemente por los Presidentes Pacheco y Bordaberry, que hoy toma cuerpo en un proyecto de ley, en contra de lo que pareció ser la tónica de los comunicados y declaraciones de las Fuerzas Armadas en el año 1972, que adjudicaban la existencia de la guerrilla a profundas causas sociales, económicas y políticas.
-Establecimiento del “delito de opinión”, expediente típico de los regímenes fascistas, que se concreta en un artículo que transcribimos.

“Los que observen conducta reveladora de inclinación a los delitos descriptos en el capítulo VI  del Código Penal militar o conexos a los mismos, manifestada por la comprobación de una proclamada ideología de violencia que tienda a destruir las bases fundamentales de la nacionalidad establecidas en la Constitución de la República”.
“Los que hayan tratado asiduamente y sin causa justificada a delincuentes de lesa nación o de conductas que acompañen tales delitos o hayan frecuentado en las mismas condiciones lugares de reunión de aquellos”.
“Los que, sin haber incurrido en delito, no justifiquen ante el requerimiento legítimo de la autoridad, la tenencia de cualquier efecto que guardaren en su poder y que se vinculará a las actividades delictuales de lesa nación o conductas que las acompañan”.

Las penas establecidas por estas situaciones que se califican de pre delictuales, consistían en la aplicación de medidas de seguridad de hasta 6 años.
Dichas medidas pueden consistir desde el sometimiento a vigilancia y obligación de radicarse en lugar determinado hasta la internación en establecimientos especializados a régimen de trabajo.
- Aplicación de las penas establecidas en el Código Penal Militar a la divulgación de informaciones que favorezcan a las Asociaciones subversivas, con agravantes cuando el delito se consume por medio de la imprenta.
La exposición de motivos de la ley, señala que militarmente la subversión ha sido derrotada, pero a la vez reconoce que las organizaciones subsisten y el peligro de su reorganización y reactivación está latente.
De esta forma, oligarquía y Fuerzas Armadas, en una por lo menos en una unidad de criterios, se lanzan contra el movimiento popular en su conjunto.

Otra vez los Entes

A fines de marzo, la agencia I.P.S. (Inter Press Service), informaba que Gobierno y Fuerzas Armadas habrían llegado a una transacción respecto a los Entes que consistiría en que las Fuerzas Armadas asumirían la responsabilidad de tres Entes y los restantes los regirían los políticos profesionales.
Los Entes regidos por militares, de acuerdo a las informaciones que se han hecho públicas, serían:
AFE, ferrocarriles que lo dirigiría el Ejercito. Este Ente tiene un alto  porcentaje de máquinas, y vagones deteriorados y envejecidos, sin repuestos, sus talleres están totalmente desprovistos, la red vial está destrozada a tal punto que extensos recorridos deben hacerse a menos de 30 km. por hora.
A ello se une la competencia que en materia de transporte de pasajeros le hacía en aquel entonces la O.N.D.A. ,Organización Nacional de Autobuses, y en materia de transporte una empresa de camiones de carga, ambas privadas.
PLUNA, Primeras Líneas de Navegación Aérea, la dirigiría la Fuerza Aérea. El Ente disponía de 5 aparatos de turbo hélice y un jet con capacidad para 120 pasajeros, que estuvo en reparaciones casi un año comenzando a volar nuevamente a mediados de marzo. De los cinco aparatos mencionados, solo dos operan: los otros sirven como fuente de repuestos, y son permanentemente desarmados para repararlos.
A esta situación se une la falta absoluta de repuestos y el alto costo de operatividad del servicio, que hace en conjunto una ruinosa realidad.

SOYP, Servicio Oceanográfico y de Pesca. Lo dirigiría la Marina. Este servicio descentralizado, contaba con una situación un poco mejor que los anteriormente mencionados. Tenía un moderno terminal, pero disponía de pocos y pequeños pesqueros. Teniendo en cuenta de que el frente oceánico uruguayo constituye el quinto pesquero del mundo, es alarmante que las exportaciones de pescado alcancen sólo a algunos centenares de miles de dólares y que el consumo interno que es escaso, el SOYP lo cubría contratando con empresas privadas extranjeras, fundamentalmente argentinas.
Tomando estos tres entes, los militares procurarán dar una prueba de eficacia que les aparejaría el consenso popular que buscan afanosamente, y consecuentemente la posibilidad de introducirse aún más a fondo en el manejo de la cosa pública.

Con ello se cumpliría con algunas de las afirmaciones del documento mencionado, según el cual se decía que “es necesario que las Fuerzas Armadas asuman la acción, ejecución y supervisión de instituciones o reparticiones civiles sin compartirlos con el poder civil de manera que su fracaso o su éxito sólo puedan imputárseles a las Fuerzas Armadas” a la vez que cumplirían con el “plan de realizaciones" que se marcan para "la captación del apoyo popular”.

El ascenso de las Fuerzas Armadas al Poder no fue de un día para otro, ni surgió y sobrevivió durante trece años tan aislado como se ha pretendido hacer creer.
Una vez derrotado el MLN los Partidos de la derecha pretendieron equivocadamente que después de haberlos usados en la represión podrían mandar a los cuarteles por setenta años más como después de la Guerra Civil de 1904 a los militares.
Pero el imperialismo y la oligarquía nacional confiaba más en ellos que en los partidos políticos de la derecha que ya comenzaban a desprestigiarse por la corrupción y las incapacidades administrativas.
Cuando los Comunicados 4 y 7 durante la crisis de febrero la casi totalidad de las fuerzas políticas de izquierda vieron en los militares golpistas desde “peruanistas” hasta progresistas.
Los militares antes, durante y después del Golpe dialogaron, entretuvieron, engañaron durante un buen tiempo a dirigentes políticos de todos los Partidos incluidos los de la izquierda y al MLN con quien trabajaron en conjunto en los planes contra la corrupción y de desarrollo del país productivo.

En la próxima entrega estaremos recordando a través de algunos documentos donde varios dirigentes de los Partidos de Izquierda se pronuncian y dan su opinión acerca del rumbo político de la irrupción de las Fuerzas Armadas a la vida política nacional.

POR ESO DESENTERRAR LOS MUERTOS DE HOY ES MUY PARECIDO A DESENTERRAR LOS MUERTOS DE HACE QUINIENTOS AÑOS.

SEGURAMENTE APARECERÁN LOS SIGNOS DE LA TORTURA, LA BARBARIE Y LAS ARMAS MODERNAS.

PERO TAMBIÉN ALGUNAS SEÑALES QUE SUELEN CUESTIONAR CIERTAS GLORIAS.