14 de julio de 2007

 

MENSAJE DE LA 36

 

EL DIARIO LA JUVENTUD CUMPLE 15 AÑOS
“Desde las cárceles surgió la idea y hasta hoy
sigue cumpliendo su tarea partidista”

 

El viernes murió de frío otro uruguayo. Se trata de una persona de cincuenta años que se ganaba la vida cuidando coches en la calle. Alfredo sobrevivía en medio de grandes carencias y estaba refugiado cerca de la Rambla Portuaria donde el viento y el frío recrudecieron este fin de semana.
La Señora Ministra de Salud Pública, María Julia Muñoz, en comparecencia ante los medios de prensa declaró que los meteorólogos no “habían pensado” en temperaturas tan bajas, “nadie pensó” en que nevaría en la Argentina, y “nadie pensó” que el invierno sería tan frío. Tal como lo manifestara en voz alta uno de los periodistas presentes, “a este gobierno le hace falta alguien que piense”.
El pobre Alfredo ya se ahorró los quinientos pesos mensuales de aportes patronales. Se murió y basta.
El ministro Mujica no piensa en las heladas y propone “braseritos” de aserrín para los viveros.
El Directorio de ANCAP no piensa en la entrega de gas a la población y para la refinería en pleno invierno.

Mientras que en el Senado se ventilaba que el proyecto de Rendición de Cuentas crea cientos de nuevos cargos de confianza.
El Ministerio de Economía pagará sueldos de 1.000 dólares mensuales. La nueva Rendición de Cuenta creará cargos de confianza que le costará al Estado 12 millones de dólares más.
Por otro lado, la Presidencia y los Ministerios tendrán ahora partidas especiales para contratar más funcionarios.
El Ministerio de Ganadería tendrá ahora un millón de dólares, Economía 750 mil dólares, y el Ministerio de Educación y Cultura va a regularizar a 2.400 pasantes y becarios y a la vez, se reservará otras partidas de dinero para contratar a otras personas.
Solamente en el INAU cada director tendrá dos asesores con sueldos superiores  los 24 mil pesos.

El 14 de julio está cumpliendo 15 años el Diario La Juventud y unos cuantos más desde que apareciera en octubre del año 1984 como Semanario.
La historia del Diario forma parte de una organización, de muchos compañeros y sus familias.
El diario La Juventud es parte de un proyecto que se gestó en plena dictadura, dentro de la Cárcel de Libertad, y que junto al Semanario Liberación -editado en Suecia- y la Radio Centenario forman parte del aparato de propaganda de un sector de la izquierda uruguaya.

A contrapelo de las tendencias nacionales y mundiales, La Juventud ha sobrevivido al desarme y la desaparición de los medios partidarios propios de las organizaciones de izquierda.
Globalmente los medios escritos fueron perdiendo peso e importancia a medida que otros medios visuales -en especial la televisión- y el desarrollo de la internet, desplazaron el interés del público por los periódicos, que además tienen un costo inaccesible para la mayoría de la población.

En los países capitalistas los medios de comunicación y en especial los periódicos, normalmente se pueden sostener gracias a la publicidad privada y del Estado, más que a las ventas.
El Diario La Juventud pudo sobrevivir todo este tiempo en razón del esfuerzo de un pequeño número de sacrificados compañeros que militan conscientemente y en parte, gracias a la poca publicidad que ocasionalmente se recibía del Estado.
Sin embargo, debemos reconocer que a partir del cambio de gobierno, esta poca y ocasional publicidad que nos otorgaban los Gobiernos de la burguesía, desapareció totalmente o disminuyó al mínimo posible como manera de decir “miren que no los discriminamos”.
Hay que ver como se supera este desafío actual donde los Entes del Estado como UTE, ANCAP, OSE, Banco República, ANTEL, Banco Hipotecario, Ministerio de Turismo, Banco Central, Administración de Puertos, Intendencia de Montevideo, Banco de Previsión Social, etc, nos discriminan y castigan de manera antidemocrática e injusta.
Muchos de cuyos actuales directores también contribuimos durante años a que llegaran al poder, y les abrimos confiada e idealistamente los espacios en nuestros medios de prensa desinteresadamente.
Ahora estos mismos se transforman en nuestros verdugos.

Para el diario La Juventud, como para el resto de los medios de propaganda, el objetivo se encamina a la población en general y a la vez a cada hombre por separado.
La propaganda en particular se determina por la profundidad con que ella penetra en el mundo espiritual del individuo.
“El hombre, por derecho, está en el centro de atención de cada propagandista del partido. El hombre es la riqueza principal de la sociedad. Ningún proceso social y productivo puede hacerse sin él. Cualquier máquina cibernética “inteligente” que haya entrado en el sistema ha sido creación del intelecto del hombre. “La historia según palabras de Carlos Marx y Federico Engels, no hace nada, no posee ninguna inmensa riqueza, no pelea en ninguna batalla. No es la historia sino el hombre, verdadero, vivo, quien hace todo esto, posee todo y lucha por todo. La historia es la actividad del hombre que persigue su fin”.

Pese a que un diario lo pueden leer muchas personas y a una radio escucharla miles de individuos, la comunicación siempre será individual. Puesto que cada uno de ellos estará solo en su domicilio o su lugar de trabajo. Por eso hay que entender que la propaganda siempre será individual pese a llamarse “medios de comunicación masivos”.

Por eso en la práctica actual de la labor educativa e ideológica, se emplean con frecuencia los conceptos de “individuo” y “personalidad”.
El hombre al nacer no tiene personalidad por esa razón no coincide con el de individuo, persona.
El hombre nace individuo, mas tarde se convierte en personalidad. La personalidad es algo nuevo, que se forma y surge relativamente tarde en la marcha del desarrollo histórico y social durante el desarrollo del hombre.
“El hombre es en sumo grado personalidad cuando hay en él un mínimo de neutralidad, indiferencia e intolerancia y un máximo de partidismo respeto a todo lo socialmente importante”.
Por tanto es un anhelo y un objetivo de nuestra propaganda contribuir en nuestra medida al crecimiento y a afianzar la personalidad consciente y disminuir la indiferencia y la neutralidad de las personas sobre los problemas sociales, políticos y económicos del país.
Por ello para los medios de comunicación partidarios como estos, para el hombre como personalidad, la conciencia, no significa sólo conocimiento y acceso a la información imparcial o apolítica sino que tiene importancia como sentimiento y esta es su fundamental importancia.
Sin conciencia, sin capacidad para ocupar conscientemente determinada posición no hay personalidad.

La propaganda de los medios como La Juventud, como regla general tiene que ver con personas cuyo credo de vida está lo suficientemente determinado. En su inmensa mayoría todos están convencidos de que ellos están guiados por un sentimiento frenteamplista y necesariamente deben comulgar por tanto con el gobierno que eligieron y donde participan sus principales líderes y jefes.
Cada una de estas personalidades posee unos u otros rasgos importantes desde el punto de vista social.

Poder acercarnos a los objetivos buscados con nuestra propaganda supone según las posibilidades tomar a consideración al marxismo la peculiaridades individuales de los oyentes.
Aquel que quiere contribuir a educar al íntegramente debe ante todo, conocerlo en todos sus aspectos. Algunos distinguen la estructura psicológica y social de los individuos pero para el propagandista tiene especial importancia el conocimiento de la característica psicológica y social del hombre.
Es preciso comprender que la mentalidad de los oyentes es variada y que cada fenómeno desempeña uno u otro papel, de la determinación de los medios de influencia ideológica del individuo.

La esencia del principio partidista de nuestra propaganda de izquierda consiste en valorar siempre y en todo, de un modo directo y abierto, a los fenómenos desde posiciones marxistas leninistas. Y luchar consecuentemente por la validación de los intereses de la clase obrera y de todos los trabajadores.
Las características principales de este principio son la intransigencia clasista, la agudeza política de la influencia ideológica, la intransigencia y la toma de la ofensiva en la lucha contra las concepciones de derecha y, el oportunismo ajeno y hostil al marxismo leninismo; contra todo aquello que impide el avance exitoso del pueblo y socava los intereses del las fuerzas populares.

Cada clase posee un sistema de puntos de vista determinados. Con eso, aquella clase dominante en la situación política y económica hace lo posible por atribuir a su ideología una importancia general, por hacer que sus ideas sean de interés general.
Como señalaron los viejos marxistas que desarrollaron medios de prensa partidarios en nuestro país “las ideas de la clase dominante son en toda época ideas dominantes”. Esto significa que aquella clase que representa la fuerza material dominante de la sociedad es a la vez su fuerza espiritual dominante. Esta tesis es confirmada por todo el desarrollo de la humanidad.
Por lo cual también en nuestro caso y en el momento actual las ideas dominantes siguen siendo las del capitalismo y están en manos de los progresistas que las “trafican” al pueblo como si fueran pertenecientes a la izquierda.

El carácter político de nuestra propaganda emana de la esencia de la ideología marxista leninista de cuyo esclarecimiento y difusión ella se ocupa. No puede ser de otro modo.
¡No es posible estudiar la situación real de las cosas, sin calificarla, sin valorar bien sea a lo marxista, o de un modo liberal o de forma reaccionaria!
Y así actuaban antes los comunistas, los socialistas y los tupamaros cuando tenían sus medios de prensa partidarios y eran marxistas leninistas.
Así estuvo el Diario el Popular bajo la dirección del compañero Eduardo Viera propagandeando durante semanas en contra de la llegada a Punta del este del Presidente de los Estados Unidos en el año 1967, Lindon Jhonson.
Durante más de un mes El Popular impulsó la movilización de la CNT a rechazar la venida a Uruguay del mandatario Yanqui.
En todo ese tiempo publicó en su primera página los bombardeos de la aviación estadounidense a Vietnam del Norte.
Publicaba las pintadas de la Juventud del PCU y las represiones cuando los llevaban detenidos por pintar.

Nosotros seguimos en la misma, denunciando ahora la visita de Bush, de las delegaciones del FMI y de los representantes del Tesoro y Washington.
¿Y que hacen los demás medios como el oficialista del gobierno o los de la burguesía?
Le dan la bienvenida, les tienden la mano, atacan a las organizaciones que se resisten a aceptar la tutela yanqui, y que desenmascaran el cambio de posición ideológica de los progresistas en el poder.

El partidismo de la propaganda siempre indica su dirección política. La política cala todas las esferas de la sociedad. En este trabajo del Diario, y la radio lo fundamental señalaba Lenin es la cuestión acerca de la relación de la educación con la política. “Nosotros dijo él en toda nuestra línea de trabajo educativo no podemos apoyarnos en el viejo punto del apolitismo, no podemos desunir la actividad informativa de la política”.
Por esto es que no es casual que Lenin identificara los conceptos “político” y “clasista”. El recalcó “La lucha de clases debe ser nuestra primera y principal preocupación, debe ser la piedra de afilar en la que pondremos a prueba tanto las cuestiones de principio, como los objetivos políticos y los métodos de propaganda, agitación y organización”.

A nuestros compañeros de trabajo en el área de la propaganda y a nuestros compañeros de militancia política zonal y departamental:
No olviden jamás -tanto los que escriben, hablan o los que venden el diario y escuchan la radio- que “La unión indisoluble con la política da a la propaganda una enorme fuerza”.
Cuando en algunas oportunidades la propaganda va por un lado, y a la política no le interesa porque supone la perdida de votos, se separan y  resultará nefasto para ambas.
La política debe ser siempre fundamentada científicamente gracias a la propaganda y a todo el sistema de trabajo ideológico. Y llega a ser entonces patrimonio de las amplias capas de trabajadores. Les enseña a mirar la vida desde otra altura y compararla con los intereses de toda la sociedad.
El hombre, cuando sale del marco del conocimiento limitado de la vida, se convierte en una persona más observadora, más activa desde el punto de vista social, que mira el futuro con seguridad.
La política debe ser precisamente el regulador con la ayuda del cual, la izquierda inicie a las personas en la actividad social consciente y educa en ellas la necesidad de conocer la teoría y las leyes de desarrollo social: el marxismo leninismo.

Debemos actuar y proceder en correspondencia con nuestra ideología sin ocultarla ni negarla jamás.
“Los hombres -como indicó Lenin- han sido siempre en política víctimas necias del engaño de los demás y del propio, y lo seguirán siendo mientras no aprendan a descubrir detrás de todas las frases, declaraciones y promesas morales, religiosas, políticas y sociales, los intereses de una u otra clase”.

Nosotros debemos trabajar en dirección de demostrar primero y hacer comprender posteriormente en nuestra labor informativa, educativa e ideológica, que los frenteamplistas y la población en general está siendo engañada por los representantes de este gobierno.
No porque les falte tiempo.
No porque no sepan o ignoren hacia donde ir.
No porque las condiciones externas o internas se lo impide.
Todos los representantes actuales del Gobierno del Doctor Tabaré Vázquez son conscientes de que están gobernando a favor de la gran burguesía y del imperialismo internacional.

Nuestros medios de comunicación y propaganda tienen que recordar siempre “que en la esfera de la ideología no puede haber coexistencia pacífica, como no puede haber tampoco paz de clases entre el proletariado y la burguesía”.

También es cierto que Lenin señalaba que “las ideas no cambian nada”, y que el pueblo sin organización, sin seguir un objetivo y partir de planes coherentes; son masas dispersas, inconscientes, incapaces de mantenerse firmes y se convierten en juguete de hábiles politicastros que siempre surgen “a tiempo” del seno de las clases dominantes para aprovechar cualquier “oportunista”.

La mejor de las ideas sin objetivo partidista es una idea burguesa. El partidismo es una idea socialista.
Por eso, a quince años del diario La Juventud, la propaganda debe inculcar en la conciencia de los uruguayos la necesidad de enfocar desde posiciones clasistas todos los fenómenos de la vida social.

Para no equivocarse en la valoración de cualquier interpretación, de afirmaciones o tesis, independientemente de quien las diga, es provechoso hacerse a sí mismo la pregunta: ¿a quién beneficia?. “Cuándo no se ve inmediatamente cuáles son los grupos políticos sociales, las fuerzas o personajes que defienden determinadas propuestas medidas, hay que preguntarse siempre ¿a quién beneficia?”.

El 25 de julio un puñado de orientales volverá a salir a la calle a demostrarle a este gobierno que se equivoca en su política económica, social  e ideológica.
Que, se sabe bien a quién beneficia, y a quiénes perjudican también.
Vamos a decirles -por si no lo saben- a ellos y a su vocero de prensa, que los pobres se están muriendo de frío y de hambre.

Y PARA ELLO CONTAREMOS CON LA FUERZA DE LOS QUINCE AÑOS DEL DIARIO LA JUVENTUD QUE HA ESTADO EN TODAS LAS BATALLAS POR LAS CAUSAS POPULARES.

¡SALUD COMPAÑEROS DE LA JUVENTUD Y LARGA VIDA!